Capítulo 499: ¡Tú, perra vende amigos!


Mientras Han Shuo se escabullía de la casa de subastas, sus ojos parecían ver inadvertidamente al Hielo Celestial Corey, mientras en su corazón, estaba preparándose para hacer un movimiento repentino.

A diferencia de la Orden Druídica, él era la clase de persona quien utilizaría los medios necesarios para lograr sus metas. Esa clase de ataque encubierto era una conducta contemplativa que la mayoría de las personas que se conducían con dignidad no emplearían. Pero él no podría preocuparse menos sobre esos horribles líos de las reglas y costumbres. Mientras él pudiera infligir un golpe pesado en su enemigo, no vacilaría en hacerlo.

La razón por la que era capaz de tener una mano ganadora en su batalla en contra del Santuario del Hielo, destruir su Proyecto Crear un Dios, asesinar a sus expertos de rango sagrado, todos esos logros eran acreditados a su práctica de utilizar tácticas sin escrúpulos.

La Orden Druídica, sin embargo después de muchos años de pelear en contra del Santuario del Hielo, no sólo fueron lanzados completamente del Imperio Kasi, también sufrieron pérdidas devastadoras. Todo eso podía ser atribuido al hecho de que su organización religiosa conocida como la Orden Druídica era muy firme en sus conductas, carentes de la clase de salvajismo y rudeza de sus némesis.

Después de esconder completamente su presencia, todas las ondulaciones que salían de su cuerpo físico eran indistinguibles de una persona ordinaria. Su yuan demoníaco era silencioso y aún estaba dentro de su demonio infante. Su consciencia estaba completamente retraída, carente de la indicación de una poderosa presencia. Ya no había ninguna indicación de que él era diferente de una persona normal.

Kelly, quien lo había mirado con algo parecido a una sonrisa, atestiguo como él avanzaba hacia Corey, parecía haber adivinado sus intenciones. Las esquinas de su boca se curvaron para revelar una extraña sonrisa. Como si pensara en proporcionarle una cubierta, le dijo a Corey, “entonces bien, ¿cómo planean hacerse cargo de mí en esta ocasión?”

“¡Ja!” El Hielo Celestial Corey alzó su cabeza y dejo salir una sola risa, era como si encontrara la pregunta de Kelly muy divertida. Señalo a la Nieve Celestial Tiana sobre lo alto de la sala de subastas brevemente con sus ojos antes de reírse y mirar a Kelly. Con una expresión firme dijo, “aunque ambos de nuestros bandos no tienen un acuerdo por cumplir escrito en blanco y negro, ambos tenemos un entendimiento tácito por muchos años de que los líderes de los dos lados no ponen un pie en la esfera de influencia del otro. Y ahora, contigo viniendo a la ciudad capital del Imperio Kasi, has violado ese entendimiento tácito. Es racional y sólo se puede esperar que nosotros vengamos por ti”.

“¡Eh!” Repentinamente, Braque quien estaba por dejar la sala de subastas, de pronto se dio la vuelta para darle un vistazo al Han Shuo de apariencia tonta. Después de eso, ofreció sus palabras de advertencia, “¡Gran ancestro, ese gordo es un personaje muy peligroso!”

Han Shuo originalmente planeaba hacer un ataque cuando se acercara a Corey. Sin embargo, justo después de que esas palabras de Braque sonaron, repentinamente como un sol sangriento, violentos rayos sangrientos de dispararon desde todo su cuerpo.

El piso de mármol que él estaba pisando se partió en un instante. Las cuchillas sangrientas saliendo de su cuerpo parecían afiladas y puntiagudas espinas de un gran y enfurecido erizo. De pronto, él cargo hacia Corey.

¡Cuando el brillo sangriento floreció de él, el Hielo Celestial Corey instantáneamente supo a quien se estaba enfrentando! Después de todo, las artes demoníacas que Han Shuo practicaba estaban más allá de lo extraordinario. Cualquier experto quien hubiera lidiado con sus golpes nunca olvidaría la energía única en ellos.

Una vez que Corey descubrió que el emboscador era él, inmediatamente reunió toda su concentración para enfrentar a su gran enemigo. Él ni siquiera tuvo el tiempo para meditar en por qué él apareció allí.

