Capítulo 477: La anormalidad del Rey tribal de seis cuernos


La Emperatriz de las Llamas se marchó inmediatamente, dejando atrás a Han Shuo quien estaba sin palabras mirando al zombi élite de fuego. En su corazón, él estaba aturdido, sin saber que le dijo el zombi a la Emperatriz. Él le transmitió, “¿qué le dijiste?”

“No mucho. ¡Sólo dije que el inframundo es mi verdadero hogar y que aún tengo un montón de asuntos por hacer allí!” el zombi élite de fuego respondió honestamente, él nunca le mentiría a Han Shuo.

Éste sabía que la Emperatriz de las Llamas hacía mucho sabía de los orígenes del zombi. Pero debido a que ambos portaban auras asombrosamente similares, como ambos absorbieron enormes cantidades de energía yuan de fuego del lugar extremo de fuego, ella tomaba al zombi élite de fuego como su propio hijo. Quizás sólo el zombi podía comunicarse y tranquilizar a la Emperatriz de las Llamas cuando estaba sobre estimulada.

“¡Muy bien entonces, déjame enviarte de regreso!” Después de pensar por un momento, considerando que el zombi no tenía nada más que hacer en ese reino de momento y él ciertamente mejoraría rápidamente en el inframundo, Han Shuo canto un encantamiento y lo envió de regreso.

Después de completar su encantamiento, una breve conexión fue formada entre Han Shuo y el inframundo. Él sintió el mensaje del pequeño esqueleto de la región donde el zombi élite de fuego aterrizo sus pies.

Del mensaje que transmitió, Han Shuo entendió que el pequeño esqueleto actualmente aún seguía fusionándose con el Cristal del Origen de la Muerte. Ese proceso parecía que debía persistir por un periodo realmente largo. La razón por la que el pequeño esqueleto anteriormente transmitió el recordatorio para él tan repentinamente fue debido a que pudo sentir su profunda tristeza. Por tanto, él tomo una pausa para recordarle.

Han Shuo le respondió al pequeño esqueleto, diciéndole que él podía continuar fusionándose tranquilamente con la energía. Después de eso, tomo una respiración profunda y giró su vista hacia la multitud de dragones oscuros. Dijo con una voz profunda, “¿qué planean hacer a continuación?”

“¡Después de que recuperemos nuestra fuerza, nosotros los dragones oscuros debemos tomar venganza por nuestros hombres!” Gilges afirmo. Parecía haber hecho una firme resolución para tomar retribución del Santuario del Hielo por Gilbert.

Sin embargo, incluso aunque Corey el Hielo Celestial y los otros en el Santuario del Hielo sufrieron heridas serias, solamente con la raza de los dragones oscuros, para contender en contra del Santuario del Hielo sería como ir en picada. Al principio, Han Shuo quería impartirles algunas palabras de advertencia, pero después de reconsiderar que sus palabras podrían derrumbar sus espíritus, él sólo tartamudeo antes de cerrar su boca.

Pero el viejo y experimentado Gilges entendió su preocupación de su expresión al querer decir algo y vacilar. Con una voz profunda, “No te preocupes, nada nos ocurrirá. Además, en esta ocasión fue debido a que no tomamos ninguna precaución que de pronto pudieron capturarnos. Nosotros los dragones oscuros, habiendo vivido por muchos años, no permitiremos que algunas vidas inferiores nos acosen”.

Cuando Han Shuo miro a Gilges, sintió como si éste aún tuviera algunos trucos bajo su manga. Ese dragón oscuro quien había vivido por incontables años debería tener mejores instintos y presentimientos que Han Shuo. Por tanto, él asintió y dijo, “¡entonces tengan cuidado!”

“¡Espero ser capaz de ver a Gilbert nuevamente!” Gilges dijo con sus ojos mirando profundamente a los de él, su tono llevaba algo de patético y un poco de súplica.

“Ese día llegara, no te preocupes. Oh, cierto. En esta ocasión esos pocos del Santuario del Hielo recibieron algunas heridas bastante pesadas. Creo que en este corto periodo de tiempo, esos del Santuario del Hielo no se atreverán a visitar su cañón”, dijo Han Shuo.

“¡Gracias, Bryan! ¡Nosotros, la raza de los dragones oscuros, siempre seremos tus amigos!” Gilges le agradeció sinceramente.

