GDK – Capítulo 561

0

Capítulo 561: Fortalecimiento


“¡El Señor Han Shuo es en verdad un personaje aterrador!” Bord le remarco a Zinia a su lado mientras miraba hacia Han Shuo.

“Señor Leviathan, ¿no dijo que esas energías podían corroer el alma? ¿Por qué el Señor Han Shuo parece estar bien e incluso parece estarlo disfrutando mucho?” Zinia también miro de arriba a abajo hacia Han Shuo asombrada sin entender cómo hizo eso.

Leviathan y Manticole se giraron para intercambiar miradas uno con el otro con ojos llenos de asombro. Después de un largo tiempo, Leviathan finalmente forzó una sonrisa y le dijo a Manticole, “parece ser que él es invulnerable a la energía que corroe el alma”.

Manticole asintió y respondió, “Sí. Vamos a esperar por un tiempo”.

El demonio infante estaba lleno de fuerza. La enorme cantidad de energía negativa a su alrededor fue drenada hacia Han Shuo y entró en su cuerpo. Estas fueron entonces convertidas por el demonio infante en yuan demoníaco, el cual subsecuentemente se repartió en cada parte de su cuerpo como pequeñas hebras.

En ese punto, el estado del reino de Han Shuo había estado conduciéndose hacia la estabilidad y estaba al borde de hacer un rompimiento en su cultivación de las artes demoníacas. Por días él había estado preocupado por el tema de tener un yuan demoníaco insuficiente. Quién podría adivinar que antes de entrar al Vacío, antes de incluso ver lo misterioso del Vacío con sus propios ojos, él podría ser tan afortunado de obtener una considerable cantidad de energía.

Hebras y hebras de yuan demoníaco fluían en sus células y huesos, que entonces fortalecieron su cuerpo poco a poco a través de alguna clase de método bizarro. Cada vez que Han Shuo hacía un rompimiento, su cuerpo físico era el primero en transformarse y fortalecerse. Esta ocasión no fue la excepción. Cuando el yuan demoníaco circulaba, él podía sentir claramente que su cuerpo se volvía incluso más fuerte y más robusto.

Parecía que no había concepto del tiempo dentro del Vacío. Después de que una cantidad indeterminada de tiempo paso, Han Shuo descubrió que ni la mínima cantidad de energía a su alrededor estaba convergiendo en su cuerpo.

Aunque había algunos cientos de trozos de esa energía negativa alrededor del Vacío, individualmente estos no eran en realidad poderosos. Después de que el demonio infante removió los desperdicios de la energía, lo que verdaderamente se convirtió en yuan demoníaco y se absorbió por él fue simplemente el 10 por ciento. Además, alcanzar el Reino de los Nueve Cambios parecía requerir una extraordinaria cantidad de energía. Han Shuo sintió que no había suficiente energía a su alrededor cuando el forjado de su cuerpo físico estuvo sólo acabado a medio camino. Por tanto, no tuvo más opción que detenerse.

Han Shuo se detuvo a regañadientes y pensó para sí mismo, ‘al parecer aunque hay algunos cientos de trozos de energía, no es suficiente para soportar la metamorfosis de cuerpo físico’.

Él tomó una respiración profunda y miró hacia Manticole, Leviathan estaba muy sorprendido. Miraba con ojos profundos en los ojos de Han Shuo. Nadie sabía que estaba en su mente.

Mirando en los alrededores, Han Shuo descubrió que esos hilos de rayos de luz destellantes repentinamente se habían reducido. Sabía que algo tenía que ver con él absorbiendo la energía. Esa absorción de energía era muy útil para avanzar en sus logros en las artes demoníacas. En Han Shuo de alguna forma había crecido una impaciencia con lo que yacía en las profundidades del Vacío, así que dijo sonriendo, “chicos, ¿podemos continuar ahora?”

«Por supuesto. Vamos”,  Manticole rápidamente respondió. Miro hacia el frente y continuó, “démonos prisa. Hemos estado aquí por mucho tiempo”.

Con Leviathan y Manticole pavimentando el camino, Han Shuo y algunas docenas de Demonios apretujados entre ellos, el grupo continuó con su viaje. Rayos brillantes volaban por todos sus alrededores. Las rocas como meteoritos permanecerían en las ventiscas de los huracanes.

Como los dos Reyes Demonios pusieron defensas en contra de la energía a su alrededor, muy cuidadosamente maniobraron para evadir las rocas gigantes a su alrededor. Todo fue suavemente en su vuelo gradual hacia el Vacío.

Repentinamente, una zona de una ilimitada oscuridad apareció frente a ellos. A primera vista, el área lucía como un pozo oscuro sin fondo.

Rondas y rondas de ligeros chillidos discernibles que podían coagular la sangre venían de esa zona de oscuridad sin fin a una gran distancia. Manticole explico con una gravidez a través de todo su rostro, “esos chillidos miserables vienen de la zona de oscuridad infinita, esos deben ser los subordinados de los otros dos Reyes Demonio. Para entrar al Vacío, debemos pasar esos obstáculos. Durante la zambullida, nuestra vista estará enormemente afectada y ninguno de ustedes será capaz de ver sus alrededores. Todo el mundo será afectado por ella sin ninguna excepción. Mientras se zambullan, encontrarán violentas corrientes de aire con una aterradora fuerza de impacto. Esas corrientes de aire quizás incluyan algunas rocas o quizás armas dejadas atrás por aquellos quienes previamente han perecido aquí. Sean extremadamente cautelosos”.

