Capítulo 476: ¡No nació de ti y de mí!


Mirando a esa mujer rolliza danzando y gesticulando por su alegría, Han Shuo momentáneamente quedo aturdido.

En sus ojos, no importaba como lo intentara no podía encontrar una manera de asociar a esa mujer de mediana edad de apariencia común y corpulenta de una piel completamente rosada, con aquel tremendamente corpulento Señor de las Llamas. Pero habiendo atestiguado todo el proceso de transformación con sus propios ojos, él sabía que esa mujer en efecto era el Señor de las Llamas.

La mayoría de las bestias mágicas de súper rango tenían la capacidad de transformarse en forma humana. Para razas poderosas como los dragones, estos ya poseían semejante habilidad de transformación en sólo el rango uno. Sin embargo, una subclase de criaturas de súper rango estaría sujeta a ciertas limitaciones naturales por sus estructuras corporales únicas. Para esas criaturas, con el fin de poseer semejante habilidad de cambio, estas necesitaban evolucionar hasta un rango extremadamente alto.

El Señor de las Llamas era una de esas criaturas mágicas. Su cuerpo estaba en su mayoría compuesto de magma y rocas volcánicas en lugar de sangre y hueso, enteramente diferente de lo que regularmente tendría una bestia mágica. Por tanto, para transformarse en forma humana, para su clase necesitaba tener un nivel extremadamente alto.

Desde el momento en que el Señor de las Llamas se transformó en una mujer gorda, Han Shuo supo que debió romper sus ataduras y evolucionar a la quinta etapa para ser una Emperatriz de las Llamas. Una Emperatriz de las Llamas de la quinta etapa era lo mismo que una existencia semidiós humana, una poderosa existencia que seguramente causaría que cualquiera en el Continente Profundo tuviera un golpe de terror sólo al mencionar su nombre.

Después de la metamorfosis de la Emperatriz de las Llamas, parecía estar bastante intrigada con su nueva habilidad que recién había ganado. Ella palmearía su pecho en un momento y frotaría sus hombros en otro, todo mientras reía de corazón.

“¡Pequeño sinvergüenza, todo esto fue gracias a ti!” la Emperatriz de las Llamas rio y señalo al zombi élite de fuego nadando en el lugar extremo de fuego. Al rodar la lava para inducir una corriente, ella propulso al zombi élite de fuego frente a ella y lo sujeto mientras reía de corazón. Con gran deleite, ella entonces se movió y bailo con el zombi élite de fuego como si fuera su juguete.

Han Shuo estaba sorprendido. Quedo en blanco hacia la Emperatriz de las Llamas estrujando al zombi élite de fuego, sin saber cuál debería ser el mejor curso de acciones.

Después de un largo tiempo, la dama gorda parecía haber tenido suficiente de jugar y finalmente bajo al zombi. Carcajeándose dijo, “siempre buscando por problemas para mí. ¡Pero por fortuna gracias a este problema, pude romper atreves de esa cadena de mil años y alcanzar el nivel del quinto reino!”

Sin la mujer gorda también conocida como la Emperatriz de las Llamas molestando, el zombi élite de fuego quedo de pie en el magma del lugar extremo de fuego. Con sus dos manos gesticulando, él uso la energía de su alma para comunicarse con la Emperatriz, “¡Madre, eso es asombroso! ¡Ahora luces tan bien parecida como yo!“

¿Madre? Han Shuo estaba estupefacto. Con su mandíbula en el piso, miro torpemente al zombi élite de fuego y la dama rellena comunicándose. Por un momento, su corazón se sintió incomparablemente triste.

Tempranamente en el momento en que el zombi élite de fuego fue plantado por primera vez en el lugar extremo de fuego, Han Shuo estaba consciente que la Emperatriz lo trataba como a su propio hijo. Debido a la presencia de la energía yuan de fuego, el zombi élite de fuego reconoció a la Emperatriz como su madre y ciertamente está lo trataba como su madre.

Sin embargo, al mismo tiempo, Han Shuo aún tenía que considerar al zombi élite de fuego como su propio hijo y el zombi élite de fuego había comenzado a llamarlo padre. Pero comenzando hace algún tiempo, inconscientemente, Han Shuo había reconocido al zombi como su propio hijo. Él incluso comenzó a acostumbrarse a que el zombi élite de fuego lo llamara padre.

Sin embargo, ahora que el zombi élite de fuego llamaba madre a la Emperatriz de las Llamas y a él padre, mirando a la obesa mujer de mediana edad ante él, repentinamente sintió un escalofrío que hizo que sus cabellos se alzaran.

Su cuero cabelludo se adormeció. Escuchando su conversación, el zombi élite de fuego llamaba terminantemente a la Emperatriz de las Llamas ‘Madre’ y estaba refiriéndose a él como ‘Padre’, no pudo evitar visualizar ciertas escenas bastante aterradoras en su mente.

¡¡¡Demasiado… Demasiado horrible!!! Él pensó tener un pensamiento de algo, su expresión se volvió increíblemente fea.

“Oi, el joven de por allí, ¿tú eres el padre de mi hijo?” Justo cuando la imaginación de Han Shuo corría salvajemente, la mujer gorda le grito.

“¿Eres el padre de mi hijo?” Esas palabras enviaron sacudidas por su espina. Poniendo una sonrisa incluso más antiestética que llorar, rápidamente respondió, “¡No nació de ti y de mí!”

Cuando él dijo esas palabras, realmente deseaba abofetearse a sí mismo en el rostro. Entre más caía en pánico, más incoherentes se volvían sus palabras. Su apariencia se volvió incluso más fea. Él nunca había experimentado semejante situación tan embarazosa en años.

