GDK – Capítulo 581

0

Capítulo 581: ¡Soy su dios!


A las afueras del Vacío, Bechymos con emociones complicadas en sus ojos, estaba mirando hacia la corriente de polvo de estrellas que estaba bloqueando la entrada. De pie a su lado estaban las dos encarnaciones de Han Shuo, llevando expresiones normales como si no tuvieran la más mínima preocupación.

“Suspiro…” Bechymos dejó salir otro largo suspiro.

La encarnación del dios menor de la muerte disparó una mirada hacia el Bechymos que suspiraba y sonriente le aconsejo, “has esperado por muchos años, ¿cómo es posible que ahora hayas perdido tu paciencia?”

“No eres yo. No entiendes completamente cómo me siento”.

“Te lo dije, tengo maneras de llevarte seguro al Vacío sin tener que esperar a la siguiente vez que se abra”.

“Realmente no puedo imaginar eso”.

“¡Lo veras!”

La conversación vacía no continuó por mucho tiempo. Han Shuo se mantuvo en silencio por un tiempo antes de preguntar repentinamente, “¿qué clase de mundo es el plano material del que vienes?”

“Es un plano material de alto nivel. Hay viven muchos personajes poderosos – expertos poderosos más allá de tu imaginación”, después de una corta pausa Bechymos se giró hacia Han Shuo y continuo, “mi hogar es un plano lleno de dioses. Si avanzas en tu fuerza, estarás allí tarde o temprano”.

Han Shuo asintió pensativo. Poco después, respondió sonriente, “quizás después de que me haga cargo de ciertos asuntos, iré a dar una vuelta a tu hogar”.

Han Shuo y Bechymos habían estado conversando un montón durante esos días. A través de él, Han Shuo aprendió ciertas cosas que nunca supo anteriormente. También entendió que su hogar era un plano material de alto nivel donde los dioses se reunían.

Entre más aprendía de ese plano, más asombrado se volvía. Comparado al Continente Profundo y al reino del Abismo, las existencias del hogar de Bechymos eran sin lugar a dudas, era mucho más poderosas y tenían relaciones mucho más complicadas. Para un experto como Han Shuo, cuya iluminación y fuerza estaban avanzando gradualmente, ese mundo tenía una enorme atracción. Sin embargo, antes de resolver los temas de regreso en el Continente Profundo, Han Shuo absolutamente no le prestaría atención a otras cosas.

“Si vienes, te lo explicare todo”, Bechymos miro hacia Han Shuo y añadió, “mi clan familiar en realidad posee algo de estatus. Así que cuando regrese, mis palabras tendrán algo de peso”.

Han Shuo asintió sonriente. Él pensó internamente, ‘si realmente voy a ese plano material en el futuro, con la ayuda de Bechymos, seré capaz de desarrollarme más rápido. Al parecer darle una mano tiene sus beneficios’.

“Cierto, ¿cuánto más debemos esperar?” Bechymos pregunto.

“No será por mucho. Les he ordenado a mis subordinados que reúnan los materiales. La mayoría de los asuntos están básicamente resueltos”. Durante ese periodo, la encarnación del dios menor de la muerte sintió que decenas de miles hebras de poder de la fe estaban fluyendo suavemente en su cuerpo divino poco a poco. De eso, entendió que después de que Bord, Zinia y el resto de los Demonios se marcharon, estos en efecto habían ejecutado fielmente su orden de recapturar las ciudades anteriormente bajo los cuatro Reyes Demonio.

Con la muerte de los Reyes Demonio, esos Demonios dentro del Vacío que habían aceptado el Brilló Bautismal de Han Shuo se volvieron el grupo más poderoso de personas dentro de los territorios de los cuatro Reyes. Esas existencias eran anteriormente los Señores de ciudades, o directamente guardias de los Reyes. Con esas personas ejecutando todas las cosas necesarias para él, este podía cosechar sin esfuerzo los frutos sin tener que preocuparse por sí mismo.

