GDK – Capítulo 541

0

Capítulo 541: ¡Espera un poco más!


Antes de que la gran guerra explotara, el Valle del Demonio de la Guerra estaba rodeado con una presión sofocante. Prácticamente todos los ciudadanos fueron reunidos para pelear y defender el Valle.

El reino del Abismo era verdaderamente un lugar donde cada ciudadano era un soldado. A través de constantes luchas, cada ser del abismo de alto nivel ciertamente sería un peleador que había estado a través de campañas militares. Aunque la ofensiva que el Castillo Colmillo Venenoso llevó en esta ocasión no era lo mismo que era antes, aunque todo el mundo en el valle estaban aterrados, con las cosas desarrollándose a esa etapa, ninguna persona era cobarde.

En efecto, como Han Shuo había predicho, después de mediodía, más y más criaturas abismales de formas extrañas aparecieron ante el bosque de roca que él colocó a las afueras del Valle. Las fuerzas del Castillo Colmillo Venenoso eran numeradas en decenas de miles, con la mayoría siendo criaturas del abismo enormes pero de baja inteligencia.

Aquellas poderosas criaturas con formas humanoides que poseían poderosas fuerzas eran sólo una décima parte del ejército. Sus líderes eran de la raza de los Triops que Han Shuo había encontrado antes. Bajo su guía, más y más criaturas se reunieron afuera de los enormes muros del Valle del Demonio de la Guerra.

Las medidas defensivas del Valle permanecían en una etapa bastante primitiva. Lo mejor que tenían era sólo vallas cubiertas con afiladas cuchillas, algunos arcos gigantescos y flechas en los muros de la ciudad, así como enormes rocas encontradas por todo el reino del Abismo.

Un Triop vistiendo una armadura negra que cubría la mayoría de su enorme cuerpo, sosteniendo un tridente de dos metros de largo en sus manos, montando un halcón de guerra con cinco colas como pitones, volaba majestuosamente en el cielo ante el Valle. Sus ojos eran fríos y despiadados. Su cuerpo dejaba salir una conducta imponente.

Detrás de él había un grupo de Triops montados en halcones de guerra quienes vestían la misma armadura negra. Esos Triops eran las cartas de triunfo del Castillo Colmillo Venenoso. Cada uno poseía al menos la fuerza de un Destructor de nivel tres.

Bajo ellos había un denso grupo de expertos abismales con cuerpos de formas extrañas. Han Shuo fácilmente sintió la localización de seis o siete seres con un aura Raksha flotando sin reservas.

“Señor Yeki, ¿por qué hay un bosque de piedra cubriendo el frente del Valle del Demonio de la Guerra? En nuestras rondas anteriores de ataques, este bosque no existía. ¿Será un problema?” preguntó una criatura abismal cuyo rostro estaba totalmente cubierto de arrugas y se parecía mucho a un bulldog, mientras miraba a Yeki en lo alto.

Cuando esas palabras sonaron, los invasores giraron su atención hacia la tierra entre las dos fuerzas opuestas. Había cientos de miles de pilares con inscripciones erguidas, dispersas desordenadamente en el centro del campo de batalla. También había grandes banderas multicolores que tenían una clase de monstruos con gestos amenazantes pintados en ellas. Un lustre verde y un miasma azul profundo suavemente flotaban alrededor del bosque de rocas, dando un aire de misterio…

“¿Qué demonios es eso? Hay un intenso elemento de la muerte allí e incluso parece contener el aura de la destrucción. ¿Qué trucos ha puesto el Valle?” un Triops dijo confundido con uno de sus ojos irradiando extrañas luces tan brillantes como una antorcha, lanzando miradas hacia el bosque de piedra del frente.

“Segundo hermano, con el General Zajya aquí, no importa qué trucos tenga el Valle en sus mangas, no serán capaces de escapar a su destino final. No tenemos nada de qué preocuparnos. Todo lo que tenemos que hacer es actuar con el Señor Zajya y derribar completamente el Valle”, Yeki dijo con una sonrisa helada después de mirar hacia los Triops a su lado.

“Sí…” Los Triops asintieron y también revelaron sonrisas confiadas. Él convenientemente giró su vista hacia el legendario general de los Guerreros Sombra, un Demonio de nivel tres – Zajya.

