Capítulo 497: ¡Ellos en realidad me están buscando a mí!


“¿Cuántas monedas de oro?” Mientras cada persona en la habitación miraba a Han Shuo en estado de shock, él giró su vista hacia el subastador y repitió su pregunta.

El Hielo Celestial y la Nieve Celestial del Santuario del Hielo estaban justo fuera de la casa de subastas mientras incluso más expertos convergían incesantemente en el área, gradualmente rodearon todo el edificio. Parecía que estaban planeando mantener a Han Shuo en la casa de subastas por siempre.

“¡150 mil monedas de oro!” Enfrentado por Han Shuo quien había desplegado la conducta más imponente, el subastador finalmente respondió.

Después de asentir con su cabeza, Han Shuo saco tarjetas de cristal mágicas de su anillo espacial, cada una con la denominación de 50 mil monedas de oro. Lanzándoselas al subastador, dijo, “aquí hay 150 mil monedas de oro. ¡Lo llevare a casa!”

Esas tarjetas de cristal mágicas eran de la clase que no requería contraseña para proceder con las transacciones. Siempre que el benefactor lo hubiera autorizado por adelantado, el beneficiario podía tomar la tarjeta de cristal para cualquier compañía de tarjetas de cristal e instantáneamente sacar las monedas de oro. Antes de dejar Ciudad Brettel, Han Shuo había hecho que Jack preparara esas tarjetas para él por su conveniencia. Para razas como los enanos, estos no tenían instalaciones de tarjetas de cristal para convertirlas en monedas de oro. Si él meramente usara su propia tarjeta de cristal, no sería capaz de pasarle una gran cantidad de monedas de oro a los enanos. Usando esas tarjetas de cristal sería obviamente mucho más conveniente.

“Pero, pero…” el subastador estaba claramente consciente de que el Monstruo Devorador de Mentes alcanzaría un precio más alto. Por tanto, después de tomar exitosamente las tres tarjetas de cristal que contenían 150 mil monedas de oro, él ansiosamente miró a Han Shuo y tartamudeo.

“Casi es tiempo, ¿qué ocurre?” Han Shuo gruño antes de disparar una mirada hacia Sophie lejos en el salón, dándole pistas para que se marchara tan pronto como fuera posible para evitar atraer problemas.

Las acciones de Han Shuo eran simplemente robar en público. Como una jinete cielo dotada quien tenía bastante reputación en el Imperio Kasi, aunque Sophie estaba bastante deleitada sobre qué tan grosero fue él con Braque, no se atrevía a decirle nada en ese momento, especialmente cuando su padre, el caballero sagrado Sulo aún estaba presente con Braque en su habitación.

“¡Suegro!” Repentinamente, de la habitación VIP en el tercer piso, el nervioso Braque llamo al caballero sagrado Sulo después de ver a Thuram quien había colapsado en sus pies.

El nombre de Sulo era bien conocido en todo el Imperio Kasi. Cuando Braque vio que Thuram fue enviado a volar con un puñetazo de Han Shuo, en un estado mental extremadamente asustado, él por lo menos entendió que tan formidable era ese aparentemente torpe gordo. Afortunadamente, Sulo estaba justo a su lado. Por ello, Braque permaneció bastante calmado incluso aunque Thuram estaba herido. En ese momento, estaba mirando a Sulo con ojos ansiosos, obviamente esperaba y rogaba que Sulo se involucrara.

¡En cualquier caso, él era un caballero sagrado! ¡En la mente de Braque, un caballero sagrado era la existencia más poderosa en el continente!

Sulo entendió en su corazón que Han Shuo y Sophie debían estar bien relacionados y los dos podrían incluso tener algunas relaciones amistosas. Sin embargo, con las cosas avanzando así, con Braque rogándole, Sulo parecía no tener otra opción. Por tanto, con una expresión grave, asintió con su cabeza hacia la temprana petición.

“Ese Señor de allí, ha roto las reglas establecidas por la casa de subastas. ¡Por favor deje el objeto y participe de una manera regular!” de pie por la ventana, Sulo dijo con un rostro solemne mientras mirar a Han Shuo.

