GDK – Capítulo 512

0

Capítulo 512: Demonios del abismo


El Dragón Primordial enroscado en la cima de la montaña, alzaba su cuello mientras exhalaba su brillante aliento de dragón al cielo. Un aterrador poder de dragón emanaba desde su aliento, el cual parecía estar partiendo el espacio mismo.

Bajo los alientos del Dragón Primordial, las siete puertas en el cielo brillaban con espléndidos rayos de luz mientras cambiaban constantemente, como si fueran suprimidas por ese poder y estuvieran sanando lentamente.

De las siete puertas habían rayos de luz interconectados, seis eran resguardadas por un ser semidiós. De sus espaldas, Han Shuo podía ver sus desesperados forcejeos y su resiliencia, mientras daban todo para resistir y contener la llegada de algunas criaturas feroces.

Sólo la puerta cercana a la orilla no tenía una presencia semidiós de poder similar para protegerla. Era resguardada por un dragón dorado de cuarto nivel, quien se había encontrado con quién sabe cuántas criaturas poderosas. Los dragones dorados supuestamente poseían los cuerpos más robustos de todos los dragones. Aun así, ese dragón estaba retorciéndose en la puerta con sangre salpicando por todas partes.

Era claro que el dragón de nivel cuatro no podía mantenerse en absoluto ante la criatura que estuviera detrás de la puerta y por tanto sufría constantes heridas en su cuerpo durante la lucha.

Han Shuo miró de cerca y vio que detrás de las siete espectaculares puertas en el cielo parecía haber otro mundo poco familiar. Parecía que sin entrar por la puerta, era imposible saber qué había en el otro lado, todo lo que podía ver eran largas hebras de luz cruzando a través como estrellas fugaces.

Siete puertas, siete criaturas, seis de las cuales eran existencias semidiós. Todas y cada una de ellas estaban combatiendo con todas sus fuerzas en contra de alguna terrible amenaza.

El Dragón Primordial, quien había vivido por quien sabe cuánto, estaba usando su poder divino para suprimir el cambio y la transformación de las siete puertas, tratando de sanarlas lentamente, como si estuviera previniendo que algo pudiera amenazar a todo el Continente Profundo al entrar por las siete puertas.

Han Shuo observó con gravedad los cambios en el cielo, mientras su corazón estaba inundado con la más intensa de las curiosidades. Estaba muy interesado en el escenario detrás de las siete puertas y continúo adivinando que era lo que posiblemente estaba siendo tan insistente en atravesar.

Después de entrar en el Reino Carnal, Han Shuo encontró algunos de los seres más poderosos en el Continente Profundo y gradualmente llegó al entendimiento de algunos de sus secretos. De lo que podía ver, él tenía la certeza que las siete puertas conducían a otro plano de existencia y el Dragón Primordial y las otras seis existencias semidiós estaban dándolo todo para prevenir que algunos seres de otros planos irrumpieran a través de los pasajes.

¡Los titanes y el Dragón Primordial eran en efecto sirvientes silenciosos para el Continente Profundo! Han Shuo pensó.

“Humano, ¿qué es lo que quieres?” Mientras Han Shuo observaba los alrededores con una expresión grave, un furioso rugido repentinamente estalló desde la boca del gran dragón plateado que él había perseguido. Era claramente evidente que el dragón estaba extremadamente enojado, sus dientes se expusieron y sus garras se extendieron por la frustración.

Después del grito molesto del dragón, todos los titanes y dragones en el gran valle dejaron de observar las batallas en el cielo y lanzaron sus enormes ojos hacia Han Shuo.

Había más de diez titanes y algunos veinte dragones. Combinadas, esas existencias representaban fuerzas tan poderosas que podían elevar a cualquier país a la grandeza y la gloria. Con tantos poderosos seres quienes existieron desde tiempos antiguos mirando directamente hacia él, éste sintió una poderosa e intangible presión barriendolo de arriba hacia abajo y lo hizo sentir extremadamente incómodo.

A diferencia de las seis existencias semidiós en el cielo, los titanes y dragones en el valle no tenían fuerzas de semidiós. Incluso así, con casi cuarenta seres colosales mirándolo repentinamente, la presión aún era inusualmente aterradora.

“Humano, ¿exactamente que estás planeando, irrumpiendo así?” Viendo que Han Shuo no respondía, el gran dragón plateado rugió nuevamente, luciendo bastante impaciente.

Los dos titanes más cerca de Han Shuo lo miraron de arriba a abajo mientras se acercaban lentamente, como si se prepararan para golpearlo inmediatamente hasta volverlo una pasta de carne en el momento en que dijera algo en contra de sus intereses.