Agitando una espada larga, Corey arrugo profundamente sus cejas y fue lo más grave en lo que alguna vez estuvo. El momento justo antes que Han Shuo se las arreglará para chocar con él, las pupilas de los ojos de Corey se contrajeron y bruscamente se alzó en el aire. Han Shuo, en el aire de una bestia mágica de súper rango, embistió hacia él. Una energía vigorosa emergió desde cada musculo en su cuerpo. Su comportamiento era imponente hasta el extremo. A lo largo del camino, el piso de mármol que pisaba era aplastado en escombros, mientras extraños sonidos de estallidos sonaron a través del aire.

Si ese hubiera sido un golpe sólido, Han Shuo tenía la certeza de que Corey sería hombre muerto. Que lástima, ese ataque encubierto suyo había sido anunciado antes de que él pudiera tener el momento perfecto para golpear, él tenía que movilizarse al frente todo gracias a ese solo recordatorio de Braque. Como la distancia y el momento del asalto no eran los más óptimos, el Hielo Celestial Corey tuvo el tiempo de evadir y esquivar. Dadas esas condiciones, Han Shuo razono que sería poco probable obtener un golpe directo sobre Corey.

En una batalla decisiva entre expertos de élite, incluso la más pequeña negligencia podría significar la diferencia entre la vida y la muerte. Aunque él perdió la oportunidad de asesinar al Hielo Celestial con un ataque, él aún podía decir que lo atrapo con la guardia baja. Tomando en cuenta que Corey todavía tenía que recuperarse completamente de sus heridas, él todavía tenía una ventaja.

Era como si una enorme bola de goma se balanceara en el cielo, Han Shuo repentinamente se alzó en el aire en su feroz persecución de Corey. Cientos de rayos sangrientos como cuchillas agudas se dispararon, cortando cruelmente hacia el Hielo Celestial en medio del aire.

Para ese momento, Corey no tenía donde esconderse. Sabía que si no hacía un contraataque ahora, Han Shuo seguramente lo seguiría incesantemente y una serie de ataques incluso más insoportables caerían en él y tendría que sostener bombarderos incluso más devastadores. Por tanto, poco después de que él tomo el aire, Corey el Hielo Celestial había reunido toda la energía divina y aura de pelea en su cuerpo y repentinamente hizo el más poco sofisticado ataque de cortar hacia abajo.

Por un momento, el aire helado lleno cada esquina en la casa de subastas. En conjunto con el movimiento de la espada larga de Corey, ruidos de crujidos sonaron en el aire, era como si el espacio tiempo mismo estuviera congelado y fuera cortado por la fuerza con la espada larga.

Han Shuo sintió muy claramente los cambios que el golpe de espada hecho por Corey hizo hacia el espacio tiempo. El ataque que originalmente estaba cortando hacia Corey a la velocidad del rayo fue obviamente afectado en términos de su velocidad.

“¡Reunir!” en ese momento, Han Shuo repentinamente dejo salir un grito. Él desplegó alguna maniobra extraña y desconocida, causando que esos sangrientos rayos como serpientes que llenaban el cielo de pronto se reunieran, tomando la forma de un dragón maligno.

Con eso, la energía dispersa se reunió y se concentró en una. Esa figura de un dragón maligno llevaba una fuerza incontenible disparándose hacia el frente. Mientras los sonidos de crujidos crecieron incluso más fuertes y vigorosos, la figura de dragón golpeo violentamente en la espada larga de Corey que atacaba hacia abajo.

Repentinamente, una explosión que hizo temblar la tierra emergió desde dentro de la casa de subastas. Las réplicas de una batalla entre dos existencias semidioses se extendieron violentamente en todas las direcciones. Era como si el espacio tiempo verdaderamente se hubiera fracturado. Incluso el edificio de la subasta no pudo soportar la explosión y colapsó completamente.

Braque, de pie en la puerta del frente, sólo tenía sangre fresca goteando de su boca y fosas nasales mientras el caballero sagrado Sulo se había acercado y le había proveído algo de cobertura.

De esos aristócratas quienes aún tenían que evacuar de la casa de subastas, en un instante una docena o más murieron por el golpe entre Han Shuo y el Hielo Celestial Corey. Algunos de ellos estaban intactos en la piel, pero todos sus órganos internos se convirtieron en una pulpa de carne. También hubo quienes sufrieron daño directo de la réplica, con sus cuerpos partidos en piezas en el sitio.

Sólo un golpe y la anteriormente linda y elegante casa de subastas se convirtió para lucir como una mina colapsada, una miserable vista como si fuera el infierno en la tierra. Escombros del tamaño de piedras de molino caían incesantemente desde el cielo. Había algunos peces gordos quienes actualmente tenían un poco de fuerza y permanecían con vida. Todos y cada uno de ellos corrieron afuera mientras aullaban como fantasmas.