Dentro de la sala de subastas, esos aristócratas quienes quedaron aturdidos por las acciones de Han Shuo repentinamente vinieron a sus sentidos. Algunos entre ellos anteriormente se habían encontrado con el caballero sagrado Sulo. Ahora cuando sonó su voz, cada miembro de la audiencia se volvió incluso más sorprendido y comenzó a hacer bulla con sus discusiones.

De haber estado en una batalla a gran escala, aquellos cobardes habrían escapado inmediatamente del campo de batalla. Sin embargo, mientras observaban que sólo Han Shuo y el caballero sagrado Sulo estaban allí, fuera de su curiosidad no pudieron evitar sino quedarse para ver desde la banca.

“Señor, ¿qué quiere decir con eso?” Zarya, la persona a cargo dirigió un grupo de sirvientes y aparecieron de la nada. Él tenía una apariencia bastante indispuesta mientras le preguntaba a Han Shuo reprimiendo la ira en su corazón.

Originalmente, él aún albergaba arrepentimiento hacia Han Shuo. Sin embargo, cuando vio la audacia y las extravagantes acciones de él desde atrás del escenario, estaba furioso. Esa subastas en el Imperio Kasi, que se llevaba a cabo cada tres años, nunca antes había sido testigo de semejante incidente. Sin importar que tanto alguien quisiera un objeto, estos a lo mucho, establecerían una cobertura para obtenerlo usando sus poderes después de que la venta terminara.

¡Pero las acciones de Han Shuo de arrebatar el objeto en la sala de subastas justo ante la multitud, nunca antes había ocurrido!

La situación era clara, Han Shuo había obtenido la hostilidad de cada persona.

“Mis disculpas. Actualmente, dicha sea la verdad, también desearía participar y competir con las reglas. ¡Sin embargo debido a algunas circunstancias especiales, realmente no tengo más opción que hacer esto!” Han Shuo dijo mientras se encogía de hombros ante Zarya. Sintiendo que ciertamente expertos del Santuario del Hielo se aproximaban, Han Shuo nuevamente le señalo a Sophie con sus ojos e intento lanzarse a través de la puerta y marcharse de una vez.

¡Silbido!

Repentinamente, el caballero sagrado Sulo se lanzó hacia abajo, cayendo justo hacia él. Sulo no saco un arma y aun así una conducta extremadamente feroz fue automáticamente descargada de su cuerpo. En medio del aire, extendió sus dos manos, aura de pelea dorada que brillaba como el sol floreció de sus palmas.

“¡No!” Sophie repentinamente grito de entre la multitud.

Han Shuo notó el grito de Sophie y que el ataque de Sulo no parecía ser letal. Arrugo sus cejas y le lanzo una mirada a Sophie antes de retroceder bruscamente. No se molestó por la ofensiva de Sulo y más bien se dirigió directamente a la puerta.

La última vez que se encontraron en la mansión de Braque, Sulo no lo persiguió debido a ella. Aunque en esta ocasión él alzó su mano en su contra ya que tenía que darle cara a Braque, el ataque que hizo obviamente no intentaba matarlo. Por tanto, por esas razones, él encontró inapropiado lastimarlo. Todo lo que pudo hacer fue evadir su ataque y marcharse lo más pronto posible.

“¡Amigo! ¡Realmente, la persona que ellos están buscando es a mí!” cuando Han Shuo estaba a punto de patear un muro de roca del salón de subastas y marcharse, desde no muy lejos de él, un viejo quien había pasado sus días dorados de pronto hablo.

Ese viejo tenía una cabeza llena de un desastroso cabello verde, el cual lucía como brotes de arroz en su cabeza. De su apariencia, él daba la impresión de haber vivido por mucho, evidentemente de los profundos rastros que el tiempo había dejado en su rostro.

Justo cuando Han Shuo primero entro en la casa de subastas, él vigilo una vez a través de cada persona allí, lo cual por supuesto, incluía a ese viejo. En ese momento, cuando él examino al viejo, no le había prestado ninguna atención en especial, cuando no sintió ninguna presencia abrumadora viniendo de ese anciano. Sin embargo, justo cuando él estaba a punto de hacer su escape antes de que aquellos del Santuario del Hielo desplegaran completamente sus fuerzas alrededor, sintió una sensación exótica, como si el suave viento de la primavera soplara sobre él cuando ese viejo hablo.

