GDK – Capítulo 535

0

Capítulo 535: Una regla especialmente para ti


“Han Shuo, ¿dónde has estado? El Señor Crosius ha enviado mensajeros para apurarte, preguntando por tu presencia en el Gran Salón del Demonio de la Guerra para discutir asuntos importantes”. Hemanna fue la primera en ver a Han Shuo después de que salió de su cámara subterránea secreta. Inmediatamente gritó con pánico al verlo.

Hemanna obviamente reverenciaba un montón a Crosius. Dentro del Valle del Demonio de la Guerra, él era básicamente un señor supremo con autoridad absoluta. Hemanna tenía miedo de que él quizás hiciera responsable a Han Shuo por su tardanza y por tanto ella reacciono preocupada.

El paso del tiempo no era nada similar al del Continente Profundo. Un día en el reino del Abismo era lo mismo que aproximadamente medio mes en el Continente Profundo. Dado que la reunión tomaría lugar dos días después de que él entró bajo tierra, Han Shuo entendió que él debió haber permanecido en la cámara secreta por alrededor de un mes.

“No es un gran asunto. Me dirigiré directamente justo ahora”, Han Shuo dijo de forma despreocupada. Después de vigilar el área con su consciencia, pregunto sonriente, “¿dónde está Sylph?”

“Está preguntando en los alrededores para descubrir dónde estabas. Intentamos buscarte pero no teníamos ni idea de donde estabas en realidad, así que decidimos que ella iría a preguntar por los alrededores mientras yo te esperaba”, Hemanna respondió.

“Hmm, debí haberles informado a las dos sobre eso. La siguiente vez que me pierda, no me busquen. Regresare después de algún tiempo”, Han Shuo dijo algo avergonzado. Él entonces salió con grandes zancadas y dijo, “muy bien, entonces vamos a la reunión y ver si ya término”.

“El Gran Salón del Demonio de la Guerra es el edificio más grande hacia el centro. Puedo mostrarte el camino, pero no puedo acompañarte al Salón. No tengo las calificaciones. ¡Lo siento!» Hemanna dijo con disculpas mientras él seguía detrás de Han Shuo hacia el Gran Salón del Demonio de la Guerra.

La división de clases en el reino del Abismo era equivalente a como era en el inframundo en lo estricto y rígido. No tenían permitido simplemente interactuar con personajes con fuerzas mayores. Hemanna y Sylph sólo poseían la fuerza al nivel de un Destructor y no estaban calificadas para participar en la reunión del Gran Salón del Demonio de la Guerra.

Así eran las leyes del reino del Abismo. Cuando Hemanna lo explico, Han Shuo tampoco insistió. Se dirigieron hacia el Gran Salón del Demonio de la Guerra muy rápidamente.

A lo largo del camino, Han Shuo inspeccionó su cuerpo usando su conciencia. Descubrió que su cuerpo principal sufrió algunos daños. Incluso el demonio infante estaba herido. Sin embargo, después de que su consciencia pasó a través de una batalla extremadamente traicionera, su fuerza de voluntad se volvió incluso más tenaz. Comparado a las leves heridas de su demonio infante, el beneficio que ganó era simplemente incalculable.

En ese momento, su cuerpo principal como practicante de las artes demoníacas sólo tenía la fuerza de un semidiós. Sus encarnaciones, mientras tanto, una era un dios fundamental de la muerte, mientras la otra era incluso más aterradora, un dios menor de la destrucción.

Después de ganar dos almas adicionales, él se volvió mucho más fuerte que antes. Si él regresara al Continente Profundo justo ahora, él reconocía que incluso el rey de seis cuernos de la Raza Alma y la Santidad de la Iglesia de la Luz, enfrentarían con certeza la muerte cuando se enfrentaran en su contra. Quizás no tendrían ni siquiera la habilidad de escapar de él con vida.

En todo el Continente Profundo, quizás sólo el Dragón Primordial con una fuerza indomable podría apenas ser su competencia. No había un momento en que él no pensara sobre su enemistad profunda hasta los huesos con él.

“Oh, capitán Nambrough, así que resulta que estás a cargo de proteger la puerta. Han Shuo llega tarde para la reunión. ¿La reunión todavía continúa?” Hemanna rápidamente preguntó después de ver que el capitán del Regimiento Shero, Nambrough, estaba de pie y recto frente a la entrada después de llegar al gran edificio.

