GDK – Capítulo 557

0

Capítulo 557: ¡Padre, eres prejuicioso!


Ciudad Jade Negro. Dentro de un suntuoso castillo en el este.

Han Shuo, sus tres mujeres y Sanguis, temporalmente tomaron residencia en ese castillo en Ciudad Jade Negro. Era apreciado como una de las mejores y más lujosas residencias para los invitados más honorables de Manticole, aunque no era tan magnífico y grande como el Palacio del Rey Demonio, no palidecía mucho en comparación.

Por algunos días en fila, Han Shuo y sus damas habían permanecido en ese castillo. Había una abundancia de sirvientes y doncellas quienes podían ayudar con todas sus necesidades de la vida diaria. Habían estado gozando de la vida a una magnitud grandiosa.

En cuanto a Sanguis, su aprendiz en las artes demoníacas quien finalmente poseía poder, se saltaba el sueño y las comidas para cultivar el Mantra del Dios de la Sangre. Con la guía de Han Shuo, Sanguis hizo rápidos progresos en su entendimiento del mantra. Había estado progresando a un ritmo que incluso asombro a Han Shuo.

Durante los días que pasó con Jasper, Hemanna, Sylph e incluso Bord y Zinia, él gradualmente llegó a un entendimiento de las relaciones entre los Grandes Reyes Demonio del reino del Abismo. Los cinco estaban divididos en tres lados. Leviathan y Manticole en un equipo, mientras Cecrops hacía equipo con Golander. Bechymos sin embargo, era un agente solitario. Raramente tendría tratos con los otros Reyes Demonio.

El lado de Manticole y el lado de Golander prácticamente nunca dejaban de pelear entre ellos. La batalla entre los cuatro Grandes Reyes Demonio se había extendido en sus territorios que representaban cuatro quintos de la tierra del reino del Abismo. El Valle del Demonio de la Guerra y el Castillo Colmillo Venenoso eran un ejemplo de sus constantes conflictos.

De los cinco Grandes Reyes Demonio, el más misterioso era Bechymos. Las leyendas de ese Rey Demonio se habían propagado a través del reino del Abismo desde el comienzo del tiempo. Entre los cinco, Bechymos había estado presente en ese plano por un largo tiempo y tenía el entendimiento más profundo del reino del Abismo. Era el de menor perfil y el más tranquilo de los Reyes Demonio y parecía estar feliz con el anonimato. Nunca enviaría expediciones para conquistar los territorios de los otros cuatro reyes por la búsqueda de más poder de fe.

Sin embargo, los otros cuatro no tomarían la iniciativa y provocarían a ese Rey Demonio quien fue el primero en convertirse en un dios. Eso era debido a que ese Bechymos fue quien les contó sobre la existencia del Vacío. ¡Además, en su proceso de explorar el Vacío, los cuatro hacía mucho habían aprendido que tan aterrador era Bechymos!

Era innegable que Han Shuo tenía una gran avaricia por las Armas Divinas, Esencias Divinas y Almas Divinas en el interior del Vacío. Sumando a eso el hecho de que la matriz de transportación entre planos y los secretos del Cementerio de la Muerte quizás estaban allí, él estaba determinado a realizar una expedición al Vacío. Habiendo puesto eso en su mente, él comenzó a recolectar información sobre el Vacío a través de toda clase de canales y métodos.

En cada ocasión en que el Vacío se abría, no eran sólo los cinco Grandes Reyes Demonio quienes entrarían. Los Demonios de alto nivel como Bord y Zinia también seguirían por detrás a sus maestros al Vacío. Fue precisamente gracias a eso que él se las arregló para aprender una cosa o dos sobre la situación dentro del Vacío de ellos. Llegó al entendimiento de que el Vacío en efecto era un lugar extremadamente horrible y caótico.

El tiempo pasó silenciosamente cuando Han Shuo intentó entender la conexión entre los cinco Grandes Reyes Demonio del abismo a través de todas las formas y métodos. Después de aprender la condición en el Vacío tanto como pudo, comenzó a realizar sus propias preparaciones para la expedición. Separó sus tres almas y comenzó a cultivar en el interior de una de las numerosas cámaras secretas encontradas en el castillo.

