Capítulo 514: Resentimiento sin fin


Una vez que el Abanico de la Sed de Sangre fue desplegado, algunos cientos de demonios del abismo fueron cubiertos por la niebla de sangre y subsecuentemente sus cuerpos explotaron uno tras otro.

Incluso ese enorme demonio como tumor que parecía ser su líder, no pudo resistir la influencia del Abanico de la Sed de Sangre y explotó sonoramente en pedazos. Una miserable sangre fresca verde que llevaba un extraño aroma sospechoso que asaltaba las fosas nasales, fue esparcida por una gran área.

Sorprendentemente, esa sangre fresca era en realidad intensamente corrosiva. Esos demonios del abismo de pie a lo lejos y cerca, después de ser rociados con la niebla de sangre verde de su líder, sus cuerpos se derritieron lentamente en carne licuada mientras un humo siseaba desde ellos. Inesperadamente, ninguno de la docena de enormes y pequeños demonios abismales sobrevivió y fueron asesinados bajo la corrosión de la sangre fresca.

‘En efecto merecía ser llamado el líder. Incluso en su muerte, tiró de sus filas para que compartieran su destino’. Han Shuo pensó para sí mismo mientras continuaba controlando y haciendo volar el Abanico de la Sed de Sangre, enviándolo hacia aquellos demonios abismales reunidos en la lejanía.

Esos demonios despiadados y sedientos de sangre, obviamente aprendieron a temerle al abanico después de ver su salvaje actuación. Esos demonios abismales quienes parecían no temerle a la muerte, sorprendentemente se movieron en grupo con el Abanico de la Sed de Sangre, cayendo silenciosamente hacia atrás con una gran coordinación.

Con el Abanico de la Sed de Sangre abriendo un camino, Han Shuo repentinamente tenía un gran espacio de tierra vacía ante él. Estaba asombrado cuando noto que los cuerpos de esos demonios abismales asesinados por el abanico no podían mantenerse sobre el vasto espacio de la nube blanca y más bien se sumergieron como rocas hundiéndose en el mar. Quién sabía que trágica vista yacía bajo esas desconcertantes nubes blancas.

En el momento en que él entró en esa región extraña, la primera cosa que noto fue que los cuerpos muertos del dragón dorado y el titán no podían encontrarse sobre las vastas zonas de las nubes. Al principio, asumió que sus cuerpos fueron desmembrados y devorados por esos demonios del abismo. Pero ahora parecía que estos también se habían hundido y caído a través de la capa de nubes después de que fueron acabados.

¡Esa era verdaderamente una región espacial capaz de volar las mentes! Con el espacio tiempo en desorden, unos extraños a ilógicos fenómenos de alzaron. Extraños eventos que contradecían el sentido común seguían ocurriendo en la zona, retando constantemente el entendimiento más básico de Han Shuo sobre las leyes naturales. Él estaba más y más convencido de que esa región verdaderamente no pertenecía a ningún plano físico de existencia.

Esa puerta entre planos detrás de Han Shuo repentinamente se hincho, como un monstruo místico inflándose. Chispas de luces brillantes de todos los colores se lanzaron en el centro de la puerta de algunas fuentes desconocidas. Las capas de luz y sombras interactuaban para convertirse en una vista impresionante y magnífica.

Frente a él mientras el Abanico de la Sed de Sangre se lanzaba al frente, cientos o más de demonios se retraían en trepidación. El abanico, danzando dentro de la nube sangrienta, se convirtió en el más aterrador objeto en los ojos de los demonios del abismo, como si fuera un hoyo negro con una maligna energía demoníaca que podía consumir toda la vida.

Dong Dong…. Dong… Dong…

Repentinamente, ruidos sordos sonaron desde detrás de esos demonios del abismo en retirada, con el siguiente ruido sordo volviéndose fuerte, claro y más pesado que el anterior. Esos sonidos en realidad le dieron a los demonios un aumento en su coraje. De pronto, algunos demonios del abismo grandes y delgados con largas alas, como si fueran pilotos kamikaze, se dispararon rápidamente hacia el Abanico de la Sed de Sangre que se acercaba.

