Capítulo 513: Un hombre versus un ejército


Había extrañas y poco familiares criaturas tan lejos como el ojo podía ver, llenando todo el espacio grisáceo. Las criaturas lucían monstruosas y terribles, con colmillos desnudos y violentas garras, mientras se arrojaban hacia él.

Esos demonios del Abismo tenían variedades de tamaños, con los seres más grandes de diez metros de altura y los pequeños sólo del tamaño de una palma. Venían en todos los colores, todos ellos grotescos y aterradores, un líquido acre fluía de sus bocas las cuales estaban alineadas con filas de afilados dientes.

Algunos de los demonios del abismo no sólo tenían alientos de olor horrible, sino también una clase de pus pegajosa supurando de sus cuerpos, estaban tan fuera de lo normal como aquellos que Han Shuo había visto alguna vez en algunas películas de ciencia ficción. Eran feos, grotescos, desagradables, evocaban un odio instintivo en él que lo hacía sentir una comezón por erradicarlos a todos.

Justo ante él estaba de pie un demonio abismal de más de diez metros de alto que lucía como un tumor gigantesco. Su horrendo cuerpo no sólo goteaba pus, también tenía bultos como si hubiera pequeños demonios abismales dentro que estaban luchando para liberarse en todo momento. Sólo tenía un enorme ojo verde que estaba lleno de un cruel deseo de matar.

Los pequeños demonios abismales, los cuales tenían el tamaño de escarabajos, emitían una niebla corrosiva mientras pululaban hacia Han Shuo en cientos y miles. Esos chillaban extrañamente mientras sus afilados dientes se movían como sierras. Eran como un enjambre de langostas descendiendo sobre las cosechas, una vista que podía hacer que la piel de uno ardiera.

Ese era un espacio alienígeno más allá de la imaginación de Han Shuo, gris y vacío. Él estaba de pie donde los demonios abismales debían atravesar para entrar en el Continente Profundo. De su lado, estrellas fugaces aumentadas pasaban con hilos de una destellante y poco natural luz. Miro cuidadosamente los alrededores y aun así no pudo sentir su localización precisa. Frente a él estaba un espeso enjambre de incontables demonios del abismo y podía sentir que incluso más estaban detrás de ellos en el pasaje entre planos con forma de puerta. Dejando de lado eso, sólo había una borrosa escena gris y rayo tras rayo de una poderosa luz brillante pasando por allí.

“Chillido… Rasguño… gruñido…”

Los demonios abismales dejaron salir extraños gritos que él no podía entender y se abalanzaron hacia su dirección en el momento en que apareció. Una plenitud de demonios del abismo capaz de producir veneno dejó salir una fina lluvia de veneno casi inmediatamente. Sus coloridas toxinas eran como la pintura de un artista, con ellos siendo los artistas tratando de pintar una cruel imagen de putrefacción y abstracción en el cuerpo de Han Shuo.

Éste estaba muy confiado de los poderes regenerativos y la resistencia de su cuerpo, pero en su mayoría estaba poco dispuesto a tener una probada de esos repulsivos venenos, los cuales no sólo tenían un terrible hedor, también tenían propiedades de corrosión y parálisis.

Sólo entonces, entendió por qué el dragón dorado y el titán fueron reducidos tan rápidamente a cuerpos rotos con sangre fluyendo. Al enfrentar a tantos demonios del abismo, sería imposible el evadir sus venenos dado lo gigantesco de sus cuerpos.

En semejante espacio tan extraño, al enfrentar decenas de miles de grandes y pequeños demonios abismales, las formas colosales del dragón dorado y el titán no sólo no tenían ventaja, más bien de hecho era una debilidad fatal. Fue precisamente debido a sus grandes cuerpos que ellos no pudieron evitar la mayoría del daño que venía en su camino y por tanto fueron derrotados rápidamente, muriendo mientras ellos eran devorados por el enjambre de demonios abismales.

Sólo existencias semidiós podían hacer uso de sus habilidades especiales para formar una barrera defensiva o un escudo mágico alrededor de sus cuerpos. Era sólo entonces que podían liberarse de esos corrosivos venenos pegajosos de los demonios. El dragón dorado y el titán, ambos tenían cuerpos extremadamente resistentes, pero incluso la dureza de sus cuerpos fue limitada y partida cuando les llovieron cientos de chorros de veneno.

Incluso si el cuerpo de Han Shuo era más duro que el de esos dos, no se atrevía a tomar todos esos diferentes tipos de venenos corrosivos y rápidamente desplegó su escudo protector. En un instante, un escudo oscuro y nebuloso lo envolvió completamente.

Cientos de chorros de veneno se lanzaron al frente, todos estos fueron desviados por el escudo protector tan delgado como el ala de un insecto. Leves rastros de humo fueron emitidos desde dentro del escudo protector de Han Shuo, complementando su figura dentro del mismo, formado un agudo contraste en contra de los sucios y horrendos demonios a su alrededor.

“¡Qué veneno tan poderoso!” Han Shuo miró su escudo, el cual estaba emitiendo ligeros rastros de un humo colorido como el resultado de los venenos y por ello exclamó.

