GDK – Capítulo 583

0

Capítulo 583: ¡Regrese!


Después de un brillante destello de luz, la escena alrededor de ellos se transformó.

Aunque él intentó estar mentalmente preparado, sin embargo, cuando Han Shuo vio los alrededores que él conocía bien, no pudo suprimir la emoción en su corazón. A la vez, aulló con una risa al máximo de su voz y gritó, “¡regrese!”

Justo debajo de sus pies estaba una matriz de transportación entre planos. A los lados había varios almacenes. Fuera de las amplias puertas abiertas estaba el tenebroso cielo que permanecía por todo el año. El aire estaba lleno con un intenso elemento de la muerte. El suelo cubierto con huesos tan blancos como la nieve.

¡No había duda de ello, ese era el Cementerio de la Muerte!

Sanguis, Jasper, Hemanna y Sylph bajaron de la matriz de transportación. Se asombraron y miraron alrededor curiosamente.

“¿Maestro, esta es tu tierra natal?” Sanguis pregunto mientras miraba hacia el suelo lleno de huesos blancos mientras saboreaba la esencia en el aire.

“¡Si! Es sólo que este lugar está completamente envuelto dentro de una barrera. La apariencia actual de este mundo está fuera de la barrera”, Han Shuo respondió. Después de meditarlo en su mente, instruyó, “no tengo idea de hace cuanto deje este mundo. Necesito averiguar la situación actual del Continente Profundo. Ustedes permanecerán aquí por un tiempo. Regresare por ustedes cuando me familiarice con este lugar”.

Ellos no tuvieron ninguna queja sobre sus palabras. Hacía mucho que habían notado que él estaba emocionado y sabían que él quería desesperadamente entender los cambios después de que se marchó.

Después de informar a Jasper y compañía, sobre las cosas que necesitaba prestar atención, Han Shuo los alejó de la matriz de transportación. Regreso al centro de la matriz y la activo en el modo de alcance corto. Después de un destello de luz, él se desvaneció del Cementerio de la Muerte y llegó a la cámara secreta bajo el suelo excavada profundamente por el zombi élite de tierra bajo la mansión del Señor de la Ciudad en Ciudad Brettel.

Han Shuo salió de la cámara secreta y expandió su consciencia. Toda la escena de toda Ciudad Brettel se proyectó en su mente.

Aunque Han Shuo no tenía idea de cuánto había pasado, basado en sus observaciones preliminares, comparado con el tiempo en que se marchó, Ciudad Brettel obviamente había crecido más próspera y saludable.

Con un pensamiento, Han Shuo repentinamente apareció en medio del salón en el centro de la mansión del Señor de la Ciudad.

Dorcas, Jack, Dick, Faulke, Helen Tina y los otros estaban en medio de una acalorada discusión dentro del salón de reuniones cuando una hebra de una extraña luz repentinamente destello a través. Siguiendo eso, una figura majestuosa se materializó en el centro del salón.

Esas figuras que lideraban Ciudad Brettel se sobresaltaron y se volvieron completamente atónitas. Todos y cada uno de ellos miraron hacia Han Shuo de pie en medio de la habitación con incredulidad en sus ojos. Los acalorados sonidos de discusión se detuvieron bruscamente.

“¡Un asesino! ¡Deténganlo!” un joven guardia de pie cerca de la puerta repentinamente chillo mientras cargaba lleno de coraje hacia Han Shuo.

Dos sombras repentinamente se dispararon de la nada. Estas no eran otras que Elizabeth y Bollands. Los dos habían estado ocultándose todo ese tiempo. Cuando sintieron que una poderosa energía estaba viniendo desde el salón, inmediatamente salieron de sus escondites y cargaron ferozmente hacia Han Shuo.

Sin embargo, en medio de su asalto, reconocieron claramente quien era el ‘asesino’ y forzadamente se detuvieron. Se postraron ante él extremadamente emocionados. Por un momento, Han Shuo no supo qué decir mientras miraba hacia los dos que temblaban ligeramente de la cabeza a los pies.