Esos demonios se miraban como halcones gigantes, pero con alas aún más delgadas y largas. Sus alas parecían estar hechas de dagas ordenadas en filas mientras brillaban con un lustre frío y metálico. Estos de repente volaron sorprendiendo bastante a Han Shuo. Sus velocidades eran tan rápidas que él no tuvo el tiempo suficiente para recoger el Abanico de la Sed de Sangre.

Choque Choque… Choque Choque…

Esos demonios abismales con la apariencia de halcones gigantes se organizaron metódicamente en una larga línea, tomando sus turnos para cortar hacia el abanico usando sus largas alas como dagas.

Uno, dos, tres…

Todas esas quince criaturas, con sus afiladas alas y el impulso generado por su rápida velocidad de vuelo, acertada y precisamente cortaron en el mismo punto del abanico, todas en el tiempo que toma dar una respiración.

Como su maestro, Han Shuo tenía un fuerte poder de sensibilidad hacia el Abanico de la Sed de Sangre. Después de recibir quince impactos precisos de esos demonios abismales influenciados por el prospecto de sus muertes, el abanico en realidad rasgo un pequeño agujero, algo fuera de la anticipación de Han Shuo.

Después de una ronda de batalla, esas criaturas abismales hicieron un círculo, tomaron impulso y nuevamente cargaron hacia el Abanico de la Sed de Sangre. Como estos habían estado en contacto con la niebla sangrienta alrededor del abanico, la sangre dentro de sus cuerpos fue afectada por este y comenzó a hervir violentamente.

El grupo originalmente arreglado pulcramente, debido a la sangre hirviendo en sus cuerpos, se volvió desviado y desordenado. Sin embargo, permanecieron resueltos como antes mientras se disparaban hacia el abanico, determinados a partirlo incluso si eso significaba sacrificar sus propias vidas.

Cualquier criatura una vez que estaba dispuesta a dar su vida, liberaría una cantidad de energía inconcebible. Incluso un débil humano pequeño, si se volvía audaz en frente de la muerte, se volvería extremadamente aterrador, más aún esas ya de por sí salvajes y poderosas criaturas abismales.

Viendo que otra ola de ataques estaba por aterrizar en el Abanico de la Sed de Sangre, Han Shuo ya no vacilo y rápidamente lanzó un encantamiento demoníaco en el abanico, causando el constante avance del mismo para que diera la vuelta y regresara a él de forma rápida.

No era algo fácil trabajar para refinar el abanico. No sólo fue que una tonelada de materiales preciosos fue consumida, también fue bastante exhaustivo y requirió un montón de tiempo y energía de parte de Han Shuo. Una rasgadura podría ser reparada lentamente. Pero una vez que fuera despedazado en partes por ese grupo de audaces demonios abismales, entonces él no podría hacer nada más que forjar uno completamente nuevo.

Inmediatamente después de que lanzó el encantamiento demoníaco, el Abanico de la Sed de Sangre se volvió errático en su vuelo. Las quince criaturas abismales como halcones no tuvieron más opción que alterar constantemente sus direcciones mientras perseguían de cerca al abanico.

Explosión explosión explosión…

Al final, sus cuerpos ya no pudieron mantener la sangre hirviendo causada por el abanico y explotaron uno tras otro frente a Han Shuo. La mayoría de los fragmentos en ellos eran incisivos, las alas como de dagas fueron en realidad lanzadas hacia Han Shuo.

Con un movimiento de su mano, un escudo de hueso de apariencia siniestra floreció entre la sangre chorreante. Todas esas dagas lanzadas hacia él fueron interceptadas por el escudo de hueso blanco. Muy pronto, aquellos demonios abismales quienes se habían retirado poco a poco, acobardados por la fuerza del Abanico de la Sed de Sangre, se apresuraron todos cuando vieron que Han Shuo lo guardo. Cargaron con una ferocidad incluso mayor que antes, pareciendo no temerle a la muerte.