“¡De nada! ¡Erm, adiós!” Han Shuo no continúo intercambiando palabras de cortesía con Gilges, más bien respondió con simpleza en una sonrisa antes de desplegar el Arte de los Nueve Cielos Demoníacos y partir.

En la tierra nevada del Lejano Norte del Imperio Kasi había inquebrantables montañas blanquecinas. Era un mundo envuelto de un duro clima ártico a través de todo el año. No importaba en qué dirección o que tan lejos mirara uno, sólo podrían ver el monótono color blanco de la nieve.

Localizado en las cumbres de esas montañas que atravesaban el cielo había gloriosos y serenos santuarios hechos de pilas de cristales de hielo. La montaña congelada en el centro era particularmente sobresaliente e imponente. Los cuarteles generales del Santuario del Hielo estaban localizados en la cima de esa montaña.

El viento helaba los huesos. El cielo estaba cubierto con hielo y nieve. En ese blanco y helado mundo vivían numerosos discípulos del Santuario del Hielo. La mayoría de ellos eran del Imperio Kasi. Estaban allí para ofrecer su más sincera convicción a la Diosa del Hielo.

Por muchos años, el pico principal localizado en el centro de la sierra montañosa siempre había sido un área restringida. Excepto durante ciertos festivales especiales y para algunos seguidores del Santuario del Hielo de grandes estatus y las personas comunes nunca tendrían permitido poner un pie en el pico principal.

Sin embargo, en los pasados dos días, un inimaginable evento de importancia ocurrió, forzándolos a retirar esa regla. Numerosos discípulos en los picos de los alrededores ascendieron al pico principal. Con miedo y vacilación, ejercieron la escasa energía divina que tenían para volver a solidificar el enorme santuario de hielo del pico principal.

Sólo hace dos días, exactamente en esa tierra nevada que soplaba un viento que enfriaba los huesos, situado en el pico principal que tenía la temperatura más baja de la región, ese santuario de hielo de pronto comenzó a derretirse. Los pocos ancianos en el Santuario del Hielo e incluso Corey el Hielo Celestial – uno de sus líderes de alto rango, todos llevaban heridas y tenían que recuperarse. Esa noticia penosa se extendió a través de toda la organización religiosa como pólvora.

¿Podría ser que la Diosa del Hielo estaba enojada por su incompetencia? ¿O quizás los demonios estaban por emerger e invadir el Santuario del Hielo? Muchos de esos discípulos tuvieron sus conjeturas mientras estaban horrorizados de los cambios ocurridos en el santuario de hielo, sin ninguna idea de lo que en realidad había ocurrido.

Semejante evento desconcertante que nunca antes había ocurrido en cientos de miles de años causo un incalculable impacto negativo en el Santuario del Hielo. Gradualmente, el miedo comenzó a extenderse entre esos seguidores del Santuario del Hielo en la tierra nevada. Incluso los seguidores en otras regiones supieron de los trágicos eventos en los cuarteles generales.

Lejano Norte del Imperio Kasi, Ciudad Estalactita.

Ciudad Estalactita era una de las muchas ciudades alrededor de la tierra nevada del Lejano Norte. Un equipo de aventureros ordinarios sólo necesitaría de diez días para viajar de Ciudad Estalactita al Santuario del Hielo localizado en las profundidades de la tierra nevada.

En ese día, después de un cansado y largo viaje, Han Shuo finalmente llego a Ciudad Estalactita y comenzó a sacar sus planes de represarías en contra del Santuario del Hielo.

Su plan era muy simple. Justo como ellos lidiaron con la Iglesia de la Luz, él revelaría su consciencia y llevaría al rey de seis cuernos de la Raza Alma para que fuera a matarlo. La única diferencia ahora era que él podía esconder sin esfuerzo su consciencia. Por tanto, cuando el rey de seis cuernos llegara, sólo necesitaría ocultar su consciencia y él se desvaneciera de sus sentidos.

Además de eso, él tendría la certeza que en el Santuario del Hielo no habría ninguna existencia tipo dios como la Santidad de la Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz. De lo contrario, durante los días de batalla a través de la Jaula de Jade Helado, podrían haberlos congelados a todos hasta la muerte antes de que hubieran podido llegar al lugar extremo de fuego.

