Capítulo 536: Tratamiento preferencial


En el reino del Abismo, el poder siempre tenía la razón. Cuando Crosius sintió el aura exhibida con la fuerza de un dios fundamental por Han Shuo, todos los sentimientos de molestia hacia él por su tardanza fueron completamente enviados a volar lejos. Su expresión inmediata de su estancia había probado ampliamente que Crosius tenía la posición alta del maestro del Valle del Demonio de la Guerra, ¡no era sólo por su fuerza sobresaliente!

Cuando él terminó esas palabras, el salón de reuniones permaneció en un silencio extremo. Todas y cada una de las miradas de los seis Rakshas y los cinco asesores visitantes estaban llenos de consternación. De ellos, el sentimiento de depresión por la falta de poder era obvia desde los ojos de Brakyah. Él estaba suspirando silenciosamente de decepción cuando pensó que él quizás no tendría la oportunidad de tomar venganza de Han Shuo.

Jasper la belleza, mientras tanto, repentinamente dejó su rápida escritura y miro hacia él con luces espléndidas brillando en sus ojos. Estaba sorprendida placenteramente.

¡En el reino del Abismo, mientras tú fuerza fuera lo suficientemente abrumadora, puedes ganar el respeto de cualquiera, incluyendo tus enemigos!

Han Shuo desde hacía mucho entendió claramente esa ley del reino del Abismo, por tanto decidió hacer un pequeño experimento en ese jefe de los asesores visitantes. Quién podría saber que habría semejante cambio repentino y un mundo de diferencia en la actitud de Crosius hacia él.

Con una sonrisa tranquila y calmada en su rostro, él despreocupadamente se sentó en el asiento del jefe de asesores. Cuando estaba a punto de abrir su boca para decir unas palabras, ese tipo hermafrodita quien se sentó a su lado opuesto con su lado femenino que lo miraba con ojos amargos, dijo con un tono como si estuviera equivocado, “¿estás feliz ahora? Tienes el asiento del jefe de asesores de mí… Jeje un hombre poderoso como tú es muy atractivo para mí…”

La piel de gallina explotó en cada pulgada de la piel de Han Shuo. Cuando estaba a punto de responder, pareció recordar algo e inmediatamente se levantó de su asiento.

Cuando Crosius vio que él se levantó inmediatamente, pensó que estaba molesto y dijo rápidamente, “Señor Han Shuo, ¿hay algo sobre el Valle del Demonio de la Guerra que no sea de tu agrado? No te preocupes, cuando la reunión termine, arreglare una lugar más grande y aislado para tu residencia, además te proveeré de bellezas de todas las razas. Puedo garantizar tu total satisfacción”.

Han Shuo estaba asombrado pero poco después, respondió todo sonrisas, “en ese caso, muchas gracias a Su Señoría”, entonces bajó su cabeza y miro la silla en la que el hermafrodita se había sentado anteriormente, revelando una sonrisa muy fea y dijo, “Erm, por favor reemplacen esta silla con otra”.

“Señor Han Shuo, tú, tú eres una persona tan desagradable. Te odio. Humph…” esa persona de dos caras opuesta hacia Han Shuo lo denunció con humillación e ira.

Cuando Crosius vio la mirada nada satisfecha en el rostro de Han Shuo, encontrando que era algo hilarante, dejo salir una gentil tos antes de decir, “¡Muy bien, muy bien, Brayshaw deja de provocar al Señor Han Shuo!”

Ese tipo hermafrodita llamado Brayshaw nuevamente reveló una expresión amarga y miró resentido hacia Han Shuo en silencio. Era similar a usar sus ojos desagradables para tomar represalias por la aterradora muestra de fuerza de Han Shuo de hacía poco.

“¡Nambrough, ven y consigue una nueva silla para el Señor Han Shuo!” después de ese fuerte grito de Crosius, ese capitán del Regimiento Shero, se apresuró dentro del salón tan rápido como pudo y llevo una nueva silla en nada de tiempo. Sin embargo, obviamente se volvió sobresaltado cuando vio donde se estaba sentando Han Shuo.

Nambrough quedo en blanco por un momento antes de ayudar rápidamente a Han Shuo a cambiar la silla de piedra cuando recibió las miradas de Crosius. Después de eso, cuando él se estaba retirando respetuosamente, Crosius repentinamente dijo con una voz calmada, “Nambrough, ya no perseguiré el asunto del Regimiento Shero de tres días antes”.

