GDK – Capítulo 585

0

Capítulo 585: ¡Morir una vez más!


Si no hubiera sido por el Dragón Primordial cortando el portal entre planos para Han Shuo, él hubiera matado a Adele hace cinco años. Quien sabría que en sólo cinco años, esa Adele quien no parecía nada remarcable podría ser capaz de hacer un disturbio tan grande en Ciudad Brettel. Eso en efecto no era algo que él hubiera esperado.

De la narración de Stratholme, Jack y los otros, descubrió rápidamente la situación actual. Con su fuerza elevada a semejante nivel, Han Shuo básicamente no tomaba nada en el Continente Profundo como una amenaza.

Expandió su consciencia e hizo un viaje alrededor de Ciudad Brettel. Sintió el santuario de la diosa araña Rose en un instante.

En la cima del Monte Silk estaba un templo. Un número de creyentes estaban adorando una misteriosa estatua tallada de la diosa araña Rose en el centro del templo.

Algunos de los creyentes vistiendo ropas negras estaban piadosamente postrándose ante la estatua, ofreciendo su devota fe. Una dama exquisita y elegante con cabello púrpura estaba de pie fríamente ante la estatua. Estaba salpicando con destellantes chispas de una luz siniestra a esos creyentes postrados al frente con su mano.

Durante el tiempo de guerra, las personas ordinarias en el fondo de los estratos de la sociedad necesitaban alguien en quien poner su fe, quien clamaba ser la mujer de Han Shuo, ganó la confianza de Emily, Phoebe y los otros a través de medios extraordinarios. Incluso Lawrence la tenía en una alta estima. Bajo su publicidad, la diosa araña Rose se volvió alguien en quien muchos ciudadanos de Ciudad Brettel pusieron su fe.

Ese templo en la cima del Monte Silk era actualmente la mayor casa de adoración dentro de la frontera de la ciudad. Como la diosa araña Rose había revelado sus milagros en varias ocasiones durante los pasados años, todos y cada uno de sus creyentes se volvieron los más dispuestos y motivados a predicar su religión, tomando por iniciativa el persuadir a los plebeyos a sus alrededores de colocar su fe en Rose.

Dentro del área restringida a espaldas del templo, Adele, quien había cambiado su identidad, estaba sentada con las piernas cruzadas en el centro de una matriz mágica con la forma de una telaraña. Había un intenso elemento de la oscuridad a su alrededor. Llevaba una expresión solemne. Indistintos brillos oscuros estaban centelleando desde ella.

Repentinamente, un intenso sentimiento de palpitación se alzó desde su corazón. Era como si un terrible peligro estuviera descendiendo desde el cielo.

Después de cinco años, a través de su propio gran esfuerzo y la generosidad de la diosa araña, Adele ahora era una experta semidiós. Dentro de Ciudad Brettel, al confiar en su identidad especial, adquirió relaciones cercanas con personajes importantes del lado de Han Shuo, por tanto se convirtieron en una asistencia extremadamente extraordinaria. Creía que dentro de Ciudad Brettel, nadie la amenazaba.

“¿Qué está ocurriendo?”, confundida, Adele suavemente abrió sus ojos y murmuró para ella misma.

Tan pronto como abrió sus ojos, las telarañas a su alrededor desaparecieron de su cuerpo. Había una enorme telaraña que envolvía el salón vació del templo. Unas pocas sombras que estaban flotando en la cima de la telaraña, descendieron perezosamente. Cinco damas con blancos ojos vacíos aparecieron.

“Su Santidad, ¿alguna instrucción?”, una de las damas preguntó con una voz pesada y sin vida.

«Nada. Es sólo que sentí algo extraño”, Adele respondió calmadamente con el ceño fruncido. Cada vez que ella veía esos rostros de madera, tenía la sensación de miedo e intranquilidad. Sin embargo, entendía en lo profundo de su corazón que necesitaba de esos asistentes quienes aparecían desde el aire.

