GDK – Capítulo 522

0

Capítulo 522: Ciudad de demonios


En el reino del Abismo, no había sol o luna alzándose o poniéndose, tomando el cielo alternativamente. En su lugar, el mundo bruscamente se hundía en una negra oscuridad después de cierta cantidad de tiempo. Era como si todo el reino hubiera sido cubierto con una gruesa capa negra. En esas ocasiones, sería imposible para la simple vista el ver que había en los alrededores sin una fuente externa de luz.

El reino del abismo utilizaba ese repentino oscurecimiento como medida de tiempo. El paso del tiempo marcado por esa abrupta llegada de oscuridad era contado como un ‘día’. Sin embargo, por cada ‘día’ que pasaba en el reino del abismo, más o menos la mitad de un mes habría pasado en el Continente Profundo.

Basado en semejante método de medida de tiempo, tres días habían pasado en el reino del abismo. Han Shuo finalmente llegó al Valle del Demonio de la Guerra, dirigidos por Nambrough, el líder del Regimiento Shero.

A lo largo del camino, él había descubierto mucho de Nambrough y Sylph sobre cómo era el Valle, pero cuando finalmente llegaron allí descubrió que era muy diferente de lo que ellos habían descrito.

El Valle del Demonio de la Guerra era más grande de lo que había esperado. Desde la distancia, se veía como una ciudad de demonios, con criaturas del abismo con toda clase de formas colocadas en los muros de la ciudad de cien metros de altura. El Valle, a pesar de ser llamado valle, era de hecho una ciudad y el gran tamaño de las puertas de la ciudad era algo un tanto atemorizante para él. Desde el frente, se miraba como un demonio desatando sus garras y colmillos.

Arriba de él, muchas criaturas capaces de volar estaban circulando sobre las puertas de la ciudad. A sus ojos, el Valle del Demonio de la Guerra tenía un salvaje y feroz sentimiento en el. Quizás era debido a que algunas criaturas del Abismo eran particularmente gigantescas, las estructuras del Valle y sus edificios eran tan grandes que se miraban como pequeñas montañas.

Siguiendo por detrás a Nambrough, su grupo apareció ante la enorme puerta de la ciudad. El guardia de la puerta claramente reconoció a Nambrough y abrió las puertas una vez que vio a la gente del Regimiento Shero, dejándolos entrar fácilmente.

Cuando Han Shuo entró en el Valle, observo de cerca y descubrió que había toda clase de criaturas abismales viviendo allí. Las grandes eran de casi veinte metros de alto y las pequeñas eran sólo del tamaño de bebés. Esas criaturas del abismo venían en muchos tipos y formas, pero todas lucían aterradoras y amenazadoras.

Desde luego, las formas de vida más comunes seguían siendo los seres humanoides como Sylph y Hemanna. El Valle del Demonio de la Guerra era un lugar donde los seres superiores se congregaban y aquellos quienes residían allí eran todos inmensamente poderosos. Las criaturas grandes eran meramente las monturas de los seres superiores o sus subordinados.

Después de llegar, Nambrough inmediatamente le habló a Han Shuo, “mi amigo, primero debo ir a ver al Señor Crosius. Por favor quedarte con Hemanna y Sylph por un tiempo. También le informaré al Señor Crosius sobre ti. Con la ayuda que nos diste la última vez y tu inmenso poder, estoy seguro de que te tratara bien”.

Han Shuo asintió y dijo, “Seguro, tú ve”.

Nambrough no dijo más y con una sonrisa de disculpa, se retiró rápidamente y fue directo hacia un gigantesco edificio de piedra negra de tres o cuatrocientos metros de alto en el centro de la ciudad. Esa enorme estructura estaba soportada por grandes pilares de piedra negra y cubría un área de cerca de dos mil metros cuadrados. A primera vista, esta daba un sentimiento de una solemnidad opresiva.

Él había notado la estructura gigante en el momento en que entró en el Valle. Aparte de estar localizada en el centro del Valle del Demonio de la Guerra y ser el más alto y magnífico edificio en el lugar, había una existencia inmensamente poderosa dentro.

No le tomo esfuerzo deducir que la poderosa existencia debía ser el maestro del Valle, Crosius. ¡En el reino del abismo donde el fuerte gobernaba, Crosius como el maestro del Valle del Demonio de la Guerra, naturalmente tendría la fuerza más grande de todos!

Desatando su consciencia, él tomó nota de prácticamente cada poderoso experto dentro del Valle. Fue capaz de sentir que había seis existencias a la par de los expertos semidiós del Continente Profundo. Crosius, quien estaba dentro del grandioso edificio, daba una presencia mucho más poderosa que esos seis.

Entrecerrando sus ojos mientras lo media, tuvo la certeza de que Crosius poseía la fuerza de un dios. ¡Dentro de ese Valle, había seis expertos semidiós y una existencia dios! ¡El reino del Abismo era en efecto un lugar aterrador!

Hasta ese punto, él sólo tenía un entendimiento general de la abrumadora fuerza del reino del Abismo. No podía formar un entendimiento acertado del reino con sólo las palabras de Hemanna y Sylph. Pero ahora que finalmente atestiguo el Valle del Demonio de la Guerra por sí mismo, se dio cuenta de que el Abismo era mucho, mucho mayor en fuerza abrumadora en comparación al Continente Profundo.

De regreso al Continente Profundo, él ya se encontraba en la cima de la cadena alimenticia. Pero ahora en el Reino del Abismo, basado en lo que sintió a través de su consciencia, su fuerza actual era sólo ligeramente mayor al promedio, en el mejor de los casos.