Del hecho que la Nieve Celestial Tiana necesitara escapar a la Iglesia de la Luz con el fin de tomar refugio del rey de seis cuernos, Han Shuo llego a la conclusión que no había personajes en el Santuario del Hielo quienes fueran rivales para el rey. De lo contrario, Tiana habría regresado directamente al Santuario en lugar de ir a la Iglesia de la Luz.

Dada la fuerza del rey de seis cuernos, una vez que llegara al Santuario del Hielo, para cuando él ya hubiera escondido su consciencia, ese rey de seis cuernos no vacilaría en voltear cada roca en esa montaña congelada para buscarlo. El Santuario del Hielo, como la Iglesia de la Luz, estaba acostumbrado a ser arrogante. Por tanto, casi sin necesitar pensar, uno podría asumir con certeza que habría una gran batalla entre ambos.

Han Shuo de alguna manera miraba a futuro para contar las pérdidas que el rey tribal de seis cuernos podría causarle al Santuario del Hielo como no habría nadie de una fuerza igual para detenerlo, una existencia dios, llegando al Santuario.

Él dejo salir completamente su consciencia. Cuando el rey de seis cuernos se centró en él, sintió una infinita y fría intención de asesinarlo salvajemente. ¡Sin embargo, fuera de sus expectativas, el rey parecía que no iba a tomar ninguna acción inmediata!

Han Shuo estaba algo asombrado. Permaneció toda la mañana en Ciudad Estalactita, pero no sintió que el rey de seis cuernos se acercara. Eso indicaba que éste aún permanecía en el Cañón Tarrag como antes.

Esto obviamente arruino los planes de Han Shuo. Vomito abominaciones en su corazón. Su consciencia aún sentía el infinito deseo de asesinarlo viniendo del distante Cañón Tarrag. Sin embargo, la inactividad rey tribal de seis cuernos dejo su plan inservible.

La última vez que él escapo del Cañón Tarrag, el rey llevo a sus cuatro generales y ascendió a la cima de la Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz casi inmediatamente, exhibiendo una ferocidad demencial de asesinar a cualquiera que se parara en su camino. Quien sabría que justo después de que un pequeño tiempo pasara, cuando él rey sintió su presencia, él en realidad no haría nada. Eso dejo perplejo a Han Shuo.

¿Podría ser que la Raza Alma había cambiado su temperamento? Él inmediatamente rechazo esa posibilidad tan pronto como surgió. Desde la primera vez que él se encontró con esa raza, entendió su naturaleza despiadada desde sus helados ojos crueles. Además, el tremendo deseo de asesinar viniendo del rey aún estaba presente. Eso probo que ellos definitivamente no se volvieron amables hacia él.

Debía haber alguna otra razón, él atormento especialmente su cabeza.

¿Podría ser que el rey tribal de seis cuernos fuera herido en la Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz en la última ocasión? Él sintió que ese podría ser más el caso. Sólo era posible que el rey fuera herido en la batalla con la Santidad y actualmente estuviera recuperándose de sus heridas, a que éste temporalmente estuviera dejando tranquilos a Stratholme y a él.

Cuando Han Shuo pensó eso, no pudo evitar sentirse feliz por Stratholme. Pensando que mientras éste tomara ventaja de ese periodo para fusionar su alma con el Cristal del Aura de Pelea, no necesitaría preocuparse de la amenaza del rey de seis cuernos.

Dado que el rey no estaría yendo por un tiempo, Han Shuo no tuvo más opción que concebir otro plan. Viendo que la montaña nevada estaba casi a su alcance, él se preparó para revisar los cuarteles generales del Santuario del Hielo. Sin la presencia de ningún experto nivel dios, él creía que podría entrar y salir libremente del Santuario del Hielo, sin preocuparse sobre su propia seguridad.

Después de alinear su mente, inmediatamente se lanzó a la tierra nevada donde el Santuario del Hielo estaba localizado. Deseando que el rey de seis cuernos fuera a buscarlo, Han Shuo desato completamente su consciencia. Ni un grano de arena dentro de un enorme perímetro en sus alrededores podía escapar de su vigilancia. Tuvo un viaje sin obstáculos todo el camino hacia el Santuario.