Nambrough aún parecía muy cordial cuando él se encontró nuevamente con Han Shuo. Con ojos bastante ansiosos, le respondió a Hemanna, “el Señor Crosius le había informado al Señor Han Shuo sobre la reunión desde hace mucho. Incluso envió hombres para invitarlo nuevamente. ¿Por qué ustedes han llegado sólo hasta ahora?»

“Capitán Nambrough, es verdad que mi maestro está un poco tarde para la reunión. ¿Pero él aún puede entrar?” Hemanna pregunto ansiosa.

“Llevare al Señor Han Shuo dentro. Tú espera aquí afuera”, Nambrough le respondió a Hemanna antes de girarse hacia Han Shuo y dijo, “Señor Han Shuo, por favor sígueme”.

Éste asintió con una ligera sonrisa, para nada ansioso o avergonzado como alguien quien llegaba tarde debía estar. Siguió tranquilamente por detrás a Nambrough y preguntó sin preocupaciones, “¿hace cuánto que comenzó la reunión? ¿Quienes participaron? ¿Sobre qué están discutiendo?”

“Ya tiene algo de tiempo. Los seis Rakshas y algunos honorables asesores visitantes están allí. El asunto principal a discutir es cómo lidiar con el ataque inminente del Castillo Colmillo Venenoso”. Como Han Shuo había rescatado el Regimiento Shero de Nambrough, naturalmente, este mostraría un especial cuidado con él. Después de una corta pausa, añadió, “las fuerzas del Castillo Colmillo Venenoso se están aproximando al Valle mientras hablamos. Más y más escoltas nuestras colocadas a los alrededores del Valle han sido eliminadas. No pasará mucho antes de que el Castillo ejecute una invasión a gran escala en contra de nuestro valle. ¡En esta ocasión, con los Guerreros Sombra del rey demonio Golander apoyando al Castillo Colmillo Venenoso, el futuro de nuestro Valle es desolador!”

“¿Guerreros Sombra? ¿Realmente son así de formidables? ¿Tan aterradores?” Han Shuo arrugó sus cejas y preguntó.

Era como si una presión sin forma hubiera rodeado a Nambrough cada vez que los Guerreros Sombra eran mencionados. Forzó una sonrisa y asintió antes de responder, “los Guerreros Sombra son los guerreros más poderosos bajo el control del rey demonio Golander. Cada Guerreros Sombra posee la fuerza de un Demonio. Además, el peleador más formidable entre ellos es incluso más poderoso que el Señor Crosius. La devastación que un Demonio puede causar no es algo que puedas imaginar. ‘Suspiro’, desafortunadamente para nosotros, el mensaje enviado a la Ciudad de Jade Negro fue demasiado tardío. Me temo que no podremos soportar hasta que el ejército de refuerzo enviado por el Señor Manticole llegue”.

Mientras conversaban, los dos rápidamente subían un centenar o más de escaleras flotantes. Cuando finalmente llegaron a una enorme puerta hecha de roca que tenía un número masivo de guardias defendiendo el exterior, Nambrough le indico a Han Shuo que esperara afuera por un momento mientras avanzaba solo para informar de su llegada. Poco después, al ver a Nambrough haciendo gestos, él camino casualmente hacia la habitación de la reunión.

El salón era extremadamente espacioso. Había una enorme mesa con forma oval en el centro, con sillas de piedra rodeándola. Justo en frente estaba Crosius, orgullosamente sentado en un asiento, mostrando una conducta magnífica, imponente y digna de una persona que ocupaba una posición alta.

El siguiente asiento junto a él, estaba ocupado por la cabeza de los seis Rakshas del Valle del Demonio de la Guerra, Qunoa. Los cinco asientos a su lado eran todos expertos semidioses llevando la decoración de Raksha. Ese Raksha de nivel dos al que Han Shuo le había dado una feroz lección, Brakyah estaba entre los cinco.