Con sus proezas en las artes demoníacas, con el apoyo del poderoso yuan demoníaco, una vez que su escudo era lanzado este sería completamente impenetrable. En teoría, mientras su yuan demoníaco fuera suficiente para mantener su defensa, sería capaz de defenderlo de todos los ataques mágicos y físicos.

Desde luego, una vez que el poder de ataque del enemigo excedía lo que el escudo protector podía soportar, este sería destruido. Era sólo que parecía que esos venenos no tenían mucho poder detrás de ellos. En ese caso, un escudo protector formado enteramente por yuan demoníaco y una extraordinaria técnica secreta era la perfecta defensa en su contra.

Sin embargo, los rastros de un humo colorido ilustraban el extraño poder corrosivo de los venenos, tanto que estos incluso tuvieron algún efecto en contra de su extraordinario escudo. Han Shuo podía sentir que en el momento que los venenos tocaron su escudo protector y el humo aparecía, el yuan demoníaco usado para mantener el escudo fue drenado a un paso significativamente alto.

“Chillido… Rasguño… gruñido…”

Los demonios abismales también parecían bastante asombrados. Después de una ronda de lanzamiento colectivo de veneno, repentinamente se detuvieron al mismo tiempo y comenzaron a comunicarse de una manera que Han Shuo no podía entender.

Habían acabado con el dragón dorado y el titán, codiciosa y cruelmente alistándose para romper a través del pasaje entre planos al frente, pero de pronto descubrieron que un nuevo obstáculo detestable apareció en sus caminos. De la pequeña figura del obstáculo, ellos pensaron que podrían destruirlo en un instante. Aun así, su ataque invencible de veneno en realidad había sido desviado, lo que fue claramente una sorpresa para ellos.

Todos los demonios del abismo se detuvieron y entraron en una ronda de cacofonías de discusión. Entonces, bajo la dirección de su líder, el enorme demonio con forma de tumor cubierto de pus que estaba frente a Han Shuo, de repente voló hacia el una vez más en frenesí. En esa ocasión, no continuaron lanzando veneno, más bien despiadadamente expusieron sus hileras de afilados dientes, intentando claramente usar ese método primitivo de morder a través de su escudo.

Ese enjambre de alocados y primitivos seres, si se les permitía poner un pie en el Continente Profundo, entonces quizás todos los seres vivientes en el se convertirían en su alimento. Han Shuo miró hacia las criaturas abismales lanzándose temerariamente hacia él y tomó una decisión.

El bastón esquelético repentinamente apareció en sus manos y miró a los demonios chillones que se abalanzaban alocadamente con ojos ardientes. Rápidamente comenzó a cantar encantamientos, primero varias hileras de lanzas de hueso salieron volando, entonces la insignia de los nigromantes, la Barrera del Miedo y la Barrera de la Debilidad envolvieron todo el espacio.

Todos los mundos físicos con seres vivientes no podían escapar al destino de la muerte, incluso los crueles y viciosos demonios del Abismo. Mientras hubiera muerte en el mundo físico, habría el elemento de la muerte. Como tal, la magia de necromancia que usaba el elemento de la muerte para lanzar ataques aún podría trabajar con todo su poder.

Tenía que decirse que el bastón esquelético era en efecto un arma increíble. Al usar el bastón esquelético para lanzar hechizos, un hechizo de necromancia común sería el doble de poderoso. Fue sólo entonces con la ayuda del bastón esquelético que las barreras del miedo y la debilidad fueron capaces de contener a todos los demonios.

Con ambas trabajando como se supone, todos los demonios del abismo sufrieron de los efectos. Su feroz velocidad de ataque hacia Han Shuo de repente se volvió lenta y sus mentes se llenaron con miedo de él y sus ojos homicidas ahora mostraban algunos signos de terror.

Las lanzas de hueso hicieron ruidos silbantes mientras se disparaban y muchos pequeños y débiles demonios fueron empalados. Sangre verde, roja, marrón y café se extendió de sus cuerpos. Algunos de los demonios grandes fueron cubiertos con las lanzas, dejando salir aullidos que podrían enviar escalofríos a través de las espinas de cualquier oyente.

Filas tras filas de lanzas de huesos cayeron como lluvia, interceptando cientos de demonios. En una ventana de tiempo, Han Shuo nuevamente comenzó a entonar encantamientos de necromancia, preparándose para invocar un vasto ejército de no muertos para que lo ayudaran.

Y sin embargo, cuando el encantamiento finalizó, no hubo ejército de criaturas no muertas apareciendo ante él. Ni una sola.

Han Shuo estaba perplejo. Al principio pensó que había cometido un error en el encantamiento y recito nuevamente, agitando su bastón esquelético con movimientos precisos.

Nuevamente fue lo mismo. ¡Ninguna criatura no muerta apareció!

No pudo evitar sentir un escalofrío en su corazón e inmediatamente usó la conexión que siempre tenía con el pequeño esqueleto para intentar contactarlo. Sorprendentemente, no pudo sentir su presencia en absoluto y no tenía manera de localizar el inframundo.

