Capítulo 511: Dragón Primordial


Las profundidades del Bosque Oscuro estaban llenas con antiguos árboles de gran tamaño, fragancias de flores y plantas, corrientes y colinas. Era una hermosa escena llena con vitalidad.

Había plantas raras e inusuales por donde quiera, tan lejos como el ojo podía ver. Si alguna de ellas fuera sacada del bosque, estas alcanzarían un valor hasta los cielos. Unos sonidos estruendosos de explosiones más, sonaron desde las profundidades del bosque. Era como si el cielo estuviera cayendo y podía causar en cualquiera que escuchara tuviera un aturdimiento más intenso.

Mientras Han Shuo se aventuraba más profundo, descubrió que había incontables barreras complejas y misteriosas desplegadas. Esas barreras mágicas no eran letales. Estas se encontraban puramente para prevenir que los forasteros entrarán.

Hebras mágicas como telarañas fueron arregladas para formar una enorme formación mágica. Esas formaciones cubrieron una enorme porción del cielo, produciendo una energía como olas del mar a través del área, empujando fuera a cualquier invasor.

No hacía falta decir, esa enorme formación mágica fue hecha por el hombre. Quien fuera que desplegó esa formación en una tremenda área de cobertura no lo hizo con intenciones malignas. Esas olas de energía empujaban a las personas hacia fuera no eran particularmente feroces o turbulentas, sino más bien suaves y lentas.

Han Shuo, entró en la formación por sí mismo, sólo sintió las olas de gran fuerza surgiendo a su alrededor. Era como si fuera él estuviera siendo empujado por algunos cientos de orcos a la vez. La magnitud de la fuerza estaba más allá de su imaginación. Pero afortunadamente, él poseía una fuerza asombrosa. Su cuerpo físico constantemente se reforjo con las artes demoníacas a través de los años lo había proveído completamente para ser valiente ante esa situación. A pesar de tener tremendas fuerzas empujando en contra de su cuerpo, él sin embargo continúo avanzando al interior pulgada a pulgada.

Sorprendentemente, en semejante lugar, el rango que la conciencia de Han Shuo pudo envolver no era tan extenso como en otros lugares. Sólo podía sentir ligeramente que había movimientos alrededor de algunas millas de él. Todo eso solamente hizo que estuviera incluso más curioso sobre que había en las profundidades del Bosque Oscuro. Estaba determinado y resuelto para encontrar la situación real de allí.

La fuerza generada por la enorme formación mágica con forma de telaraña no lo podía interceptar. Por medio de su terco y fuerte cuerpo y las maravillosas habilidades de las artes demoníacas, avanzó paso a paso hacia el punto más profundo.

Repentinamente, esas poderosas fuerzas que se estaban emitiendo hacia él se desvanecieron completamente. Inmediatamente entendió que había pasado a través de la barrera mágica. Miro a la distancia mientras se dirigía al frente.

La vista de un lago verdoso repentinamente entró en sus ojos. El lago verde era justo como una enorme pieza de jade fino que fue perfectamente cortada lisa y suave. Era claro, limpio y hermoso.

Mirando el lago frente a sus ojos, él quedo asombrado. No había esperado que hubiera semejante lago vasto y claro en lo profundo del Bosque Oscuro. Sin embargo, lo que lo aturdió incluso más era que no había peces o flora en el lago, ni siquiera un alga. Muy extraño en efecto.

Cuando avanzo al frente, tuvo incluso otra sorpresa. Habiendo sólo salido fuera de la formación con forma de telaraña, cuando dio otro paso repentinamente sintió que la gravedad a su alrededor había incrementado por una decena o más. Incluso el caminar normalmente requería ejercer una decena de fuerza más de lo usual.

