GDK – Capítulo 582

0

Capítulo 582: ¿Eres un hombre o una mujer?”


Afuera del Vacío, en una pieza extensa de tierra vacía, banderas de todos los colores fueron alzadas.

Zanjas fueron dibujadas en el suelo, formando patrones complicados, abstractos e irregulares, con sangrientas sombras flotando alrededor. Han Shuo estaba en el centro de estos con sus ojos cerrados. No decía ninguna palabra pero se mantenía enviando rayos de luz desde sus manos hacia las banderas colocadas desordenadamente.

Una sombría y helada aura, lentamente fluyo desde las banderas. Algunas energías extrañas se unieron a las sombras sangrientas, causando que estas gradualmente se reunieran en las zanjas del frente.

Repentinamente, aullidos miserables y horribles venían desde las zanjas con luces siniestras destellando brillantemente. Era como si alguna clase de transformación estuviera ocurriendo en ciertos objetos en el interior…

Alejados en la distancia, Bechymos, Bord, Zinia y el resto, miraban la escena confusos y absolutamente no tenían idea de lo que estaba ocurriendo en ese lugar. Sólo el aprendiz de Han Shuo, Sanguis, quien recibió algunos conocimientos generales de las artes demoníacas, vagamente conocía la situación.

“¿Qué está haciendo Han Shuo?” Jasper murmuró con sus cejas profundamente arrugadas.

“El maestro está refinando herramientas”, Sanguis respondió suavemente cuando escucho su murmuró.

Cuando el grupo escuchó las palabras de Sanguis, Bechymos incluido, todas sus miradas curiosas giraron hacia él. Jasper pregunto, “¿refinando herramientas? ¿Qué es eso?”

“Es similar a forjar armas, pero es mucho más complicado. Aparte de requerir de ciertos materiales únicos, también requiere yuan demoníaco y esencia de sangre. Es muy maravilloso”, Sanguis explicó inconscientemente mientras observaba a Han Shuo disparar una hebra de sangre desde su dedo.

El grupo permaneció confundido incluso con su explicación. Incluso el último de los Reyes Demonio en el Reino del Abismo, no podía entender qué era lo que Han Shuo estaba haciendo. Sus cejas estaban profundamente arrugadas.

Sanguis no explico más pero sus ojos brillaban, concentrando su atención en observar cómo Han Shuo refinaba una herramienta demoníaca. Cada gesto y mantra que este hacía estaba siendo profundamente grabado en su mente.

‘¿Realmente podré atravesar la corriente de polvo de estrella?’, Bechymos dudaba en su corazón. Sus ojos verdes se reunieron en el misterioso y enigmático Han Shuo, colocando sus esperanzas en él.

“Han Shuo es verdaderamente mágico. Siempre logra cosas inconcebibles”, desde que Hemanna y Sylph supieron que Han Shuo se convirtió en el maestro del Reino del Abismo, su adoración hacia él alcanzó alturas incluso mayores. En sus corazones, él no sólo era omnipotente, sino también la existencia más poderosa en el mundo.

Repentinamente, unas extrañas luces destellantes emergieron desde el cuerpo de Han Shuo los cuales, uno tras otro cayeron en las zanjas a su lado. Al siguiente momento, esas zanjas parecieron ser conectadas con luces. Desde el interior, algunos objetos brillantes que irradiaban luces espléndidas que dispararon hacia él desde todos sus alrededores. Las sombras sangrientas a su alrededor cayeron en esos objetos uno tras otro.

Después de un corto tiempo, los pocos objetos volaron a la mano de Han Shuo. Este, quien tenía sus ojos cerrados y se mantenía en silencio todo el tiempo, repentinamente abrió sus ojos. Dibujo una sonrisa en su rostro y salió volando con una figura corporal borrosa. Las coloridas banderas de todos los tamaños a su alrededor se desvanecieron en su anillo espacial.

Al siguiente momento, con su silueta apenas visible, Han Shuo llegó al lado de Bechymos. Sacó un brazalete translucido y chispeante y se lo entregó, diciendo. “con esto, podrás atravesar la corriente sin un rasguño”.

