Capítulo 525: No me gusta ser visto hacia abajo


Con la multitud viendo, Qunoa condujo a Han Shuo hacia el más magnífico edificio en el Valle del Demonio de la Guerra. Ambas Hemanna y Sylph revelaron alegría en sus rostros cuando vieron que Han Shuo fue invitado a encontrarse con Crosius y estaba acompañado y partiendo con Qunoa, un personaje influyente en el Valle.

Cuando él caminó pasando a Sylph la dama de ojos púrpura, él reveló una amplia sonrisa y lanzó un guiño de alguna forma amoroso antes de decirle, “recuerden ambas, tú y Hemanna son mis mujeres. ¡Esperen por mí!”

Cuando él le dijo eso a ella bajo tantos ojos observando, no sólo ella no se molestó, en su lugar tímidamente asintió. Respondió con una voz suave, “Está bien”.

“Jajaja, bien, me gusta eso” Él rio de corazón mientras estaba contento en su corazón.

“Nuestro amigo es en efecto una persona romántica. Mientras estés dispuesto a permanecer en nuestro Valle, fácilmente podrás obtener toda clase de mujeres, incluso la amada hija del Señor Crosius no será algo difícil. ¡Jaja, creo que ella ya te ha aprobado en su corazón!” Qunoa le dijo mientras reía.

“¡Tío! ¡No, no hables disparates!”, una joven con un par de alas blancas y con un rostro tan bello como los ángeles, dijo avergonzada mientras estaba de pie en la multitud al lado de Han Shuo.

Él quedó en blanco por un momento antes de dar la vuelta para mirar a la hermosa joven flotando entre la multitud. No esperaba que esa dama en realidad fuera la hija de Crosius. Recordando su advertencia, él realizó la etiqueta del reino del Abismo muy torpemente, revelando una sonrisa brillante y dijo, “gracias por tu advertencia temprana”.

“¡De nada! Si permaneces en el Valle del Demonio de la Guerra, espero que me des alguna guía en las artes marciales. De la batalla de hace un momento, yo atestigüe muchas técnicas mágicas. ¡Eran verdaderamente asombrosas!” dijo la dama con apariencia angelical.

“Jaja, el Valle es un lugar grandioso. Si nada inesperado ocurre, creo que permaneceré aquí. Puedes buscarme cada vez que tengas tiempo”, Han Shuo aceptó sin rodeos hacia la propuesta de esa hermosa dama. Finalmente se dio la vuelta para mirar hacia Brakyah quien aún estaba paralizado en el suelo y su expresión se volvió completamente sombría en una fracción de segundo, diciendo, “Brakyah, no eres rival en mi contra. Déjame hacerte una sugerencia – ¡conoce tu lugar, de lo contrario estarás muerto sin lugar a dudas!”

Justo después de terminar esas palabras, se dio la vuelta de ver ese feo rostro de Brakyah y le dijo suavemente a Qunoa, “lamento hacerte esperar. ¡Vamos!”

“Está bien. “¡Vamos!” Qunoa respondió con una sonrisa y procedió a conducirlo hacia la grandiosa estructura dentro del Valle.

Después de algunos pasos, Qunoa giró su cabeza y le disparó una mirada a Brakyah quien finalmente había reunido completamente su cuerpo. Cuando sus miradas se encontraron, Qunoa sacudió ligeramente su cabeza, pareciendo indicarle que se rindiera en cualquier pensamiento de represalia en contra de Han Shuo.

Brakyah reunió sus pies, mirando hacia el Han Shuo que partía con unos ojos fríos y mirando hacia Hemanna y Sylph por un momento. Con una voz profunda, les dijo a sus subordinados, “Nos retiramos”.

Cuando Han Shuo dejó a Hemanna y Sylph, las dos chicas sintieron un profundo sentimiento de inseguridad en sus corazones. Sin embargo, cuando recordaron la poderosa actuación anterior de este y dado que muchos otros estaban mirando, se dieron cuenta que Brakyah no les haría nada en ese lugar.

