GDK – Capítulo 586

0

Capítulo 586: ¡Me he convertido en un dios!


Unos años antes, cuando Han Shuo estaba asesinando al gran duque, repentinamente perdió el control de su mente siendo ocupada por la lujuria. Cuando volvió a sus sentidos, resistió esa poderosa energía que lo forzaba a alterar su temperamento y pagó un alto precio por ello.

Después de muchos años, con él ahora habiéndose convertido en un dios, descubrió que esa energía que sintió anteriormente venía de la diosa araña Rose. Sin embargo, como estaban separados por muchos planos materiales, la energía de Rose fue enormemente diezmada y por tanto no se las arregló para subyugarlo.

Esa deuda de sangre siempre había estado en la mente de Han Shuo y desde hacía mucho tenía la intención de asesinar a la diosa araña Rose. Cuando regresado a Ciudad Brettel para descubrir de Stratholme que Adele en realidad había establecido santuarios dentro de sus territorios y se apropió del poder de la fe de los ciudadanos, naturalmente, fue molestado.

Usando el altar en el centro del templo y a Adele como medio, él exitosamente transporto su ira hacia la diosa araña Rose. Después de desvanecer el alma de Adele, está absolutamente no tenía posibilidades de otra resurrección.

Todos sus signos vitales se habían desvanecido completamente. Después de dejarla caer casualmente, el cuerpo sin fuerza de Adele colapsó en un charco de sangre. Han Shuo colocó uno de sus dedos en el centro del altar. La despiadada energía fue liberada exitosamente, partiendo el altar en pedazos.

Después de que sus encarnaciones cultivando en la energía de la muerte y destrucción se convirtieron en dioses, él tenía algo de entendimiento de cómo los dioses recogían el poder de la fe. El altar que partió tenía la función de reunir el poder de la fe y era el enlace de comunicación clave entre la diosa araña Rose y sus discípulos. Ahora que el altar fue destruido, sin un poderoso seguidor para reconstruirlo, Rose no sería capaz de comunicarse con las almas de sus discípulos.

Tomando un ejemplo, la encarnación del dios menor de la muerte de Han Shuo, aunque se encontraba separado por varios planos, aún podía recibir el poder de la fe desde el reino del Abismo. Incluso podía sentir vagamente los pensamientos de esos discípulos que recibieron su Brillo Bautismal en el Vacío.

La fe era un asunto inusual que era incorpóreo y aun así claramente detectable. A través de la fe, él podía formar una clase misteriosa de conexión con sus discípulos. Lo que era más importante, si esos discípulos construían un altar en el reino del Abismo, estos incluso podrían tener una conexión directa con él incluso si estuvieran separados por innumerables planos. Han Shuo podía obsequiarles algo de su energía a esos discípulos a través del altar.

De regreso a aquel entonces en la casa de esclavos de Ciudad Valen, una vez vio una escena donde el dios maligno de los tres ojos se manifestó a través de los huesos y carne en la fuente de sangre cuando un nigromante adquirió exitosamente una conexión con el dios usando un altar sangriento. Este trabajaba con el mismo principio.

Han Shuo asesino a Adele y destruyó el altar, removiendo las raíces de todo el mal. Sin embargo, esos creyentes quienes estaban bloqueados fuera de su barrera invisible todavía lo miraban con odio. Parecían estar listos para cargar en cualquier momento y desmembrar su cuerpo en un millón de pedazos.

“Soy el Señor de Ciudad Brettel. Esta mujer era la raíz causante de rebelión y le di la pena de muerte. Ahora declaro que desde este momento en adelante, dentro de Ciudad Brettel y sus territorios, la práctica de la adoración a la diosa araña Rose está prohibida”. Han Shuo anuncio con una voz helada mientras observaba a las personas con sus ojos frios.

Sin embargo, incluso cuando termino esas palabras, descubrió que la enemistad en los ojos de esas personas todavía se mostraba como antes. Al parecer no abandonaron su fe hacia la diosa araña Rose sólo debido a que él era el Señor de Ciudad Brettel.