“Con nosotras aquí, nadie puede lastimarte. Sólo necesitas hacer las cosas que debes y nada te ocurrirá”, esa dama dirigiendo dijo con una voz sin vida.

“¿Cuando me bendecirá con más energía la Diosa?”

“Cuando todos y cada uno de los ciudadanos de Ciudad Brettel reconozcan completamente la existencia de la Diosa, cuando todo su poder de la fe pertenezca a ella, serás bendecida con más energía”, la dama respondió con una voz sin vida.

“¡Nunca tendrás esa oportunidad!”, una voz helada repentinamente sonó desde el exterior del templo. Al siguiente momento, una figura majestuosa podía ser vista caminando paso a paso.

“¡Bryan! ¡Eres tú! ¡En realidad eres tú!” Adele grito con sorpresa. Con resentimiento llenando sus ojos, comenzó a chillar muy histérica, “¡estás vivo, en realidad todavía estás vivo! ¡Bien, muy bien! ¡Jajaja!”

Mirando hacia Adele que reía de corazón, con una expresión fría él respondió, “¿qué? ¿Por qué dejaste de enmascarte tan de repente?”

“En aquel entonces, escondí mi identidad real sólo debido a que no podía matarte. Pero ahora, estarás muerto sin lugar a dudas. ¿Así que para que continuar pretendiendo?” Adele miro resentidamente hacia Han Shuo. Un aura familiar reapareció en su cuerpo. Continuó palabra por palabra, “¡todo lo que he hecho, es para hacerte pagar el precio!”

“¿Simplemente contigo?” Han Shuo resopló mientras la miraba fríamente.

“No yo”, Adele tomo una respiración profunda señalando hacia las damas alrededor de él y dijo, “¡Serán ellas!”

Mientras Adele estaba hablando, las cinco damas con rostros pálidos y ojos vacíos en algún momento desconocido lo rodearon. El aura de la oscuridad comenzó a emanar desde sus cuerpos.

Las cinco damas cultivaban en el elemento de la oscuridad, poseyendo por lo menos la fuerza de un semidiós. Han Shuo podía sentir un rastro de la siniestra energía divina que venía desde la diosa araña Rose en las cinco.

Él asintió y dijo secamente, “no me extraña que incluso Stratholme el viejo monstruo tuviera sus dudas. Así que resulta que es debido a estas tipas presentes a tu lado”.

“¿Tienes miedo?” ¡Jaja!» Adele en verdad se veía hermosa cuando reía, pero sus ojos estaban llenos con rencor mientras miraba fijamente hacia él y continuaba, “que maravilloso es que estés vivo. ¡Ahora podre ver como tendrás una muerte lenta!”

Cinco años antes, Han Shuo poseía la fuerza de semidiós cuando cultivaba sus artes demoníacas en el Reino Carnal. Con cada alza en el reino de las artes demoníacas, la fuerza incrementaría por diez o incluso cien pliegues. Han Shuo quien estaba en el Reino de los Nueve Cambios actualmente no tenía un claro entendimiento de donde se encontraba su fuerza actual. Pero claramente, no sentía ni el más ligero peligro al ser rodeado por las cinco damas.

A sus ojos, esas mujeres aparentemente sin vida eran iguales a las hormigas. Podía aplastarlas a su muerte a voluntad.

“Bueno, no desperdiciemos el tiempo, ¿podemos?” Dijo fríamente. Al siguiente momento, una energía despiadada y siniestra emergió desde su cuerpo. Las cinco mujeres sin expresiones que lo rodeaban temblaban ligeramente.

Era absolutamente sencillo y fácil el masacrar existencias con fuerzas en clases menores. Cuando la energía despiadada y siniestra fue liberada desde sus dos manos, sonidos de explosiones se escucharon a su alrededor y algunos rastros de luces sangrientas destellaron en el oscuro salón. La cinco mujeres, quienes no pudieron incluso reaccionar al ataque, verdaderamente se convirtieron en cuerpos sin vida.

