Capítulo 530: Indulgencia Carnal


La gente del Reino del Abismo tenía unas estructuras corporales muy diferentes de las personas del Continente Profundo. Sus cuerpos eran densos y sus meridianos eran firmes y tenaces. A la par con sus huesos, no era de sorprender que pudieran absorber y fusionar la energía elemental pura en sus cuerpos.

Han Shuo estaba de pie detrás de Jasper y desplegó su consciencia. Él entonces extendió su mano izquierda colocándola en el pálido hombro izquierdo de Jasper. Como telarañas, unos rastros de yuan demoníaco entraron en el cuerpo de Jasper. Guiados por la consciencia de Han Shuo, estos lentamente hicieron una circulación completa a través del cuerpo de Jasper. Inmediatamente observó algunas de las diferencias entre el cuerpo de Jasper y su propia gente.

Mientras estaba haciendo eso observó cuidadosamente la forma en que el cuerpo de Jasper reunía y hacía uso del elemento viento. Atestiguo ciclones creciendo en su cuerpo. El elemento viento a su alrededor era absorbido en los ciclones agitándose en un patrón misterioso. Después de pasar a través de los ciclones, el elemento viento era depositado poco a poco en los meridianos y huesos.

Eso era similar al cuerpo único de Elizabeth en su habilidad de absorber ciertas energías divinas. Han Shuo estaba asombrado sólo de pensar sobre ella. De vuelta en el Continente Profundo, el Cuerpo del Favor Divino único de Elizabeth podía absorber energía divina de los seguidores de las dos mayores religiones – la Iglesia de la Luz y el Santuario del Hielo. Su habilidad contradecía todo el sentido común del que él sabía.

Basado en la información dejada atrás por el bastón esquelético del dios medio, aprendió que los dioses no podían asimilar la energía de otros dioses cultivando energías diferentes. Aun así, Elizabeth era obviamente una excepción. Los ciclones en su cuerpo eran bastante similares a los de Jasper, pero ella podía absorber ambas energías divinas que los dioses de la Luz y el Hielo proveían entre sus creyentes. Eso en efecto era bastante extraño.

Han Shuo pensó en ello por un momento antes de llegar a una rápida iluminación. Recordó que la ‘energía divina’ que Elizabeth podía absorber de los seguidores del Santuario del Hielo y la Iglesia de la Luz no era en realidad divina. La energía divina era el núcleo y esencia de todos los dioses. La ganaban a través de sus propias cultivaciones y el poder de la fe que venía de sus creyentes. Por tanto, no tenía sentido que le brindaran a todos sus seguidores su duramente ganada energía divina.

Habiendo pensado de esa manera, Han Shuo sintió que incluso aunque el cuerpo de Elizabeth era peculiar, no era peculiar al punto de la pérdida de palabras. Él luego continuó observando cuidadosamente los ciclones en el cuerpo de Jasper y silenciosamente se preguntó cómo eran formados esos ciclones.

“Han Shuo, ¿estás allí Han Shuo?” Han Shuo fue empujado fuera de su contemplación por los gritos del exterior. Podía decir que eran las dos jóvenes, Hemanna y Sylph.

Retirando su mano izquierda del hombro de Jasper, alzó su cabeza y respondió, “estoy aquí”. Luego le dijo a Jasper, como una estatua de mármol inmersa en su meditación, “la fuerza mental no puede ser ganada de la noche a la mañana. Puedes intentar meditar de acuerdo al método que te enseñe. Después de algo de tiempo, cuando la habilidad de tu alma sienta las fortalezas del elemento viento, tú naturalmente podrás ser capaz de sentir la presencia de la fuerza mental”.

“Muchas gracias, Señor Han Shuo”, Jasper sonrió dulcemente, poniéndose de pie de su posición con las piernas cruzadas y dijo. “Después de meditar así por sólo un poco de tiempo, parece que mí alma ya está cerca del elemento viento. ¡Tú método de entrenamiento es milagroso! Yo no escuche de semejantes métodos como este. El Señor Han Shuo es verdaderamente una persona mágica”.