Además, mientras que Han Shuo permaneciera con vida, él nunca se atrevería a lastimar a ninguna de ellas. De lo contrario, si provocaba su furia, ciertamente no habría forma que permaneciera con vida. Por tanto, aunque las damas sintieron escalofríos en sus corazones cuando la siniestra mirada de Brakyah aterrizó en ellas, no estaban asustadas. Ambas pusieron un rostro arrogante y no lo miraron a los ojos.

“¡Humph! ¡Tarde o temprano voy a matarlas a las dos perras!” Brakyah dijo amenazadoramente antes de darse la vuelta y trepar en la araña gigante de rostro demoníaco, dejando el área junto a sus pocos subordinados restantes.

Todos aquellos en su camino espontáneamente se hicieron a un lado para hacerle camino. No se atrevieron a mostrar sus miradas de desdén y burla, por el contrario, estaban un poco temerosos inclinando sus cabezas en silencio. Sólo iban a ridiculizar la incompetencia de Brakyah dentro de sus corazones.

¡Un Raksha quien había perdido en una batalla, aún era un Raksha! En el reino del Abismo donde la vida podía ser arrebatada por el menor pretexto, sin la fuerza adecuada, uno debía por todos los medios evitar el provocar a otros. ¡De lo contrario, uno sólo estaría cortejando a la muerte!

Gradualmente, sin que más acciones ocurrieran, la multitud se dispersó. Después de semejante asunto, la hostilidad entre Hemanna y Sylph en su mayoría se había ido. Las dos intercambiaron miradas con apariencias un tanto complicadas en sus rostros antes de mezclarse en la multitud y retirarse.

Sobre el nivel superior del enorme edificio localizado en el centro del Valle del Demonio de la Guerra, estaba de pie un hombre musculoso con afilados cuernos desde la cabeza hasta los pies, llevando una apariencia barbárica pero determinada. Tenía un par de ojos profundos grises que estaban en contraste con su ruda y poco demostrativa conducta.

Ese hombre aparentemente inamovible estaba mirando por encima a la población bajo él. Detrás de él, Nambrough, el comandante del Regimiento Shero, estaba arrodillado en el suelo con sólo una rodilla y no se atrevía a mover ni un sólo músculo.

“¿Estás seguro de que él no es un espía del Castillo Colmillo Venenoso?, el hombre musculoso dijo con una voz profunda sin girar su cabeza y su mirada permanecía mirando hacia abajo. Su voz era profunda, poderosa y resonaba. Le daría a cualquiera que escuchara una imperdible sensación sofocante.

“Mi Señor, él asesinó a cientos de hombres del Castillo Colmillo Venenoso. Creo que no debe ser un espía enviado por ellos. Además, esa persona tiene unas técnicas marciales extremadamente únicas, completamente diferentes de todos los métodos de cultivación conocidos. Quizás, como él dijo, en realidad viene de alguna antigua raza que evade el mundo”, Nambrough respondió prudentemente son su cabeza al nivel de sus rodillas. Él no se atrevía a alzar su cabeza para mirar al hombre musculoso.

“¿Antigua raza que se esconde del mundo? ¡Jaja, cuantas razas antiguas y aisladas hay por allí! Con la repentina aparición de algunos milagrosos túneles espacio tiempo en el Castillo Colmillo Venenoso, numerosos expertos se reúnen para dar un vistazo. Ahora, esa persona de pronto se muestra e incluso posee una fuerza fuera de lo ordinario. ¡Sería una maravilla si nada estuviera mal con él!” el hombre musculoso gruño fríamente. Sus ojos profundos gradualmente se encaminaron hacia Han Shuo quien aparecía de entre la multitud y reveló una expresión pensativa.

“¡Su Señoría, entonces qué tal si lo capturamos primero!” Nambrough, quien había sido muy amistoso con Han Shuo, sugirió repentinamente.