Han Shuo se sobresaltó en su corazón e inmediatamente desplegó su consciencia antes de lanzarla completamente en ese anciano. Encontró que aunque él parecía como si pudiera caer en la tumba en cualquier momento, su cuerpo era de hecho abundante y desbordante con la exuberante fuerza de la vida.

Dentro del cuerpo del viejo, él sintió la energía que le daba la sensación de un vasto bosque verde. Esa clase de energía rebosante con una vigorosa vitalidad era más de diez veces más grande que aquella del caballero sagrado Sulo acercándose rápidamente.

Han Shuo entendió que entre mayor fuera la fuerza del ser, más grande se volvería la fuerza de vida. Ese viejo podía poseer semejante cantidad tan enorme de fuerza y podía incluso esconderla de su consciencia. Eso indicaba que poseía una fuerza al menos igual a la de él, de lo contrario lo habría detectado anteriormente.

Habiendo hecho semejante descubrimiento, él estaba aturdido. Poco después, entendió el verdadero significado de las palabras de ese viejo. Mirándolo con un rostro sobresaltado, pregunto, “¿quieres decir que esos hombres del Santuario del Hielo afuera son para ti?”

El viejo asintió. Forzando una sonrisa, dijo, “¡es correcto! Vienen por mí”.

¡Explosión!

En ese momento, una fuerte explosión sonó desde el techo de la sala de subastas. En shock, la multitud alzo sus cabezas y vieron hacia arriba. Una enorme grieta se abrió en el tejado de la casa de subastas, a través de la cual una mujer obscurecida con una ligera niebla descendido gradualmente.

Simultáneamente, la entrada en la casa de subastas se abrió repentinamente. Con el Hielo Celestial Corey dirigiendo, una multitud de expertos del Santuario del Hielo camino al interior con expresiones firmes en sus rostros. Justo cuando él entro, comenzo a burlarse. “Gran Maestro Kelly, ¿por qué no buscaste a tus viejos amigos para que se reunieran cuando llegaste al Imperio Kasi? ¡Eso no es para nada educado de tu parte!”

Han Shuo dio cuidadosamente una vista rápida. Vio que aunque el Hielo Celestial Corey era muy jubiloso en su risa, su expresión era ligera y pálida. Al parecer en el reciente periodo de tiempo, Corey debía haber sido bastante miserable. Cuando pensó en eso, en realidad tenía un perfecto sentido para él. El Santuario del Hielo había agotado una gran cantidad de recursos en el Proyecto Crear un Dios, sólo para haber sido saboteado por él en el momento más crítico. No sólo todos sus especialistas fueron asesinados por el zombi élite de metal, estos incluso perdieron expertos del nivel sagrado.

Incluso en el Santuario del Hielo, cada uno de los expertos sagrados era contado. Con cada muerte de sus expertos sagrados, el Santuario del Hielo sufriría incontables pérdidas. Como el alto líder del Santuario del Hielo, no sólo Corey no había atestiguado el incremento de fuerza del Santuario durante su reinado, por el contrario vio como se debilitaba poco a poco bajo su liderazgo. Sería extraño el poder ser capaz de sentirse feliz.

‘¡En efecto! ¡Ellos no viene por mí en absoluto!’ Han Shuo estaba desconcertado. Entonces, pronto descubrió que cuando el Hielo Celestial Corey hizo su entrada, su mirada nunca aterrizo en él. Parecía que después de haber cambiado de apariencia y antes de que hiciera un ataque, Corey en realidad no lo reconocería.

“Sabio, ¿qué debemos hacer? La druida Lilian, quien había parloteado al lado de Han Shuo, actualmente fue al lado del viejo y preguntó de una manera respetuosa.

Cuando ella dijo esas palabras, Han Shuo repentinamente entendió lo que realmente estaba ocurriendo. Cuando le dio otro vistazo a ese viejo, sintiendo la energía llena de vitalidad dentro de su envejecido cuerpo, él inmediatamente se dio cuenta que debía ser un personaje prominente en la Orden Druídica. En cuanto a por qué semejante pez gordo apareció en la casa de subastas, él también se sintió ligeramente aprensivo por ello.

Al parecer que él estuviera allí era por lo que a la Orden Druídica se refería como la ‘Mano de la Diosa’.