Después de escuchar eso de Jasper, Han Shuo no pudo evitar indagar cuidadosamente en su alma con su consciencia. Noto que su alma se había vuelto ligera y más fluida.

No pudo evitar sentirse asombrado y pensó para sí mismo, ‘las personas del reino del Abismo tienen una habilidad sobresaliente para sentir la energía elemental. Con la guía apropiada, sus afinidades del alma con la energía elemental podrían crecer exponencialmente. A ese paso, no tomaría mucho para que Jasper sintiera la presencia de la fuerza mental a través de la meditación.

“Uh, Señorita Jasper, ¿por qué estás aquí?” Cuando Hemanna entro y vio a Jasper, quien estaba de pie frente a la puerta y hablando con Han Shuo, algunos rastros de un tono poco natural aparecieron en su bonito rostro mientras preguntaba de cierta forma sorprendida.

“Estaba consultando al Señor Han Shuo en algunas cosas pertenecientes a las artes marciales”, Jasper respondió secamente. Le disparó una mirada a Hemanna y Sylph, quienes llegaron con una expresión particular con sus profundos ojos antes de decir pensativamente, “en el Reino del Abismo, las órdenes del fuerte se respetan. Hombres, si son suficientemente capaces, pueden obtener cualquier clase de mujer que quieran. ¡Para estar siguiendo al Señor Han Shuo, ambas son en efecto muy afortunadas!”

Cuando Hemanna y Sylph escucharon lo que dijo, ambas llevaban expresiones extrañas en sus rostros, pareciendo esperar justificarse o decir algo. Pero después de tartamudear por un tiempo, no dijeron ni una palabra y más bien se quedaron viendo en blanco a Jasper.

“Muy bien, Señor Han Shuo. Ya no los perturbare más. Cuando pueda sentir la presencia de la fuerza mental, regresare para hacer más preguntas. Jeje, ambas Hemanna y Sylph son bien conocidas en el Valle del Demonio de la Guerra por su belleza. Disfrútalas bien”, antes de marcharse, Jasper le guiñó coquetamente un ojo a Han Shuo y se marchó con una ligera sonrisa antes de que él pudiera responder.

Han Shuo estaba muy sobresaltado. Nunca espero que ella, una belleza de semejante elegancia, pudiera en realidad decir en broma la palabra ‘disfruta’ en ese contexto. Al parecer en el Reino del Abismo era en efecto diferente del Continente Profundo. La sociedad allí obviamente era mucho menos sensible hacia ciertos asuntos que serían molestos o embarazosos en el Continente Profundo.

“Han Shuo, ella se está encaprichando contigo”, Sylph, la chica de ojos púrpuras, dijo amargamente después de que Jasper se hubiera desvanecido sin dejar rastro pero la expresión de sobresalto aún permanecía en el rostro de Han Shuo.

“¿Es en serio? No puede ser. Ella sólo vino para preguntar sobre las artes marciales. No puede ser como tú imaginas”, Han Shuo se rio involuntariamente y sacudió su cabeza, en desacuerdo con la conjetura de Sylph. Después de una pequeña pausa, continuó, “¿Qunoa, les ha dicho todo?”

“Sip, de hoy en adelante, ya no necesitamos pelear por el puesto de sargentos mayores. El Señor Qunoa no ha dicho que las dos te pertenecemos. Escuche que fue una orden directa emitida por el propio Señor Crosius. ¡Han Shuo, veo que tienes amigos en altos puestos!” Hemanna le dijo sonriente, pareciendo no tomar en lo más mínimo como ofensa que Crosius se las diera a él como una comodidad. De alguna forma, estas estaban incluso secretamente deleitadas. Esto hizo que él estuviera bastante confundido.

