GDK – Capítulo 524

0

Capítulo 524: Ganando respeto


Brakyah se arrastró hacia Han Shuo con su suave cuerpo como una boa sin huesos. Habiendo formado el Cuerpo Elemental de Agua, su cuerpo no podía ser cortado por cuchillas y no podía ser lastimado con ataques físicos.

Sin embargo, el Cuerpo Elemental de Agua no era invulnerable. Cuando Han Shuo descubrió que los ataques de cuchillas eran inútiles, inmediatamente supo dónde estaba el problema. Resplandeciendo de oreja a oreja, espero a que Brakyah se deslizara hasta el cómo una serpiente. Entonces, de pronto sus manos se sacudieron. Llamas demoníacas rojas salieron, apresurándose violentamente hacia Brakyah.

“¡Mierda! ¡Tú en realidad cultivas el elemento fuego!” Brakyah maldijo en voz alta. Cómo iba a ser lastimado por el rayo, su cuerpo el cual estaba deslizándose hacia Han Shuo repentinamente retrocedió con apuro. Parecía bastante temeroso de esas salvajes llamas demoníacas saliendo de las dos manos de Han Shuo.

Cada criatura abismal de alto rango cultivaba en diferentes energías elementales. Hemanna y Sylph estaban cultivando en los elementos del fuego y rayo, Nambrough estaba con la oscuridad, mientras que Brakyah cultivaba el elemento del agua.

Algunas energías elementales eran la antítesis de otras. Brakyah, quien cultivaba el elemento agua y formó el Cuerpo Elemental, obviamente era temeroso hacia el fuego, incluyendo esas intensas y feroces llamas formadas usando el Mystical Glacial Spellfire y alimentadas con el yuan demoníaco.

Por tanto, cuando las dos llamas fueron producidas, él inmediatamente sintió las abrasadoras altas temperaturas. Las llamas parecían tan poderosas que podían evaporar toda el agua contenida en sus células y por tanto se retiró. Sin embargo, como él estaba cargando hacia Han Shuo a una velocidad muy alta y sus manos fueron rápidas como el rayo, él no pudo escapar completamente de sus dos feroces ataques.

Extrañamente, Brakyah dejó salir un silbido como de búho mientras rápidamente reunía el elemento agua en su cuerpo. Una delgada y lustrosa película de cristales de hielo se formó en la superficie de su cuerpo. Después su cuerpo fue completamente envuelto, él extrajo más elemento agua en sus dos manos formando una esfera de agua cristalina que permeaba con un aura helada con el fin de resistir las abrasadoras temperaturas de las dos llamas de Han Shuo.

“¿Quién es ese tipo? ¡Él en realidad cortó la figura deplorable de Brakyah! ¿Cuándo fue que tuvimos otro Raksha en el Valle del Demonio de la Guerra?” Los testigos observaban la batalla y estaban increíblemente asombrados cuando vieron que Brakyah repentinamente se retiraba. Con miradas extrañas, todo el mundo miró de arriba a abajo hacia Han Shuo que estaba de pie orgullosamente en medio del aire.

De todos los observadores, las más emocionadas no eran otras que Hemanna y Sylph. En ese reino, el fuerte era respetado. Mientras alguien poseyera fuerza lo suficientemente valiosa, sus palabras automáticamente podrían cargar peso. Cuando vieron que Han Shuo en realidad podía forzar a Brakyah a retirarse repentinamente con miedo, las dos bellezas del reino del Abismo estaban extremadamente felices.

Si Han Shuo podía derrotar a Brakyah, entonces él inmediatamente ascendería de un don nadie a un personaje bien conocido. Para entonces, el Señor Crosius definitivamente le daría el mejor tratamiento. Después con el tiempo, cuando él pudiera establecer por sí mismo un estatus como un Raksha, prácticamente nadie podría detenerlo de llevarse a las dos chicas a su casa.

El fuerte siempre gobernaba. ¡Así era la ley inalterable del reino del Abismo!