“Después de dejar este lugar, puedes tomar las ciudades y la población que anteriormente eran mías. No me importaría en absoluto”, Bechymos dijo con una voz profunda mientras miraba a Han Shuo.

Él último estaba perplejo. Arrugó sus cejas y preguntó, “ese poder de la fe, es útil para tu cultivación. ¿Por qué me lo darías?”

“¡Considéralo como mi gratitud por activar la matriz de transportación y ayudarme a encontrar el camino a casa!” Bechymos explico. Cuando vio que él aún estaba dudoso, Bechymos continuo, “en el pasado, como los cuatro Reyes Demonio me ayudaron, les di cuatro quintos en el reino del Abismo. ¿Así que por qué ahora me preocuparía de un quinto del reino del Abismo?”

Él continuó después de una corta pausa, “Además, la guerra siempre emergerá si hay más de una religión en un plano material. Es mejor si sólo es dirigido por ti”.

“En aquel entonces, cuando ustedes atravesaron grandes distancias para venir a este reino, ¿no era su propósito el obtener toda la fe en este plano material?” Han Shuo pregunto con sus ojos fijos en Bechymos.

“¿No la hemos obtenido ya?” Bechymos respondió la pregunta con una pregunta.

Han Shuo fue sorprendido de nuevo. Pregunto, “¿por qué dices eso?”

“Tú eres un Lich cultivando en la energía elemental de la muerte y sabes cómo utilizar esa matriz de transportación entre planos. Ganarás todo en este mundo, de hecho, es más o menos lo mismo”, después de una corta pausa, Bechymos miro hacia Han Shuo y le dijo con certeza, “tus dos cuerpos, uno cultiva en la energía de la muerte y otro cultiva en el edicto de la destrucción. ¡Serás uno de nosotros tarde o temprano!”

«¿Oh? ¡Eso no necesariamente podría ser!” Han Shuo estaba sorprendido por un momento pero pronto dudo sonriente de la predicción.

“Una vez que ese portal entre planos este activo, este lugar volverá a ser descubierto. Y cuando regrese, naturalmente, tendré que reportar todo lo que ocurrió en el reino del Abismo. En ese momento, ciertos personajes de alto nivel despacharan gente para hacer contacto contigo. Tus dos cuerpos están de nuestro lado. ¡No tienes forma de evitarlo!” Bechymos explico con luces destellantes viniendo de sus ojos verdes. Cuando vio que Han Shuo gradualmente comprendió sus palabras, suspiro y añadió, “la razón por la que te estoy diciendo esto es para que tengas una idea de la situación. Cuando el momento eventualmente llegue, harás una elección de a qué lado pertenecerás”.

Han Shuo asintió apáticamente y dijo calmadamente, “este lugar es mío. Nadie me lo quitara. En cuanto a que lado perteneceré, cruzaré ese puente cuando llegue el momento”.

De la información que Bechymos reveló, él entendió vagamente algunas cosas. Además, de ciertas historias internas que aprendió del bastón esquelético hace mucho tiempo, entendió naturalmente lo que los dioses supremos de la muerte y destrucción habían hecho. Como él estaba cultivando en el elemento de la muerte y el edicto de la destrucción, parecía que su punto de partida estaba destinado desde el comienzo.

Sin embargo, aparte de esas dos energías, su cultivación primaria aún eran las artes demoníacas – ¡las cuales había elevado hasta el Reino de los Nueve Cambios!

La conversación continuó. Han Shuo gradualmente aprendió incluso más cosas de Bechymos. Ganó algunas ideas de que ocurriría en el futuro. También entendió que si él hacía un buen uso de los poderes de los dos dioses supremos, sería extremadamente benéfico para sí mismo en el futuro. No pudo evitar el comenzar a realizar internamente unos pocos esquemas.

El tiempo voló. Algunos días más pasaron en un parpadeo.

