GDK – Capítulo 569

0

Capítulo 569: Padre e hijo peleando hombro con hombro


Nadie más aparte de Han Shuo, la persona quien había hecho y desplegado la formación, podría estar más familiarizado con los mecanismos del interior. Como el pequeño esqueleto y Han Shuo estaban conectados mentalmente uno con el otro, al seguir las instrucciones del último, el pequeño esqueleto naturalmente no recibiría los efectos negativos de la formación. Tan pronto como entraron, volaron hacia la localización de Leviathan. Este con rayos destellando desde la cabeza hasta los pies y el sonido del trueno retumbando desde su cuerpo, actualmente estaba circulando una decena o más de estelas, resistiendo los desordenados ataques de los alrededores usando su energía divina.

Estaba dentro de una formación de pequeña escala de alucinaciones. Cualquier intruso no informado y temerario se hundiría profundamente en la tierra de fantasía. Aunque Leviathan era un dios menor, él no sabía nada sobre las artes demoníacas que se originaban desde otra dimensión. Dentro de la tierra de fantasía, toda clase de escenas y escenarios se reproducían incesantemente en su mente.

Las ilusiones podían causar confusión en la mente. Leviathan vio personajes incontables que anteriormente había asesinado cargando hacia él con gestos amenazantes. Esos eventos que fueron grabados en su memoria, así como los aterradores eventos que él deliberadamente había intentado olvidar, en ese momento, se reprodujeron en su mente con una gran claridad. Lo atormentaban constantemente, asolando y golpeando su mente.

Todas esas existencias quienes se convirtieron en Reyes Demonio eran todos personajes de sangre fria y despiadados con unos corazones increíblemente firmes. Si hubiera sido una persona normal quien repetidamente experimentará semejantes escenas negativas una y otra vez, habrían perdido su mente desde hace mucho. Leviathan, teniendo incontables experiencias bajo su haber, no era tan débil como una persona normal. Podía sostener con firmeza su mente. Mientras que hubiera energía divina en su cuerpo, podía sentirse como si tuviera una energía inagotable. Con su fuerza de voluntad, se forzó a despedazar escena tras escena.

Leviathan un dios menor, obviamente no fue afectado particularmente por la formación. Si seguía ese curso, mientras que él caminara a través de esas escenas y continuará partiéndolas rápidamente, sería capaz de salir pronto de la tierra de la fantasía y ya no sería afectado.

Han Shuo se lamentó interiormente de lo poderosos que eran los dioses menores. Entonces, se zambulló en la formación junto al pequeño esqueleto. A través de la conexión entre ellos, este no fue afectado por la formación en absoluto.

Los dos con un entendimiento mutuo se acercaron sin prisa hacia Leviathan. La encarnación de Han Shuo transformada de nuevo en el Filo Cazador de Demonios estaba sostenida en su mano. El pequeño esqueleto sujetaba una enorme lanza de hueso y escondía su Dominio de la Divinidad. En secreto rodeo a Leviathan junto a Han Shuo.

Mientras la distancia entre ellos se acortaba lentamente más y más, Leviathan quien había estado enviando estallidos indirectos de energía divina mientras se enfrentaba en contra de sus alucinaciones, antes de que ambos incluso se acercaran, él de pronto sintió un aura intensa de la muerte acercándose. Inesperadamente, una escena bruscamente se reprodujo en su mente. Hace muchos años, un experto abismal que poseía una enorme energía elemental de la muerte que fue asesinado por él, al lanzarle imprudentemente el golpe final. Esa batalla tuvo una profunda influencia en Leviathan. Por tanto, cuando el aura de la muerte apareció, su mente muy naturalmente reprodujo la escena de lo que ocurrió en ese entonces. Aunque él no sabía que estaba profundamente dentro de una alucinación, aún tenía un pensamiento en su mente – ¡debo asesinar a cualquiera que bloquee mi camino!

¡Ese era el principio en el que él había basado su vida por incontables años!

Leviathan desplegó hábilmente un relámpago a su alrededor de una docena de metros de largo con el grosor de un brazo. Ese rayo que bruscamente se disparó de su palma lucía como un dragón de cristal. Daba un resplandor destellante y reluciente. Aunque su cola estaba conectada a la palma de Leviathan, ese dragón no era otra cosa que extremadamente ágil. Con la energía divina fluyendo en ese rayo, el dragón se alzó en el cielo antes de cargar violentamente hacia el pequeño esqueleto.

