GDK – Capítulo 555

0

Capítulo 555: Dominio de la divinidad


Cuando Han Shuo ascendió alrededor de 800 metros de altura, repentinamente, sintió como si el cayera en un nuevo espacio.

Aparte del extremadamente intenso elemento de la oscuridad, todos los otros elementos no podían ser encontrados en ninguna parte. En esa nueva región de espacio, el puro elemento de la oscuridad parecía poseer la energía para alterar cualquier cosa. Incluso las cuatro fuerzas dictatorías eran afectadas en esta región.

¡Dominio de la divinidad! ¡Esos eran los efectos del dominio de la divinidad!

Sólo aquellos con la fuerza de un dios menor y superiores podían desplegar el Dominio de la divinidad. Por ejemplo, dentro del Dominio de la Divinidad que ese Rey Demonio Manticole desplegó, sólo el puro elemento de la oscuridad permanecía. Expertos que confiaban en la presencia de la energía elemental, cuando entraban en su Dominio de la Divinidad, no tendrían energía elemental que pudieran usar. Eran equivalentes a un tigre sin garras y colmillos – un gran gato que no podía causar ningún peligro.

Sólo los verdaderos dioses que poseían energía divina en sus cuerpos podían dejar de depender enteramente de la energía elemental. Pero sin embargo, incluso para aquellos dioses quienes poseían energía divina, cuando peleaban dentro de un Dominio de la Divinidad enemigo, sin la energía elemental disponible para ser usada, estarían en una gran desventaja.

Cuando los dos expertos quienes poseían Dominios entraban en conflicto, formarían una región de espacio alrededor de ellos mismos que era benéfico para ellos. En combate cercano, sus Dominios interactuarían unos con otros y los dominios reunirían salvajemente los elementos que el lanzador cultivaba, el que tuviera el Dominio de la Divinidad más poderoso tendría su elemento encontrándose en ese espacio con una gran intensidad.

El poder divino, Dominio de la Divinidad, sus entendimientos hacia sus energías elementales o fuerzas dictatorías y que tan fuertes fueran sus cuerpos, todos esos serían factores cruciales al determinar la victoria en la batalla entre dos dioses. La recuperación de poder divino usualmente requeriría utilizar los elementos. El que tuviera el Dominio de la Divinidad tendría más elementos para utilizar y por tanto podrían recuperarse mejor usando el exceso del elemento disponible, tomando así la ventaja en la batalla.

En poco tiempo, la presencia del Dominio de la Divinidad no sólo era extremadamente útil para un dios, sino que también le daría al dios una ventaja en la batalla. Pero desde luego, el dominio no era la única cosa que decidía el resultado en una pelea entre dioses. Sus entendimientos y comprensiones hacia la manipulación de sus elementos o edictos, la fuerza de sus energías divinas, la fuerza de sus cuerpos, todos esos también eran factores cruciales. Sin embargo, si ambos lados era básicamente en el mismo nivel en esos aspectos, entonces el que tuviera el Dominio más poderoso naturalmente tendría una mayor oportunidad de escapar.

Aparte de eso, la presencia del Dominio de la Divinidad tenía la habilidad de abrumar el corazón de las personas con un shock. Incluso un dios fundamental, sin haber formado verdaderamente su propio poder divino, después de dar un paso en el Dominio de la Divinidad de un dios menor, inmediatamente notarían que los elementos alrededor de ellos desaparecían. No tendrían elementos que pudieran usar. Como no tenían poder divino en sus cuerpos, si fueran atacados, no tendrían poder para resistir y sólo podrían esperar para ser masacrados.

Cuando Han Shuo entró en el Dominio de la Divinidad liberado por el Rey Demonio Manticole, descubrió que Bord inmediatamente comenzó a sudar profundamente mientras mostraba una emoción de temor inconcebible. Han Shuo entendió la razón en sólo un segundo. Bord, ese dios fundamental cultivaba el elemento del rayo, aunque él podía ser considerado un señor supremo en cualquier otro lugar, una vez que pisó en este Dominio, no era nada más que un campesino cualquiera. Sin la habilidad de utilizar la energía elemental de rayo, no tenía la habilidad de resistir.