Una vez que un plebeyo había entregado su fe, usualmente, era muy difícil para ellos el salir de esa clase de influencia. Aunque Han Shuo tenía una reputación sobresaliente, comparado a Rose quien ellos habían adorado como su diosa por varios años, estaba muy detrás en términos de fuerza.

Viendo la hostilidad en sus ojos, se dio cuenta de que tan espinoso era ese problema. A menos que la diosa araña Rose de alguna forma muriera o esas personas de alguna manera se dieran cuenta de que tan impotente era su religión por ellos mismo, él no tenía una manera inmediata de hacer que esas personas salieran de su influencia.

Esas personas eran ciudadanos de Brettel. Aunque sus mentes estuvieran profundamente envenenadas por el lavado de cerebro de Adele, no debían ser asesinados. Al parecer todo lo que él podía hacer era darles tiempo y purgar lentamente la influencia en sus almas.

“Desde este día en adelante, todos los templos de la diosa araña dentro de Brettel serán destruidos. Nadie debe alabar o adorar en sus templos”, Han Shuo ordenó duramente.

Cada vez que un creyente adoraba piadosamente en un santuario o templo, sus dependencias hacia el dios en que creían se volvía más profunda, incrementando la influencia hacia sus almas. Debido a esas razones como la fuerza de voluntad que podía ser inquebrantable y el largo tiempo en que uno podía practicar la fe, diferentes creyentes serían dependientes de su fe a diferentes grados.

Por ejemplo, los fanáticos de la Iglesia de la Luz eran unos de los creyentes más extremos y fanáticos. Para esas personas, el dios en que creían era su todo. A menos que el dios en que creían fuera asesinado, no habría manera de convertir a esas personas. ¡Además, esa clase de personas matarían a otros practicando cualquier otra religión sin preocuparse de sus propias vidas!

¡Esa clase de personas, sólo matándolos era que todos sus pecados serían perdonados!

Cuando se trataba de esos seguidores de Rose en Brettel, como el adoctrinamiento había sido bastante superficial y no tan intenso, todavía tenían que hundirse en ese nivel de fanatismo y idolatración. Mientras fueran lentamente rehabilitados y guiados paso a paso, saldrían de la influencia de la diosa araña Rose tarde o temprano.

Después del viaje al Monte Silk, Han Shuo se encontró con Jack, Dorcas y los otros uno por uno para ganar un mejor entendimiento de la situación actual.

“¡Cinco años! ¡Cómo pudiste irte por cinco años sólo así, eres tan desalmado!” Helen Tina dijo con su suave voz mientras fijaba sus feroces ojos en Han Shuo.

Incluso después de cinco años, Helen todavía lucía seductora y hermosa. Su inmensa espera por él la había atormentado por cinco años. Ahora que los dos finalmente se miraban a solas, Helen finalmente no pudo contener su emoción y se lanzó al amplio pecho de Han Shuo.

Sujetando a Helen en sus brazos, tomando la delicada y ligera fragancia viniendo de esa belleza en su abrazo y sintiendo su emoción tan profunda como el mar, él puso una tierna sonrisa y dijo, “he regresado, ¡¿no es así?!”

El adorable cuerpo de Helen inadvertidamente alzó su temperatura mientras una clase de sentimiento apasionado estaba flotando dentro de la habitación pobremente iluminada. Después de un largo periodo de separación, Helen ya no podía contenerse. Con sus manos en la amplia espalda de Han Shuo, tomó la iniciativa de pararse en las puntas de sus pies, queriendo darle un beso.

Cuando sus labios se tocaron, como si fuera una reacción descontrolada, los dos perdieron el control de ellos mismos. Con un brazo, Han Shuo alzó a Helen por su cintura. Mientras ella jadeaba y resoplaba, Han Shuo descortésmente rompió su túnica mágica ferozmente roja y peso sus imponentes, suaves y tiernos picos gemelos con su enorme mano.

“¡Oh… Cinco años, he esperado por cinco años! Bryan, dámelo, dámelo, ya no quiero esperar más tiempo”, Helen dijo llorando lágrimas de alegría mientras abrazaba firmemente a Han Shuo con toda su fuerza.