En realidad, esos Demonios serían extremadamente cautelosos incluso sin la advertencia verbal de Manticole. Todos aquellos con la capacidad de convertirse en Demonios no eran de una inteligencia menor. Antes de que los dos Reyes Demonios comenzaran la expedición, debieron haberles descrito los peligros a esos Demonios. Sabían que no todos ellos serían capaces de pasar a través del peligro del frente.

En otras palabras, algunos de ellos morirían en el proceso de aterrizar en el Vacío. Incluso aunque Leviathan y Manticole no lo dijeran explícitamente, todos sabían lo que estaba ocurriendo.

“¡Vamos a movernos!” Cuando Manticole vio los sombríos rostros en los rostros de todo el mundo, estuvo seguro de que todos esos Demonios estaban conscientes del hecho. Sin explicar nada más, Manticole y Leviathan asintieron uno con el otro y tomaron el liderazgo para saltar en el pozo.

“Bord, Zinia, vamos juntos así podremos cuidarnos unos a otros”, Han Shuo dijo sonriendo hacia Bord y Zinia de una forma despreocupada, en lugar de apresurarse a saltar en el interior.

“Gracias Señor Han Shuo”, Bord y Zinia estaban gratamente sorprendidos y tomaron la cortesía de realizar una gran reverencia hacia él.

¿Cuidarse unos a otros? Con sus pequeñas fuerzas, ¿qué podrían resguardar para él? La pareja naturalmente entendió que ‘cuidarnos unos a otros’, en realidad significaba que él protegería a ambos. De las miradas de admiración de algunos Demonios a sus lados, la pareja se dio cuenta de que tan afortunados eran. Su entusiasta y atento servicio hacia él y su gente seguro que fue bueno.

Han Shuo sonrió y no dijo nada más. Sabía que mientras esos dos vivieran, aún tendrían un alto lugar en Ciudad de Jade Negro y por tanto aún tendrían algo de valor para él.

Uno tras otro, los Demonios descendieron a la zona de oscuridad ilimitada siguiendo a Leviathan y Manticole. Bord y Zinia sólo saltaron después de que recibieron la indicación de Han Shuo. Justo después, la figura de Han Shuo se volvió una sombra y siguió por detrás a Bord y Zinia quienes estaban sosteniendo la mano del otro.

Después de entrar, él descubrió que esa zona de absoluta oscuridad no contenía ni un sólo fotón. Incluso su remarcable vista no podía dar un buen vistazo de sus alrededores. En ese lugar donde la luz no podía propagarse, encender una antorcha no podría hacer nada.

Pero para él, la consciencia era mucho más útil que sus ojos. Tan pronto como desplegó su consciencia, cada movimiento dentro de su área de cobertura fue registrado en su mente. Después de que se cerró en las presencias de Bord y Zinia, absolutamente no había forma de que pudieran escapar de su mirada. Incluso Leviathan y Manticole, quienes estaban muy al frente, estaban bajo la vigilancia de su consciencia.

Justo como Manticole dijo, ese lugar era completamente oscuro y con aterradores peligros ocultos. Corrientes de aire soplaban sin una dirección fija. Impulsadas por alguna energía desconocida, estas flotaban por todo el lugar en silencio, desahogándo caos bajo la cubierta de la absoluta oscuridad. Esas corrientes de aire estaban llenas con objetos afilados. Aunque el cuerpo de los expertos de grado Demonio era formidable en su poder defensivo, aun así no era suficiente para soportar la penetración de esos afilados objetos.

El Vacío era un lugar peculiar y esa área era especialmente así. Han Shuo podía escuchar fuertes chillidos haciendo eco a su lado. Pero cuando desplegó su consciencia, descubrió que el sonido en realidad venía de alguna región muy al fondo. Por el contrario, aquellos fuertes aullidos de dolor cercanos a él sonaban tan pequeños como mosquitos.

Parecía que dentro de ese lugar, entre más lejos se originara el sonido, más claro se volvía. Entre más cercano a la fuente, más suave era. Eso sería muy mortal para un experto porque no tendrían manera de detectar esas corrientes de aire que estaban peligrosamente cerca de ellos.

Más y más gritos sonaron fuerte y claramente desde los alrededores de Han Shuo. Él sabía que algunos de aquellos Demonios que entraron juntos habían perecido. Repentinamente, vio una corriente en forma de un rápido torbellino disparándose silenciosamente hacia Bord y Zinia. Había un objeto cónico punzante dentro de la corriente. Si entraba en contacto con Bord y Zinia, él tenía la certeza que ninguno de ellos podría salir vivo.

Han Shuo, quien había estado siguiendo de cerca a ambos, repentinamente extendió sus manos, tomó los flexibles hombros de Zinia, tirando de ella. La trayectoria de caída de la pareja de pronto cambió y fue muy fácil evadir una ruta de colisión con esa corriente.

La consciencia de Han Shuo cubría una enorme área. La pareja se las arregló para evitar un peligro tras otro al ser empujados y jalados como juguetes por él una y otra vez. El grupo finalmente toco el fondo y llegó a un enorme valle con niebla flotando en el aire. Bord y Zinia, cuyas cabezas estaban girando, miraron los alrededores y repentinamente descubrieron que de los treinta o más Demonios que bajaron, un tercio había muerto. Aquellos que permanecían estaban maltratados y exhaustos. Incluso Manticole y Leviathan no estaban en sus mejores formas.

“Gracias Señor Han Shuo”, la pareja repentinamente se dio cuenta de que tan afortunados fueron y de la forma más respetuosa expresaron sus gratitudes hacia Han Shuo.