GDK – Capítulo 550

0

Capítulo 550: Tomando un aprendiz


“Poder… Poder…” el joven murmuró con una voz tartamudeante. Su par de pupilas rojas estaban llenas de sed.

La abrupta intrusión de Han Shuo causó que esos tipos quienes golpeaban al joven quedaran estupefactos. Después regresaron a sus sentidos, el líder del grupo cuestionó a Han Shuo, “¿Quién, quién eres?”

A los ojos de Han Shuo, los pocos adolescentes eran personajes tan lamentables que él podía aniquilarlos con sólo un movimiento de su mano. No respondió a sus preguntas y simplemente se centró en el joven que levantó con su mano.

“Han Shuo, ¿qué ocurre?” Jasper llegó volando junto con Hemanna y Sylph. Miro hacia él con una expresión grave y estaba muy desconcertada con sus acciones.

Semejantes cosas no podían ser más comunes en el reino del Abismo. Algunas personas comenzaron a reunirse alrededor para mirar cuando descubrieron los cambios inusuales en esa área. Mientras algunos encontraron interesante que alguien interfiriera, algunos fueron atraídos por las hermosas apariencias de Jasper, Hemanna y Sylph.

“¡Ay! ¡Tres hermosas mujeres!” el líder de los adolescentes giró con una expresión de deleite e imprudentemente rechiflaron. De una forma indecente y frívola, él comenzó a escanear los hermosos cuerpos de las tres damas con sus ojos.

“Hijo, ¿quieres poder?” Han Shuo ignoró los disturbios a su alrededor y continuó cuestionando al joven de rostro terco.

“Desde luego, desde luego que quiero poder. Pero, ¿puedes darme eso?” el joven dijo después de que gradualmente recuperó algo de fuerza con sus profundos ojos rojos mirando inexpresivamente hacia Han Shuo.

Este sonrió y bajó al joven. Entonces extendió su gran mano y cubrió la nuca del joven. Algunas hebras de yuan demoníaco se dispararon y entraron en el cuerpo del joven y comenzaron a circular en órbitas misteriosas.

Después de que inyectó su yuan demoníaco, el cuerpo del joven que era rojo como la sangre repentinamente se volvió incluso más rojo. El ligero hedor de la sangre comenzó a extenderse de su cuerpo, como si la sangre fresca estuviera brotando de cada poro en su cuerpo.

‘No hay error, este es en efecto el Cuerpo de Sanguis’, Han Shuo pensó. Aquellos con el cuerpo de Sanguis, una vez que estuvieran furiosos y sus emociones salieran de control, la sangre en sus cuerpos circularía rápidamente, causando que sus apariencias lucieran como si estuvieran rociados con sangre. Las personas con esa clase única de cuerpo eran las mejores opciones de las personas cultivando el Mantra del Dios de la Sangre. Ellos podían cultivar el Mantra del Dios de la Sangre hasta un reino extremadamente alto dentro de un corto periodo de tiempo.

Han Shuo entendía los detalles y particularidades del Mantra de los recuerdos de Chu Cang Lan. En aquel entonces, estando en el pináculo de las artes demoníacas, Chu Cang Lan una vez tuvo un subordinado experto que cultivaba el Mantra del Dios de la Sangre. Ese subordinado suyo poseía una enorme fuerza. Sin embargo, como la persona no tenía el cuerpo de Sanguis, sin importar que tan asiduamente él cultivo, no pudo cultivar el mantra hasta el último nivel.

Las leyendas decían que sólo aquellos con el Cuerpo de Sanguis podían alcanzar el pináculo en el Mantra del Dios de la Sangre para convertirse en un ‘Demonio de Sangre’. Sin embargo, era muy difícil encontrar a alguien con el Cuerpo de Sanguis. En aquel entonces, Chu Cang Lan en realidad había intentado buscar a alguien con ese cuerpo para que pudiera enseñarle el mantra a esa persona, pudiendo criar a un poderoso señor supremo que estaría bajo su control. Pero desafortunadamente para él, no pudo encontrar a ninguno.

Quién habría esperado que en el reino del Abismo, Han Shuo en realidad se cruzaría con un adolescente con el Cuerpo de Sanguis. Ese joven era firme y determinado por naturaleza. Él era como un diamante en bruto, esperando a ser refinado y pulido. Si él cultivaba el Mantra del Dios de la Sangre, dado el Cuerpo de Sanguis que él poseía, definitivamente podría progresar a la velocidad de la luz y convertirse en un experto que no podría ser subestimado.