Los recuerdos románticos que tuvieron en Ciudad Helon, los varios escenarios hermosos que visitaron mientras viajaban tomados de las manos – destellaron como si sólo hubieran sido un día atrás, estos regresaron a la mente de Han Shuo uno tras otro…

Sintiendo la pasión de la belleza en sus brazos, sus manos se volvieron más y más desenfrenadas. Desgarro la sedosa ropa interior de Helen, removiéndola de ella ante su resistencia cada vez más débil y finalmente, ella sucumbió…

Por los siguientes días en sucesión, todos los templos de la diosa araña en Brettel y los antiguos siete grandes ducados fueron demolidos. Aquellos quienes seguían tercos y obstinados fueron decapitados sin la menor misericordia. A los seguidores de la diosa araña les fue prohibido llevar a cabo sus adoraciones y oraciones. Tampoco se les permitió colocar altares en privado.

Al mismo tiempo, con las instrucciones de Han Shuo, la estatua del Señor de la Ciudad fue alzada en los sitios anteriores de los templos de la diosa araña. Los gloriosos logros del Señor de la Ciudad eran publicitados y extendidos a través de la ciudad. Luego, trazando desde la adoración y reverencia de las personas de Brettel hacia él, a través de algunas ceremonias simples, reorganizaría su fe para hacer que estuvieran dispuestos a ofrecerle todo.

Han Shuo usó su encarnación del dios menor de la destrucción para recibir el poder de la fe de los ciudadanos de Brettel y los antiguos siete ducados. Habiendo experimentado con la encarnación del dios menor de la muerte y habiendo recibido la guía de Bechymos sobre el edicto destrucción cuando estuvieron fuera del Vacío, la encarnación cultivando la energía de la destrucción ahora podía desplegar su propio Dominio de la Divinidad y recibir poder de la fe.

La serie de estruendosas operaciones que condujo en Ciudad Brettel durante los pasados días causaron una tremenda transformación en la ciudad. Cuando Stratholme el viejo monstruo se enteró de su conducta y hazañas, finalmente fue a buscarlo. Extrañas luces brillaban desde sus ojos mientras le preguntaba con una voz profunda, “¿te has convertido en un dios?”

En los pasados días, él había arrasado con todo lo que Adele construyó en los pasados cinco años como si estuviera rompiendo ramas secas, Además, comenzó a publicitar sus propios grandes actos dentro de Brettel y sus territorios. Al revelar su asombrosa fuerza a través de ciertos métodos, algunos de esos ciudadanos quienes desde hacía mucho lo adoraban estuvieron dispuestos a ofrecer su fe.

Aunque Stratholme todavía tenía que convertirse en un dios, entendía que sólo un verdadero dios podía hacer uso del poder de la fe. Fue después de meditar sobre sus recientes series de acciones que él llegó a una conclusión extremadamente asombrosa – ¡Han Shuo se había convertido en un dios!

Por tanto, estuvo impaciente buscando a Han Shuo, ansioso de verificar si su juicio era correcto.

Viendo que Stratholme buscaba ansiosamente una confirmación, Han Shuo puso una sonrisa y lo admitió abiertamente, “¡es correcto, me he convertido en un dios!”

Aunque él sabía en su corazón que esa sería la respuesta, Stratholme todavía estaba increíblemente aturdido de escuchar su afirmación. Él estuvo en silencio por un largo tiempo antes de mirar hacia Han Shuo con un rostro un tanto avergonzado y preguntar, “¿te importaría darme algún consejo?”

Han Shuo se rio involuntariamente antes de responder franca y directamente, “no hay problema”, añadió después de una corta pausa, “¡sin embargo, necesitarás confiar en ti mismo para el rompimiento más importante!”

Han Shuo desde hacía mucho tenía una impresión favorable hacia Stratholme. Actualmente, él estaba a sólo un paso del reino del dios fundamental. Contrario a lo que alguien hubiera esperado, Han Shuo estaba más que dispuesto a ayudarlo.