Dong Dong… Dong… Dong….

De quien sabe que tan lejos detrás de esas criaturas del abismo, unos extraños ruidos sordos reverberaban repetidamente. Esa clase de sonido era como si una cierta clase de maravilloso hechizo mágico encantará a las criaturas del abismo, haciéndolas incluso más despiadadas y salvajes.

Podría ser que ¿había un demonio abismal con la forma de un mago detrás de ellos?

Esa inesperada hipótesis repentinamente cruzó por su mente. Habiendo visto ser usada la combinación de guerrero y mago del Continente Profundo, Han Shuo desde luego pudo hacer la conjetura de que en una gran batalla, detrás de las líneas de bravos y fieros peleadores, habrían sacerdotes y magos llenando el rol de unidades de soporte. Sólo bajo los efectos de los refuerzos mágicos era como los peleadores podrían volverse más salvajes y sin temor de la muerte.

Sin embargo, en esa zona de discontinuidad espacio tiempo y él enfrentándose en contra de demonios abismales que existían en las leyendas. Los demonios del abismo eran sólo mencionados en algunas leyendas antiguas, con prácticamente nadie quien en realidad los hubiera visto. ¿Cómo podría haber existencias de alto nivel como los magos entre esas feas y sucias criaturas de otro mundo?

Han Shuo pronto descartó esa absurda idea suya. Mientras él reforzaba su escudo protector con yuan demoníaco, él continuó liberando fila tras fila de lanzas de hueso. Usando su alta cobertura pero un modo de ataque impreciso, lanzó golpes destructivos hacia esas feroces criaturas del abismo sin miedo de la muerte.

Sin el ejército de no muertos a su disposición, la batalla se volvió la más retadora guerra de desgaste. Han Shuo estaba perdiendo rápidamente su fuerza mental, mientras las criaturas abismales estaban pagando con cientos y quizás miles de sus vidas. La cantidad de esas criaturas estaba más allá de su imaginación. Era como si fuera un suministro interminable de esas criaturas.

Una larga pero indeterminada cantidad de tiempo pasó. Incluso Han Shuo gradualmente se sintió bastante entumecido. Él estaba liberando mecánicamente hechizos de necromancia uno tras otro como una máquina, cosechando lentamente las vidas de esos demonios.

Repentinamente, sintió una intensa fluctuación espacio tiempo viniendo de la puerta entre planos detrás de él. Eso lo hizo estar deleitado en su corazón. Descubrió al momento en que giro su cabeza y dio un vistazo, que la puerta entre planos formada de alguna manera, estaba sanando rápidamente.

Finalmente había terminado. ‘¡Jodido infierno, yo en realidad me convertí en el salvador del Continente Profundo!’ Han Shuo pensó. En ese punto, Han Shuo casi había acabado con su fuerza mental. Él incluso estaba preparado para continuar usando sus artes demoníacas para resistir a esas incontables criaturas abismales.

En un instante, desató todo el resto de su fuerza mental. Bajo los efectos de amplificación del bastón esquelético, filas tras filas de lanzas de hueso densamente empacadas fueron lanzadas frente a él. Haciendo uso de esa ventana de oportunidad, él dio la vuelta y se preparó para cruzar la puerta entre planos que sanaba para regresar al amoroso Continente Profundo.

Cuando él voló hacia la puerta entre planos a la velocidad de la luz una imparable y titánica energía fluyó desde el túnel. Esa poderosa energía invencible llevaba el aliento de dragón del Dragón Primordial, la cual obstruyo su cuerpo que era tan rápido como el rayo en un instante.

No sólo fue que esa indomable energía lo bloqueaba por la fuerza en su camino hacia el túnel entre planos, una porción de energía fluyó en su cuerpo. En sólo la fracción de un segundo, el poderoso cuerpo de Han Shuo, templado a través de un tremendo poder salvaje, en realidad sufrió serios daños bajo esa energía inconcebiblemente inmensa.

