Capítulo 510: Subyugando un unicornio


Desafortunadamente para el unicornio, su oponente en esa ocasión ya no era el cíclope. A pesar de su enormidad, el cíclope nunca podría atrapar al unicornio. Han Shuo sin embargo, era obviamente mucho más rápido que el cíclope.

Después de atestiguar al unicornio escapando de él, dejó de prestarle atención al cíclope e inmediatamente fue tras el unicornio. Sin siquiera ir con todo, su velocidad había excedido la de éste. Para el momento en que había galopado algunos cientos de metros, el Han Shuo tan rápido como el rayo lo había bloqueado en su camino de escape.

Típicamente, si uno deseaba tomar a una bestia mágica como su mascota, tenía que poseer suficiente fuerza como para enfrentarla. Sólo aquellos quienes mostraban fuerza suficiente para ganar su reverencia estaban calificados para comunicarse con ellos. De lo contrario, cualquier cantidad de charla sería inútil.

Por tanto, viajando más rápido que el unicornio, Han Shuo bloqueo el camino frente a él con cero vacilaciones e inmediatamente comenzó a liberar dos hechizos de necromancia – Barrera de la Debilidad y la Barrera del Miedo. Estos fueron eficientemente desplegados por él y envolvieron algunas millas en los alrededores.

En contra de sus expectativas, después de que las barreras fueron desplegadas, toda clase de bestias mágicas dentro del área circundante fueron afectadas, a pesar de sus rangos – todas excepto el unicornio. Se rehusaba a rendirse, corriendo tan rápido como si estuviera volando. Con cada obstáculo atravesaría más de una docena de metros. Hizo una vuelta aguda y se preparó para escapar en otra dirección.

Su cuerno blanco destello con un lustre extraño. Una energía pura y sagrada fluyó desde el cuerno, la cual parecía purificar las Barreras de la Debilidad y el Miedo. No fue afectado por ellas en lo más mínimo.

Han Shuo estaba asombrado, pero recuperó sus sentidos poco después. Los unicornios poseían cuernos fantásticos con la habilidad de purificar la energía siniestra. Parecía que la Barrera de la Debilidad y la Barrera del Miedo caían en esa categoría.

A pesar de la inefectividad de sus medidas, no estaba para nada desanimado. En un parpadeo, nuevamente se colocó en el camino del unicornio. En esa ocasión, no utilizó magia de necromancia, más bien se posesionó a sí mismo al lado del unicornio. Antes de que pudiera reaccionar, sus manos tan rápidas como el rayo fueron lanzadas a su alrededor.

Ese unicornio no había tenido miedo del cíclope. Había usado hechizos mágicos para pisotearlo. Pero enfrentándose en contra de Han Shuo, ya no le quedaba ni una leve luz de coraje. Esa inteligente criatura podía sentir que Han Shuo era alguien formidable y sabía que no tenía ninguna oportunidad de pelear. Por tanto, dio vuelta a sus pasos y corrió.

Cuando Han Shuo extendió sus manos hacia el unicornio, sus brillantes y delgados ojos rodaron por sus cuencas. Sus pezuñas frontales cambiaron, tratando de cambiar su dirección nuevamente. El unicornio estaba determinado a escapar.

“Jajaja, ¿piensas que puedes escapar de mí?” Han Shuo lo ridiculizó con una sonrisa malvada. Justo antes de que el unicornio se moviera lejos de su ataque, sus brazos se extendieron como si estuvieran hechos de goma y presiono sus rápidas manos en la parte baja de la espalda del unicornio.

Éste sintió como hubiera sido encadenado fuertemente por dos grilletes de hierro. La fuerza masiva no era algo que simplemente pudiera resistir. Su cuerpo fue forzado a detenerse, incapaz de moverse.

