GDK – Capítulo 549

0

Capítulo 549: Hijo, ¿quieres poder?


Tres días después, en Ciudad Jade Negro.

Rascacielos que más que cepillar las nubes se amontonaban en cada esquina de la vista. Las calles estaban llenas de actividad, toda clase de seres abismales iban y venían. El Valle del Demonio de la Guerra era tan pequeño como una villa comparado a Ciudad Jade Negro donde el Rey Demonio Manticole residía.

Por todos los alrededores había edificios como tallos de frijoles gigantes. Entre ellos, estructuras que se alineaban en cientos de metros de altura eran regulares. A lo largo del viaje, Han Shuo había visto por lo menos una docena de criaturas abismales con cuerpos incluso más enormes que los del Dragón Primordial.

Cualquiera en ese lugar podría sentirse insignificante y diminuto. Hemanna, Sylph e incluso Jasper, alguien quien había disfrutado de un alto estatus en el Valle, todas parecían bastante reservadas y cautelosas una vez que llegaron a Ciudad Jade Negro. También parecían más llenas de reverencia, viniendo de una pequeña villa.

Cuando esas damas llegaron a Ciudad Jade Negro, no eran como las chicas de la Tierra quienes llegaban a una ciudad del campo por primera vez. Ellas estaban obviamente incómodas y molestas, profundamente temerosas de que cualquiera de sus acciones de alguna manera pudiera darle un efecto negativo a Han Shuo. Sin embargo, aparte de reverencia, el trío de damas llevaban una ligera emoción en sus ojos.

Ciudad Jade Negro era una de las cinco ciudades más grandes del Reino del Abismo. Manticole, uno de los cinco señores supremos en el Abismo vivía en esta ciudad. La ciudad definitivamente era considerada como una ciudad extremadamente próspera en el reino del Abismo. Para Jasper, Hemanna y Sylph, llegando a semejante lugar habían llenado sus corazones no sólo con veneración sino también con ansias.

“Bienvenido a Ciudad Jade Negro, jaja. Señor Han Shuo, ¿qué piensas sobre esta gran ciudad?” Bord destello hacia Han Shuo. Él había sido extremadamente amistoso hacia Han Shuo a través del viaje.

“¡Enorme! ¡Todo es enorme!” El ambiente en los alrededores, de los edificios a sus ocupantes, le dieron precisamente esa impresión. Quizás era debido al hecho de las medidas de los seres del abismo que las estructuras eran tan gigantescas. Si no fuera por todas esas criaturas moviéndose alrededor de la ciudad, Han Shuo habría confundido el área con una sierra montañosa.

“Precisamente. Ciudad Jade Negro es así de magnífica. Mira, ese es el Palacio del Rey Demonio, con miles de metros de altura – allí es donde el Señor Manticole vive. Jeje, las personas en el Abismo son amantes de las estructuras toscas y simples. Por tanto, entre más alto y grande el edificio, más adecuado es en manifestar el estado de nuestro Señor”, Bord explicó profundamente.

Han Shuo alzo su cabeza y miró hacia la gran escena presentada ante él. Descubrió que el Palacio del Rey Demonio era en efecto el edificio más alto en Ciudad Jade Negro. El magnífico y majestuoso palacio lucía como un maligno dios demonio orgullosamente de pie sobre el mundo. La estructura daba una conducta desdeñosa sobre todas las formas de vida, sofocando a cualquier observador con una presión indescriptible y un sentimiento de reverencia en su corazón.

“¡Oh!” Han Shuo murmuró. Sus cejas estaban profundamente arrugadas. Ese magnífico Palacio del Rey Demonio tenía un feroz aire natural en el. Atravesando el domo azul de los cielos, la estructura tenía trozos de una niebla negra increíblemente densa por todo su alrededor. La niebla oscura estaba condensada usando el elemento de la oscuridad y contenía energías defensivas.

Con sólo una mirada, Han Shuo estaba seguro que ese Palacio no era tan simple como parecía. Esa energía que contenida debía tener ataques defensivos. Esas nubes de niebla tan oscuras como la tinta concentrada desde el elemento de la oscuridad. Simplemente de la apariencia externa del palacio, él podía tener la certeza de que de los ocho elementos, el Rey Demonio Manticole debía haber estado cultivando el elemento de la oscuridad.