Han Shuo recibió una sorpresa ya que no esperaba que Leviathan pudiera descubrir el rastro del pequeño esqueleto tan rápidamente. Remarco internamente, ‘aunque el pequeño esqueleto ha cultivado hasta ser un dios menor de la muerte y posee un Dominio de la Divinidad, aun así no se centra en cultivar las artes demoníacas, cuando se trata de esconder su propio rastro y ocultar su presencia, en efecto no es tan bueno como yo’.

Mientras pensaba para sí mismo,  sus movimientos no se detuvieron ni en lo más mínimo. Cuando el pequeño esqueleto comenzó a atacar con su larga y delgada lanza de hueso, él se acercó rápidamente a Leviathan. Un siniestro destello irradio desde el Filo Cazador de Demonios. La energía de la destrucción que él había estado escondiendo fue enviada a emerger al exterior.

Aunque Leviathan estaba dentro de la tierra de la fantasía y no tenía la mente clara, aún mantenía el instinto de devolver el golpe. En ese momento, incluso otra escena comenzó a visualizarse en su cerebro. Viajó de regreso en el tiempo a cuando se aventuró solo al extremo norte del reino del Abismo para retar al primer Rey Demonio del Abismo – Bechymos. La escena de la batalla se repitió en su cabeza.

¡Él sufrió una aplastante derrota en esa pelea!

Para Leviathan, nunca antes se había sentido tan indefenso y cobarde en la batalla. Ese retador quien estaba lleno de confianza al inicio. Pero que cuando el enfrentamiento en contra del más viejo de los Reyes Demonio del Abismo en realidad comenzó, Leviathan no tuvo incluso la suficiente fuerza para devolver algún golpe a través de la pelea. Usando el edicto de la destrucción y usando una máscara de apariencia maligna, Bechymos derrotó a Leviathan de la forma más directa y fácil.

De todas esas escenas que aparecieron, esa era la única donde él terminó derrotado. Estaba quemando en lo profundo de su corazón mientras él deliberadamente intentaba olvidar ese doloroso recuerdo. ¡Esa era la escena que él estaba menos dispuesto a recordar!

Cuando la energía repentinamente emergió desde el dios menor de la destrucción dentro del Filo Cazador de Demonios, el delirante Leviathan una vez más regreso a la mitad de esa humillante batalla.

El sentimiento de impotencia y desánimo, después de muchos años, una vez más penetró en su corazón. Incluso después de que tantos años habían pasado, ese sentimiento era imposible de barrerse. Cuando esa imagen del pasado volvió a emerger, Leviathan quien se las arregló para avanzar valientemente y golpear todas las ilusiones hasta ese momento, finalmente tuvo comprometida su determinación. Por una fracción de segundo, su fuerza y energía divina se debilitaron.

Han Shuo, cuya atención estaba totalmente centrada en la pelea, inmediatamente descubrió la anormalidad en Leviathan a través de la poderosa consciencia que poseía. Aunque él no sabía por qué hubo tal cambio en Leviathan tan repentinamente, basado en sus observaciones y su confianza en la formación desplegada, determinó que la repentina caída en su fuerza definitivamente no era una trampa.

¡En otras palabras, en ese preciso momento, su fuerza y energía divina estaban debilitadas!

Sin la menor vacilación, él inyectó incluso más energía en ese golpe que se disparaba hacia Leviathan. En ese momento, él abandonó todos sus pensamientos e ignoró todas las distracciones, sin incluso prestar atención a si el pequeño esqueleto estaba o no en peligro. Se centró con firmeza en Leviathan con su consciencia, he hizo explotar la energía dentro del Filo Cazador de Demonios hasta lo máximo. Junto a su cuerpo principal, él lanzó un poderoso ataque.

‘Dong…’ El sonido del trueno y explosiones resonaron. Las energías divinas se dispararon en los alrededores.

El imparable Filo Cazador de Demonios hizo contacto con la mano derecha de Leviathan que estaba alzando. Él usaba un guante de combate en esa mano. Ese guante estaba hecho de algún material. Contenía una formidable energía incomparable del rayo. En sólo un instante, esas energías chocaron con varios estallidos de energías que venían del Filo Cazador de Demonios.

‘¡Grieta! ¡Grieta!’