En ese día, Han Shuo y Bechymos estaban intercambiando y discutiendo sus realizaciones hacia el edicto de la destrucción. La mayoría del tiempo, era el último quien hacía la plática mientras él primero era el oyente. Ocasionalmente, Han Shuo, quien cultivaba en varios tipos de energías siniestras a la vez, tendría algunos entendimientos originales y frescos, causando que Bechymos se sintiera realmente muy impresionado con su perspectiva única.

“Ellos llegarán pronto”, la encarnación del dios menor de la muerte hablo de pronto.

“Al fin”, Bechymos estaba visiblemente emocionado. Miro hacia Han Shuo y preguntó impaciente, “el otro tú, ¿cuándo vendrá?”

“¡Justo ahora!” Han Shuo dijo con una sonrisa misteriosa. Después de terminar sus palabras, una figura humana repentinamente se disparó fuera de la corriente frente a ellos. Cuando su cuerpo principal llegó, sus dos encarnaciones simultáneamente se pusieron en movimiento. Después de que dos rayos de luz destellaron, volvieron a ocultarse dentro de su cuerpo principal.

«Han pasado varios días. ¿Te has estado quedando en la corriente todo este tiempo?” Bechymos pregunto con una voz sorprendida y asombrada.

Han Shuo asintió y respondió sonriente, “algunos cambios ocurrieron en mi cuerpo principal. Necesitaba algo de tiempo a solas para adaptarme a los nuevos cambios”.

“¡Puedo sentir que comparado al pasado, eres mucho, mucho más fuerte!” Bechymos repentinamente remarcó después de mirar silenciosamente hacia Han Shuo por un tiempo.

Él puso una sonrisa en su rostro y no respondió. Ese rompimiento del Reino Carnal al Reino de los Nueve Cambios significaba sin lugar a dudas que su fuerza se multiplicará por varios pliegues. En ese momento, no tenía idea de que clase de fuerza poseía en realidad su cuerpo en el Reino de los Nueve Cambios. Sin embargo, el aterrador poder destructivo de las pocas técnicas de las artes demoníacas que él estaba tratando de dominar lo hacía estar lleno de confianza.

Después de otro corto tiempo, un ligero silbido repentinamente vino desde la distancia. Susurros sonaron desde lejos hasta acercarse. Finalmente, un grupo de personas se revelaron de las frondosas vegetaciones.

El grupo estaba dirigido por Bord y Zinia. Siguiendo por detrás estaban Jasper, Hemanna, Sylph y Sanguis. Las pocas personas en el reino del Abismo que a Han Shuo le preocupaban estaban presentes.

Bord y Zinia llevaban expresiones solemnes y respetuosas, habían sido muy humildes con los cuatro a través del viaje. Jasper, Hemanna, Sylph y Sanguis todos lucían increíblemente emocionales. Cuando llegaron ante él, Jasper con sus ojos brillantes lo miraba fijamente, con una voz ligeramente temblorosa, preguntó, “esa cosa… ¿Es… Es verdad?”

“Maestro, el asunto que el Señor Bord nos dijo, es, ¿es verdad?” Sanguis también estaba increíblemente emocional. Inmediatamente preguntó después de llegar.

Hemanna y Sylph no dijeron ni una palabra pero sus consternaciones era visibles a través de sus ojos. Sus cuerpos estaban temblando ligeramente, como si no pudieran creer que esa cosa en realidad ocurrió.

Han Shuo quedo en blanco al principio. Después de ver esas pocas expresiones, inmediatamente entendió exactamente lo que le estaban preguntando. Asintió sonriente y afirmó, “¡de ahora en adelante, seré su dios! Los cuatro Reyes Demonio están muertos. ¡Todo, todo lo suyo ahora me pertenece!”

Después de una pequeña pausa, Han Shuo miró sonriente hacia Bechymos antes de continuar, “muy pronto, incluso los territorios del Señor Bechymos también serán míos. ¡Tiene que decirse que todo el reino del Abismo, con todo y todos en el, serán míos!”