“¿Eh? ¿Por qué estás aquí?” Un repentino grito de sorpresa vino de un dragón dorado en la distancia y el dragón quien había estado en la lejanía rápidamente se acercó, mirando hacia Han Shuo con gran asombro.

“¿Tú… tú eres Cedric?” Han Shuo pregunto tentativamente, mirando hacia el dragón dorado con algo de asombro, parecía que él era el mismo dragón dorado Cedric con el que se había encontrado en ocasiones anteriores.

“Soy yo, Cedric ¿no me recuerdas?” Realmente era él. Dio un grito de sorpresa.

Había más de veinte dragones en el valle y ninguno de ellos había tomado forma humana por sus gigantescos cuerpos enroscados. De ellos, la mitad eran dragones dorados. Cedric no había tomado forma humana y en medio de los otros, no había nada para distinguirlo del resto. Por tanto era natural que Han Shuo no lo hubiera reconocido.

Después de escuchar que era Cedric, Han Shuo miro los alrededores del valle una vez más y repentinamente se dio cuenta que ese era el Valle Dragón de las leyendas. Habiendo descubierto eso, dejó salir un suspiro de alivio y dijo, “Así que eres tú Cedric. Jaja, ha pasado un tiempo. Estoy aquí únicamente por la exploración. Escuche las explosiones en el cielo y me dirigí aquí por curiosidad. Nunca había esperado que me encontraría semejante vista tan impresionante. ¿Exactamente qué está ocurriendo?”

“Cedric ¿conoces a ese humano?” el gran dragón plateado quien había recibido algunos golpes de Han Shuo preguntó con confusión mientras miraba extrañamente hacia Cedric, quien se había apresurado con una gran emoción.

“Si, te lo dije, la última vez un caballero humano robo mi tesoro e incluso me hirió. Pero afortunadamente él me ayudó. Y en otra ocasión en el suelo prohibido, fue él quien rompió a través de la barrera eterna. Somos amigos, no habrá ningún problema”,

Por sus palabras, los dos titanes quienes precavidamente lo rodeaban así como el dragón plateado ya no lo miraban con enemistad, aunque el dragón plateado todavía dio un resoplido de fastidio y dijo, “ahora que la batalla ha entrado en un punto crítico, él no es bienvenido para entrar a la zona de la discontinuidad espacio tiempo, sin importar quién sea”.

“Lo entiendo”, Cedric respondió, luego le dijo a Han Shuo, “estamos peleando por la seguridad del Continente Profundo. Hay algunos malvados seres fuera del plano que están tratando de entrar a nuestro mundo a través de esa zona especial de discontinuidad espacio tiempo. Mi raza dragón y la raza titán están haciendo todo lo posible para resistir a esas malvadas criaturas de otra dimensión”.

Habiendo observado por tanto tiempo, Han Shuo sabía la esencia incluso sin la explicación de Cedric. Los titanes y dragones, auto proclamados como los defensores del Continente, en efecto estaban dándolo todo por la seguridad de ese reino. Han Shuo podía decir que tan viciosa era la batalla incluso sin darle un vistazo cercano.

Con tantos titanes y dragones, todos luciendo graves como aquellos junto a ellos y muchos con angustia en sus ojos era claro que tan cruel era la batalla.

En tan tremendo momento crítico, cualquier factor externo podría ser suficiente para darle la ventaja de la batalla al otro lado. Tenía un perfecto sentido para ellos el resguardar el área y prevenir que algunos extraños entraran.

“Oh no, Vaile no puede aguantar más”, un dragón verde gritó de repente.

Siguiendo la mirada de la multitud, Han Shuo vio que el dragón dorado, el único que protegía una de las siete puertas y no era un ser semidiós, estaba tambaleándose en una cadena de luz y electricidad, luciendo como si pudiera caer en cualquier momento. La sangre brotaba constantemente fuera de su cuerpo y estaba claramente en sus últimas fuerzas.

Los ojos de los dragones en el valle estaban pesarosos mientras se afligían por la inminente muerte de su guerrero dragón.

“El siguiente, esté listo”, la envejecida voz del Dragón Primordial enroscado en lo alto de la montaña suspiro, su voz era melancólica y resignada, como si él no pudiera soportar el pesar de la partida de la muerte.

“¡Yo iré!” El dragón plateado que había sido perseguido todo el camino hasta allí por Han Shuo repentinamente gritó en voz alta, con un aire de alguien que no le temía a la muerte.