Un día, mientras él estaba cultivando en aislamiento, comprendiendo cuidadosamente todos los maravillosos usos de su consciencia, repentinamente sintió un mensaje jubiloso que venía desde el pequeño esqueleto quien estaba en el inframundo. Con un pensamiento, esa alma suya ligada al bastón esquelético, a través de la maravillosa habilidad del mismo, inmediatamente descendió hacia el Inframundo. Dentro del magnífico Palacio de los No Muertos, un fuerte rugido horrible continuo llenaba el infinito cielo.

El intenso elemento de la muerte desde cada dirección convergía hacia el palacio. El pequeño esqueleto, en su gran trono de huesos blancos en el centro de su palacio, daba una conducta asombrosa. Esa cuenca ocular donde el Ojo de Demonio Púrpura solía estar, ahora brillaba con una siniestra y exuberante luz verde. Esa lápida miniaturizada en su pecho era como un torbellino que podía consumir todo ese elemento de la muerte condensado de los alrededores.

El limpio y puro elemento de la muerte cubría todo el palacio. Parecía haber alguna clase de campo magnético misterioso que llenaba el espacio, el cual constantemente extraía más y más elemento de la muerte, causando que fuera más y más intenso. Sentado en ese trono de hueso blanco en el centro del palacio, el pequeño esqueleto daba la imponente grandeza del rey de los no muertos. Dentro de su esqueleto que brillaba y era tan translúcido como el jade, parecía tener alguna clase de fluido extraño que estaba circulando rápidamente.

Ante el pequeño esqueleto, una multitud de criaturas no muertas yacían postradas en el suelo. Estos incluían Dragones de Hueso, Reyes Esqueleto y Reyes Zombis. Parecían estar esperando algo mientras se postraban en el suelo con temor y miedo.

El pequeño esqueleto, orgullosamente sentado en su gran trono de hueso, mientras una cierta clase de líquido estaba fluyendo rápidamente dentro de su cuerpo, repentinamente abrió su boca y escupió un trozo de una niebla ligeramente verde. La niebla parecía contener cierta marca extremadamente abstrusa de la necromancia. Como pequeñas serpientes, estas perforaban en los cuerpos de esas poderosas criaturas no muertas frente al pequeño esqueleto.

Entonces, de pronto, hebras de energía como hilos comenzaron a fluir desde esas poderosas criaturas no muertas de regreso al cuerpo del pequeño esqueleto. Como el maestro del pequeño esqueleto, Han Shuo podía sentir un poco de la comprensión del pequeño. Descubrió que esas hebras de energía eran como los finos hilos de una telaraña. Estaban fluyendo en el cuerpo del pequeño esqueleto de una manera que no podía entenderse visualmente.

Esa clase de energía era extremadamente débil y diminuta. Sin embargo, gradualmente toda la montaña fue envuelta en esa niebla verde. Miles de miles de criaturas no muertas descargaban esa clase de ligera energía la cual caían en el cuerpo del pequeño esqueleto, sentado recto en su trono.

El alma del dios fundamental de la muerte de Han Shuo acababa de entrar dentro del palacio. Descubrió que esa energía extremadamente tentadora y hechizante dentro de la niebla verde le era extremadamente familiar. Al siguiente momento, Han Shuo llegó a un asombroso descubrimiento. Esa energía era similar a la que lo sedujo a que rindiera su alma cuando él estaba absorbiendo fuerza mental en la capa baja del Cementerio de la Muerte.

“Padre, ¿has venido?” La voz del pequeño esqueleto de pronto sonó. Siguiendo eso, la niebla verde alrededor de Han Shuo se despejo.

“Tú, ¿tú verdaderamente te has convertido en un dios?” Han Shuo finalmente despertó de su estupefacción.

Ese espacio alrededor del pequeño esqueleto donde convergía el puro elemento de la muerte, Han Shuo entendió que tenía que ser el Dominio de la Divinidad que sólo un dios menor podía poseer. Ese líquido circulando dentro de los destellantes huesos blancos del pequeño esqueleto debía ser el poder divino que fue formado recientemente. ¡En cuanto a esa energía como sedas diminutas que fluían de miles de miles de no muertos hacia el pequeño esqueleto, eso era precisamente el poder de la fe que esas criaturas no muertas estaban ofreciéndole!

Energía divina, poder de la fe y Dominio de la Divinidad – esas tres marcas de un dios menor, el pequeño esqueleto las poseía completamente. De eso, Han Shuo absolutamente tenía la certeza de que el pequeño esqueleto en realidad se había convertido en un dios menor de la muerte. Ese era un hecho innegable.

“Lo hice, padre”, el pequeño esqueleto respondió con gran deleite.

