Capítulo 531: Valle inferior.


Después de haber esperado por quien sabe cuánto tiempo, Brakyah finalmente pasó a través de esa experiencia horrorosa. Han Shuo casualmente se puso un traje de guerrero negro con verde. Llevando una sonrisa satisfecha y contenta en su rostro, llevaba sus pantalones sueltos y salió de la casa.

Aunque Brakyah estaba furioso hasta el punto de casi escupir sangre cuando vio la sonrisa despreocupada en su rostro, él no tenía más opción que poner una sonrisa de disculpa. Por mucho que lo intentara, su sonrisa parecía extremadamente desagradable e incómoda. “Señor Han Shuo, fue mi error la última vez. Viene especialmente para disculparme contigo. Por favor perdona mi comportamiento impertinente”.

Han Shuo se estiró en comodidad. Mientras miraba hacia Brakyah son sus ojos entrecerrados, él se preparó interiormente para manejar cualquier ataque sorpresa de éste. Cuando la primera cosa que salió de su boca fue una disculpa, su expresión repentinamente se sacudió. Poco después, los ojos de Han Shuo brillaron con luces extrañas mientras quedo en blanco hacia Brakyah.

Éste obviamente estaba de cierta forma incómodo bajo sus extrañas miradas, bajo su cabeza incluso más abajo como si tuviera miedo de mirar directamente esa mirada. Y dijo con una voz más suave, “por favor perdona mis errores, Señor Han Shuo”.

“En”, Han Shuo respondió simplemente con una consonante nasal antes de darse la vuelta y regresar a su residencia.

Brakyah arrugó sus cejas y repentinamente alzó su cabeza para mirar su espalda. Él gritó suavemente, “Señor Han Shuo, ¿me has perdonado?”

“Perdonado, todo está perdonado. Sólo márchate. Mientras no me ofendas, tengo mejores cosas que hacer que meterme contigo”, con sólo una mirada, él podía decir que Brakyah no era sincero en su disculpa. Aun así, él no tenía interés en fingir ser civilizado con Brakyah. Él añadió fríamente, “de todas maneras, si planeas tomar represalias, quizás quieras hacerlo cuidadosa y meticulosamente. De lo contrario, si no muero, no le daré más cara a nadie, ni siquiera a Crosius. Creo que sabes a qué me refiero”.

Cuando Brakyah lo escucho decir eso, sus pupilas repentinamente se contrajeron y miró hacia su espalda con una mirada feroz. Parecía tener el deseo de atacar inmediatamente, pero obviamente estaba vacilando. Mientras él no podía decidir si debía o no atacar, Han Shuo caminó de regreso a su residencia.

Tomó una respiración profunda mientras se tragaba por la fuerza sus agravios, antes de revelar una ligera sonrisa, diciendo, “el Señor Han Shuo es ahora un asesor visitante de mi Valle del Demonio de la Guerra. Todos nosotros estamos en el mismo bote. Eran sólo dos mujeres. No soy alguien que haría un escándalo por semejante cosa tan insignificante”.

“¡Es mejor que así sea!” Han Shuo respondió fríamente. Aunque él lucía indiferente en la superficie, en su corazón sin embargo, coloco algo de significado hacia Brakyah. Para una persona que había resistido hasta ese punto, incluso si su fuerza no fuera suficiente para competir con la suya, sus ataques podrían ser increíblemente feroces y no debía ser subestimado.

“Oh cierto, aparte de disculparme, estoy aquí para informarte que habrá una reunión en dos días en el gran salón del Valle, para discutir cómo lidiar con el Castillo Colmillo Venenoso. El Señor Crosius desea que estés allí a tiempo”, Brakyah gritó mientras miraba la espalda de Han Shuo.

“Lo tengo”, éste respondió indiferente.

Con una espalda encorvada Brakyah se miraba muy humilde en sus modales. Con su cabeza agachada, dijo, “Entonces, dejaré de molestar al Señor Han Shuo de sus asuntos placenteros”. Él había tomado la oportunidad de dar un rápido vistazo al interior. Sus afilados ojos vieron claramente los dos hermosos cuerpos de Hemanna y Sylph recostados cansada y desordenadamente en la cama de Han Shuo. En realidad tenía miedo de que él pudiera ver el intento asesino en sus ojos el cual no podía esconder completamente y por eso no se atrevía a alzar su cabeza para mirarlo.

