Capítulo 508: Rey de los No Muertos


Ese dragón de hueso, fuertemente sujetado por el rey zombi, supo que todo estaba acabado cuando la voz del pequeño esqueleto sonó.

Repentinamente, una sensación de miedo penetro profundamente en su alma. Entonces, al siguiente momento, el dragón de hueso sintió como si su alma hubiera sido aprisionada. Esa clase de energía malvada causo que estuviera completamente perdido. Ya no pudo desplegar ningún ataque más.

El gigantesco cuerpo del dragón de hueso de pronto tembló violentamente. Un peso similar al de una montaña vino a través de esa mano presionando su nuca. Era una fuerza extremadamente poderosa con la que era incapaz de rivalizar. Bajo esa enorme fuerza, todo su cuerpo impotentemente se hundió pulgada a pulgada.

Como la conciencia de Han Shuo era omnipresente, pudo sentir claramente que en la mano del pequeño esqueleto que estaba presionando en la nuca del dragón, una enorme aura de muerte en los alrededores fue reunida. El pequeño esqueleto presiono al dragón y lo forzó a descender pulgada a pulgada, sin dejarle absolutamente ningún margen para que resistiera.

Ese pequeño, quien recién había formado el Alma Elemental y el Cuerpo Elemental, poseía una fuerza tan valiosa que incluso Han Shuo lo sentía bastante increíble. Incluso con ambos, su consciencia y cuerpo físico disponibles, él probablemente no podría ser contrincante del pequeño esqueleto que estaba en el inframundo.

El aura de la muerte era intensa al extremo y rica en el inframundo. Habiendo formado un Alma Elemental y un Cuerpo Elemental, el pequeño esqueleto podría ejercer completamente el aura de la muerte para formar toda clase de ataques. En ese lugar, semejante superioridad era simplemente abrumadora al tenerla. No era de extrañar que el rey zombi y los dragones de hueso no tuvieran ninguna habilidad para contraatacar cuando se enfrentaban al pequeño esqueleto.

Por ahora, Han Shuo quien había fallado en estimar la fuerza actual del pequeño, podía tener la certeza que él poseía al menos la fuerza de un semidiós. Habiendo desarrollado un Alma Elemental y un Cuerpo Elemental, el pequeño esqueleto estaba a sólo un paso de convertirse en un verdadero Dios. Repentinamente, Han Shuo se dio cuenta de que él ya no tenía que preocuparse por el pequeño esqueleto en el inframundo.

Resonando con la constante presión del pequeño esqueleto en su nuca, el enorme cuerpo del dragón de hueso repentinamente cayó en el suelo.

“Yo, yo estoy dispuesto, mi Rey”, finalmente el dragón de hueso tembló expresando el miedo en su corazón.

“Poderosa existencia, es nuestro lugar verdadero y final el estar bajo su liderazgo”, el rey zombi rápidamente tomo la oportunidad para expresar su devoción. Después de que el zombi tuvo su alma reinstalada en su cuerpo por el pequeño esqueleto, utilizando el aura de la muerte encontrada alrededor, restauro su cráneo que fue aplastado a su estado original.

“Bien. Ya ha sido muy difícil para ustedes el evolucionar hasta esta etapa. Si sus almas fueran a ser destruidas, ya no existirían más”, el pequeño esqueleto dijo con un tono imponente y digno y soltó su mano huesuda que presionaba al dragón.

De repente, cargo hacia atrás como un rayo. En un destello, llego frente al otro dragón de hueso. Ese dragón fue el primero en ser atacado por él y tenía algunos huesos rotos por la lanza de hueso que él arrojo. Dado que éste estaba escapando desesperadamente, parecía que había entendido que no era partido en contra del pequeño esqueleto, por tanto decidió retirarse tan pronto como fuera posible y alejarse de los problemas.

Qué lástima. La poderosa fuerza que poseía el pequeño esqueleto significaba que no sería capaz de marcharse fácilmente, especialmente cuando la lanza de hueso actualmente seguía atravesada dentro del cuerpo de ese dragón de hueso.