“Tú fuerza no es suficiente. Ustedes dragones han sacrificado uno de los suyos, ahora es el turno de nosotros los titanes”. Antes de que el dragón plateado pudiera moverse, un titán de más de treinta metros dijo con una voz como un trueno.

Ese titán era el más alto entre los del valle y parecía ser el más poderoso. Mientras su estruendosa voz sonaba él ya se estaba moviendo y con un pisotón de su cuerpo el suelo tembló como si hubiera un terremoto y su cuerpo aceleró como un relámpago.

El cuerpo del dragón dorado repentinamente se partió, segmento a segmento en una lluvia que caía en la desconocida discontinuidad espacio tiempo. En el momento en que el dragón dorado se desvaneció, la enorme forma del titán alcanzo la puerta.

Justo en ese momento algo increíble ocurrió. Era desconocido si la puerta repentinamente creció, o si el gigante se volvió más pequeño, para el titán quien normalmente no habría encajado en la puerta lucía como si su cuerpo hubiera sido jalado y retorcido, mezclándose en la puerta como una forma abstracta.

Justo después de que el cuerpo del titán entró, la puerta que había estado creciendo constantemente repentinamente regreso a la normalidad. De lo que Han Shuo pudo ver, después de que el titán llegó al mundo donde los rayos de luz constantemente brillaban, parecía estar en una batalla feroz con alguna clase de ser que no podía ser visto y era golpeado con golpes y patadas.

Han Shuo centró su mirada, pero aun así no pudo ver exactamente qué ocurría. Todo lo que podía ver era los rayos de luz volando y la extraña vista, su consciencia tampoco podía sentir ningún rastro de la existencia de la extraña criatura. Era claramente un caso muy especial que no seguía las leyes convencionales de la naturaleza.

Sin embargo, basado en lo que Cedric dijo, sabía que el área era alguna clase de zona de discontinuidad espacio tiempo y cosas extrañas ocurrían a menudo en semejantes lugares. Ahora que él había pensado de esa manera, él comenzó a entender.

Aunque él titán era visible para él, en la zona espacio tiempo, quizás ya estaba increíblemente lejos del Continente Profundo. La conciencia de Han Shuo tenía un rango limitado, así que era natural que no pudiera usarla para sentir que estaba ocurriendo.

“El tercero, quién sabe cuántos más necesitaremos, ai…” Un leve suspiro fue escuchado desde el antiguo dragón verde.

Han Shuo frunció el ceño profundamente mientras miraba al titán quien se había lanzado a través de la puerta sin penas, sabiendo que no habría regreso. No había mucha diferencia entre el titán y el recientemente fallecido dragón dorado, de hecho él era incluso un poco más débil. Dado que el dragón dorado no se había mantenido por mucho tiempo antes de ser partido, la suerte del titán parecía ser la misma.

A pesar de conocer que era una muerte segura, el titán aun así avanzó sin preocuparse por sí mismo. Han Shuo no pudo evitar sino el sentir respeto hacia ellos. Por la seguridad de cientos de millones de seres vivos en el Continente Profundo, esos antiguos titanes y dragones siempre habían estado resguardando allí, haciendo silenciosamente su gran sacrificio, dando sus vidas. Él estaba profundamente impresionado por sus espíritus.

Aunque la raza dragón tendía a ser orgullosa y se miraban así mismos como la raza sobre las otras, pero de ese incidente se podía ver ciertamente que tenían aspectos admirables. Sin su protección silenciosa, no se sabría en se podría convertir el Continente Profundo.

“Cedric, ¿qué demonios está ocurriendo?” El surgimiento de respeto y la curiosidad hacia lo que yacía detrás de la puerta envió muchos pensamientos que giraban en su mente.

“Esa zona de discontinuidad espacio tiempo ha existido en las profundidades del Bosque Oscuro desde hace mucho. Nosotros no sabemos cómo o por qué se formó, pero está cambiando constantemente transformando el tiempo y el espacio. A menudo se forma un pasaje que conecta nuestro Continente Profundo con otros planos de existencia. Nuestra raza dragón y la raza titán siempre hemos protegido este lugar, con el fin de prevenir que vengan seres malignos de otro plano”.

“Desde el momento de mi nacimiento, en los dos mil años que han pasado, cientos de discontinuidades espacio tiempo han ocurrido, la mayoría formando pasajes entre planos que llevan a inofensivas expansiones vastas fuera del espacio, pero ha habido una docena o más de veces que se conecta con otros planos materiales de existencia, pero esas conexiones no causan mucho conflicto entre sí. Sólo tres veces nos hemos encontrado con ataques de poderosos seres de otros planos y hemos sido capaces de repelerlos con facilidad”.