“¡Han Shuo, Jasper debe haberse enamorado de ti! Todos y cada uno de los seis Rakshas del Valle del Demonio de la Guerra son varias veces más viejos que ella e incluso algunos le han enseñado artes marciales a Jasper desde su niñez. Por tanto, ella no adora a ninguno de los seis Rakshas. Pero tú eres diferente. No sólo eres extremadamente milagroso, sino también suficientemente poderoso. Además de ese atributo diferente pero indescriptible, desde luego sería el caso que cayera enamorada de  ti a primera vista”, Sylph estaba pensando sobre Jasper y explicó tercamente.

“No hay posibilidad de dudas sobre eso. Nosotras adoramos y reverenciamos al fuerte. Jasper asistió durante tu batalla con Brakyah indicando que tiene sentimientos por ti. Luego, justo después ella averigua que permanecerás en el Valle e inmediatamente viene a consultarte sobre las artes marciales. Eso indica ampliamente sus sentimientos por ti”, Hemanna comenzó a dar su opinión después de escuchar la de Sylph.

Después de escuchar a las dos damas y recordar algunos eventos inusuales que él encontró en el reino del Abismo, se volvió del mismo pensamiento que ambas. Cuando pensó en la piel suave y tierna de Jasper, su hermoso par de alas blancas como la nieve y esos profundos ojos, su corazón en realidad se sintió algo conmovido.

Repentinamente, puso una sonrisa traviesa y miró a Hemanna y Sylph. Dijo, “dado que Crosius me las ha dado como presentes, ¿eso significa que puedo hacer lo que desee con ustedes dos?”

Ambas intercambiaron una mirada y en realidad respondieron sin ninguna moderación, “¡por supuesto!”

Han Shuo se rio de corazón. Abrió sus brazos y simultáneamente cargo a ambas por sus cinturas. Mientras ellas dejaban salir sus dulces gritos gentiles, en nada de tiempo aterrizaron en la amplia cama dentro de la habitación junto a Han Shuo. Sus límpidos ojos verdes y púrpuras revelaron sus amorosas pasiones, con la apariencia sumisa como si estuvieran llamando a su hombre para que cayera sobre ellas de corazón.

Las dos mujeres alienígenas, no tenían la misma estructura corporal de una persona promedio. Habían formado naturalmente armaduras e incluso picos estaban unidos a sus pieles alrededor de las partes de sus pechos, abdomen, hombros y rodillas. Sin embargo, cuando se emparejaban con las regiones desnudas de su piel saludable y de buen color, les daba la sensación de una salvaje belleza seductora.

Después de lanzar a las damas a la cama, Han Shuo no se apresuró a consumirlas. En su lugar, acaricio en los picos alrededor de sus codos y hombros mientras chasqueaba su lengua con sorpresa, “¡qué milagroso! Oh y que naturalmente formaran una armadura en sus pechos, el patrón es hermoso…”

Parecía ser que esos picos y armaduras eran lugares sensibles para las damas de su raza. Cuando él las admiro con sus dos manos desenfrenadas moviéndose lentamente alrededor de esos lugares, las dos coquetas damas comenzaron a jadear con sus mejillas volviéndose rojas como si estuvieran en el fuego.

Mientras las dos respiraban fuertemente, lentamente recogieron los picos en sus hombros, codos y rodillas en sus cuerpos. Esas hermosas armaduras que cubrían los sitios importantes en sus pechos y abdomen, lentamente también se volvieron del mismo color de sus pieles bajo los atentos ojos de Han Shuo. Estos lentamente perdieron su firmeza, poder defensivo, causando que sus tiernos, firmes y sobresalientes picos gemelos. E incluso sus peludas grutas inferiores fueran completamente expuestas.

“No, prefiero su apariencia con esos picos protectores de sus cuerpos. A mis ojos, ustedes dos me parecen mucho más atractivas y sexys de esa forma”, Han Shuo dijo sonriendo mientras acariciaba las áreas sensibles de las dos damas alienígenas con una técnica secreta de las artes demoníacas.