Junto a los seis Rakshas estaban sentados los asesores visitantes. Han Shuo nunca se había encontrado con esos asesores antes. Quien sabía de donde en el mundo habían salido. Había cinco asesores visitantes en total. De esos, tres poseían la fuerza de un semidiós y los otros dos eran ligeramente más débiles. Debieron ser invocados para apoyar en la crisis.

Esos cinco asesores visitantes estuvieron residiendo en diferentes lugares a la del área donde Han Shuo vivía, parecían recibir un tratamiento ligeramente mejor. Desde la forma en que Crosius los miraba, Han Shuo podía decir que él les daba una gran importancia a esos cinco asesores visitantes.

Una vez que Han Shuo hizo su aparición, los ojos de todos en el salón se giraron y se lanzaron hacia él. Qunoa forzó una sonrisa hacia él e hizo un gesto de saludo. Incluso Brakyah asintió hacia él con una ligera sonrisa. Sin embargo, sus ojos llevaban un subtexto de tomar alegría de su infortunio. Pareciendo listo para mirar que Han Shuo fuera asado.

Otros expertos del Valle del Demonio de la Guerra que se encontraron con él por primera vez, revelaron expresiones de asombro y perplejidad. Quien sabe que intenciones estaban haciendo mientras lo observaban secretamente.

En una esquina lejana estaba la hija de Crosius, Jasper, permaneciendo recta son sus delgadas piernas. Estaba escribiendo cosas en un grueso documento sostenido en su mano. Cuando ella vio que Han Shuo entró en el salón, secretamente lanzo miradas hacia él, indicándole que tuviera cuidado, antes de enterrar su cabeza y continuar escribiendo cosas.

Él aprendió de Hemanna que Jasper había estado actuando como la archivadora de todas esas cosas. Asistiría a la reunión de gran significado para el Valle usando el rol que interpretaba. Sin embargo, como el reino del Abismo era un lugar donde el poderoso era honrado, aunque ella era la hija de Crosius y tenía una excusa razonable para permanecer en la sala de reuniones, sólo podía escribir desde la distancia y no se le dio un asiento.

Bien, para estar de pie en esa habitación con un nivel insuficiente de fuerza, ya podía ser considerado como tomar un viaje en el faldón de su padre. ¡Simplemente no tenía las calificaciones para sentarse!

Justo al frente, Crosius estaba mirando a Han Shuo con una expresión algo fría. Con un tono disgustado dijo, “le pedí a Brakyah que te informará de la reunión a tiempo, además de enviar personas para invitarte antes de que comenzara. ¡Quien sabría que el Señor Han Shuo en realidad era tan desdeñoso y sólo se uniría a nosotros cuando nuestra reunión está a punto de terminar!”

Cuando Crosius dijo eso, Han Shuo en realidad sintió una ligera sensación de vergüenza. Después de todo Crosius verdaderamente había actuado con propiedad y le dio los recordatorios adecuados. Su tardanza combinada con esa arrogancia mostrada cuando él se encontró por primera vez con Crosius obviamente le había dado a este una impresión extremadamente insatisfactoria.

El reino del Abismo era un lugar donde el fuerte era respetado, incluyendo las reglas que se establecían. De su insolencia mostrada en su primera reunión, Crosius aún pudo hacer una excepción y dejarlo pasar. Pero en esa ocasión, le había notificado a tiempo, dos veces y aun así al final llego tarde. Desde esa perspectiva, Han Shuo había roto las reglas intencionalmente. Eso no era algo que Crosius pudiera perdonar.

“Señor Han Shuo, como un asesor visitante para el Valle del Demonio de la Guerra, deberías aprender a obedecer las reglas. El Señor Crosius te ha tratado bien. Fastidiarlo en este momento crítico no es algo que un asesor visitante deba hacer, oh cierto, debo haber olvidado decírtelo, yo soy el jefe de los asesores visitantes del Valle. En el futuro, deberás responderme a mí. ¿Entendido?” Después de que Crosius terminó sus palabras, un alíen con dos rostros y cuatro brazos le dijo a Han Shuo con una voz desconcertante.

Parecían como gemelos siameses. La apariencia desde su frente se veía como un hombre alto y fornido, mientras en la parte trasera de la cabeza estaba el rostro de una mujer encantadora, con todas las características de una joven, incluyendo un par de altos picos gemelos. Cuando hablo, hubo dos voces, de hombre y mujer, hablando al unísono, dándole a cualquiera que escuchara inexplicablemente una piel de gallina y malestar.