¡Han Shuo finalmente experimentó la verdadera fuerza de dios del Dragón Primordial!

“¡NOOOO!” Han Shuo rugió locamente con sorpresa e incredulidad.

Él nunca pensó que después de ir y arriesgar su vida para defender a los titanes, dragones y todas las criaturas vivientes en el Continente Profundo, ¡él pudiera recibir semejante maltrato! Esa era una intolerable y desagradecida traición. Incluso él, alguien que claramente entendía la malicia de las personas, no podía creer que el Dragón Primordial en realidad lo hiciera.

“Eres un nigromante de la Iglesia de la Calamidad. Eres la personificación del mal. No hay cabida en el Continente Profundo para tolerar tu presencia. El reino del Abismo, un lugar donde el mal está por todas partes, allí es a donde verdaderamente perteneces. Te he mostrado algo de piedad…” un segmento de los pensamientos del Dragón Primordial llegaron hasta Han Shuo desde el distante Continente Profundo. Han Shuo detenido justo ante la puerta entre planos, dio una última mirada al túnel y vio a las dos existencias semidiós de la Iglesia de la Luz – el mismo par que anteriormente conoció en la montaña sagrada de la Iglesia de la Luz.

Las dos existencias semidiós de la Iglesia de la Luz estaban mirando hacia la puerta entre planos que sanaba constantemente con ojos helados. Tenían ligeras sonrisas en sus rostros y estaban conversando relajadamente de algo con el Dragón Primordial bajo ellos. Era evidente que el feroz ataque de los demonios del abismo en contra del Continente Profundo había verdaderamente sido sellado.

Gradualmente, la puerta fue completamente sellada. Su última vista del Continente Profundo se congeló por siempre en su mente. Las dos existencias semidiós de la Iglesia de la Luz, quienes miraban la puerta con ojos fríos, el Dragón Primordial de cien metros de largo, juntos en la cima de la montaña, la escena permanecería por siempre en su cabeza.

¡Él nunca antes había odiado las cosas vivientes tanto como lo hacía en ese momento, pero el Dragón Primordial tuvo éxito! ¡Sólo debido a la declaración unilateral de los dos semidioses de la Iglesia de la Luz, debido a su identidad como nigromante, sin importar el hecho de que él les dio una mano y arriesgo su vida, el gran y glorioso Dragón Primordial en realidad corto despiadadamente el camino de su regreso e incluso le dejó un daño inimaginable en su cuerpo!

Cubierto con sangre, Han Shuo comenzó a reír sonoramente. Se estaba riendo de su propia benevolencia ingenua, su tonta amabilidad, su opinión presuntuosa. Se rio tan fuerte que las lágrimas comenzaron a fluir.

“Adiós, Continente Profundo. Adiós, mis amigos. Adiós, mis amantes. Desde este día en adelante, no habrá forma en que yo regrese a casa y sólo puedo vagar en este extraño reino del Abismo por el resto de mi vida…”

“Sí, si yo pudiera regresar al Continente Profundo, que Iglesia de la Luz, que Dragón Primordial, que titanes, todos ellos, todos son traidores, los haré pagar…”

Jajajaja, soy un nigromante de la Iglesia de la Calamidad. Soy la personificación del mal en el Continente Profundo. El Abismo lleno de mal es a donde verdaderamente pertenezco. Jaja, él incluso me mostró piedad y no me mató inmediatamente, él sólo hizo imposible para mí el encontrarme con aquellos a quienes amo. Que piadoso. ¡Qué piadoso es el Dragón Primordial! Jaja…”

Han Shuo no le prestó atención a su cuerpo dañado manchado con sangre y más bien rio salvajemente mientras cientos o miles de demonios del abismo lo rodeaban. Su risa estaba llena de agravio, pesar, desolación y más que todo un resentimiento sin fin.