GDK – Capítulo 575

0

Capítulo 575: Obedece o muere


Los zombis élite de agua y fuego continuaron con la absorción de Golander y Cecrops. Sus cuerpos divinos, almas divinas y energías divinas, estaban siendo asimilados por los dos zombis élite a través del proceso.

Después de una larga e indeterminada cantidad de tiempo, los zombis élite finalmente salieron de los cuerpos de Golander y Cecrops. ¡Sus enormes energías elementales se habían transmitido completamente hacia los zombis, con sus cuerpos en ese momento se convirtieron en carnes mortales sin ninguna vitalidad o rastro de vida!

Han Shuo entendió que los zombis de élite requerirían un largo periodo de tiempo para digerir completamente las energías absorbidas de ambos dioses. Además, no deberían ser perturbados durante ese proceso. Sintiendo el caos de las energías dentro de los zombis, Han Shuo pensó por un momento, dio algunas instrucciones y realizo encantamientos para enviar a los cinco zombis de élite de regreso al Inframundo uno por uno.

De los cinco Grandes Reyes Demonio del Abismo, cuatro fueron asesinados por Han Shuo. Ahora, en todo el reino del Abismo, ya no había una existencia que pudiera ser una amenaza para él.

“Ten un buen cuidado de los zombis élite de agua y fuego. Déjalos que digieran esas energías tranquilamente”, Han Shuo giró hacia el pequeño esqueleto y lo instruyó después de que los cinco zombis se marcharon.

«No te preocupes, padre. Se lo que hay que hacer”, el pequeño esqueleto respondió.

Con la crisis ahora resuelta, no había necesidad para que el pequeño esqueleto se quedará atrás. Después de un destello de luz, él se desvaneció frente a Han Shuo.

Siguiendo su partida, las encarnaciones de la muerte y destrucción de Han Shuo se transformaron nuevamente en el bastón esquelético y el Filo Cazador de Demonios antes de esconderse dentro de su cuerpo.

Todas esas energías caóticas que habían emergido desde las barreras rotas se debilitaron y desvanecieron. Con los Dominios de la Divinidad que se habían ido, Han Shuo inmediatamente sintió las presencias de esos Demonios a su alrededor después de expandir su consciencia. Después de pensarlo por un momento, Han Shuo gritó en voz alta, “¡todos los Demonios a mí alrededor, vengan aquí!”

Después de que las dos facciones de los Reyes Demonio chocaran entre ellas, había unos cuarenta Demonios en total. Sin embargo, sólo treinta habían sobrevivido el caótico bombardeo de la lluvia de meteoros y los Cortes Espaciales que venían de las barreras activadas a sus alrededores.

Los cuatro Reyes Demonio originalmente pensaron que sus oponentes serían ellos mismos y por tanto habían ordenado a sus Demonios que se alejaran de sus caminos. Después de todo, esos Demonios estarían muertos sin lugar a dudas si permanecían en sus Dominios de la Divinidad. Además, en ese punto, como los Reyes Demonio contaban con ellos para servir como carne de cañón para abrir nuevos caminos, dejaron que sus Demonios evacuaran.

Después de que Han Shuo dejó salir su grito, los treinta Demonios a su alrededor se reunieron junto a él. No tomo mucho para que los Demonios restantes bajo los cuatro antiguos Reyes Demonios llegaran a su lado.

“Se… Señor Han Shuo, ¿qué ocurrió?” Bord y Zinia quienes sobrevivieron a otra ronda de calamidades, viendo el desolado entorno a sus alrededores, rápidamente lo cuestionaron tan pronto como llegaron.

Han Shuo revisó a la multitud reunida a su alrededor con ojos brillantes. Podía ver la confusión y el asombro escrito a través de sus rostros. «¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué el Brilló Bautismal que el Señor Golander me obsequio, desapareció?” un aturdido Demonio del lado de Golander cuestiono impaciente a Han Shuo.

Cuando esas palabras fueron dichas, las miradas confundidas de todos se reunieron sobre él.