Ese guante, el cual Leviathan había obtenido de su última excursión en el Vacío, no pudo soportar ese ataque con todo de Han Shuo, se pulverizó y se desvaneció dentro de brillantes chispas eléctricas.

Después de destruir el guante, el afilado Filo Cazador de Demonios cortó el puño de Leviathan con la energía restante. La sangre fresca salpicó en un instante.

La sacudida formada cuando las aterradoras energías impactaron, se extendió con el punto entre ambos como el centro. En un parpadeo, varios pilares de roca en los alrededores no pudieron soportar el estallido y se partieron. En ese momento, esa pequeña formación de fantasía que rodeaba a Leviathan, finalmente perdió su milagrosa habilidad de atrapar en el interior con alucinaciones.

Al siguiente momento, los rayos nuevamente brillaron en los perplejos ojos de Leviathan. El recupero su sobriedad en lo que pareció sólo un instante e inmediatamente se dio cuenta de lo que ocurrió. Un dolor miserable se extendió desde su puño derecho. Leviathan, quien no había sufrido ninguna herida en muchos años, repentinamente cayó en la rabia. La energía divina dentro de su cuerpo se reunió salvajemente hacia su puño derecho.

Han Shuo inmediatamente sintió el repentino incremento en la energía divina desde el Filo Cazador de Demonios. Cuando alzó su cabeza y vio que los ojos de Leviathan estaban llenos de furia, también entendió que él estaba despierto.

En ese momento, Han Shuo no se molestó en inspeccionar las condiciones de los alrededores. Presionó su mano izquierda libre en la empuñadura del Filo Cazador de Demonios. Su poderosa fuerza física, el enigmático yuan demoníaco, la violenta energía de la destrucción, las escalofriantes y siniestras energías de las feroces almas dentro del arma, en ese instante estallaron simultáneamente.

Antes de que Leviathan pudiera reunir su energía divina, un crujido de grieta se escuchó. El puño de Leviathan fue cortado en dos con sus dedos completamente fragmentados. Después de ese ataque, Han Shuo procedió a realizar un golpe hacia arriba. El Filo Cazador de Demonios viajó en un arco y corto hacia el cuello de Leviathan.

‘Arhh…’, Leviathan chillo con un dolor extremo. La emoción del miedo repentinamente apareció en sus ojos. Rápidamente retrocedió para alejarse.

De pronto, una intensa energía de la muerte vino desde atrás. Juzgando por lo aterradora que era esa energía, él entendió que un dios menor cultivando en el elemento de la muerte se presentó detrás de él.

Leviathan no sabía de la existencia del pequeño esqueleto. Por tanto, no era de sorprender que él tomara el ataque montado por el pequeño esqueleto hacia su espalda como otro Han Shuo quien estaba al borde de volverse un dios menor. Su corazón tembló. Sabía que todo en esa batalla apuntaba a ser un desastre aterrizando en él. Quizás recordó que en ese sueño de hacía poco cuando se enfrentó a Bechymos, esa cicatriz y trauma en su corazón parecía haberlo afectado de alguna manera y le causó que tuviera un sentimiento de temor e impotencia.

Con el pequeño esqueleto montando un ataque sorpresa desde atrás y Han Shuo asaltándolo desde el frente, la retaguardia y frente de Leviathan habían sido bloqueados. Él sólo podía retirarse moviéndose a los lados. Inclinó su cuerpo hacía un lado. Cuando el casi se trasformaba en un rayo y escapaba del rango de ataque de Han Shuo, inesperadamente los brazos del último se extendieron extrañamente a una alta velocidad. El Filo Cazador de Demonios que ya estaba silbando hacia su cuello a una alta velocidad, se movió incluso más rápido gracias a su extensión rápida, Leviathan simplemente no pudo esquivarlo.

Cuando el horror había llenado la mente de Leviathan, el arma cortó su cuerpo con precisión. ‘¡Crujido!’, el Filo Cazador de Demonios atravesó su cuello. ‘¡Grieta!’, inmediatamente después, mientras su energía disminuyo una fracción de segundo, el ataque sorpresa del pequeño esqueleto con una lanza de hueso se las arregló para atravesar su cuerpo.

“¿Cómo se siente?” Han Shuo tenía un rostro imperturbable pero sus ojos estaban llenos de emociones escalofriantes. Bajo la aterrada mirada de Leviathan, él flexiono sus músculos en su mano izquierda y lanzó al ensangrentado Leviathan lejos en la distancia.