En semejante área donde la gravedad estaba incrementada, en un duelo, la persona con el cuerpo más fuerte físicamente tendría la ventaja. Si un mago quisiera volar usando un hechizo de levitación en esa zona, su fuerza mental sería consumida a un rango que sería más de diez veces más grande que lo que originalmente ocurriría. A ese ritmo, incluso un gran magus no sería capaz de flotar en el aire por periodos extensos.

Tal región tan extraña lo hizo muy curioso en quién exactamente era la persona que colocó ese lugar. Aunque la gravedad en esa área había incrementado por una decena, no era suficiente para tratar de impactarlo. Utilizó el Arte de los Nueve Cielos Demoníacos y voló a una velocidad mucho menor de la que usualmente utilizaba. Poco a poco, se movió hacia el lago verde esmeralda.

Aunque la gravedad era enorme, Han Shuo aún se mantenía. No era un gran asunto el tener que gastar mucho más fuerza que en tiempos normales.

Repentinamente, justo después llegó al lago verde, un vendaval silbó a lo lejos. Antes de que pudiera reaccionar, un gran dragón plateado de pronto apareció desde la cima del lago verde. Ese gran dragón parecía que no era afectado por el incremento de la gravedad del lugar, quizás una señal de que él fue quien había desplegado la barrera de amplificación de gravedad en la zona. Él estaba de pie tranquilamente y sin esfuerzo ante Han Shuo mientras lo miraba fríamente por encima.

“¡Regresa! Este no es un lugar al que puedas entrar” el gran dragón plateado repentinamente habló después de medir a Han Shuo por un tiempo.

Ese dragón era de alrededor de veinte metros de longitud. Su cuerpo brillaba con un lustre similar al del acero. Añadiendo que una clase de firme determinación se mostraba en sus ojos, lo que lo hacía parecer bastante formidable y poderoso.

“¿Qué es lo que hay allí dentro? Jeje, soy muy curioso”, Han Shuo preguntó con curiosidad. Él también estaba midiendo al dragón plateado.

“No es algo que tú debas conocer, humano. Deja este lugar lo más pronto posible. De lo contrario, vas a arrepentirte”, el dragón plateado parecía un tanto impaciente. Su gigantesco cuerpo estaba girando constantemente y retorciéndose sobre el lago verde. Sus palabras heladas como el hielo estaban llenas con la arrogancia de las razas de alto nivel.

La raza dragón siempre había sido muy presuntuosa. Ellos consideraban su propia raza, la raza dragón, como la raza más noble y grandiosa de todas. Otros que su propia raza, no importaba que fueran humanos, elfos, orcos u otras razas, todas las otras criaturas serían tratadas como razas inferiores por ellos. Esa clase de arrogancia y orgullo existía desde tiempos antiguos. Similar a como los trols del bosque eran avariciosos y los elfos oscuros siendo lascivos, esos atributos estaban profundamente enraizados en su mente.

Sin embargo, Han Shuo obviamente no le tenía miedo. Estando en el reino en que estaba, su fuerza sobrepasaba enormemente a la mayoría de grandes dragones. Él miró sonriente a ese arrogante dragón y entrecerró sus ojos hasta apenas una grieta visible. Y con un tono un tanto inquebrantable dijo, “¿Qué pasa si insisto en entrar?”

“Entonces, yo te lanzare fuera de aquí”, el dragón plateado gruño fríamente. La arrogancia distintiva de la raza dragón emergió desde sus fosas nasales del tamaño de puños.

Sacudió su enorme cuerpo y un huracán fue generado, apareciendo al lado de Han Shuo en un pestañeo. El huracán tiro de Han Shuo con una gran fuerza para arrojarlo fuera.

En esa región donde la gravedad había incrementado por una decena, sería un reto para una persona normal incluso el caminar. Cuando el dragón vio que Han Shuo podía volar sobre el lago verde, no fue sorpresa que lo tomara como un mago levitando usando su hechizo de levitación. De sus muchos años de experiencia resguardando el lugar, un mago quien usará el hechizo de levitación para flotar podría difícilmente resistir la succión de su huracán.