Sin embargo, con su consciencia habiéndose cultivado hasta ese reino, incluso sin probarlo activamente con ella, Han Shuo podía sentir claramente el odio extremo que venía de Brakyah. Ese ocultamiento inútil suyo, sólo hizo que él lo sintiera ridículo e hilarante.

“Que tipo tan lamentable. Tú rencor debe estar haciéndote humear justo ahora. ¡Jeje, considérate desafortunado por tratar de arrebatarme a mis mujeres!” Han Shuo habló para sí mismo después de mirar a las dos hermosas sirenas en su cama y a Brakyah cuyos hombros habían estado temblando mientras se marchaba. Su voz no fue ni fuerte ni suave, pero era ciertamente audible para Brakyah dada su fuerza.

Éste repentinamente tropezó y temblo un poco antes de continuar su paso. Con su espalda enfrentando a Han Shuo, Brakyah parecía estar vacilando en sí él debería avanzar y cargar hacia Han Shuo con su vida. Pero al final, se las arregló para contenerse a sí mismo y desapareció patéticamente de su cruel mirada.

“Él en realidad tiene un carácter extraordinario, pero lo que es una lástima…” Han Shuo murmuró. Entonces con un pensamiento, activo un arte demoníaco. ¡Golpe! La puerta fue cerrada rápidamente.

Mirando hacia las dos hermosas jovencitas recostadas en desorden en su cama, su boca se curvo para formar una sonrisa satisfecha. Después él aseguro ligeramente la casa, regresó nuevamente a esa cámara secreta bajo tierra excavada por el zombi élite de tierra. Sacando el bastón esquelético, siguiendo su conexión con el pequeño esqueleto, su alma descendió sobre el inframundo. Era un valle hecho de cadáveres apilados en alto. El aura de muerte era extremadamente intensa en esa área. Era como si toda la región estuviera rodeada con el elemento puro de la muerte. El aura gris ceniza de la muerte permanecía en el aire. Había incontables criaturas no muertas poderosas localizadas en semejante lugar tan extraño.

Caballeros malvados, señores de las momias, viejos demonios sobrenaturales, demonios de hueso, esas criaturas no muertas de alto nivel podían ser encontradas en cualquier parte en ese gran valle. Se estaban moviendo como si fueran guardias concienzudos y devotos, defendiendo prudente y cuidadosamente el gran cañón.

Algunas presencias poderosas venían desde las profundidades del cañón. Estas deberían ser criaturas no muertas incluso más poderosas que los viejos demonios sobrenaturales y demonios de hueso. Para que numerosas criaturas no muertas de alto nivel estuvieran reunidas allí, algo inusual debía estar ocurriendo.

Desde el reino del Abismo, Han Shuo había sentido la intensa fluctuación mental del pequeño esqueleto, por tanto después de que Brakyah se marchó, él descendió convenientemente en el inframundo y aterrizó en ese extraño lugar al seguir la localización del alma del pequeño esqueleto.

Han Shuo aterrizó en una montaña calva. Todo alrededor de él estaba densamente agrupado con criaturas no muertas. Entre los que estaba el pequeño esqueleto, montado en un dragón de hueso flotando orgullosamente en medio del aire. Él tenía la conducta de un señor supremo, viendo por encima al mundo. Bajo él, los cinco zombis de élite estaban todos presentes. También había otro dragón de hueso, un rey zombi y los tres caballeros malvados que habían sido reformados por Han Shuo usando las artes demoníacas.

Después de absorber la tremenda energía de la estatua de la Diosa del Hielo dentro de la montaña congelada del Santuario del Hielo, el zombi élite de agua tenía un rostro ligeramente arrugado y un par de ojos los cuales parecían contener olas de agua. También tenía una armadura de color azul agua con un patrón de olas que cubría la mayoría de las partes de su cuerpo. Daba una calidad suave y sobrenatural, incoherente con la atmósfera sin vida en el inframundo.