Las medidas de ese hombre de más de cuatro metros de altura. Tenía una hechizante piel púrpura y cicatrices cruzadas de la cabeza a los pies. Su par de ojos tenía el mismo color púrpura y dejaba salir miradas fervientes que sólo un lunático tendría. Una clase intensa de aura de destrucción emanaba tenuemente de su cuerpo.

Algunas de aquellas criaturas abismales a su lado deliberadamente mantenían una distancia de él. Incluso aunque todos estaban en el mismo lado, parecían ser los menos dispuestos a estar cerca de él e instintivamente le temían.

“¡Sólo al derribar completamente al Valle del Demonio de la Guerra y aplastando a Crosius en pedazos podremos regresar para encontrarnos con el Señor Golander!” Mirando hacia la ancha y alta ciudad del Valle, Zajya dijo lentamente con una voz capaz de atravesar oídos, “Yeki, será mejor que uses la oportunidad para terminar con Crosius de una vez por todas. Después de acabar el Valle, tu Castillo Colmillo Venenoso entonces podrá ser llamado Ciudad Colmillo Venenoso. Será sólo entonces que el Señor te pondrá en una posición importante”.

“Señor general, déjeme asegurarle que después de este día, el Castillo Colmillo Venenoso será llamado Ciudad Colmillo Venenoso. He estado operando el Castillo por muchos años y ahora es el tiempo de llevarlo más alto!” Yeki lamió la esquina de sus labios y dijo de alguna manera emocionada.

“¡Humph! No seas excesivamente confiado. No completaste adecuadamente el asunto sobre el portal entre planos dentro del territorio de tu Castillo. Su Señoría no te dejará ir fácilmente. Derribando el Valle sólo puede ser considerado como resolver tus errores. No pienses siquiera que vas a escapar del castigo del señor”, Zajya dijo después de haber disparado una mirada hacia Yeki.

El rostro de este repentinamente se volvió rígido. Revelando un rastro de temor y una expresión humilde, dijo, “¿podría el Señor general por favor poner buenas palabras por mi ante el Señor Demonio?

“Lo haré”, Zajya respondió indiferente antes de continuar, “¡considerando que esas chicas con cuerpos tiernos que tu preparaste fueron realmente deliciosas de devorar, prepárame otras treinta de ellas!”

Yeki reveló una mirada dolorosa, pero sin embargo asintió y accedió de una manera servil. Se comprometió, “no te preocupes, Señor General tendrás treinta de ellas”.

Zajya asintió con satisfacción y no dijo otra palabra. Procedió a tomar un brazo tierno y blanco que aún estaba caliente con su mano y comenzó a masticar como si nadie lo estuviera viendo.

“Otros aparte de los expertos que el Castillo Colmillo Venenoso tiene originalmente, son Demonios quienes parecen ser los Guerreros Sombra que mencionaron. El que los lidera es llamado Zajya y parece que le gusta comer mujeres. ¡Verdaderamente una cosa enfermiza!” estando de pie en lo alto del muro de la ciudad, Han Shuo lentamente explico con un rostro lleno de repudio y disgusto.

“¡¿Qué?! ¿Zajya? ¡Cómo puede ser ese tipo aterrador!” Brakyah no pudo evitar gritar con sorpresa. Tenía un miedo incapaz de esconderse en su rostro.

No sólo Brakyah, después de que Han Shuo dijo esas palabras, los seis Rakshas y los cinco asesores visitantes principales, todos llevaban rostros aterradores. Entre ellos, unas cuantas damas con apariencias hermosas, sus rostros incluso se volvieron tan pálidos como el papel, con una fría desesperación en sus ojos.

Incluso el maestro del Valle del Demonio de la Guerra, Crosius no pudo ocultar el sentimiento de sorpresa en su par de profundos ojos. Dejo salir un suspiro, lastimosamente sacudió su cabeza y dijo, “¡el General Zajya, es la cabeza de los Guerreros Sombra! Quien sabría que ese demonio loco que disfruta comer mujeres vendría. Realmente no sé si podremos resistir hasta que el ejército de apoyo llegue, ‘suspiro’…”

Como si él pudiera recordar algo, Crosius repentinamente se giró hacia Jasper cuyo rostro estaba pálido. De una cierta forma dolorosa dijo, “si los guerreros sombra entran, destruye tu cuerpo y comete suicidio. Zajya el lunático ama comerse vivas a las bellezas. En ese proceso, la persona no morirá inmediatamente y sufrirá de un dolor inimaginable. Es una forma de morir extremadamente cruel e inimaginable”.