En cuanto a ese guardia, quien él no reconoció, vio que ambos Elizabeth y Bollands repentinamente se arrodillaron, pensó que los dos fueron asesinados. Su corazón se sacudió. Sin embargo, incluso cuando era muy probable que él muriera, no se rindió y cargo ferozmente hacia Han Shuo con su espada que brillaba con una luz plateada.

“¡Alto!” Repentinamente, todos los líderes de Ciudad Brettel dentro del salón volvieron a sus sentidos y gritaron simultáneamente.

Ese guardia fue sacudido por sus repentinos gritos. Antes de que pudiera reaccionar, las manos tan rápidas como el rayo de Elizabeth lo había atrapado y lo presionaron para arrodillarse ante Han Shuo junto a ellos.

“¿Estas ciego o algo así? ¿Cómo te atreves a atacar al Señor de la Ciudad? ¿Ya no quieres vivir más?” Elizabeth miró ferozmente y regaño a ese guardia.

El guardia, sin embargo pareció tener un cortocircuido en su cerebro por un momento. En una pérdida, dijo, “¿el Señor de la Ciudad? ¿Pensé que Ciudad Brettel no tenía un Señor de la Ciudad?” Pero cuando vio la reverencia mostrada en los ojos de Elizabeth y Bollands, fue como si de pronto recordara algo, su cuerpo se retorció. Con una voz ligeramente temblorosa, rogó, “¡por favor perdóneme mi Señor! ¡Por favor perdóneme mi Señor!”

Han Shuo sacudió su mano sin hablar. Escaneo a todos y cada uno de aquellos dentro de la sala de reuniones, comenzando desde Jack y terminando en Faulke. Descubrió que en efecto había algunos cambios en esas personas, pero no muchos.

Jack el gran gordo, en realidad ahora tenía un bigote. Lucía mucho más maduro que antes, con la conducta de una persona ocupando una alta posición emanando naturalmente de él. Dorcas aún se miraba tan grave y solemne como siempre. La inquebrantable determinación escrita a través de su rostro mostraba los largos y numerosos contratiempos que soporto. Helen Tina aún se miraba bella y encantadora. Miro hacia Han Shuo con ojos feroces como si quisiera derretirlo.

Después de ver a través de todos y cada uno de ellos, dejó salir un suspiro de alivio en su corazón al saber que no se había marchado por un tiempo particularmente largo.

En realidad, desde que había regresado al Continente Profundo, había estado bastante asustado en su corazón. En aquel entonces en la zona de discontinuidad espacio tiempo, Han Shuo sintió como si el espacio estuviera en desorden y no tuvo sentido del paso del tiempo. Además, estaba profundamente asustado de que ese tiempo en el reino del Abismo corriera mucho más lento que aquel en el Continente Profundo.

Si hubiera una gran discrepancia en la velocidad del tiempo entre los dos planos materiales, había una posibilidad de que cuando regresara al Continente Profundo, encontraría a todas esas personas que conocía muertas o viejas. Eso le hubiera causado un golpe inimaginable. Por tanto, había estado preocupándose de ese escenario desde que regresó al Continente Profundo.

Basado en las apariencias de esas personas, aunque había algunos cambios, parecía que no había pasado mucho tiempo. Su corazón estaba en un genuino alivio.

“¿Por cuánto tiempo me marche?” Han Shuo tomó la iniciativa de hablar mientras el grupo lo miraba emocional y excitadamente.

“¡Cinco años! ¡Otros cinco años! ¡¿Tu payaso, donde el en mundo has estado?!” Jack chillo. Su redondo cuerpo corrió hacia Han Shuo antes de golpear ferozmente su pecho con sus puños. Parecía estar expresando su emoción de reunirse con él después de tanto tiempo.

Aunque los otros también estaban increíblemente emocionados, simplemente lo transmitían a través de sus ojos y expresiones. No ventilaron sus sentimientos físicamente como lo hizo Jack. Después de todo, Jack y Han Shuo se conocían uno y otro desde la Academia de Magia y Fuerza Babylon. Su relación era mucho más profunda y especial comparada al resto.

Helen Tina, esa hermosa maga quien ya se consideraba a ella misma como su mujer, aunque también era cercana a él, era muy tímida para arrojarse a su abrazo ante la multitud. Por tanto, sólo expresó sus emociones hacia él con sus brillantes y feroces ojos.