El Brilló Bautismal era un tipo de contrato maestro y esclavo que un dios menor podía aplicar en sus discípulos. Esa clase de marca le permitiría a un dios el obtener una hebra sin fin de poder de la fe de sus creyentes. Sus discípulos podían incluso aplicar esa hebra para debilitar a los plebeyos en beneficio de sus maestros, permitiendo que sus maestros obtuvieran poder de la fe de ellos.

Cada dios menor podía desplegar un altar para la ceremonia del Brilló Bautismal usando sus energías divinas y almas divinas. Una vez que brillara sobre aquellos quienes alegremente abrían sus almas, un contrato inmediatamente tomaría forma en sus almas. Aquellos quienes aceptaron el contacto podrían desde ese momento en adelante, convertirse en un creyente de ese dios. Ellos se consagrarían y adorarían a ese Dios, ofreciendo desinteresadamente su poder de la fe.

La Fe no era algo material. No lastimaba en mucho a esas personas el ofrecer su fe. La misma cosa sin embargo, cuando la ofrecían a un dios, sería extremadamente útil para avanzar sus energías divinas y Dominios de la Divinidad.

Hablando generalmente, el Brilló Bautismal dentro de esos creyentes quienes aceptaron el contrato, a menos que ellos convirtieran su fe para adorar otro dios, permanecería por siempre en sus cuerpos. Desde luego, si el dios en que ellos creían muriera, el Brilló Bautismal en ellos naturalmente se desvanecería también.

¡Una vez que uno aceptara la bendición del Brilló, sin importar a que tantos planos materiales estuviera alejado del dios en quien creían, sus Bautismos no se alejarían!

Por tanto cuando el Brilló Bautismal se desvaneció de las almas de esos Demonios quienes se consagraron a los cuatro Reyes Demonio como sus dioses, para ellos el convertir su fe hacia otro dios era algo fuera de cuestión, había sólo una explicación posible – ¡los dioses en que creían estaban muertos!

Quizás los Reyes Demonio del Abismo eran tan poderosos y feroces en sus mentes, o tal vez su fe estaba profundamente enraizada o posiblemente debido a que encomendaron en sus espíritus por mucho tiempo, aunque sabían que era extremadamente posible que ese fuera el caso, no pensaban en ello. En su lugar, miraron hacia Han Shuo con ojos desconcertados, esperando su respuesta.

Mirando hacia esas personas quienes podían ser consideradas como personajes con un gran poder e influencia en el reino del Abismo, él en realidad sintió lastima por esas personas. Esas existencias se habían dedicado completamente a los cuatro Reyes Demonio. Y aun así, todo lo que obtenían de regreso eran ser valorados como simple carne de cañón. ¡Además, bajo los deliberados actos de los Reyes Demonio, ellos nunca tendrían la oportunidad de convertirse en dioses reales!

Después de darle un vistazo a la multitud con sus helados ojos, Han Shuo les dijo cruelmente, “creo que todos ustedes deben haber sentido que el Brilló Bautismal dentro de ustedes se ha extinguido. Es con una gran tristeza que debo informarles, los cuatro Reyes Demonio están muertos”.

Un gran disturbio surgió a través de la multitud de Demonios en el acto. Aunque no estaban completamente convencidos, no obstante sus rostros se volvieron pálidos después de escuchar sus palabras. Sus corazones estaban abarrotados con desesperación y aturdimiento. Sus ojos estaban llenos de incredulidad.

“¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede el Señor Golander estar muerto?“

“Imposible, debes estar equivocado. Nuestro Señor no morirá. ¡No lo haría!”

“El Señor está muerto. ¿Qué deberíamos hacer?”

“Estamos acabados. Todos estamos acabados”.

Toda clase de ruidos venían de esos Demonios. Las noticias de las muertes de los cuatro Reyes Demonio los habían aturdido a todos. Acostumbrados a actuar de acuerdo a las órdenes de sus maestros, esos Demonios estaban completamente en una pérdida en ese momento. Sus mentes y emociones estaban en un horrible desastre. Sus corazones estaban en un caos que parecía que nunca se calmaría.