Tenía la fuerza más alta entre los asesores visitantes. Su fuerza no palidecía en comparación al segundo al mando del Valle, Qunoa. Mientras hablaba, torcía su cuerpo y cuello permitiendo que ambos rostros de hombre y mujer en su cabeza miraran hacia Han Shuo. Era extremadamente monstruoso.

“Mis disculpas, estoy fuera de forma y aún no me he adaptado al tiempo del reino del Abismo. No fui cuidadoso y accidentalmente olvide el tiempo durante mi cultivación”, Han Shuo sólo miro hacia Crosius y le explico como si no fuera un asunto muy grande. Mientras hablo, camino hacia la mesa oval, como si él no hubiera escuchado las palabras del jefe de los asesores visitantes.

“Bien. Lo dejare pasar. Apenas te has convertido en un asesor visitante del Valle del Demonio de la Guerra y quizás no tienes muy claro las reglas de mi Valle. Lo dejaré pasar por esta vez. Pero la siguiente vez que esto ocurra, no seré tan amable”, Crosius miró profundamente hacia él y dejó salir un leve gruñido. No dio ningún castigo para él en ese momento crítico. Pero si fuera en momentos normales, ese maestro del Valle, quien había ganado su asiento a través de baños de sangre, definitivamente no sería tan piadoso y misericordioso.

“¡Gracias!” Han Shuo respondió casualmente. Mientras él caminaba hacia la mesa para tomar su asiento, miro hacia el asiento del más bajo estatus y arrugó profundamente sus cejas. Luego, pareció tener un pensamiento de algo y reveló una sonrisa calmada. Camino hacia el jefe de los asesores visitantes que tenía rostros de hombre y mujer colocados en la misma cabeza y dijo, “¡Hey transgénero, quítate de mi asiento!”

Los Rakshas y algunos otros asesores visitantes que estaban discutiendo suavemente el por qué Crosius tuvo un cambio de humor de 180 grados en esa ocasión, pararon de hablar cuando escucharon las palabras de Han Shuo. El gran salón repentinamente se volvió tan silencioso que un alfiler podía ser escuchado al caer.

“¿Qué… Qué dijiste?” el jefe de los asesores en realidad estaba algo aturdido. El rostro de hombre enfrentando a Han Shuo reveló una expresión de asombro.

“Tu transgénero, quítate de mi asiento. ¿No entendiste mis palabras?” Después de terminar esas palabras, colocó gentilmente su mano izquierda en el hombro de ese jefe de asesores. El aura de la destrucción que venía del Filo Cazador de Demonios instantáneamente fluyo en su cuerpo. Cada experto en el salón de reuniones sintió una destructiva, despiadada y aterradora energía siniestra.

El alma dentro del Filo Cazador de Demonios poseía la fuerza de un dios menor. Sin embargo, Han Shuo no reveló inmediatamente su fuerza real. Al principio, liberó el aura de un semidiós y gradualmente elevó su fuerza. Cuando el aura liberada estaba alrededor de un dios fundamental, ese jefe de los asesores ya no pudo soportar la abrumadora presión. Se levantó con un cuerpo tembloroso y rostros asustados. Con una voz extraña, como si hubiera estado equivocado dijo, “es, es sólo un asiento… No hay necesidad de ser tan feroz conmigo… Me asustaste…”

En esa ocasión, sólo hablo la voz femenina. La boca en el rostro de hombre estaba completamente cayada. Sin embargo, ese rostro tenía una expresión extraña de una tímida, exquisita y delicada chica.

La extrañeza de ese jefe de asesores le dio un escalofrío por la espina a Han Shuo. Se sentó en el asiento que había tomado por la fuerza mientras miraba en blanco a la hechizante mujer en la espalda de ese alienígena. De alguna forma, quedó entre las risas y lágrimas.

“Señor Han Shuo, desde este día en adelante, tienes permitido llegar tarde a cualquier reunión. ¡Esta es una nueva regla del Valle del Demonio de la Guerra especialmente para ti!” Crosius dijo decididamente mientras miraba hacia él con una expresión de una placentera sorpresa.