Han Shuo repentinamente recogió su mano. Ese joven quien originalmente estaba al borde de la muerte se había recuperado completamente a la normalidad. Sus ojos originalmente sin poder estaban llenos con emoción mientras miraba fijamente a Han Shuo y preguntaba, “¿puedes, puedes realmente darme poder?”

Han Shuo asintió sonriente y aseguró, “se mi aprendiz y yo te daré poder – ¡un asombroso poder más allá de tu imaginación!”

“Pero, yo he intentado con todas y cada una de las ocho energías elementales, pero no pude cultivar ninguna de ellas. ¿Yo realmente puedo poseer poder?” El joven aún tenía algunas dudas ya que había intentado con cada cosa que él pudo en los pasados años. Aun así, sin importar que tan duro lo intento, ese cuerpo particular suyo no podía poseer una fuerza suficiente para que pudiera tomar su venganza.

Ese adolescente sólo tenía quince o dieciséis años, pero ya poseía semejante fuerza de voluntad sin precedentes. A los ojos de Han Shuo, ese joven verdaderamente era un diamante en bruto. Una vez que le impartiera el Mantra del Dios de la Sangre a ese joven, definitivamente se alzaría y se destacaría en el mundo. Han Shuo miró al joven y explicó sonriente, “tu cuerpo inusual definitivamente no es compatible para la cultivación de ninguna de las ocho fuerzas elementales. Pero con tu naturaleza dotada, hay incluso cielos más altos que esperan por ti. Las ocho energías elementales y las fuerzas dictatorías no son todas las que hay en este mundo. ¡Se mi aprendiz y tú lo entenderás!”

“¡Hey! ¡El tipo de allí, mantén tu nariz fuera de nuestros asuntos!” cuando Han Shuo estaba hablando con ese joven, el líder de los adolescentes repentinamente gritó.

Han Shuo gruñó heladamente y se dio la vuelta para mirar a los adolescentes, con un intento asesino extendiéndose repentinamente fuera de su cuerpo. En un instante, el área de los alrededores en un radio de una docena de metros fue rodeada por la más aterradora y siniestra energía.

Esos adolescentes arrogantes quienes estaban a punto de hacer algo, repentinamente comenzaron a mirarlo con un horror innegable. Esa energía siniestra esparcida del cuerpo de Han Shuo los aturdió hasta el punto de hacerlos temblar por todas partes y no se atrevieron a decir ni una palabra.

No fueron sólo esos pocos adolescentes. Aquellos observadores quienes miraban con emoción, débiles o fuertes, estaban aterrados hasta quedar inmóviles. Bajo las atentas miradas heladas de Han Shuo, ninguno de ellos se atrevió a dejar el área, pero miraron hacia él con ojos suplicantes, esperando que pudiera perdonar sus frágiles e insignificantes vidas.

“¡Piérdanse!” Han Shuo grito.

Habiendo escuchado las palabras de Han Shuo, los pocos adolescentes no se atrevieron a permanecer por un momento más y se fueron escurriendo sudores fríos. Así también lo hicieron los observadores. Sin importar sus fuerzas, no se atrevieron a permanecer allí y continuar mirando, evacuando rápidamente.

“¿Quién es ese tipo? ¡Qué aura tan aterradora!”

“No tengo idea. Pero no es un rostro familiar, así que debe ser un experto extranjero. Incluso yo, un Destructor de nivel tres, no me atreví a mover ni un músculo. ¡Es un verdadero experto!”

“Vamos a retirarnos… ¡Yo no tengo el coraje de hablar cuando lo miro!”

Después de que esas personas huyeron con pánico, Han Shuo dio la vuelta hacia el joven y dijo sonriente, “¡aquellos tipos quienes te acosaron, deben ser asesinados por tus propias manos y te daré la oportunidad de hacer eso!”

‘¡Ruido sordo!’ el joven cayó en sus rodillas y se postro hacia él una vez. Gritó con una voz profunda, “¡gracias, maestro!”

El joven quizás era débil, pero no era un ignorante. La fuerza que Han Shuo reveló de pronto fue aterradora más allá de su imaginación. Especialmente, cuando el joven descubrió que algunos personajes que usualmente presumían, fueron aturdidos hasta el punto de temblar por esa energía que él demostró, así el joven ya no vacilo. Rápidamente decidió postrarse y aceptar a esa persona con un origen desconocido pero que poseía un poder siniestro para ser su maestro.