“En cada ocasión que miro el Palacio del Rey Demonio, tengo la sensación de reverencia desde el fondo de mi corazón. La presión sólo llega por sí misma. ¡Verdaderamente místico!” Zinia murmuró mientras alzaba su cabeza, observando hacia el Palacio.

Los labios de Han Shuo se curvaron para revelar una dura sonrisa perceptiva, pensando para sí mismo que ese palacio en realidad había sido alterado por el Rey Demonio Manticole usando la energía divina. Aquellos sin cierto nivel de fuerza no serían capaces de entender el efecto de esa energía misteriosa alrededor del Palacio del Rey Demonio. Quizás Manticole, como el líder espiritual en quien ellos creían, usaba ese método para dirigir la convicción de la población hacia él.

“¡Han Shuo, este lugar es verdaderamente grandioso!” Hemanna exclamó con admiración.

“Realmente lo es. Finalmente tengo la oportunidad de visitar la Ciudad del Rey Demonio. ¡Jeje, en efecto goza de su bien merecida reputación!” Hemanna agrego.

En el reino del Abismo, uno no podía simplemente partir y mudarse a otro distrito sin una buena razón. En particular, moviéndose de una ciudad de bajo nivel a una gran ciudad, eso era absolutamente impensable. Como era la primera vez de Hemanna, Sylph y Jasper, esas damas quienes habían crecido en el Valle del Demonio de la Guerra, habiendo visitado Ciudad Jade Negro, era sólo natural que se sintieran emocionadas y excitadas.

“Muy bien Señor Han Shuo, nosotros dos debemos hacer un movimiento ahora para tener una audiencia con el Señor. Tú y tus mujeres pueden explorar los alrededores de momento. ¡Después, tan pronto como el Señor lo ordene, nosotros vendremos y te llevaremos a que te reúnas con él!” Bord explico.

“Seguro, vayan a sus asuntos”, Bord y Zinia habían estado adulándolo a través de todo el viaje y él en realidad encontró a la pareja bastante agradable. Además, esa Ciudad de Jade Negro en efecto era muy magnífica y Han Shuo estaba interesado en descubrir lo que la ciudad tenía guardado. Por tanto, él inmediatamente estuvo de acuerdo con la pareja.

Justo cuando la pareja se estaba marchando, una pregunta surgió en la cabeza de Hemanna, “pero la ciudad es enorme, ¿qué pasa si no pueden encontrarnos?”

Zinia inmediatamente dejó salir una risa condescendiente y dijo, “no te preocupes por eso, pequeña. ¡No podría haber nada más simple para nosotros los Guardias de Jade Negro que localizar una persona dentro de la ciudad, especialmente cuando ustedes son extraños!”

Los Guardias de Jade Negro, bajo el comando de Manticole, eran similares a los Guerreros Sombra de Golander en que ellos respondían directamente a sus respectivos Señores Demoníacos. Cada uno de ellos era un experto de grado demonio llevando un tremendo poder e influencia. Aunque no había muchos Guardias de Jade Negro, todos y cada uno de ellos poseían incontables subordinados. Los Guardias de Jade Negro eran responsables de la seguridad de toda la ciudad, así que ni siquiera una hormiga podía evadir sus ojos y oídos.

“¡Oh, ya veo!” Hemanna no tenía más preguntas después de escuchar la explicación de Zinia. Había algunos rastros de temor en los ojos de las damas. Desde hacía mucho ya habían escuchado de la reputación de los Guardias de Jade Negro. Igual que los Guerreros Sombra, los guardias eran una organización extremadamente formidable. Los guardias no eran inferiores a los Guerreros Sombra en términos de rudeza, algo bien sabido por la población bajo el mando de otros Reyes Demonio.

“Bien, Señor Han Shuo, damas, por favor disfruten la ciudad. Los dos debemos reportarnos con el Señor tan pronto como sea posible”, Bord dio sus despedidas hacia Han Shuo antes de escabullirse con Zinia hacia el Palacio del Rey Demonio que estaba rodeado de energía divina.