Bechymos estaba confundido e incrédulo. Recibió ese dispositivo aparentemente ordinario y preguntó escéptico, “¿esta pequeña cosa me dejara pasar a través de la corriente?”

Han Shuo asintió y dijo con confianza, “¡no te preocupes, seguro te dejará! Esa cosa se llama Brazalete Alma. Puede proteger tu alma de la energía corrosiva exterior. Sin embargo, su tiempo es limitado así que necesitarás atravesar rápidamente”.

“¿Por qué debería creerte?” Bechymos no acepto simplemente sus palabras como una verdad. Sus dedos estaba apretando ligeramente el Brazalete Alma mientras miraba a Han Shuo de arriba hacia abajo con incertidumbre.

“Créelo o no, depende de ti. El resto de nosotros nos adelantaremos mientras tú meditas lentamente sobre esto aquí”, Han Shuo dijo sonriendo y le explico a Bechymos cómo usar el brazalete.

No era tan duro el refinar ese pequeño dispositivo demoníaco. Si él lo quisiera, podría refinar uno que fuera reusable y no se agotará. Sin embargo, ahora que había considerado el reino del Abismo como su propiedad privada, no estaba dispuesto a dejar que cualquiera simplemente lo traspasara. Como resultaba que esa corriente, esa barrera natural, estaba colocada justo alrededor de la única matriz de transportación entre planos de ese lugar, Han Shuo desde luego sabía cómo hacer buen uso de ella.

Mientras Bechymos sostenía el Brazalete Alma en silencio, Han Shuo saco algunos más y se los entregó a Sanguis, Jasper, Hemanna y Sylph. Procedió con la explicación de cómo usar el brazalete.

“Mi Señor, nosotros estamos dispuestos a dejar este mundo contigo”, Bord avanzó al frente, se arrodilló sobre una rodilla ante él e hizo su petición.

Han Shuo sacudió su cabeza y respondió, “eso no será necesario de momento. Ustedes dos tienen la relación más cercana conmigo. Es mejor si tú permaneces en el Abismo para extender mi religión a cada esquina de este mundo y manejes las cosas aquí por mí. No te preocupes, quizás regrese pronto y los lleve conmigo y me ayudaran a erradicar a mis enemigos”.

Como él no tenía idea de la situación actual en el Continente Profundo, no se apresuró a llevar a Bord y Zinia junto a él. Si él pudiera regresar al Continente Profundo exitosamente, el reino del Abismo sería lo mismo que un enorme hogar vacacional para él, para entonces podría hacer lo que deseara. Además, de momento, el asunto más crucial para los dos era convertir a toda la población del reino del Abismo para que lo adoraran.

“¡Cómo desee, mi Señor!” Bord no tuvo ninguna objeción hacia su explicación.

“Pueden retirarse primero. Barran con todas las fuerzas restantes del Abismo. Espero que cuando regrese, ya no habrá fuerzas de resistencia en el Abismo”, Han Shuo asintió y los instruyó.

Bord y Zinia no dijeron nada pero respetuosamente realizaron un saludo hacia él y silenciosamente se marcharon.

Han Shuo alzó su cabeza y miró hacia la corriente estacionada en medio del aire. Sus dos encarnaciones repentinamente flotaron desde su cuerpo y cada una tomó un Brazalete Alma en sus manos. Cuando él estaba preparado para entrar, vio que Bechymos aún estaba vacilando. Pensó en ellos por un momento antes de preguntar repentinamente, “¿lo harás o no?”

Bechymos no respondió. Miró hacia la corriente con sus destellantes ojos verdes.

Han Shuo entendía que él probablemente no tenía miedo de que deliberadamente lo hiriera, más bien estaba verdaderamente aterrado del poder de la corriente. Ese era el por qué no tenía una confianza completa en el Brazalete Alma que él había refinado.

“Maestro, sí él no se marchara, hagamos el primer movimiento”. Desde que Sanguis seguía a Han Shuo, habiendo pasado a través de una ronda de masacre sangrienta, sus agallas crecieron más y más. Sanguis no tenía miedo incluso cuando se enfrentaba a Bechymos, un Rey Demonio.