El maestro del Valle, Crosius actualmente poseía la fuerza de un Dios. Eso significaba que Crosius no sólo había formado el Cuerpo Elemental, también su alma se había convertido en un Alma Elemental. Basado en cómo las criaturas abismales ponían su total concentración en cultivar el cuerpo, para formar un Alma Elemental definitivamente sería una tarea increíblemente difícil para ellos. Era sorprendente que Crosius pudiera lograr semejante hazaña.

“¿Hemanna, es el Señor Crosius capaz de cultivar su alma para usar la energía elemental?” Con esa sospecha, él no pudo evitar preguntarle a la hermosa joven a su lado.

“Creo que es algo así. Para las personas como nosotros, incluso si entrenamos hasta nuestros límites, aun así no podemos cultivar la energía hasta nuestros cerebros. Sólo mira a Nambrough, ha cultivado su cuerpo hasta un nivel impresionante, pero no ha sido capaz de llenar cada hueso y célula en su cuerpo con la energía de la oscuridad”.

“En cuanto a llenar con energía el cerebro, jaja, eso sólo puede ser hecho con la ayuda del rey demonio Manticole. En aquel entonces, el Señor Crosius golpeó una pared después de cultivar su poder en cada célula de su cuerpo y sólo fue capaz de hacer un rompimiento con la ayuda del rey demonio Manticole”.

“En todo el Reino del Abismo, los únicos quienes se las arreglaron para infundir sus cerebros con energía por su propio medio son los cinco grandes reyes demonio. Los otros quienes se las han arreglado, ha sido sólo con su ayuda. Aunque esas personas han hecho rompimientos al siguiente nivel, sus fuerzas aún están muy lejos de estar a la par con los cinco grandes reyes demonio. Hay tantos expertos en el reino del demonio, pero sólo esas cinco existencias verdaderamente pueden ser llamadas grandes reyes demonio. Sólo aquellos quienes alcanzan la etapa por su propio entrenamiento y cultivación, sin la ayuda de extraños pueden ser considerados merecedores del título. Si tú puedes alcanzar algo como eso, entonces tú te volverás el sexto gran rey demonio del Abismo. Miles y miles de criaturas abismales de alto nivel instantáneamente se arrodillaran a tus pies, la mayoría dispuestos a servir a tus deseos”, Hemanna le explico a Han Shuo.

Dependiendo puramente en sus propios poderes, sin ayuda externa, ellos se las arreglaron para llenar cada hueso, célula e incluso el cerebro con energía elemental, formando el Cuerpo Elemental y el Alma Elemental. ¡Para pensar que esos cinco grandes reyes demonio del abismo habían logrado todo eso para llegar a donde estaban, ciertamente eran merecedores de ser los cinco mejores expertos del reino!

Basado en el aura de Crosius, Han Shuo dedujo que su fuerza no era muy diferente del rey tribal de seis cuernos de la Raza Alma y la Santidad de la Iglesia de la Luz del Continente Profundo. En cuanto al gran rey demonio Manticole, el maestro de Crosius quien lo hizo lo que era, él simplemente no se atrevió a imaginar que tan poderosa sería la fuerza que él tendría.

Sin embargo, él no se desanimó, en su lugar sintió una suave aspiración alzándose en su pecho. Después de hacer un rompimiento al Reino Carnal, su fuerza había sufrido cambios drásticos. Él tenía la certeza de que una vez que alcanzara el Reino de los Nueve Cambios, independientemente de si su poder sería divino o no, él sería diez o incluso cien veces más fuerte que lo que era en ese momento.

¡Para ese momento, incluso los cinco Grandes Reyes Demonio del Reino del Abismo, quizás no serían más fuertes que él mismo en el Reino de los Nueve Cambios!

“Vamos, hablemos un poco en mi lugar”, mientras Han Shuo estaba divagando privadamente, Hamanna repentinamente soltó una risilla. Su suave y hermosa complexión de alguna forma se había vuelto extremadamente cercana a él y colocó su cálida y gentil mano en su brazo mientras hacía la invitación.

Él miró hacia ella y sintió que su corazón tartamudeó, luego rio y dijo, “seguro, pero antes de eso, será mejor si me das un paseo alrededor del Valle del Demonio de la Guerra. Aún estoy poco familiarizado con este lugar”.

“Yo conozco mejor el Valle. Te mostrare los alrededores”, la Sylph de ojos púrpuras capturó su otro brazo en el momento que él terminó sus palabras y comenzó a tirar de él. Era como si las damas quisieran pelear por él.

“¿Qué quieres decir con eso, Sylph? ¿Estás tratando de robarme?” Hemanna estaba furiosa y miró a Sylph mientras se quejaba con su delicada voz.

“¿Y que si lo hago?” Sylph no mostró señales de debilidad y miró de forma retadora a Hemanna, luciendo como si estuviera lista para luchar en cualquier momento.

“¡Hey!” Justo en ese momento, un ligero grito sonó. La persona estaba tan delgada como un palo de bambú, de piel verde y la apariencia débil de un hombre enfermo  Montando un gigantesco demonio enmascarado que parecía una araña, el hombre se acercó lentamente.

En el Valle del Demonio de la Guerra, aparte de Crosius con la fuerza de un dios, también había otras seis existencias semidiós. Ese hombre delgado era uno de ellos.

“Hemanna, Sylph, ¿han olvidado mis palabras? Ambas son mis pretendidas, ¿y las dos están peleando por un hombre en este lugar? ¿Realmente quieren morir?” El excéntrico tipo flaco miro a Hemanna y Sylph con ojos fríos llenos de un intento asesino.

Las chicas de raza alienígena, ambas se volvieron pálidas como huesos a la llegada de ese hombre y se apresuraron a soltar los brazos de Han Shuo. Parecían muy asustadas de ese hombre y en realidad tartamudearon pero no pudieron hablar.