“Vamos. Demos un paseo alrededor de esta ciudad”, después de que Bord y Zinia se marcharon, Han Shuo junto a las tres mujeres miraron calmadamente sobre las increíblemente anchas calles.

¡La Ciudad Jade Negro era enorme, mucho más grande de lo que él había imaginado! Después de que él desplegó su consciencia, descubrió que la ciudad por lo menos era diez veces más grande que Ciudad Ossen del Imperio Lancelot en el Continente Profundo. Toda clase de bienes raros que él nunca había visto antes podían encontrarse en varias partes. Había todo tipo de criaturas alienígenas caminando en las calles de Ciudad Jade Negro. Algunos de ellos era indistinguibles de las rocas y algunos incluso se miraban como árboles. Eso era completamente ajeno para él.

Las tres damas también estaban muy intrigadas y habían estado charlando continuamente a lo largo del viaje. Como Hemanna y Sylph para empezar se habían colocado a sí mismas como esclavas sirvientes, las dos no se sintieron molestas cuando Jasper entró en escena. Por el contrario, se llevaron muy bien con ella.

Mientras el grupo no sabían mucho sobre la ciudad, su curiosidad era abrasadora. A donde quiera que miraban observaban algo interesante, indagarían e investigarían. Voces de miedo y asombro nunca pararían de hacer eco de sus bocas.

Un chillido rencoroso repentinamente punzó en los oídos de Han Shuo. “Mestizo, ¿cómo te atreves a salir de tu cueva y vagabundear por las calles? ¡Cortejas la muerte!”

Disparando una mirada en la dirección de la voz, él descubrió que cinco o seis adolescentes alienígenas habían forzado a otro adolescente en una esquina. Ellos lo estaban golpeando y pateando, todo eso mientras escupían insultos sangrientos hacia el joven.

El chico llevaba una expresión torpe, su cuerpo estaba curvado, sus manos sobre su cabeza y no pronunció ni una palabra mientras dejaba que los otros lo golpearan. Las pesadas caídas de las patadas dejaban marcas rojas en su cuerpo, que pronto se volvió morado e hinchado. Aunque se estaba dejando recibir su paliza, el rencor mostrado en su par de ojos era tan helado que daba escalofríos.

De cómo se veía, ese adolescente parecía haber desarrollado un profundo odio hacia los pocos adolescentes. Sin embargo, como él no tenía mucha fuerza, todo lo que pudo hacer era dejarse golpear sin mostrar la menor resistencia, sosteniendo firmemente su cráneo para evitar el daño cerebral.

Parecía haber muchas de esas escenas de acoso en cualquier plano material. Han Shuo no era alguien quien se entrometiera en los asuntos de otros. Además, estaban en el reino del Abismo donde sólo el más apto sobrevivía. Era adaptarse o morir.

Gradualmente, ese joven, mostró un amargo resentimiento en sus ojos, parecía ya no ser capaz de soportar las interminables rondas de golpiza. Incluso sus dos manos ya no permanecían como un escudo en su cabeza. Parecía que en sólo por un momento, sería golpeado hasta la muerte.

Han Shuo estaba a punto de tirar de las tres damas, pero repentinamente, vio algo – la sangre rojo oscuro dentro del cuerpo de ese joven parecía como si buscara brotar a través de sus poros. Han Shuo no hizo esfuerzos en enmascarar su asombro. Entonces, fue como si él recordara algo, él examinó el cuerpo del joven con su consciencia. Fue sacudido y murmuró, “¡Cuerpo de Sanguis!”

“¿Qué?” Jasper lo miro confundida.

Han Shuo no respondió. Su cuerpo se transformó en un rayo, pasando a través de capas de personas y apareció ante el joven curvado en un instante. Extendió su enorme mano, sujetando y levantando al huesudo joven Los ojos del chico estaban llenos de un resentimiento terco incluso al filo de su muerte. Con una voz profunda, Han Shuo le preguntó, “Hijo, ¿quieres poder?”