“Pero en esta ocasión, no sé cómo ha ocurrido, pero la discontinuidad espacio tiempo se formó justo hacia el Abismo donde viven los demonios. Esos poderosos demonios sintieron la formación del pasaje e instantáneamente hicieron su camino hasta allí. Al principio eran sólo demonios débiles quienes trataban de forzar su entrada y nosotros lidiamos con ellos con facilidad”.

“Debido a eso, pensamos que sería como en ocasiones pasadas, no pensamos mucho de la amenaza. Sin embargo, lo que no esperábamos fue que desde ese día, más y más poderosos demonios comenzaron a atacar y cuando algunos más fuertes se unieron ayer, finalmente entendimos que tan mala era la situación e instantáneamente notificamos a los expertos de todo el continente, esperando que pudieran unirse para resistir a los demonios invadiendo”.

“Sin embargo, debido a nuestro descuido temprano, los mensajes fueron enviados un poco tarde. Sólo dos existencias semidiós de la raza orco quienes resultaba que entrenaban en la profundidad del Bosque Oscuro se unieron para resistir en contra de los demonios. Sin embargo, en esta ocasión hay un total de siete pasajes entre planos que se han formado y los demonios son inmensamente poderosos, así que sólo las existencias semidiós pueden tratar de contenerlos. Sólo tenemos seis de ellos, así que la última puerta sólo puede ser protegida en turnos y ambos lados han perdido un total de tres haciendo eso”.

“El Dragón Primordial necesita usar poder divino para alterar la formación de la zona de la discontinuidad espacio tiempo, así que no puede brindar ningún poder para lidiar con la puerta y debido a la formación única de cada pasaje entre planos, sólo podemos enviar un ser a la vez para defender. A este paso, no sabemos cuántos tendremos que sacrificar antes de que podamos acabar con esta invasión”.

“No hables incluso de terminarlos, nosotros ni siquiera sabemos si podremos contenerlos. Mira, incluso las seis existencias semidiós están mostrando señales de fatiga. Si el Dragón Primordial no es capaz de alterar pronto el sello en la zona, entonces me temo que el Continente Profundo enfrentará un ataque apocalíptico por los demonios del abismo”. El dragón plateado quien combatió antes a Han Shuo sacudió su cabeza, mirándose extremadamente triste.

“Explosión…” un sonido como el retumbar de un trueno vino desde el pasadizo al que el titán recién había entrado.

Dentro, rayos de luz multicolor estaban brillando como el más asombroso de los fuegos artificiales explotando en el cielo y tenía una aterradora y sublime belleza. Sin embargo, el titán quien apenas había entrado pareció ser atrapado fuera de guardia y no estaba claro que había ocurrido exactamente, pero herida tras herida se abrió en su firme carne y la sangre llovió como lo había hecho antes.

“Oh no, un demonio de alto nivel se ha unido a la pelea en ese pasadizo. Maldición, parece que el Continente Profundo realmente no será capaz de evadir esta catástrofe”. El Dragón Primordial repentinamente suspiro amargamente, incrementando el rango en su aliento de dragón, los rayos de luz se interconectaron cuando el poder divino rodeo la zona de la discontinuidad espacio tiempo. Parecía como si estuviera haciendo su último intento.

“¿Qué haremos, qué haremos?” Cedric estaba tan frenético como desconcentrado, su gigantesca cabeza se sacudía de un lado a otro.

Repentinamente, dio un gran grito y sus ojos del tamaño de puños cayeron en Han Shuo mientras gritaba con un deleitado asombro, “¡Gran Dragón Primordial, él, él es un experto semidiós!”

Después de esas palabras, la atención de cada titán y dragón en el valle se volvió fija en Han Shuo.

‘Parece que hay una oportunidad para la salvación del Continente Profundo’, Han Shuo pensó. Originalmente intentaría preguntar la opinión del Dragón Primordial, pero repentinamente escuchó otra gran explosión y mirando la fuente, vio que el titán quien justo había entrado a la batalla estaba cubierto de cortes profundos por todo su cuerpo, arroyos de sangre brotaron al pasaje hacia un lugar desconocido.

Han Shuo ya había estado lleno de curiosidad sobre qué vistas se encontraban detrás de la puerta y pensó que si no podía manejarlo simplemente podría retirarse, salto tan rápido como un rayo a través de la gran puerta, a un desconocido espacio extranjero.

En el momento en el que entró, quedo aturdido por la escena que entró a través de sus ojos.