Han Shuo internamente remarco, ‘Un Cuerpo Sanguis es en efecto remarcable. Su tenaz voluntad y confianza se ha desarrollado mucho. Comparado con Jasper, Hemanna y Sylph quienes me han seguido por mucho más tiempo, todavía tienen miedo cuando se enfrentan con Bechymos’.

Las tres damas sostenían cuidadosamente sus brazaletes. Algo de timidez era visible en sus ojos mientras miraban la corriente con sus cabezas alzadas.

Después de pesar en su mente por un momento, Han Shuo instruyó a Sanguis, “activa tu Brazalete Alma. Te llevare para dar una vuelta en esa corriente”.

“¡Si, maestro!” Sanguis en efecto era extremadamente atrevido. A pesar de estar completamente consciente del aterrador poder de la corriente, aceptó inmediatamente.

Con el grupo mirando atentamente, Sanguis mordió su dedo y dejó caer una gota de su sangre en el brazalete. Después de un destello de una luz sangrienta, el Brazalete Alma silbo y de oculto dentro del cuerpo de Sanguis. Poco después, un ligero halo apareció sobre su cabeza.

Han Shuo tomo a Sanguis con su cuerpo principal y voló dentro de la corriente. Tan pronto como los dos entraron, el halo sobre la cabeza de Sanguis comenzó a brillar vigorosamente. El brillante halo parecía estar bloqueando la corrosión con alguna clase de energía.

“Estoy bien aquí, ¿lo ven?”, las esquinas de los labios de Sanguis se curvaron para formar una ligera mueca antes de resoplar hacia Bechymos.

Los ojos verdes de este estaban llenos de asombro. Exclamó, “¡en realidad estas bien! ¡Inconcebible, inconcebible!”

“¡Qué estás esperando!” Han Shuo gritó.

Bechymos ya no vaciló. Activo el Brazalete Alma de acuerdo con el método explicado por Han Shuo y se disparó hacia la corriente.

Las tres damas también dejaron de vacilar. Junto a las dos encarnaciones de Han Shuo, activaron sus brazaletes y volaron en la corriente.

Varias figuras se dispararon dentro de la corriente. El grupo se dirigió hacia el Vacío con el cuerpo principal de Han Shuo dirigiendo el camino. Después de algo de tiempo, el grupo, chasqueo su lengua maravillado, llegaron seguros a la entrada bloqueada por la corriente. Después de tomar algo de tiempo, regresaron al valle dentro del Vacío donde la matriz de transportación entre planos estaba localizada.

“¿Cómo puede ser? ¿Qué ocurrió?” Bechymos cuestionó a Han Shuo con un rostro asombrado cuando vio que la niebla, barreras y sellos se habían desvanecido completamente del valle.

«No mucho. Quizás la energía desaparece temporalmente después de ser recorrida por la corriente de energía”, Han Shuo explicó sin pensar en el asunto. Volvió a iniciar la matriz de transportación y le dijo a Bechymos, “dame las coordenadas del plano de tu tierra natal”.

Una extremadamente larga cadena de números fue rápidamente reportada por Bechymos, con él entrando impacientemente en la matriz. Antes de que la transmisión comenzará, Bechymos le recordó, “Han Shuo, si vienes a mi tierra, recuerda buscarme usando el método que te conté”.

“¡Entendido!” Han Shuo dijo mientras agitaba su mano. Justo antes de que lo enviara lejos, preguntó sonriendo, “una última pregunta, ¿en realidad eres un hombre o una mujer?”

«¿Qué es lo que piensas?” Bechymos dijo con una voz dulce y refinada. Ella parecía estar sonriendo con sus ojos verdes y parecía estar de muy buen humor.

“¡Lo sabía!” Han Shuo dijo sonriendo y energizo la matriz de transportación para Bechymos. El espacio tiempo en los alrededores se envolvió mientras dejaba salir un espléndido destello de luz.

“Vamos” después de recargar los minerales, Han Shuo, Sanguis, Jasper, Hemanna y Sylph entraron en la matriz. Poco después, la matriz de transportación fue energizada.