De las interacciones que Hemanna y Sylph tuvieron con él en su viaje de regreso, estas inconscientemente generaron una impresión favorable hacia Han Shuo. Su conducta dominante y cruel había sido profundamente impresa en los corazones de las dos hermosas damas. Y ahora, cuando miraban hacia él masacrando como un dios demonio, ellas desde hacía mucho habían caído de pies a cabeza por él. Estaban más al borde de perder sus restricciones y lanzarse a sí mismas a su abrazo, dejándolo que explorara libremente sus cuerpos.

“¿Eso es suficientemente doloroso para ti?” Han Shuo se burló mientras enviaba ola tras ola de ataques desde sus manos, bombardeando ininterrumpidamente a Brakyah.

Desde que alcanzó el Reino Carnal, él no siempre hacía lo que deseaba debido a toda clase de restricciones y tabúes del Continente Profundo. Como los deseos humanos inherentes en sí mismo no podían ser completamente liberados, su fuerza permanecía estancada. Sin embargo, tan pronto como al alcanzó el reino del Abismo, su corazón fue desatado. Aunque el no cultivaba deliberadamente, el estado de su reino y fuerza había estado mejorando y avanzando por pliegues.

Él sentía claramente que en el reino del Abismo, su fuerza había crecido mucho más fuerte que cuando estaba en el Continente Profundo. Ese Raksha de nivel dos con la fuerza de semidiós, era en efecto de alguna manera inferior cuando se enfrentaba a él, cuya fuerza había avanzado a saltos en el reino del Abismo. Bajo las ofensivas agresiones de Han Shuo, lo único que podía hacer era esquivar y estar a la defensiva.

Después de que Han Shuo encontró que el cuerpo de Brakyah se había fusionado completamente con el elemento agua, dejó de atacar con sólo armas afiladas. En cada ataque que llegó después, él incluiría el intenso calor del Mystical Glacial Spellfire o quizás le causaría un daño directo con su destructivo yuan demoníaco. Eso causó que Brakyah fuera increíblemente miserable. Incluso su Cuerpo Elemental sufrió daños.

Era obvio para todos los observadores que Han Shuo había ocupado completamente la ventaja. Ese joven quien salió de la nada era como un arma desatada con un poder imparable. Su fuerza parecía tan sobresaliente en el reino del Abismo que muchas damas alienígenas que no eran inferiores a Hemanna y Sylph apoyaran atrevidamente a Han Shuo. Algunas incluso tiraban miradas coquetas como zorras baratas.

Las personas en el Abismo adoraban a los verdaderos expertos, especialmente algunas jóvenes damas, estas tomarían como un orgullo para ellas mismas el ser capaces de tener relaciones sexuales con semejantes expertos tan poderosos. La población de mente abierta en el reino del Abismo no estaba corta de chicas hermosas de apariencias exóticas de toda clase de razas. Un experto tan dominante como Han Shuo, sin embargo no era algo con lo que podrían cruzarse fácilmente. La poderosa muestra de fuerza de Han Shuo había dejado una impresión indestructible en el corazón de ciertas damas alienígenas y les creo una comezón por arrojarse a su cama para que él las devorara.

Había diversas cantidades de razas en el Abismo, con chicas lindas de toda clase de apariencias. Otras aparte de Sylph y Hemanna quienes tenían cuerpos con armaduras y cuernos unidos a ellos, había algunas razas con mujeres que tenían sobresalientes muslos delgados, largos y rectos. Esas chicas tenían una piel y un par de alas tan blancas como los cisnes. Se miraban tan puras como los ángeles de los que Han Shuo había escuchado antes.

También había mujeres alienígenas con cuerpos extremadamente seductores. Sus grandes picos gemelos y su delgada cintura podían llevarse el aliento de cualquiera. Sus traseros increíblemente llenos, combinados a pieles de colores sanos y miradas bellísimas, estaban llenas de un gusto salvaje que sacudía el alma…

Todas esas damas abismales eran ambas cosas, coquetas y de apariencia pura o salvajes y sexys. Estas tendrían algunas facciones distintivas debido a las variaciones de sus estructuras corporales. Comparadas a las mujeres del Continente Profundo que básicamente se veían iguales, las chicas en este reino eran simplemente un festín para los ojos de Han Shuo.