Las dos chicas inmediatamente entendieron su significado. Esos picos que fueron retraídos en sus cuerpos fueron todos extendidos ferozmente. Incluso sobre el sitio alrededor de sus pechos y abdomen, las hermosas armaduras se formaron nuevamente. Sin embargo, la armadura formada en esa ocasión era bastante interesante. Como botones de flor floreciendo, las partes más importantes en el centro estaban reveladas como el pistilo.

“¡Jaja, que hermosa imagen de bellezas!” Han Shuo estaba enormemente complacido. Sus manos frotaban a las dos mujeres incluso más desenfrenadamente. Las dos parecían no tener idea de que él estaba usando sus milagrosas técnicas demoníacas secretas sobre ellas. Después de recibir los gentiles frotamientos de él, sus deseos lujuriosos explotaron como el agua en una presa rota. Comenzaron a jadear pesadamente, sus ojos se volvieron acuosos, mientras sus hechizantes cuerpos comenzaron a retorcerse como una serpiente sin huesos.

“Señor Han Shuo, ¿está el Señor Han Shuo?” Por tercera vez, otra persona tocó en su puerta nuevamente.

Durante el momento más crítico, él escuchó un grito de la persona que recién había derrotado, causando que su corazón recibiera un aturdimiento. Después de desplegar su consciencia, descubrió que Brakyah había ido solo y estaba llevando una expresión respetuosa y solemne. Al parecer no estaba allí para buscar venganza.

Hemanna y Sylph obviamente también escucharon la voz de Brakyah que venía del exterior. Algunos rastros de inquietud aparecieron en sus ojos. Parecían estar considerando si debían levantarse de la cama.

Brakyah las había codiciado a ambas desde hacía mucho tiempo. Él había dejado profundos miedos en sus corazones, miedos que al parecer eran difíciles de eliminar completamente en un corto periodo de tiempo. Brakyah desde hacía mucho le anunció a todo el mundo que sus cuerpos serían suyos. Como Brakyah era uno de los seis Raksha del Valle del Demonio de la Guerra, incluso el mismo maestro del Valle, Crosius aceptaba sus palabras secretamente. Si no fuera por la repentina aparición de Han Shuo, las dos chicas definitivamente no tendrían otra opción.

Ahora que él había prevalecido sobre Brakyah, ellas finalmente podrían considerar el haber escapado de sus garras. Sin embargo, Brakyah estaba justo afuera. A pesar de que fueron excitadas y probadas por Han Shuo casi hasta un nivel irresistible, esos miedos profundamente enraizados en sus corazones aún tenían algo de efecto.

Sin embargo, Han Shuo obviamente no dejaría que las dos hicieran eso. Mientras él escuchaba el grito de Brakyah viniendo desde el exterior y miraba a las dos hermosas jóvenes quienes originalmente le pertenecían, en realidad sintió un intenso deseo adicional de poseer a ambas. La intensidad de ese deseo estaba más allá de su imaginación. Por tanto, no sólo no dejó ir sus dos manos que estaban colocadas en los pechos de las dos damas, en su lugar siguió presionándolas firmemente pero con gentileza, listo para hacer que las dos fueran incapaces de mover ni un músculo.

“Sí, estoy aquí. Por favor espera por un momento, Señor Brakyah. Iré en un momento”, Han Shuo respondió gritando fuertemente desde donde estaba. Luego, mientras las dos mujeres lo miraban con miradas que rogaban por perdón, él saltó sobre Hemanna. Su duro objeto entró ferozmente en el maravilloso reino cubierto con brillantes gotas de agua de Hemanna.

“Oohhh…” Hemanna no pudo evitar dejar salir un fuerte gemido que sonó como si ella estuviera llorando. Bajo la constante estimulación de su técnica demoníaca secreta, ella desde hacía mucho era incapaz de controlar sus sentimientos amorosos. Cuando esa zona extremadamente vacía de ella fue llenada completamente, sintió el más intenso y abrumador placer que absolutamente no pudo contener.