“Cinco años, afortunadamente sólo fueron cinco años. Jaja”, Han Shuo dijo riendo mientras dejaba que Jack lo golpeara.

“¿Sólo cinco años? ¿Cuántos cinco años hay en una vida? Tú sinvergüenza, ¡como arrojaste esta gran responsabilidad sobre nosotros, mientras que tú no te molestabas y te perdías! – ¡varios años de eso! ¡Qué abusivo!” Después de un corto tiempo, Jack no tuvo más opción que dejar de ventilar sus emociones golpeándolo cuando sus manos regordetas comenzaron a picar. Gruño mientras miraba ferozmente hacia Han Shuo.

Repentinamente, Han Shuo noto que dos figuras estaban volando desde la distancia a gran velocidad.

Las dos figuras en realidad llegaron al salón de reuniones en sólo un parpadeo. Inesperadamente, eran la Emperatriz de las Llamas y Stratholme el viejo monstruo. Después de ver a Han Shuo, los dos parecían más asombrados que él. Ambos lo miraron con incredulidad.

“¿Pensé que fuiste asesinado por ese rey tribal de la Raza Alma?” Han Shuo y Stratholme dijeron las mismas palabras al mismo tiempo mientras se miraban el uno al otro. Poco después. Los dos comenzaron a reír.

“¿Dónde está mi hijo? ¿Dónde pusiste a mi hijo?”, la Emperatriz de las Llamas comenzó a preguntarle usando esa malhumorada voz suya.

Han Shuo fue aturdido. Forzó una sonrisa, mirando a la Emperatriz de las Llamas de apariencia malhumorada y a Stratholme de apariencia guapa y pregunto, “¿cómo es que los dos están aquí? ¿Qué ocurrió después de que me marche?”

“Es una larga historia”, Stratholme el viejo monstruo dijo sonriente. Miro hacia la multitud reunida en el salón antes de continuar, “hace tres años, estalló una guerra que se expandió a través de todo el Continente Profundo. Varias cosas muy interesantes ocurrieron durante estos pocos años. Con ciertas fuerzas detrás de escenas avivando las llamas, todo el continente está ahora engullido en la guerra. Es difícil de explicar todo lo que se suscitó”.

“Oi, jovencito, date prisa y dime, ¿dónde está mi hijo?”, la Emperatriz de las Llamas, preocupada por el zombi élite de fuego, grito ruidosamente de nuevo.

Dado el hecho que esa bruta Emperatriz de las Llamas estaba dentro de Ciudad Brettel, él creía que debió darle una amplia asistencia a la ciudad. Cinco años antes, la Emperatriz de las Llamas era una existencia semidiós. Cinco años después, nada había cambiado. Sin embargo, esto no era el mismo caso para el zombi élite de fuego quien actualmente digería la energía elemental de fuego de un dios menor. Una vez que digiriera exitosamente la energía de Cecrops, su fuerza seguramente excedería la de esa Emperatriz de las Llamas de quinto nivel.

“Él está cultivando. Tomará algo de tiempo antes de que pueda verte”, después de una corta pausa, Han Shuo miro a esa mujer malhumorada de mediana edad todo sonrisas y continuo, “la siguiente vez que te encuentres con él, verás que tanto se ha transformado. ¡Seguramente estará más allá de tu imaginación!”

«¡Humph! Haciéndote el misterioso a propósito. Voy a regresar primero. Cuida bien de nuestro hijo por mí”. La Emperatriz de las Llamas se apresuró al salón para proteger a esos líderes. Cuando vieron que el intruso era Han Shuo, perdió el interés y se marchó a gran velocidad después de terminar sus palabras.

De la actuación de Elizabeth y Bollands así como también la llegada de Stratholme y la Emperatriz de las Llamas, parecían estar en guardia en contra de algo, Han Shuo supo que Ciudad Brettel no era el lugar seguro y firme que él imaginaba.

“Stratholme, cuéntame sobre la situación actual”, Han Shuo arrugó sus cejas y le preguntó al viejo monstruo.