El gran dragón plateado miraba fríamente hacia Han Shuo de arriba a abajo. A sus ojos, éste era sólo como un cachorro y podía ser manipulado a voluntad a través de su huracán. Cuando el huracán apenas había tomado forma, casi pudo ver a Han Shuo volando indefenso fuera del lago verde, regresando a la formación con forma de telaraña.

“Jeje, ¿realmente piensas que sólo debido a que colocaste esta barrera de gravedad, podrías hacer lo que quisieras?” Han Shuo miró al dragón con desdén. Cuando el huracán en realidad golpeó, rayos negros irradiaron alrededor de él como si su cuerpo formará un puntiagudo y duro capullo.

Han Shuo estaba rodeado dentro del huracán. Enormes fuerzas de tiro actuaron en su cuerpo. Sin embargo, fuera de las expectativas del dragón plateado, él aún seguía recto sin hacer ningún movimiento, sin ser afectado por el huracán en absoluto.

“Bien. ¡En efecto un humano inusual!” el dragón plateado alabo. Luego, hizo un giro y un balanceo. Su larga, larga cola fue agitada repentinamente. Cuando el dragón vio que su huracán fue ineficaz, obviamente tomó a Han Shuo como un oponente digno y por tanto comenzó a utilizar su robusto cuerpo de dragón para frenarlo.

“¡Justo a tiempo!“ Han Shuo se rio. Estaba de pie y era firme como una montaña. De pronto, extendió sus dos manos para formar un peculiar sello de manos.

Una feroz energía que podía partir las montañas y voltear los océanos de pronto emergió entre sus dos manos. Tomando una forma cilíndrica, esta bombardeo hacia la cola del dragón plateado que estaba llegando.

El gran dragón tenía un enorme cuerpo y los dragones eran famosos por sus asombrosamente fuertes cuerpos físicos. Quizás incluso un árbol de mil años de antigüedad no podría resistir un golpe de su cola. Sin embargo, antes de que la cola de dragón pudiera acercarse un poco a Han Shuo, la enorme fuerza que venía del sello de sus manos había aterrizado firmemente en ella. Ese gran dragón plateado sintió como si su cola impactara con una enorme montaña. No sólo él no podía resistir el peso de la montaña, su cola estaba doliendo como si fuera quemada.

Una vez que Han Shuo hacia un ataque, siempre consideraría cada oportunidad y no le daría a su oponente ninguna posibilidad de contraatacar. Mientras el yuan demoníaco se extendía rápidamente por su cuerpo, su originalmente tranquila y poco apurada velocidad de vuelo de pronto aumentó. Antes de que el dragón pudiera reaccionar por el dolor que venía de su cola, repentinamente encontró que el humano ya había llegado a su enorme cuerpo en un momento desconocido.

¡Dong! Un golpe aterrizó directamente en el cuerpo del dragón plateado. Esa aterradora energía fluyó de nuevo. Inesperadamente, su enorme cuerpo levemente sintió algo insoportable.

‘¡Tan poderoso! ¿Realmente es un humano?’ el dragón estaba enormemente sorprendido. Ya no se atrevía a permanecer más en ese lugar. Antes de que Han Shuo lanzará su siguiente golpe, él escapó.

Han Shuo no lo obstruyo pero lo siguió por detrás sin apurarse, dirigiéndose más profundamente en el bosque.

Justo después de pasar a través del lago verde, la gravedad diez veces aumentada desapareció y todo regresó a la normalidad. Han Shuo extendió su consciencia e instantáneamente fue abrumado por la sorpresa. Miro hacia la escena ante él con una expresión grave.

Justo frente a él, un espectáculo estaba mostrándose en el cielo. Rayos de luz permanecían estáticos en el cielo. El sol y el cielo nublado parecían ser partidos por la fuerza por esos rayos inamovibles. Mientras el sonido de chispas eléctricas sonaba, grumos de un leve humo emergían del cielo.