Afuera del edificio, Brakyah un Raksha de nivel dos, estaba sentado en su enorme araña con rostro demoníaco. Su rostro originalmente respetuoso se volvió increíblemente feo. Escuchando el increíblemente hermoso gemido de Hemanna en su éxtasis, él obviamente entendió que estaba ocurriendo dentro de la casa. Él obviamente no estaba de buen humor.

Esos cuerpos bellos y sacudidores de almas, eran originalmente para su disfrute. Sin embargo, en ese momento, él no era la persona que estaba cabalgando sobre ellas y más bien era el escucha respetuoso de fuera, imaginando que placenteramente disfrutaba la persona que debía ser él.

Pero sin la fuerza adecuada, cualquier cantidad de furia e ira que tuviera sería en vano, especialmente cuando su Señor Crosius le había dado personalmente una orden. No tenía más opción que ir y disculparse con esa poderosa existencia.

Las rondas y rondas de melodías hermosas y enternecedoras reverberaban en los oídos de Brakyah, causando que pusiera un rostro cenizo. Simplemente era mucho más sufrimiento que ser asesinado directamente. Sin embargo, al ser un Raksha de nivel dos, su mente era sobresalientemente firme. Reprimió con firmeza el pensamiento de cargar impertinentemente al costo de su propia vida. Soporto extenuantemente escuchar esos sonidos que lo hacían estar furioso al punto de escupir sangre.

“Soporta, debo soportar. Habrá una oportunidad para buscar venganza. La habrá…” El cuerpo de Brakyah estaba temblando mientras se hipnotizaba constantemente.

Dentro de la casa, mientras observaba a Brakyah usando su consciencia, Han Shuo conquistó enérgicamente el maravilloso cuerpo bajo él. Eso le dio un incomparable sentimiento de deleite. La joven alienígena bajo su entrepierna era maravillosa estando más allá de su expectativa. Era como cientos de miles de suaves pastos alrededor de su duro objeto. Esto le dio un éxtasis que él nunca antes había experimentado.

¡Las mujeres alienígenas en efecto eran distintas! ¡Ese viaje al reino del Abismo de hecho no había sido en vano! Han Shuo pensó deleitadamente para sí mismo.

La sensación de placer no sólo venía desde abajo de su entrepierna, sino también de su corazón. Cuando él pensó en Brakyah quien estaba justo afuera, el hombre quien debería estar sobre Hemanna y Sylph, no tenía más opción que mirar impotente mientras él disfrutaba de las dos, se sintió tan gozoso que casi se reía en voz alta.

Lo que lo hizo estar incluso más excitado era que mientras él conquistaba vigorosamente a Hemanna, podía sentir que el estado de su reino parecía haber alcanzado alguna clase de estado extremadamente misterioso y maravilloso. Sin que él manipulara activamente, el yuan demoníaco automática y rítmicamente circulaba de su demonio infante y fluía en su cuerpo con la trayectoria de la cultivación de las artes demoníacas.

Mientras él estaba placenteramente deleitado, también reconoció más profundamente el punto de rompimiento del Reino Carnal. Mientras él hiciera lo que deseara, no sólo el estado del reino progresaría rápidamente, incluso su yuan demoníaco crecería más profundo y denso.

Después de quién sabe cuánto tiempo, la Hemanna bajo su cuerpo había quedado inconsciente. Han Shuo se puso de pie y tiró de Sylph hacia él, continuando su expedición con ella.

“¿Espera un momento? ¿Será un momento? ¿Cuánto ha sido? ¡Este maldito extraño, me está humillando a propósito! ¡Maldición, maldición! También podría luchar con él hasta la muerte…” afuera de la casa, Brakyah estaba rechinando sus dientes. En su corazón, sus maldiciones habían tocado a las dieciocho generaciones de ancestros de Han Shuo y saludado a su familia en diferentes formas.