Después de extender sus Cuchillas Demoníacas, las frías y afiladas cuchillas llegaron junto a la suave piel del cuello de Adele. Han Shuo miró fríamente a la extremadamente pálida Adele y dijo, “hace cinco años, fácilmente podía acabarte. Cinco años después, aún no tienes ni la más mínima oportunidad en mi contra. Todos los esfuerzos que hiciste han sido para un sólo final – ¡morir una vez más!”

«¡No! ¡No puedo aceptar esto!” Adele comenzó a chillar como si se hubiera vuelto loca. Su par de resentidos ojos miraban hacia Han Shuo mientras decía, “¿cómo? ¿Cómo te volviste tan fuerte? ¿Cómo es que esos sirvientes meticulosamente cultivados por la Diosa no tuvieron la habilidad para resistir?”

Quizás Adele había recibido un shock demasiado grande, no le presto atención a las Cuchillas Demoníacas colocadas junto a su cuerpo. Mientras gritaba, sacudió su cabeza tanto que hizo contacto con las cuchillas, causando que su cuello estuviera ensangrentado.

Han Shuo no la mato inmediatamente. Esa mujer quien había estado reclutando seguidores para la diosa araña al usar su propio nombre tenía una última tarea importante que completar.

Las Cuchillas Demoníacas fueron recogidas repentinamente y la mano izquierda de Han Shuo recobró su forma. Sujetándola del cabello, arrastró a la Adele de apariencia patética directamente hacia el salón principal.

“¿Qué estás haciendo? ¿Qué estás haciendo?” Adele continuaba con sus locos gritos.

Han Shuo no le presto atención a eso. Arrastró a esa enloquecida mujer todo el camino hasta el altar de ese enorme santuario de la diosa araña en Ciudad Brettel. En ese momento, algunos creyentes de la diosa araña aún estaban postrados humildemente, adorando el enorme altar frente a ellos.

“¡Santidad!”, la elegante dama quien presidia la ceremonia chillo con lo más alto de su voz cuando vio a la maestra del santuario siendo arrastrada como un perro golpeado. No podía hacer retroceder el miedo en su corazón.

“¡Hereje, deja ir a la Santidad!”, cuando los adoradores descubrieron la escena, repentinamente comenzaron a aullar salvajemente.

Con un movimiento de su mano, una brillante barrera sin forma obstruyo a todas esas personas. Sin prestarle atención a su furia, Han Shuo lanzó a Adele directamente al centro de la plataforma del altar y lo activo con facilidad.

Cientos y miles de telarañas se dispararon como si fueran pequeñas serpientes y envolvieron inmediatamente a Adele. Destellantes rayos de luz aparecieron en su cuerpo envuelto en los hilos de araña junto al descenso de una energía misteriosa. Al siguiente momento, el par de ojos de Adele se abrieron y giraron hacia Han Shuo. Su mirada era extraña y siniestra.

«¿Quién eres? ¿Cómo te atreves a meterte en mis asuntos?» Adele repentinamente comenzó a hablar con una voz muy poco familiar.

“Soy el maestro de Ciudad Brettel. Si quieres robar el poder de la fe que me pertenece, ven y tómalo tu misma”, Han Shuo dijo calmadamente mientras miraba fríamente hacia Adele quien estaba canalizando el alma divina separada por incontables planos materiales.

Los ojos de Adele miraron profundamente hacia él por un tiempo. Después de un momento de silencio, de pronto dijo, “¡iré en persona!”

“Muy bien. ¡Es tiempo de enderezar las cosas!” Han Shuo grito.

Después de terminar esas palabras, los ojos de Adele comenzaron a cerrarse lentamente. La sangre fluyó desde sus siete aperturas. Viendo que había completado su misión, él le dio un ligero toque en la frente, borrando completamente su alma.