Aquellos quienes estaban acostumbrados a tener una energía poderosa, una vez que perdían sus energías en las que confiaban para sobrevivir, esa clase de temor y sentimiento de impotencia estaba tremendamente más allá de cualquier presión. Cada vez que Bord iba a la cima del Palacio del Rey Demonio para encontrarse con Manticole, se convertiría en un plebeyo común e indefenso. Si Manticole lo quería, dentro de su Dominio, podía terminar con Bord en nada de tiempo al mover uno de sus dedos.

Comparado con el Bord de apariencia cobarde que escurría en sudor, Han Shuo parecía mucho más relajado. Su cuerpo principal cultivaba las artes demoníacas y tenía la fuente de energía almacenada justo en el interior del demonio infante dentro de su cuerpo. Este Dominio de la Divinidad no tenía mucho efecto en él, un cultivador de las artes demoníacas. Si él lo quería, podría escapar de ese Dominio en nada de tiempo.

Pero él no era completamente inmune a sus efectos. Sus dos encarnaciones, cultivaban en dos de las doce fuerzas fundamentales, eran afectadas por ese Dominio. Entre ellos, la encarnación que cultivaba en el elemento de la muerte, recibió el mayor efecto. En ese Dominio que no tenía la presencia del elemento de la muerte, la encarnación, estaría tan débil como Bord.

En cuanto a la encarnación que cultivaba en el edicto de la destrucción, debido a las circunstancias únicas durante su formación, sólo recibía un efecto limitado. Aunque el edicto de la destrucción era de alguna forma alterado por el Dominio de Manticole, como esa encarnación para empezar no estaba muy versada en el edicto y como el cuerpo de la encarnación era el Filo Cazador de Demonios, con la mayoría de la fuerza viniendo del arma misma, los efectos eran limitados.

Aunque Han Shuo parecía muy pasivo dentro del Dominio de la Divinidad de Manticole, ese de hecho no era el caso. Si él lo quería, podría utilizar sus artes demoníacas para dejar esa región a gran velocidad. Después de dejar el Dominio, sus dos encarnaciones no recibirían ni el más mínimo efecto. Si las tres almas de Han Shuo atacaran al mismo tiempo, con sus dos encarnaciones atacando desde la distancia, el poder liberado definitivamente sería extremadamente formidable.

El Dominio de la Divinidad sería diferente en su poder y área de cobertura siguiendo el rango del dios así como de su fuerza. Ese Dominio desplegado por Manticole sólo cubría el radio de una docena o más de metros. Desde el estándar que Han Shuo conocía, reconoció que ese Manticole era simplemente un dios menor.

El Dominio de la Divinidad de un dios menor sólo podría extenderse alrededor de una docena de metros alrededor de su cuerpo. Un dios medio tendría diez pliegues ese rango, cubriendo aproximadamente algunos cientos de metros. Un dios alto era incluso mayor. Su Dominio normalmente se extendería miles de metros. Un dios supremo era incluso más ridículo. ¡De acuerdo a las leyendas, el Dominio de la Divinidad de un dios supremo podría alcanzar cada esquina de un plano material!

“Señor Han Shuo en efecto es una persona mágica. Por favor sube solo”, repentinamente una voz suave sonó desde la cima del Palacio del Rey Demonio.

Bord, quien había tenido grandes temblores, de pronto dejó salir un suspiro de alivio. De la forma más respetuosa, dijo, “¡su humilde sirviente se despedirá a sí mismo!”

“Correcto, puedes marcharte. Asegúrate de recibir apropiadamente a los amigos del Señor Han Shuo. No deben ser tratados con negligencia”, la dulce voz de Manticole sonó una vez más.

“Si, mi señor”, Bord respondió. Poco después, le dio a Han Shuo una tenue sonrisa y dejo la región que cubría el Dominio de la Divinidad de una forma cobarde y rápida. Dentro del Dominio de Manticole, con la ausencia de la energía con la que le estaba familiarizado, Bord se sintió como un recién nacido y su corazón estaba consternado en cada momento. Por tanto, cuando Manticole dijo esas palabras, como si hubiera sido perdonado, inmediatamente dejó la zona.

Mientras Bord partía, Han Shuo puso una ligera sonrisa y caminó tranquilamente, paso a paso hacia lo más alto del Palacio del Rey Demonio a lo largo de los escalones de roca negra.

Era una habitación vacía y espaciosa hecha de roca. En el centro de la habitación estaba un hombre de mediana edad sentado de piernas cruzadas. Tenía el cabello corto y un rostro templado de apariencia ordinaria. Llevaba una suave e inocente sonrisa mientras miraba de arriba a abajo con curiosidad a Han Shuo quien entraba.