“¡Imbécil!” el hombre musculoso gruño antes de continuar con una voz profunda, “aparte del hecho de que aún tengo que aclarar sus orígenes, ¿y qué si es un espía del Castillo Colmillo Venenoso? ¿Piensas que sólo con él puede ponerse de cabeza mi Valle del Demonio de la Guerra?”

“¡Su Señoría en efecto es sabio! ¡Muy sabio!” el aterrorizado Nambrough dijo con su corazón temblando de arriba hacia abajo. No se atrevió a hacer ninguna otra propuesta tonta.

“Humph, si él es verdaderamente un talento capaz y está dispuesto a permanecer en mi Valle, entonces yo no veré como tú falla la expedición de esta ocasión. ¡Si no, como castigo tú mismo cortaras uno de tus brazos!” El hombre musculoso agito su mano y sin siquiera dar la vuelta dijo, “¡puedes marcharte!”

Nambrough nuevamente realizó una reverencia. Retrocedió con su cabeza agachada y sólo se dio la vuelta cuando alcanzó la puerta. Inmediatamente después de salir por esa enorme puerta hecha de roca negra, dejó salir una exhalación. Descubrió que todo su cuerpo estaba empapado en sudor frio.

“Señor Han Shuo, ¿dónde vive tu raza? Tus técnicas marciales son extremadamente únicas. ¡En verdad me pregunto qué clase de lugar es el que pudo producir un experto tan poderoso como tú! Cuando se dirigían hacia el edificio en el centro del Valle hombro a hombro, Qunoa un Raksha de nivel tres comenzó a hacerle preguntas con una sonrisa.

A lo largo del camino, Han Shuo miro por los alrededores todo sonrisas y nunca respondió directamente ninguna pregunta de Qunoa. Siempre respondía con alguna excusa o daba vueltas al asunto. Mientras él hacía eso, repentinamente, su consciencia sintió que un experto en la cima del magnífico edificio ante él estaba mirándolo.

El maestro del Valle, Crosius había moldeado exitosamente un Cuerpo Elemental. Con la ayuda del gran rey demonio Manticole, también se las arregló para formar un Alma Elemental. Por tanto, su presencia era tan enorme que incluso aunque estuviera a cientos de metros separado de ellos, la consciencia de Han Shuo podía sentirlo claramente.

Él alzó su cabeza para mirar a Crosius dentro del edificio frente a él. La arrogancia que la mayoría de los cultivadores de las artes demoníacas poseían, repentinamente estalló sin ninguna restricción. Por alguna razón, después de entrar en el Reino Carnal, él estaba extremadamente disgustado con cualquier cosa viviente que lo mirara de semejante manera.

¡Ni siquiera si la existencia era más fuerte que él!

Después de sentir esa mirada de menosprecio viniendo de Crosius, él ya no le respondió a Qunoa a su lado quien estaba haciendo preguntas con motivos ocultos. Bruscamente activo el Arte de los Nueve Cielos Demoníacos y se disparó al cielo. Después de poco tiempo, había dejado a Qunoa atrás y estaba orgullosamente de pie en la cima del majestuoso edificio, cara a cara con el hombre de cuerpo musculoso y ojos profundos.

“¿Tú eres Han Shuo?” Crosius lo miró de arriba a abajo algo extrañado, pareciendo sorprendido por su imprudente y descarada conducta. Entonces continúo, “Otros aparte del mismo Señor Manticole, cualquier experto quien viene a mi Valle, no importa su fuerza, debe caminar aquí paso a paso a lo largo de todo el camino. Esa es mi regla, ¿no lo sabías?”

“No me importa si son las reglas o no, pero no me gusta tener a gente viéndome hacia abajo desde lo alto. ¡No permito eso, incluso si tú eres más fuerte que yo!” Han Shuo dijo resuelto sin el menor miedo. Incluso aunque no pudiera derrotar a Crosius en una pelea, tenía completa confianza de escapar sin rasguños.

Crosius miró fijamente hacia él por un momento. Su fría, desapegada y arrogante mirada tenía algunos rastros de asombro. Asintió y reveló una leve sonrisa extraña y dijo, “¡Valiente! ¡Un buen joven!”