El caballero sagrado Sulo estaba abrumado por la sorpresa. Cuando miraba hacia Han Shuo, éste parecía haber visto al diablo quien salió desde el infierno. Sin decir una palabra, desesperadamente saco al aún asustado Braque hacia la seguridad.

Completamente fuera de los conservadores métodos de trabajo de la Orden Druídica, una vez que Han Shuo vio la oportunidad, él entraría a la acción sin preocupaciones en que tan grandes serían los daños colaterales. Con respecto a esos influyentes oficiales y peces gordos quienes murieron después de ser afectados por la explosión, a Han Shuo no podrían importarle menos. Él atacaría decididamente y mientras más mortal mejor.

¡En ese aspecto, era más formidable que la Orden Druídica!

Dos poderosos expertos igualados con un enemigo común. Uno de ellos tenía un buen trato y escrúpulos antes de hacer cualquier cosa y el otro haría todo lo necesario, sin importar que tan despreciable fuera para lograr su meta. ¿Cuál era más aterrador? ¡Uno podía decirlo sin necesitar pensar!

Siguiendo ese golpe, acostumbrado a tener un cuerpo fuerte, el Hielo Celestial Corey voló directamente a través del techo de la casa de subastas y subió en el cielo. Esa fue una de las principales razones de que la casa de subasta colapso en un instante.

Inverso a él, Han Shuo estaban plantado firmemente en el suelo. Miraba hacia el cielo, su mirada se centraba firmemente en Corey que se convirtió en un punto blanco en el cielo. Él parecía estar reuniendo toda su energía con el fin de hacer un golpe incluso más vicioso, ignorando las enormes rocas lloviendo a su alrededor. Era tan firme como un peñasco.

En ese momento, esa mediocre, ingenua y simple conducta se desvaneció de su rostro hacia la tierra. Aunque él todavía tenía que restaurar su apariencia original, le dio a todos quienes lo miraban un escalofrió por sus espinas. La Druida Lilian, quien miraba hacia él de alguna forma desdeñándolo justo entonces, no podía creer que lo que veía y cubría su pequeña boca con su mano. Miro hacia él como si viera un monstruo. Su corazón estaba abarrotado con aturdimiento.

‘Afortunadamente, afortunadamente nosotros no tomamos por la fuerza la Mano de la Diosa de él. De lo contrario me temo que incluso el Sabio no podría contenerlo. ¿Quién es realmente esa persona? ¿Cómo puede ser tan aterrador?’

Aunque parecía saber lo que Lilian estaba pensando, Kelly un experto de la Orden Druídica, puso una expresión grave, se giró hacia Han Shuo y dijo, “Lord Bryan de Ciudad Brettel del Imperio Lancelot. ¡En efecto, tú reputación es bien merecida!”

“¿Bryan? ¿Es él? ¿El joven experto que derroto a dos expertos de rango sagrado?” Lilian grito con sorpresa. Ella parecía conocer una o dos cosas sobre la identidad de Han Shuo.

“¡Otro aparte de Lord Bryan que los rumores dicen posee técnicas marciales de otro mundo, yo en verdad no puede pensar en nadie más!” Kelly miro hacia Han Shuo con una expresión grave y pregunto, “¿tengo razón? ¿Señor de la Ciudad Bryan?”

Con las cosas habiéndose desarrollado a ese punto, Han Shuo sabía que él ya no podía esconder su identidad. Por ello, rápidamente restauro su apariencia original. Con una abierta y cálida sonrisa, dijo, “Es correcto, Sabio Kelly. Debo darte una mano. ¡Jeje, en esta ocasión ese Hielo Celestial Corey debe haber añadido daño a sus heridas!”

“¿Oh? En ese caso, muchas gracias, jaja” Kelly dijo riendo mientras observaba a Han Shuo. Entonces, sus ojos dirigieron su mirada hacia Corey descendiendo lentamente del cielo, como si él estuviera pensando en algo.

“¡Era seguro que eras tú!” Sobre sus cabezas, la Nieve Celestial Tiana, con una niebla de agua a su alrededor, llevaba una expresión helada mientras miraba fijamente a Han Shuo bajo ella.

“¡Jeje, en efecto largo tiempo sin verte, tú, perra vende amigos!” Han Shuo maldijo mientras miraba viciosamente a Tiana.