Un radiante brillo se movió a través del cielo. El pequeño esqueleto había llegado hasta donde se encontraba ese dragón que escapaba. Antes de que éste pudiera reaccionar, sujeto la lanza de hueso atorada en el dragón. Su Ojo de Demonio Púrpura brillo con radiantes rayos y la lanza en su mano comenzó a revolverse lentamente. El esqueleto de ese dragón de hueso comenzó a desintegrarse poco a poco mientras se escuchaban sonidos de crujidos.

El dragón comenzó a aullar miserablemente. Mientras luchaba en el aire, grito, “¡maestro, mi gran maestro, perdóname!”

¡Quien lo habría adivinado, otro personaje cobarde más!

En el inframundo, sólo el más capaz sobrevivía. Cuando las formas de vida inferiores encontraban existencias superiores, estas sólo tenían dos opciones – jurar su lealtad o que la energía de sus almas fuera absorbida.

Desde que existieron en el inframundo, las criaturas no muertas inferiores sabían como sobrevivir frente a las criaturas de alto rango. Cuando el dragón de hueso descubrió que no podía incluso escapar, naturalmente supo que clase de elección debía tomar.

“Muy bien. Ofrece tu alma y forma un contrato conmigo. De hoy en adelante, entre nosotros, yo seré el maestro y tú serás mi esclavo, hasta que una de nuestras almas sea destruida…” El pequeño esqueleto estaba de pie erguido frente al dragón de hueso. Extendió sus manos y produjo un extraño contrato de alma. Una extraña marca mágica de forma ovalada, repentinamente tomo forma entre sus manos.

Después de que ese contrato se desplegó correctamente, ese dragón de hueso sólo vacilo por un pequeño momento antes de obedientemente entregar su alma, la cual lentamente cayó en esa extraña marca entre las manos del esqueleto. El otro dragón de hueso y el rey zombi de pie no muy lejos obedientemente se acercaron. Sin necesitar de las instrucciones del pequeño esqueleto, tuvieron la iniciativa de presentar sus almas, las cuales también cayeron en la marca mágica.

Tres almas de criaturas no muertas extremadamente poderosas en el inframundo, cayeron en la marca hecha por el pequeño esqueleto una detrás de la otra. En ese momento, múltiples olas de energía maligna fueron repentinamente descargadas desde sus palmas, mientras el Alma Elemental en su cráneo salía lentamente y envolvía la marca poco a poco.

Una clase de contrato milagroso el cual incluso Han Shuo no conocía fue producido de pronto. Observando las interacciones entre las cuatro almas, se dio cuenta de que el alma del pequeño esqueleto había ocupado completamente la posición del líder, sin permitir en absoluto que las tres criaturas tuvieran la menor autonomía.

Gradualmente, el Alma Elemental del pequeño regreso de nuevo a su propio cráneo. Las tres almas de las tres poderosas existencias en sus dos manos se dispararon de regreso a sus respectivos cuerpos en tres líneas rectas.

“¡Maestro!” Los dos dragones de hueso y el rey zombi respetuosamente se postraron ante los pies del pequeño esqueleto mientras lo saludaban respetuosamente al unísono.

Tres poderosas criaturas no muertas que llegaron con furia e ira, cuando se enfrentaron en contra del pequeño esqueleto quien había evolucionado a un nuevo reino, básicamente no había tenían de resistir. Sólo así, todos ellos fueron forzados a completar un contrato de maestro esclavo con el pequeño esqueleto, jurándole su lealtad eterna y devoción.

Tenía que decirse que éste en efecto tenía más y más causas para hacer que Han Shuo se sintiera incrédulo. Recordando la apariencia del pequeño esqueleto en aquellos días cuando él ayudaba a Han Shuo a tirar la basura temprano cada mañana, éste sentía un sentimiento verdaderamente indescriptible.

En sólo unos pocos años, de un don nadie trabajando en asignaciones extrañas, Han Shuo se convirtió en un Señor de la Ciudad en el Imperio Lancelot y poseía una fuerza que no era inferior a la de un semidiós. De un pequeño e inútil esqueleto guerrero de bajo rango, después de evolucionar continuamente, el pequeño esqueleto ascendió al punto donde él podía hacer que dragones de hueso y reyes zombis se rindieran y lo aceptaran como su maestro.

¡Algunas veces, la vida era tan inconcebible, tan transformadora y tan mágica!