Cuchillas de viento y rayos fueron lanzados incesantemente hacia Han Shuo. A tan corto alcance, él no pudo evadir los ataques, así que no tuvo más opción que desplegar un escudo de protección. Una ronda de crujidos y traqueteos resonaron en los alrededores como palomitas de maíz sobre la estufa. Bajo el escudo protector, Han Shuo permaneció intacto, sin ser afectado en absoluto por los ataques de las cuchillas de viento y rayos. Poco después, el unicornio se rindió en sus inútiles ataques. Su cabeza cayó en depresión. Dos hileras de lágrimas lastimeras fluyeron desde el par de ojos como gemas mientras giraba su cabeza para mirar hacia Han Shuo.

“Te lo ruego, por favor déjame ir”, el unicornio suplico con una melodiosa voz femenina. Su hermosa voz era tan placentera para los oídos que uno casi podría caer enamorado.

Han Shuo estuvo asombrado por un momento. No había anticipado que la voz de un unicornio pudiera ser tan placentera y hermosa. Sin embargo él estaba resuelto y era seguro que no dejaría ir al unicornio sólo debido a que tenía la voz de un ángel. Con sus manos aún en el unicornio, puso una gran sonrisa y dijo, “puedo dejarte ir, pero primero debes prometer que serás la mascota mágica de alguien”.

Ella rechazó en el acto, sin ninguna astilla de incertidumbre con su amorosa voz, “¡absolutamente no! Preferiría morir. ¡Sólo mátame!”

“Entonces bien, te acabare y obtendré tu cuerno. Hmmm, debe ser muy valioso”, Han Shuo amenazó con una mueca maliciosa. Hizo gestos hacia el cuerno de unicornio con una mano, pareciendo decidido en cómo realizar la tarea.

El unicornio cambio para ser alguien nada intrépido y sin miedo a la muerte como había sido sólo un momento antes. Mientras lo miraba haciendo gestos hacia su cuerno, ella grito de nuevo, “¡espera! ¡Espera! Puedo darte un tesoro, mientras estés dispuesto a dejarme ir”.

“¿Tesoro? Jaja, ¿piensas que una persona como yo desearía tus tesoros?” Han Shuo no pudo evitar reírse fuertemente. Le dio al unicornio una palmada en la melena y su yuan demoníaco comenzó a extenderse a través de su cuerpo como telarañas, encadenando sus poderes mágicos.

Él la dejó salir de su agarre. Con una sonrisa radiante de oreja a oreja, camino frente al unicornio. Después de mirar a la criatura miserable de arriba a abajo, comenzó a tentarla, “a decir verdad, es un poco como una bendición el ser la mascota mágica de mi mujer. Ella ciertamente cuidara bien de ti. Independientemente, eso será indudablemente mejor que vivir en este bosque desolado. Además, el mundo humano es verdaderamente un lugar rico y colorido, lleno de cosas hermosas que tú ni siquiera puedes imaginar. Un ser tan puro y sagrado como tú sólo será apreciado por los humanos cuando estés en el mundo humano. Aquellas bestias mágicas en el Bosque Oscuro nunca sabrán de tu belleza. Tú debes saber eso…”

Mirando hacia el unicornio, él explicó lentamente con un tono completamente lleno de tentación. Él añadió la Sirena Demoníaca a su voz y usó la propia belleza del unicornio para alabarla, además de hacer un repetido énfasis en que tan colorido y diverso era el mundo humano.

Enfrentando la amenaza a su vida desde Han Shuo por una mano, esa inocente unicornio por otra mano, fue encantada por los vividos y excitantes aspectos del mundo de los humanos. Sus ojos gradualmente se convirtieron de miserables a curiosos. Pareciendo atraída por la propuesta de Han Shuo, ella parpadeó lentamente hacia él. Después de un largo tiempo, finalmente abrió su boca, “el mundo humano, ¿realmente es tan hermoso como dices?”

“¡Desde luego! ¡Te lo garantizo!” Han Shuo dijo con seguridad y continúo, no diferente de un charlatán, “hay muchas cosas hermosas en el mundo humano que tú nunca has visto antes. Será sólo cuando estés en ese lugar que tu belleza podrá ser apreciada por la gente. Con mi protección, nadie se atreverá a pensar en algo como lastimarte. Yo puedo incluso ayudarte a evolucionar más. Si tú prometes ser la mascota mágica de mi mujer, descubrirás que el mundo humano es tu verdadero paraíso”.