Después de que el delgado y alto zombi élite de madera obtuvo la Hoja Verde, hizo rompimiento tras rompimiento en su camino de la evolución. Había una vitalidad exuberante que se emanaba naturalmente de su cuerpo. Sorprendentemente, el aura exuberante en realidad se combinaba perfectamente con el aura de la muerte de salía del zombi. Eso hizo que Han Shuo tuviera miedo de la milagrosidad de los cinco zombis élites elementales.

“Padre, ¿por qué has venido?” mientras él miraba hacia los zombis de madera y agua, el pequeño esqueleto flotando en lo alto del aire, de pronto le preguntó. Después de una pausa corta, antes de que él pudiera responder, el esqueleto continuó, “Padre, ¿quién fue el que te lastimo la última vez? Quiero apresar eternamente su alma aquí y dejar que sufra un tormento interminable”.

“No te preocupes, habrá oportunidad de eso. Cuando regrese, nosotros pelearemos hombro a hombro”, Han Shuo respondió. Su mirada pronto se giró hacia el gran cañón al frente lleno de criaturas no muertas de alto nivel y preguntó, “sentí una intensa fluctuación desde tu alma y vine a ver qué ocurría. Has venido con todo en esta ocasión. ¿Ocurre algo grande?”

“Si, Padre. Ese es el Valle Inferior. Sentí la presencia de una criatura extremadamente poderosa dentro del valle. Esa criatura es más poderosa que el dragón del hueso y el rey zombi. Amenaza severamente el camino de mi expansión de territorio. Por tanto, vine aquí para eliminarlo y tomar el Valle Inferior. Quiero ver por qué este lugar ha nutrido a tantas criaturas no muertas de alto nivel”, el pequeño esqueleto explicó.

Cuando él lo dijo, Han Shuo no pudo evitar el comenzar a prestarle más atención al gran cañón. De la sensación que tuvo por primera vez, él ya entendía que el gran cañón era bastante inusual comparado a la mayoría de los sitios del inframundo. Ese lugar llamado Valle Inferior tenía un elemento de la muerte mucho, mucho más intenso comparado con otros sitios. Aparte de eso, las pocas presencias poderosas escondidas dentro llamaron su interés.

Después de absorber el Cristal del Origen de la Muerte, la fuerza del pequeño esqueleto había avanzado a rangos los cuales incluso dejaron asombrado a Han Shuo. Después de formar ambos el Cuerpo Elemental y el Alma Elemental, basado en las clases entre los dioses que él recientemente aprendió, entendió que el pequeño esqueleto ya podía ser considerado un dios fundamental de la muerte. En ese reino, el esqueleto era absolutamente una existencia extremadamente poderosa. Él realmente no esperaba que el pequeño esqueleto encontrara tan rápidamente otra existencia del mismo rango en el inframundo.

Después de haber permanecido en el reino del Abismo por algo de tiempo, él llegó al entendimiento del método de cultivación de ese mundo. También sabía que en el inframundo, el pequeño esqueleto había estado cultivando con el elemento de la muerte a través de su esqueleto y su camino de cultivación era básicamente equivalente a esas criaturas abismales. Sin embargo, mientras su alma había obtenido una porción de las memorias de Han Shuo, además al tener muchos encuentros fortuitos y el impulso del Cristal del Origen, el Pequeño esqueleto había formado rápidamente un Alma Elemental. Como él había estado usando el elemento de la muerte para forjar su cuerpo, formó un Cuerpo Elemental poco después.

Repentinamente llegó a la mente de Han Shuo que el Pequeño esqueleto tendría que estar extremadamente familiarizado con atacar usando huesos. Con su alma siendo ahora un Alma Elemental después de absorber un Cristal del Origen de la Muerte, si él pudiera desplegar eficientemente magia de necromancia, entonces él ciertamente sería incluso más poderoso.

Aunque el pequeño esqueleto había obtenido anteriormente algunos de los recuerdos de Han Shuo, en ese punto, él tenía un pequeño o nulo entendimiento hacia la necromancia. Por tanto, el pequeño esqueleto ahora no tenía idea de cómo usar magia de necromancia de alto nivel. Repentinamente, mientras él miraba hacia el pequeño esqueleto, tuvo la idea de transferir sus memorias pertenecientes a la necromancia hacia él.