“Muy bien. Ustedes tres son muy diplomáticos. De lo contrario, en este momento sus almas habrían sido destrozadas y desvanecidas, con cada marca de sus existencias totalmente borradas”, el pequeño esqueleto narro la verdad con nobleza mientras miraba con rayos brillantes desde su Ojo de Demonio Púrpura a los tres esclavos que recién acababa de recibir postrados en el suelo.

“Maestro, es sólo por seguir por detrás de usted que pudimos avanzar tanto. Una existencia tan grande como el Maestro ciertamente nos proveerá con cielos incluso más altos”, el último dragón de hueso inmediatamente comenzó a lamer botas. Parecía ser alguien muy bueno.

Comparado con aquellas criaturas no muertas de bajo rango encontradas en todo el lugar, esas poderosas existencias se encontraban en la cima de la pirámide en cuanto a fuerza. No sólo poseían una fuerza aterradora, incluso sus inteligencias estaban más allá de las criaturas no muertas inferiores. Dado que tenían la inteligencia de escoger jurar su lealtad, así como dar esas crudas alabanzas, uno podía decir que eran un gran potencial.

Auu…

Un fuerte y claro aullido mezclado con una bocanada de una energía siniestra y terrible fue repentinamente liberado desde el pequeño esqueleto.

En un instante, aquellas criaturas no muertas hincadas en el suelo tan lejos como el ojo podía ver, se levantaron y lo miraron en la cima de la gigantesca montaña. Se miraban como soldados esperando para que su general diera sus órdenes.

Las criaturas no muertas eran muy sensibles hacia los rangos. ¡Todas habían sido informadas a través de su lenguaje del hecho que los tres antiguos reyes repentinamente habían jurado servir al pequeño esqueleto! Ahora, él quien los había invocado había declarado su fuerza sin paralelo ante ellos mismos. Esas criaturas no muertas instintivamente se sintieron temerosas.

“Ustedes tres aún comandaran a aquellos subordinados que tenían anteriormente. De hoy en adelante, con esta montaña como el centro, expandan mis territorios a todas las regiones de los alrededores. Si se encuentran con existencias que no puedan conquistar, inmediatamente repórtenlo”. El pequeño esqueleto realmente era como un general quien comandaba a un ejército magnífico con miles de hombres y caballos, mientras daba órdenes metódicamente a las fuerzas que había obtenido sin siquiera sudar.

“¡Cómo desee, Maestro! Nosotros extenderemos ‘Su’ prestigio a cada esquina del inframundo”, las tres poderosas criaturas respondieron al unísono.

“Bien. Tomen a sus respectivos subordinados originales y retírense”, el pequeño esqueleto los instruyo lleno de temple.

Con su orden, aquellas criaturas no muertas quienes habían llegado haciendo su peregrinaje lentamente se marcharon de la gigantesca montaña. Las criaturas de alto nivel que llegaron con furia, nuevamente se convirtieron en los maestros de aquellos que los habían traicionado, preparándose para dirigirlos y cargar sobre las líneas enemigas, abriendo un territorio incluso más extenso para el pequeño esqueleto.

La invocación que él llevo a cabo en esa ocasión hizo que todas las criaturas dentro de varios cientos de millas reconocieran un hecho – el pequeño esqueleto era el verdadero Rey de los No Muertos allí.

Después de invernar por un largo, largo tiempo, en esa ocasión cuando ese pequeño reapareció, regreso con una conducta extremadamente asombrosa. Han Shuo quien había observado todo el evento, repentinamente se dio cuenta que el pequeño esqueleto verdaderamente había cambiado. Inadvertidamente, él se había convertido en un poderoso ser que ya no podía ser opacado.

En el inframundo, él era el verdadero emperador. Todas las criaturas no muertas debían hincarse bajo sus pies.

Han Shuo creía que la existencia del pequeño esqueleto era equivalente para él como a tener un ejército de no muertos de un tamaño monstruoso. Entre más poderoso se volviera el pequeño en el inframundo, más fuerzas tendría él a su disposición.

Cuando miro que el pequeño esqueleto, que él originalmente había creado por accidente, había crecido a ese punto, sintió un profundo sentimiento de temor en su corazón.