¡El reino del Abismo era en efecto un lugar maravilloso! ¡Al parecer su viaje definitivamente no sería en vano! Han Shuo pensó con gran alegría en su corazón. Lanzó otro golpe que tenía siete hebras de energía de fuego atadas, directamente hacia el pecho de Brakyah.

Cuando las siete hebras de energía de fuego entraron en su cuerpo, actuaron como varias pequeñas serpientes rojas, serpenteando alrededor dejando una feroz destrucción donde quiera que estas pasaban. Brakyah dejó salir un miserable aullido de dolor. Cuando su cuerpo fue enviado a volar en el cielo, una inusual esencia desagradable comenzó a emanar de él.

En ese momento, Hemanna y Sylph estaban mirando a todas las mujeres de los alrededores con ojos hostiles. Era como si Han Shuo repentinamente se hubiera convertido en su propiedad exclusiva, indispuestas a que otras damas incluso lo miraran.

“¡Cuidado! ¡Cuidado con el golpe asesino Brakyah!” Repentinamente, una rápida y aguda advertencia vino de una alta y hermosa mujer con alas tan blanca como la nieve. Esa dama con piel blanca estaba flotando con gracia en el aire. Se parecía mucho a un hermoso ángel del mundo de los cuentos de hadas. Sin embargo en ese momento, su hermoso rostro estaba lleno de preocupaciones y apuraciones.

Cuando Sylph y Hemanna vieron a la persona que dejo salir el grito, estás de pronto revelaron expresiones desanimadas en sus rostros. Era como si se sintieran inferiores a esa fantástica mujer hermosa.

Ese sentimiento las hizo sentir muy desvalidas. Las dos quedaron en blanco una frente a la otra antes de gritar, “¡Han Shuo ten cuidado con Brakyah!”

En ese momento, Brakyah quien fue enviado a volar en el aire después de tomar un golpe de Han Shuo, dejo salir una esencia intensa. Cuando Han Shuo miró, vio que este se había convertido completamente en una bola de un fluido pegajoso verde. Como una enorme pústula, se lanzó en picada hacia Han Shuo desde lo alto. Su cuerpo originalmente delgado se volvió como líquido, con elemento agua coagulándose rápidamente en él.

Era como si alguien arrojará agua de desperdicio desde lo alto de un edificio y estuviera lloviendo hacia Han Shuo. Él apuradamente desplegó su escudo protector. En un instante, un delgado escudo oscuro lo envolvió completamente.

Tenía que decirse que el cuerpo de Brakyah era mucho más tóxico que el de aquellas criaturas con las que él se encontró antes. Tan pronto como el cuerpo como de líquido hizo contacto con su escudo protector, un grueso y denso gas fue generado. El escudo protector prácticamente estaba al borde de colapsar cuando recién hizo contacto.

El yuan demoníaco se apresuró salvajemente hacia el escudo mientras Han Shuo enviaba cuatro llamas desde sus dos manos, rostizando al Brakyah quien estaba tratando de disolverlo.

Si hubiera sido alguien más en su lugar y la persona no pudiera formar un escudo protector alrededor de su cuerpo, estos ciertamente serían disueltos en un instante cuando el cuerpo venenoso de Brakyah los alcanzara, sin oportunidad de escapar al ataque con vida. Sin embargo, con la alerta de la mujer angelical y él teniendo unas brillantes habilidades de protección, se las arregló para bloquear el ataque.

Cuando Brakyah vio que no pudo enviar a la muerte a Han Shuo y que este estaba cubierto con un delgado pero aparentemente indestructible escudo, además de la ardiente energía penetrando y lastimando su cuerpo, él no se atrevió a seguir atacándolo con las propiedades corrosivas de su cuerpo. En su lugar, rápidamente ensamblo su cuerpo en preparación a su escape.

Observando desde una cercanía, Han Shuo descubrió que el cuerpo de Brakyah era como el cuerpo suave de una lombriz, pero mucho más flexible que una. Cuando vio que estaba ensamblando su cuerpo para escapar, Han Shuo disparo sin restricciones rondas de llamas a su cuerpo. También tomó la oportunidad de desatar el Temblor del Alma, una magia de necromancia, para atacar su alma.