Cuando Nambrough quien se retiraba cuidadosamente escuchó las palabras de Crosius, quedó aturdido por un momento. Poco después, rápidamente se dio la vuelta y se postró. Con su cabeza tocando el suelo, dijo, “¡gracias, Señor Crosius!”

Cuando alzó su cabeza, le dio un vistazo a Crosius antes de revelar un par de ojos agradecidos hacia Han Shuo. Después de eso, salió respetuosamente del salón de reuniones. Entendía en su corazón que la razón por la que Crosius decidió no seguir en el incidente de la última vez, era con certeza debido a Han Shuo.

Éste no tenía muy claras las reglas en ese Valle del Demonio de la Guerra. Por tanto, él en realidad encontró bastante extraño cuando Nambrough lo miró con ojos agradecidos después de que se sentó. Sin embargo, no pensó más sobre ello. Cuando él estaba a punto de preguntarle a Crosius lo que habían discutido, nuevamente vio esa desagradable mirada desde ese molesto Brayshaw sentado opuesto a él. Al momento, Han Shuo gritó mientras miraba a Brayshaw, “¡mírame así una vez más y te acabare justo aquí!”

Brayshaw estaba alarmado, su expresión ‘amorosa’ cambió repentinamente y sus ojos inmediatamente se giraron hacia Crosius. Ya no se atrevió a mirar hacia Han Shuo por miedo a que él quizás atacara repentinamente y acabara con ella justo dentro del salón de reuniones. Brayshaw había estado en el Valle del Demonio de la Guerra por algún tiempo y tenía muy en claro que tanto valoraba Crosius a un experto poderoso. Un experto con la fuerza de un Demonio era definitivamente incomparable a un experto en el reino de los Rakshas como ella.

En el caso donde ella en realidad tuviera un conflicto con Han Shuo, Crosius definitivamente estaría del lado de Han Shuo y ella sería sacrificada. Semejante movimiento estratégico no podía ser menos trivial en el reino del Abismo. Si uno deseaba vivir un poco más, entonces uno debía por todos los medios, no provocar personajes a los que no se pudieran permitir provocar. Ese mundo siendo del sabio era muy bien entendido por Brayshaw.

“Señor Han Shuo, verdaderamente no esperaba que estuvieras escondiendo tu fuerza real. ¡Jeje, si hubiera sabido que el Señor Han Shuo era así de poderoso, te habría dado el mejor tratamiento desde el inicio!” Crosius conocía abiertamente la conducta elitista de Han Shuo de hace unos días. Entonces, mirando hacia Brayshaw y compañía, continuó, “todos ustedes han atestiguado la fuerza del Señor Han Shuo. ¿Creo que nadie tendrá objeciones en que él tome la posición como el nuevo jefe de los asesores visitantes?”

“En absoluto”, “acepto, acepto”, los pocos asesores visitantes respondieron juntos. Incluso Brayshaw, el antiguo jefe de asesores, declaró tímidamente, “las reglas son las reglas. Es natural para el fuerte el pararse en el lugar más alto. No tengo ninguna objeción a eso”.

“Entonces muy bien”, Crosius giró su mirada hacia Jasper de pie muy muy lejos y la instruyó, “toma el registro de que a partir de este día, el Señor Han Shuo es el jefe de los asesores visitantes para el Valle del Demonio de la Guerra. Recibirá los mejores tratamientos. La mansión de setecientos metros cúbicos en el sur le será entregada como su nueva residencia. Además, selecciona una dama joven y hermosa de cada raza en el Valle y envíala a su mansión. Será su honor el que se les dé la oportunidad de servir al Señor Han Shuo”.

“Sí padre”, Jasper respondió y le dio un vistazo a Han Shuo antes de bajar rápidamente su cabeza para tomar notas.

“En esta ocasión, el Valle del Demonio de la Guerra corre una crisis mayor. Expertos del Castillo Colmillo Venenoso se dirigen aquí mientras hablamos. Algunas de nuestras medidas defensivas en los alrededores han sido removidas por esos expertos. Estos quizás se movilicen y lancen un ataque completo sobre el Valle en tal vez en pocos días desde ahora. No sólo la medida de enemigo invasor es la mayor con la que nos hemos encontrado, incluso tienen por lo menos dos Guerreros Sombra participando. Estoy muy preocupado sobre los dos Guerreros Sombra. Sus fuerzas están en la clase Demonio. Lo principal es que con el maestro del Castillo Colmillo Venenoso, Yeki habrán por lo menos tres Demonios. No será fácil de lidiar para nuestro Valle…”

Crosius explicó la situación una vez más para Han Shuo. Después de eso, reveló una mirada bastante torpe con una sonrisa amable y dijo, “afortunadamente, ahora tenemos al Señor Han Shuo de nuestro lado. Con él aquí, nuestras probabilidades ahora han incrementado. Mientras podamos aguantar hasta que el ejército de refuerzo llegue, nuestro Valle será capaz de enseñarle al Castillo Colmillo Venenoso una buena lección”.