Han Shuo miro todo de una forma particular, se giró hacia el Rey Demonio Manticole sentado con las piernas cruzadas ante él y dijo sonriendo, “tu lugar es realmente plano y poco decorado”.

“Aquellos quienes vienen aquí no tienen las calificaciones para sentarse. Además, yo cultivo aquí y me siento por años. ¿Para qué instalaría posesiones mundanas aquí?” Manticole era mucho más fácil de tratar de lo que Han Shuo había imaginado. Él siempre tenía una sonrisa gentil en su rostro, muy parecido como un anciano amable.

Sin embargo, Han Shuo entendió que eso era lo que aparentaba en el exterior. Todos y cada uno de los cinco Grandes Reyes Demonio en el Reino del Abismo eran dictadores con sangre sobre sus manos. En el reino del Abismo había una competición cruel, si ese Rey Demonio fuera en realidad así de gentil en cada aspecto, sería absolutamente imposible hacer que los Guardias de Jade Negro como Bord y Zinia lo respetaran. Además, Han Shuo podía sentir esa ferocidad escondida viniendo desde el cuerpo de Manticole.

“Eso de hecho es verdad”. Han Shuo dijo sonriendo después de pensar por un corto tiempo. Él quien tampoco era un santo, cuyas manos no estaban menos cubiertas con sangre, no fue nada reservado ante ese Manticole.

“Siento un montón de cosas maravillosas en ti. Si no estoy equivocado, aparte de alguna energía con la que no estoy familiarizado, también cultivas la energía de la muerte y destrucción. Soy capaz de sentir el aura de esas dos energías en ti. Eso es verdaderamente muy extraño. Nunca pensé que alguien pudiera cultivar simultáneamente en dos diferentes energías. ¡Verdaderamente inconcebible!” Manticole exclamó con admiración mientras miraba hacia Han Shuo con sus ojos entrecerrados.

Prácticamente cada personaje de pie en el pináculo de la fuerza se especializado en absorber en sí mismo una de las ocho energías elementales o de las cuatro fuerzas dictatorías. El universo era increíblemente basto. También había algunas existencias quienes podían dividir sus almas, usar otras substancias como sus cuerpos físicos y por consiguiente cultivar en dos diferentes tipos de energías simultáneamente.

Sin embargo, las almas en esos tipos de existencias no eran tan independientes como las encarnaciones formadas usando las artes demoníacas. Estas usualmente tenían muchas fallas fatales y debilidades. Más importante a eso, ultimadamente, no podían atender simultáneamente las dos cultivaciones debido a su falta de fuerza mental o por tener una mente desordenada. No llegarían a ninguna parte y serían por siempre incapaces de escalar al pináculo de la fuerza.

Por tanto, aunque había toda clase de personajes talentos en varios planos de existencia, estos sólo cultivaban y estudiaban un tipo de energía con prácticamente ninguna excepción. ¡Una existencia como Han Shuo quien cultivaba en tres diferentes energías al mismo tiempo, con una de ellas siendo las misteriosas artes demoníacas, eso verdaderamente era algo raro!

Las dos encarnaciones alcanzadas a través de las artes demoníacas eran extremadamente milagrosas, permitiéndole a su cultivación el romper libremente las ataduras de las doce fuerzas fundamentales mientras aplastaba los entendimientos convencionales. Aunque sus tres almas tenían una memoria común pero compartida, la integración de cada alma no estaba comprometida. Desde ese aspecto, aunque él era sólo una persona, él tenía las memorias y fuerzas mentales de tres personas, por tanto no enfrentaría ningún caso de tener una fuerza mental insuficiente para cultivar diferentes energías simultáneamente.

Eso era debido a que eran tres cuerpos y tres almas, cada una especializada en un tipo de energía.

Cuando Manticole noto que él no estaba hablando y reveló una expresión pensativa, espero hasta que giró su mirada hacia él y dijo sonriente, “sé que quieres dejar el reino del Abismo. Sin embargo, el portal entre planos de nuestro reino del Abismo está dentro del Vacío. El Vacío es el lugar más aterrador y misterioso en nuestro plano material. Incluso nosotros, los cinco Grandes Reyes Demonio, necesitamos esperar hasta que esté abierto antes de entrar cuidadosa y cautelosamente. ¿Estás seguro de que quieres entrar en el Vacío?”