¿Podría ser que era imposible invocar a los no muertos en ese espacio? Él movió cuidadosamente sus ojos en los alrededores y todo lo que podía ver eran hileras de luz de las estrellas fugaces y difuminados alrededores grises.

Lo que estaba bajo sus pies no era suelo físico, sino una niebla blanca. En el Continente Profundo, la niebla blanca posiblemente no podría mantener ningún peso. Pero, él definitivamente estaba sobre ella y podía sentir lo sólido de esa niebla. Frente a él un denso enjambre de demonios abismales había bloqueado su vista. Detrás de él estaba el pasaje entre planos conectado al Continente Profundo. Aparte de lo que era sólo la escena grisácea, era como si estuviera dentro del interminable e infinito espacio del vasto universo.

Parecía que ese lugar era afectado por la discontinuidad espacio tiempo, con ambos siendo completamente torcidos, sin una coordenada exacta de la región. Ese era el por qué no podía usar la necromancia para comunicarse con el inframundo y naturalmente significaba que no podía invocar a las criaturas del mismo a esa región desconocida donde la continuidad espacio tiempo era confusa.

Observando los alrededores, él rápidamente llegó a tal conclusión.

Mirando al frente una vez más, las decenas de miles de demonios abismales eran bastante lentos bajo los efectos de las barreras de la debilidad y el miedo. Pero después de un tiempo, se las arreglaron para adaptarse y continuar sus movimientos, siendo mucho más lentos que antes y estaban cargando determinadamente hacia él.

“¡Hmph!” Han Shuo estaba consternado. Incluso si no pudiera usar ninguna de sus magias de necromancia, aún tenía un actual seguro de vida – las artes demoníacas.

A diferencia de la necromancia que requería la presencia del elemento de la muerte, con las artes demoníacas, todo el poder de Han Shuo estaba contenido dentro de su cuerpo. Sin importar en qué plano estaba, sin importar si allí estaba el elemento de la muerte, el poder demoníaco que existía dentro de su cuerpo nunca sería afectado en lo más mínimo por los factores ambientales.

En ese momento, se sentía alegre de su decisión temprana. Él siempre había creído firmemente en hacer a las artes demoníacas su núcleo y cultivación vital. Si no lo hubiera hecho, entonces en ese espacio donde era incapaz de invocar los enormes ejércitos de no muertos, estaría en una gran desventaja con la magia de necromancia siendo su único método de ataque en el que pudiera confiar.

“¡Vengan a mí, desagradables y sucias criaturas del abismo!” Sin importarle siquiera si los demonios del abismo podían entenderlo, él sonrió siniestramente mientras lentamente sacaba el Abanico de la Sed de Sangre de su anillo espacial y con una sacudida de su brazo, salió flotando.

En el momento en que el Abanico de la Sed de Sangre salió, una densa niebla sangrienta fue emitida desde dentro, mientras una energía siniestra y extraña comenzaba a liberarse lentamente de el por medio de la niebla. En cada lugar por el que pasaba, los cuerpos de los demonios abismales engullidos por la niebla sangrienta repentinamente se abultaban con sus ya de por sí lentos cuerpos volviéndose aún más lentos.

El Abanico de la Sed de Sangre era un arma demoníaca hecha para la masacre en la cual él había puesto un montón de esfuerzo para forjarla. Mientras que una criatura tuviera sangre en su cuerpo y estuviera en el rango de ataque del abanico, la criatura se vería afectada. Esos demonios abismales de otro plano, mientras que tenían sangre de diferentes colores de otras criaturas ordinarias, aún estaban dentro del rango efectivo del Abanico de la Sed de Sangre.

Por todas partes que pasaba, el camino y la velocidad en que la sangre fluía en los demonios del abismo repentinamente atravesarían cambios drásticos. Él podía ver como la sangre se retorcía como largas lombrices en sus cuerpos y sus ya grotescas apariencias parecían incluso más horrendas.

El Abanico de la Sed de Sangre cambio la velocidad y el flujo de la sangre en sus cuerpos. Bajo el rápido choque y sacudida de su propia sangre, sus huesos comenzaron a hacer ruidos crujientes hasta que la agitada sangre alcanzó una alarmante velocidad elevada. Entonces, cuando los cuerpos de los demonios alcanzaron sus límites, estos se romperían violentamente.

Una vez que el primer demonio abismal explotó, más y más demonios ya no pudieron soportar el poder del Abanico de la Sed de Sangre. Sus cuerpos se volvían más y más grandes hasta que finalmente explotaban, enviando una colorida sangre por todas partes.

Gradualmente, todos los demonios del abismo envueltos por la niebla sangrienta explotaron y murieron bajo la fuerza de la rápida agitación de su propia sangre. Mientras Han Shuo miraba los espectaculares logros obtenidos con el Abanico de la Sed de Sangre, se preguntó si debería refinar más de esas armas demoníacas únicas. Él tenía que admitir que el poder destructivo de semejante arma única era altamente satisfactorio.