“Señor Crosius, ¿qué nivel de demonio es Yeki? Y los otros dos Guerreros Sombra, ¿en qué nivel de Demonio están?” Han Shuo pregunto con sus cejas ligeramente arrugadas.

“Yeki es lo mismo que yo, ambos somos Demonios de nivel uno. En cuanto a los dos Guerreros Sombra, sus fuerzas no están determinadas”, Crosius respondió.

Mientras asentía con su cabeza, Han Shuo pensó para sí mismo que dada su fuerza actual, simplemente con la encarnación del dios menor de la destrucción suya, él sería capaz de mantener a los tres Demonios bajo control. Parecía ser que la crisis no era particularmente difícil de manejar.

“Esas son sólo las fuerzas conocidas del Castillo Colmillo Venenoso. En cuanto si contrataron peleadores adicionales, no tenemos ni idea. Además, después de que la información sobre la explosión del portal entre planos se dispersó, algunos otros expertos de pequeñas fuerzas secretamente han llegado. Algunos de ellos son de los otros tres reyes demonios y algunos son expertos con pequeñas influencias. No hay pistas de cuáles son sus intenciones y si ellos participaran en la batalla”, Crosius dijo con una voz profunda mientras recordaba esas amenazas posibles y desconocidas.

“Ya veo…”. Han Shuo pensó por un momento antes de poner repentinamente un rostro recto y decirle a Crosius, “conozco una matriz mágica. Mientras se despliegue en las afueras del Valle del Demonio de la Guerra, seguramente causará enormes bajas para el enemigo. Sin embargo, esta formación requiere un montón de materiales únicos. No sé si el Valle del Demonio de la Guerra pueda reunirlos”.

Han Shuo estaba extremadamente interesado en ciertos materiales únicos del reino del Abismo. Sin embargo, como él no poseía dinero en ese mundo, sería imposible para él obtener grandes cantidades de esos materiales. Sin embargo, con semejante razón, fácilmente justificaría el cosechar una enorme cantidad de esas substancias.

“¿Matriz mágica? ¿Qué es una matriz mágica?” Crosius no entendía el término al que él se refería.

“Erm, es así”, Han Shuo no sabía cómo ponerlo en palabras y por ello sacó casualmente algunos minerales de cristales mágicos y arregló una matriz hexagonal de necromancia en el piso. Bajo el efecto de la fuerza mental de Han Shuo, la intensa aura de la muerte en los alrededores se reunió hacia el centro de la estrella. Finalmente, con un pensamiento suyo, los minerales de cristal mágico explotaron. El aura de la muerte reunida en el centro instantáneamente emergió con múltiples pliegues en magnitud, disparando violentamente rayos de la muerte.

Después de absorber las memorias de Haley el dios fundamental, Han Shuo sabía cómo desplegar algunas formaciones de magia de necromancia. La que estaba demostrando era sólo el más básico de los brillos de la muerte. Utilizo algunos minerales de cristal mágico para concentrar el elemento de la muerte por varios pliegues en unos pocos segundos, causando que explotaran en intensos rayos de la muerte.

Han Shuo deliberadamente la había arreglado así para que ningún experto en el gran salón resultara herido. Esas piedras eran tan duras como el acero, sin embargo, se les dejaron agujeros grandes y pequeños después de los destellos de luces.

Mientras el estupefacto Crosius miraba a Han Shuo, él puso una sonrisa y dijo, “esta es sólo la más básica de las matrices mágicas. ¡Con suficientes materiales y procurando que la calidad sea buena, su poder puede elevarse por cientos o miles de pliegues!”

Crosius tenía asombro escrito por todo su rostro. Estaba aturdido mientras miraba los agujeros por todo el gran salón. Después de un largo tiempo, repentinamente se volvió hacia Jasper y la instruyó solemnemente, “lleva al Señor Han Shuo al almacén de materiales para armas. Deja que selecciones y escoja cualquier bien o material que requiera. ¡Si no son suficientes, encontraré la manera de obtener más!”