El cielo azul que se suponía debía estar claro y vació, parecía verdaderamente estar partido. Mientras el ligero humo rodaba con los rayos que permanecían inmóviles, múltiples puertas brillantes se formaban extrañamente en el cielo.

Toda clase de radiantes colores brillantes estaban iluminando hermosamente desde las puertas. Había siete puertas en total. Cada una era ocupada por una poderosa existencia. A parte de la que estaba cerca del final, las otras seis eran resguardadas por existencias semidiós.

Había dos grandes dragones con cuarenta o cincuenta metros de longitud en su cuerpo. Uno dorado y uno plateado. Ambos eran existencias de rango cinco. Siguiendo la lista, dos increíblemente colosales titanes de treinta metros de altura, poseían también la fuerza de semidioses. Los otros eran orcos con pieles verdes, vistiendo algunas vestimentas inusuales. Parecían ser un orco guerrero y un orco chamán.

Cada una de esas seis criaturas de diferentes razas defendía cada una de las puertas, pareciendo resistir alguna clase de enemigo desconocido con toda su fuerza. Fue debido a que ellos verdaderamente liberaron sus fuerzas sin ninguna restricción que él pudo decir con claridad que poseían una fuerza asombrosa.

Seis existencias semidiós de diferentes razas. ¡Qué fuerza tan aterradora!

Bajo el cielo había un vasto cañón. Había una docena o más de titanes pareciendo tan altos como montañas. También había aproximadamente veinte dragones. Todos y cada uno de ellos llevaban graves y firmes expresiones mientras observaban los cambios ocurriendo en el cielo con sus cabezas alzadas.

De acuerdo a las leyendas, los titanes poseían la fuerza de combatir con las deidades. Ese cuento había circulado desde la antigüedad, aun así los humanos comunes nunca habían visto a esa raza antes. Comparado con la cordillera montañosa y el cíclope que él había visto antes, aunque ambos eran muy grandes y robustos, palidecían en la insignificancia cuando se comparaban con un titán.

Los titanes, debía decirse que eran los hijos favorecidos de la tierra y las criaturas más poderosas en el mundo. Poseían fuerzas tan tremendas que podían confrontar directamente en contra de los dioses…

Todas las leyendas pertinentes a ellos destellaron rápidamente a través de la mente de Han Shuo. En aquel entonces, él no estaba muy convencido de que las leyendas sobre los titanes fueran verdad. Pero ahora, mirando sus enormes cuerpos, inmediatamente entendió que las leyendas podrían ser verdad. Calculo que sólo uno de esos titanes por sí mismo podía barrer toda una ciudad.

“RUGIDO…” un bramido repentinamente sonó desde el interior del cañón.

El aturdido Han Shuo apresuradamente giro su vista hacia el cañón. Vio a un Dragón Primordial de cien metros de largo que jadeaba en la cima de una montaña. Él nunca antes había visto a un gran dragón con semejante tamaño. Su cuerpo dejaba salir una energía que causaba que incluso él palpitara.

La fábula sobre los Dragones Primordiales era una de las más extendidas en el Continente Profundo. La leyenda decía que un Dragón Primordial había estado resguardando el Continente Profundo desde tiempos antiguos. Él mantenía el orden del Continente Profundo en silencio. Cuando hubiera un evento que amenazara a todas las razas, el Dragón Primordial iría para mantener el orden y permitir que el Continente Profundo permaneciera estable.

Con sólo una mirada, Han Shuo podía tener la certeza que ese gran dragón con cien metros de largo era precisamente el Dragón Primordial en las leyendas. Ese dragón daba una poderosa presencia, incluso más poderosa que la de la Santidad que él había conocido en la Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz. Creía que incluso el rey tribal de seis cuernos de la Raza Alma definitivamente no era rival en contra del Dragón Primordial.

¡Sin lugar a dudas, ese Dragón poseía la aterradora fuerza de un verdadero dios!