“¿Cómo pudiste hacer tan pronto?” Han Shuo estaba confundido. Hablando lógicamente, dado que el alma del pequeño esqueleto no poseía una comprensión profunda hacia el elemento de la muerte, sin pasar un largo tiempo para entenderlo lentamente, era simplemente imposible el convertirse en un dios verdadero en semejante corto tiempo al confiar en su propia fuerza.

“Erm, fue todo gracias a esto”, el pequeño esqueleto señaló la lápida en su pecho y explicó emocionado, “Padre quería que yo mirara cuidadosamente lo que había dentro de esta cosa. Descubrí muchos misterios en el interior. Entonces, inconscientemente, yo poseía energía divina y un Dominio de la Divinidad. Este es verdaderamente un tesoro maravilloso. ¡Gracias, padre!”

Han Shuo estaba asombrado. Con un rostro lleno de asombro, miró hacia la lápida en el pecho del pequeño esqueleto, la cual parecía servir al pequeño esqueleto en el rol de fuente de energía. ¡Han Shuo nunca habría anticipado que esa lápida que tenía grabados patrones crípticos en ella en realidad le brindaría una enorme transformación al pequeño esqueleto! ¡Después de integrarse en el pecho del pequeño esqueleto, eso causo que este avanzara para ser un dios menor de la muerte en semejante cantidad de tiempo tan corta!

“¡Inconcebible, verdaderamente inconcebible!” Han Shuo exclamó con asombro mientras se regocijaba por el encuentro extremadamente afortunado pequeño esqueleto.

“Esto fue todo gracias al favor de Padre”, el pequeño esqueleto dijo mientras se rascaba su cabeza, pareciendo de cierta forma avergonzado. Él todavía se comportaba muy similar a un niño ante Han Shuo.

Entre el mar de criaturas no muertas, sólo los cinco zombi élite no eran afectados por la energía del pequeño esqueleto. Los cinco zombis quienes eran no sólo distinguibles por sus apariencias, todos ellos poseían energías maravillosas. Sus orígenes eran similares a los del pequeño esqueleto, todos fueron creados usando la sangre de Han Shuo y tomaron forma después de absorber los cinco elementos. Entre ellos, los zombis de madera, fuego y metal poseían tesoros de sus respectivos atributos. Como ellos poseían una fuerza suficientemente poderosa, justo como Han Shuo, no eran afectados por esa energía del pequeño esqueleto.

Cuando Han Shuo y el pequeño esqueleto estaban hablando, los cinco caminaron hacia él. Ese zombi élite de tierra con una apariencia simple y honesta, tiro de una esquina de la ropa de Han Shuo, señalando hacia los tesoros de atributos madera, fuego y metal que los zombis élite llevaban, le dijo a Han Shuo con una voz lastimosa, “Padre, los tres tienen eso, incluso Pequeño Agua obtuvo un montón de energía. Pero yo no tengo nada incluso cuando yo he estado con Padre por más tiempo. ¡Padre, eres prejuicioso!”

Han Shuo estaba sin palabras.

Comenzado desde un tiempo desconocido, los cinco zombis de élite habían alcanzado una inteligencia extremadamente robusta. Después de escuchar la queja del zombi élite de tierra, Han Shuo verdaderamente fue dejado entre las lágrimas y risas. De eso, era obvio que el zombi élite de tierra ya poseía una inteligencia extremadamente alta. Sin embargo, sobre su protesta, Han Shuo verdaderamente no sabía qué responder.

“Yo también, no tengo un juguete” el zombi élite de agua gentil y reservado en su comportamiento, demandó tímidamente de Han Shuo al ver que su hermano tomó la delantera.

Han Shuo repentinamente sintió algo como un dolor de cabeza. Mirando hacia los tristes rostros de los zombis de tierra y agua, él no tuvo más remedio que comprometerse, “no se preocupen, su padre promete que encontrará tesoros compatibles para ustedes dos”.

Los zombis de tierra y agua fueron complacidos. Rápidamente dijeron, “¡Sí! ¡Gracias, Padre!”

El Han Shuo con la cabeza doliendo no tuvo más opción que forzar una sonrisa y hacerles una promesa. Pensó para sí mismo, ‘cuando estos tipos ganaron una enorme inteligencia, los problemas los siguieron. Y ahora, incluso han aprendido a realizar comparaciones envidiosas… Realmente haciendo que mi cabeza de vueltas…’