El unicornio desde luego tenía claro que su vida estaba en las manos de Han Shuo, ella en realidad no tenía una mejor opción.  Por un lado, estaba aterrada por la amenaza de muerte de Han Shuo, mientras por el otro verdaderamente estaba curiosa sobre el mundo humano. Después de un pequeño momento pestañeando incesantemente, ya no vacilo más y simplemente asintió.

Antes de que Han Shuo pudiera sentirse feliz por ello, el unicornio repentinamente, regateo, “pero yo quiero escoger a mi propio maestro. Y debe ser una mujer, no un sucio hombre como tú”.

“Puedes estar tranquila sobre eso. Tu maestra es una belleza. Te va a gustar”, Han Shuo aseguro. Él pensó para sí mismo, ‘una vez que llegues a la sociedad humana, no habrá ningún margen para que tú regatees. Realmente es diverso y colorido, pero pronto también aprenderás de la enemistad de los humanos’.

“Entonces está bien. ¡Ya lo he prometido! Ahora liberarme”, el unicornio dijo abatidamente aceptando su destino.

“Removeré una porción de energía de tu cuerpo y también dejaré algo dentro, con el fin de evitar que tomes la oportunidad de escapar”. Palmeo al unicornio y dijo, “deje un rastro en tu cuerpo y puedo encontrarte donde quiera que te escondas. Será mejor que te comportes”.

“Bien”, el unicornio respondió de una forma resignada antes de murmurar suavemente, “que tipo tan despreciable. Espero que mi maestra no sea así de malvada. De lo contrario, preferiría morir que vivir mi vida así”.

Han Shuo escuchó todas esas palabras que el unicornio murmuró para ella pero no dijo ninguna palabra. En ese momento, el sonido de unas pesadas y descomunales pisadas crecieron más y más. Una silueta masiva a la distancia se reveló gradualmente.

El cíclope se acercó lentamente y caminó al lado de Han Shuo. Estaba sorprendido de ver al unicornio estando amistosamente frente a Han Shuo y preguntó, “¿qué fue lo que le diste para que repentinamente fuera tan obediente?

“Desde luego. ¿Qué podría ser de lo contrario?” Han Shuo sonrió. Entonces comenzó a medir al cíclope, pesando internamente si éste tendría algún uso valioso que él pudiera explotar.

Temblores… Sonó como si el cielo hubiera caído en las distantes profundidades del Bosque Oscuro. Por lo que se pudo escuchar tan ruidosamente a pesar de las grandes distancias, algún evento mayor debía estar teniendo lugar.

El unicornio y el cíclope obviamente también escucharon los ruidos. Ambos revelaron miradas temerosas en sus ojos.

“¿Alguno de ustedes sabe que hay en las partes profundas del bosque?”, cuando Han Shuo vio que ambos revelaron miradas de miedo, arrugo sus cejas y preguntó.

“No lo sé, pero hace varios días vi entrar a un enorme Gran Dragón. Esa poderosa criatura era tan poderosa como tú, pienso que debería ser un gran dragón de rango cinco”, el unicornio respondió con un temblor en su voz.

El unicornio era sólo de rango tres. Un gran dragón de rango cinco era equivalente a un semidiós en el mundo humano. Su miedo no era irracional.

“Te advierto que no te aventures más. Sin embargo, parece haber un montón de seres poderosos que han entrado recientemente, como si alguna clase de cambio masivo estuviera ocurriendo dentro”, el cíclope añadió.

“¿Oh?” Han Shuo se quedó en blanco antes de continuar con una mirada pensativa, “entonces debo ir dentro para dar una mirada. Unicornio, quédate aquí. Regresaré por ti”

Han Shuo instantáneamente se adentró en las profundidades del Bosque Oscuro.