“¿Cómo murió mi Señor?” ese Demonio bajo Golander repentinamente miró furioso hacia Han Shuo y le gritó.

“¡Lo mate!” Han Shuo dijo directamente.

“¿Cómo murió mi Señor?” un Demonio bajo Leviathan también grito.

“¡También lo mate!” Han Shuo nuevamente respondió.

Cuando Bord y Zinia abrieron sus bocas y estaban a punto de decir algo, Han Shuo agito su mano, miro los alrededores y anunció orgullosamente, “no necesitan preguntar más. ¡Los cuatro Reyes Demonio fueron asesinados por mí!”

Después de escuchar esas palabras, todos los Demonios cerraron sus bocas. La escena momentáneamente se hundió en un pavoroso silencio. Todos y cada uno de ellos miró hacia él con incredulidad y absolutamente no podían aceptar ese hecho.

«¡Imposible!” ¿Sólo tú? No podrías matar ni siquiera a uno. ¿Cómo es posible que repentinamente matarás a nuestros cuatro Señores?” uno de los Demonios chillo.

Dos corrientes de luz volaron desde el cuerpo de Han Shuo y rápidamente aparecieron a su lado. Sus dos encarnaciones se transformaron en dos Han Shuo adicionales. El aura de los dioses menores en la energía de la muerte y destrucción fue liberada bruscamente. Sus tres pares de ojos helados dieron otra ronda de vistazos a través de la multitud. Después de eso, esa encarnación de la muerte comenzó a crear un altar ante la multitud.

“Sus cuatro Reyes Demonio querían acabar conmigo y unieron sus manos para asaltarme. Naturalmente, no podía dejarlos hacer su deseo. Al final, todos ellos murieron, mientras yo sobreviví”, Han Shuo les explico ni de forma apurada o lenta. Cuando él vio que la multitud aún se encontraba aturdida y poco convencida, nuevamente comenzó a hablar, “ese es el hecho. ¡No importa si lo creen o no, debido a los hechos estos no cambiarán debido a lo que crean! Justo ahora, el Brilló Bautismal dentro de sus almas se ha desvanecido. La población anteriormente bajo las reglas de los cuatro Reyes Demonio ha perdido su fe. Jeje, el reino del Abismo no debe tener ni un día sin un gobernante. ¡De forma desganada me ofrezco de voluntario para actuar como su nuevo dios!”

«¡No! ¡No eres digno! ¡Yo no lo aceptare! ¡Nunca!”, ese Demonio bajo Golander estaba extremadamente resentido hacia Han Shuo e inmediatamente chillo.

La encarnación de la muerte de Han Shuo, quien estaba en medio de desplegar un altar, señaló hacia ese Demonio a la distancia. La energía de la muerte convergió densamente en el cuerpo del Demonio en un parpadeo. Al siguiente momento, todos y cada uno de los huesos en su cuerpo comenzaron a sobresalir y perforar a través de su carne. Y con un ataque que se abalanzó, su alma fue aniquilada en nada de tiempo. Fue asesinado limpiamente y sin esfuerzos.

“Qué molesto. Como no me ibas a ofrecer tu poder de la fe, tu existencia ya no es requerida”, Han Shuo dijo con indiferencia. Después de eso, la encarnación desplegando un altar continuó fríamente, “muy pronto desplegare completamente mi altar. Para entonces activare mi Brilló Bautismal. Ustedes obedecerán o ustedes morirán. Elijan sabiamente”.

En el reino del Abismo, el que tuviera el puño más grande tenía las palabras más eficaces. Han Shuo conocía muy bien esa regla. Sin decir tonterías, él directamente les hizo conocer su poder absoluto a través de un acercamiento abrumador.

“Estamos dispuestos”, justo como él esperaba, Bord y Zinia a quienes había cuidado a través del viaje, después de un pequeño momento de vacilación, se convirtieron en los primeros en aceptarlo como su Señor.