“En… Entiendo…” cuando Crosius dijo eso, un escalofrío viajó abajo por la espina de Jasper. Ella ni siquiera se atrevía incluso a imaginar esa escena aterradora que entumecía el cuello cabelludo.

“Nah, toma esto. Si él se atreve a acercarse a ti, arrójale esto. Sin embargo, debes tomar en cuenta que esta cosa tiene una enorme área de cobertura. Necesitas arrojar esta cosa al menos a cincuenta metros de ti. De lo contrario, tú misma no serás capaz de escapar de ella”, cuando Han Shuo vio que Jasper estaba aterrada hasta el punto de temblar de la cabeza a los pies, sacó una Perla de la Aniquilación y se la entregó antes de explicarle brevemente cómo usarla.

Jasper sostuvo la Perla de la Aniquilación como si estuviera sosteniendo un dispositivo de supervivencia. Dijo resueltamente, “sé qué hacer”.

“Sin embargo, no tienes de qué preocuparte. Conmigo aquí, él no tendrá la oportunidad de acercarse a ti”, Han Shuo reveló una ligera sonrisa y consoló a Jasper.

Después de que él dijera el nombre de Zajya, todos los expertos del Valle del Demonio de la Guerra a su alrededor cambiaron sus expresiones. Era como si una montaña enorme e incorpórea estuviera presionando en sus corazones. La atmósfera era asfixiante hasta el pináculo.

La conducta calmada de Han Shuo no hizo sentir a nadie mejor. Todos ellos asumieron que como él era un forastero, no tenía idea de que tan aterrador era el General Zajya y por tanto estaba así de calmado.

Los ojos de Han Shuo daban un duro sentimiento perceptivo de desprecio mientras miraba a las personas a su alrededor. Zajya un experto con la fuerza de un Demonio de nivel tres, podría al menos ser considerado como un ser en el estado avanzado de un dios fundamental. Han Shuo fácilmente podía manejarlo meramente con su encarnación del dios menor de la destrucción. El único de quien debía tener miedo era Zajya, no de otros a su alrededor.

Sin embargo, ese Zajya no podía sentir la poderosa presencia de Han Shuo. Sería sólo durante la batalla que él verdaderamente entendería que tan aterrador era su enemigo.

“¡Líneas frontales, derriben el Valle!” bajo la atmósfera represiva, el maestro del Castillo Colmillo Venenoso, Yeki, repentinamente alzó su cabeza y gritó con una voz tan afilada como una banshee.

Las criaturas abismales cubriendo casi cada pulgada de suelo, con expertos de alto nivel propulsándolas, marchaban embravecidas al frente y cargaban hacia el Valle.

El denso grupo del bosque de piedra pareció estar lleno con esas criaturas abismales en una fracción de segundo. Sin embargo, la así llamada ‘matriz mágica’ que Han Shuo aseguraba era extremadamente poderosa, no estalló con un asombroso poder asesino. Todo lo que hizo fue de alguna forma obstruir los pasos de esos invasores.

“Señor Han Shuo, ¿así que ese es el formidable poder de la matriz mágica después de haber gastado enormes recursos y varios días de tiempo?” Brakyah dijo con un rostro cenizo. Él fue un poco incoherente en su discurso, quizás debido a su miedo hacia Zajya o algo más.

El rostro de Crosius de cierta manera también era feo. Aunque él no dijo ni una palabra o movió ni un musculó mientras miraba hacia Han Shuo, sus ojos claramente mostraban su descontento. Como la persona cuyos recursos fueron enormemente gastados, para no explotar inmediatamente con rabia, eso probaba ampliamente su auto cultivación hasta el límite.

“Todavía tengo que activarla. ¿Por qué te estás apresurando? Espera un poco más. Cuando más de sus gentes entren allí la activare”, Han Shuo en realidad aún estaba muy calmado y sin perturbaciones, a pesar de las miradas de todo el mundo esperando por asesinarlo.