“Levántate. ¡No me importa cuál era tu nombre antes, pero desde este día en adelante, serás llamado Sanguis!” Han Shuo asintió satisfecho y señalo hacia sus tres mujeres a su lado y dijo, “¡ellas también son tus maestras!”

‘¡Ruido Sordo! ¡Ruido Sordo! ¡Ruido Sordo!’ Sanguis se postró otras tres veces antes de ponerse de pie y saludó respetuosamente hacia Jasper, Hemanna y Sylph. Saludo a las tres mujeres una por una, “maestra”.

Jasper, Hemanna y Sylph tranquilamente aceptaron la presentación de Sanguis. Poco después, las tres intercambiaron miradas una con otra y lanzaron sus miradas confundidas hacia Han Shuo, sin entender por qué repentinamente quería tomar un aprendiz.

“Sanguis, ¿tienes familiares cercanos?” Han Shuo básicamente no sabía nada sobre ese aprendiz suyo. Ahora que Sanguis se había vuelto formalmente su aprendiz, tuvo que preguntar y averiguar algo sobre sus orígenes.

El rostro de Sanguis se volvió triste, con sus ojos volviéndose profundamente rojos. Con una voz baja dijo, “no tengo, mi madre recientemente murió de enfermedad y yo todavía tengo que enterrar su cuerpo”.

Sanguis entonces alzó su cabeza y miro hacia Han Shuo antes de continuar, “mi padre fue un poderoso guerrero, pero él murió en una batalla hace mucho tiempo. Mis padres eran de dos razas diferentes. Desde mi nacimiento, mi cuerpo fue innatamente diferente de las personas comunes y no podía cultivar ninguna energía elemental. Por muchos años, mi madre y yo hemos dependido uno del otro para sobrevivir. Nuestros días estuvieron llenos de apuros y sufrimiento. Debido a que no puedo cultivar en cualquier energía elemental, otros me llamaban basura, lisiado, mestizo y así. Desde hace mucho me acostumbre a ser acosado y humillado”.

“Esos tipos de hace poco, sus familias solían ser tropas bajo las órdenes de mi padre. Antes de la muerte de mi padre, ellos incluso me adulaban deliberadamente y nunca se atrevían a decir algo sobre mí. Pero una vez que mi padre murió, se volvieron extremadamente malvados y desagradables. Incluso mi madre sufrió de un tratamiento muy horrible. De hecho, su muerte tiene todo que ver con esos bastardos”.

En ese punto, los ojos de Sanguis se volvieron nuevamente rojos sangre. Su cuerpo parecía esconder a una salvaje y despiadada bestia. Aunque la bestia era feroz y vigorosa, estaba firmemente atada y restringida, incapaz de desatar su salvajismo.

“Tranquilízate. De mi mano, te dejare obtener una gran fuerza. ¡No pasará mucho antes de que cada uno de esos tipos que alguna vez te oprimieron a ti y a tu madre sufran cientos de veces el precio de lo que hicieron!” Han Shuo le aseguro a su nuevo aprendiz recién tomado.

“¡Maestro, dame fuerza! ¡Quiero fuerza! ¡Quiero la fuerza suficiente para matarlos a todos!” Sanguis gritó con una sed extrema de poder mientras miraba profundamente hacia Han Shuo.

“Tranquilízate, no pienses en nada, abre tu alma”, Han Shuo dijo con una voz baja y profunda. Repentinamente extendió su mano izquierda y la colocó suavemente en la frente de Sanguis. El método más fundamental de cultivación del Mantra del Dios de la Sangre fue impreso en las memorias de Sanguis.

“Esos son los fundamentos del Mantra del Dios de la Sangre. Practícalos cuidadosamente. ¡Tan pronto como captes todos los principios básicos de la cultivación, serás capaz de tomar retribución de tus archienemigos!” Han Shuo dijo sonriendo después de retirar su mano. De momento, él no sabía si podía confiar realmente en ese nuevo aprendiz tomado, además sin esperar que él fuera muy codicioso, como precaución, no le impartió a Sanguis el mantra completo.

Los ojos de Sanguis destellaban con luces extrañas de emoción. Inmediatamente, con su cuerpo temblando, se arrodillo en el suelo. Después de darle a Han Shuo tres postraciones resueltas, dijo emocionalmente, “maestro, este método de cultivo, parece como si fuera creado especialmente para mí. ¡Es tan mágico!”

Han Shuo asintió sonriente pero no hablo.