Las almas de esas criaturas abismales de alto nivel gradualmente se volverían fuertes junto a su fuerza. Sin embargo, no tenían un entendimiento hacia las esencias de la cultivación de los magos en el Continente Profundo, absolutamente no tenían idea de cómo usar esas energías para proteger sus almas. Cuando su Temblor del Alma fue enviado, este le causo un dolor incluso mayor que esas llamas que entraron en su cuerpo. Colapsó al momento, dejando salir aullidos miserables.

Con una sonrisa maligna y sombría, Han Shuo envió otro Temblor del Alma. El ya maltrecho cuerpo de Brakyah gradualmente extendió fluidos verdes. Esos líquidos verdes ya no estaban bajo su control. Estos fluyeron lentamente de su cuerpo y no pudieron reunirse como antes.

“¡Han Shuo, eres tan feroz! ¡Has lastimado seriamente a Brakyah!” Hemanna grito de emoción. Corrió hacia él desde la distancia, pareciendo querer arrojarse hacia Han Shuo bajo los ojos del público.

Él, aunque deleitado por la reacción de Hemanna, no abrió sus brazos para atraparla. En su lugar, sus brillantes ojos tenían su mirada fija en el deshabilitado Brakyah en el suelo, intentando tomar ventaja de la situación para asesinarlo, evitando que se convirtiera en un problema en el futuro. En el reino del Abismo donde las peleas eran una ocurrencia constante, era perfectamente normal el matar al oponente en un duelo. Estaría dentro de las normas para él cegar a Brakyah en ese momento.

Justo cuando Han Shuo estaba listo para llevarlo a la muerte, un fuerte grito repentinamente sonó desde lejos, “¡Amigo, por favor muestra algo de piedad!”

Justo después, un increíblemente ancho hombre calvo con un cuerpo bien construido, caminando en el aire, llegó ante él. Una enorme presencia era liberada naturalmente de su cuerpo. Ese calvo estaba trabajado similarmente a Laureton del Valle del Sol. Su cuerpo abultado con grandes músculos que parecían colinas. Estos estaban llenos de un salvaje poder explosivo.

Cuando ese hombre llego, todos los espectadores revelaron expresiones de reverencia. Instintivamente dieron un paso atrás, expresando silenciosamente su respeto. Hemanna, quien, estaba corriendo hacia Han Shuo con un espíritu alto, se congeló a medio camino antes de saludar al tipo musculoso en una forma respetuosa y de alguna manera aterrorizada, “Señor Quona”.

Quona, un Raksha de nivel tres, cabeza de los seis Raksha del Valle del Demonio de la Guerra, fue recomendado por Crosius a la Ciudad de Jade Negro. Él estaría entre el siguiente grupo de expertos calificados para tener una audiencia con el rey demonio Manticole y recibir la ceremonia del bautismo demoníaco. Si él podía soportarlo y completar el procedimiento, se alzaría al rango de los Demonios y sería reverenciado por decenas de miles.

En el Valle del Demonio de la Guerra, Quona era el experto más poderoso después de Crosius. Él era el responsable de toda clase de pequeños asuntos en el Valle que necesitaban que alguien decidiera. Era justo e imparcial, por tanto muy respetado por la gente.

“El Valle del Demonio de la Guerra quizás tenga una gran batalla pronto. Para entonces quizás necesitaremos la ayuda de Brakyah. El Señor Crosius desea que tú, nuestro amigo, lo dejes ir”, Quona realizó la apropiada etiqueta abismal hacia Han Shuo antes de decirlo de una manera ni irrespetuosa, ni servil.

Han Shuo asintió en acuerdo. Miro a Brakyah en sus pies meditando y poco después, reveló una ligera sonrisa. Le dijo a Quona, “me gustaría conocer al Señor Crosius”.

“Entonces vamos, en realidad vine aquí específicamente para invitarte”, Quona lucía solemne mientras le respondía con una voz profunda.

Una persona capaz sería tratada con importancia sin importar de dónde venía. Ahora que Han Shuo probó ser capaz, el maestro del Valle del Demonio de la Guerra, Crosius inmediatamente hizo su movimiento.