“¡Tonterías, desde luego que sé que tú y yo no le dimos a luz!” la Emperatriz de las Llamas despreocupadamente lo regaño. Ella lucía como una mujer bastante feroz, sin vergüenza por nada. Entonces agrego, “¡Además de eso, no puedo dar a luz! ¡Yah y no hay necesidad de decir que tú tampoco puedes hacer que lo haga!”

“Padre, mi madre ahora puede transformarse en forma humana. ¡Ella quiere dejar este lugar y experimentar el mundo exterior!” el zombi élite de fuego le transmitió a Han Shuo. Después de todo, éste sintió que su mente estaba en desorden. Preocupado, pregunto, “Padre ¿qué ocurre? ¿Por qué estás tan frenético?”

“¡No, no es nada!” Han Shuo respondió apurado.

“Desde que supe de este buen lugar, siempre permanecí aquí para acumular más energía y evolucionar. Ha sido por tanto tiempo que he perdido la cuenta que cuantos años han pasado. Y ahora finalmente puedo transformarme en forma humana, es buen momento para ver y experimentar el mundo exterior”, la mujer gorda interrumpió mientras miraba a Han Shuo.

“Oh… Eso es bueno. El mundo humano es en efecto fascinante. Con tu apariencia de ahora, las personas comunes definitivamente no te verán como alguien no humano. Dada tú valiosa fuerza puedes viajar a cualquier parte del Continente Profundo”, Han Shuo le respondió a la Emperatriz de las Llamas.

Repentinamente, Han Shuo se sobresaltó. Fue sólo hasta ahora que la formidable fuerza de semidiós de la Emperatriz cruzo su mente. Sin prestar atención a los escalofríos que él tuvo del zombi élite de fuego llamándolos padre y madre, esa Emperatriz de las Llamas de fuerza semidiós no se volvería en su contra debido a su relación con el zombi. Si él pudiera hacer uso de la fuerza de la Emperatriz para ayudarse, eso indudablemente sería un impulso invaluable para él.

Por ello, justo después de decir esas palabras y antes de que ella pudiera responder, él apuradamente la invito, “estoy familiarizado con el mundo humano. ¿Por qué no vienes y visitas el Imperio Lancelot? Y observas las diferencias entre el mundo de la humanidad y el mundo de las bestias mágicas”.

“Ah seguro, en cualquier caso no tengo ningún destino específico. Estaba planeando vagar en los alrededores e ir a donde quiera que me lleven”, la dama obesa le agradeció sinceramente la propuesta, para la gran sorpresa de Han Shuo. Después de pensar por un momento, ella tomo al zombi élite de fuego antes de decirle a Han Shuo, “Vamos a salir primero”.

“¡Oh, está bien!” Han Shuo respondió. Entonces giro su mirada a los dragones oscuros, quienes también estaban mirando torpemente a la Emperatriz de las Llamas ante ellos y él dijo, “Vamos. Primero subamos a la cima del barranco. Discutiremos todo después”.

“Bryan, Gilbert está, ese pequeño travieso está, ¿él está muerto?” Gilges el patriarca de los dragones oscuros, recupero su energía poco a poco después de escapar de la jaula. Al nivel cuatro de la jerarquía de evolución, él podía adaptarse completamente a las altas temperaturas de allí sin el menor malestar. Sin embargo, por su rostro, era obvio que tenía un dolor profundo, dolor que parecía que nunca podría ser inadvertido.

Cuando Gilbert fue mencionado, Han Shuo no pudo evitar sentir nuevamente pesar en su corazón. Pero en contraste con antes, él encontró medios de resolver eso, la tristeza ya no era tan intensa. Con algo de dificultad, Han Shuo forzó una sonrisa y consoló a Gilges, “Este tranquilo. Aunque Gilbert este muerto, mantuve su alma. Deme algo de tiempo y yo lo haré renacer y nuevamente estará ante usted”.

Después de una corta pausa, con chispas heladas destellando en sus ojos y con una voz profunda añadió, “Además, el sacrificio de Gilbert no será en vano. ¡Yo haré que el Santuario del Hielo pague cientos de veces por lo que hicieron!”

“¿En… En verdad? ¿Tú puedes resucitar a Gilbert?, el patriarca de los dragones oscuros dijo con una voz ligeramente temblorosa mientras lo miraba incrédulo.

Han Shuo asintió. Justo cuando él intentaba darle una garantía completa, tuvo un segundo pensamiento. No importaba si él usaba las artes demoníacas o la magia de necromancia, el Gilbert resucitado nunca sería verdaderamente el mismo que él que pereció. Con su descubrimiento, él una vez más estuvo profundamente triste. Suspiro, “puedo prometer que Gilbert revivirá. Sin embargo, habrán algunos cambios en su nuevo cuerpo”.

Gilges no era un ser ordinario. Entendía exactamente lo que él quería decir. Él suspiro y respondió, “Mientras él pueda ser resucitado, nada más importa”.

“Vamos, vamos. Para alguien con varios miles de años de edad, eres tan tardado como una mujer”. Mientras Han Shuo y Gilges continuaban suspirando con pesar, la Emperatriz de las Llamas no pudo evitar apurarlos. Ella nunca había dado un viaje en el continente con la identidad de un humano. Ahora que finalmente evoluciono con gran dificultad a la quinta etapa, el grado Emperador, se volvió bastante impaciente.

Sin ninguna palabra más, Han Shuo asintió hacia Gilges antes de volar fuera a través de la apertura en la caída de lava. Uno por uno, todos evacuaron.

Después de llegar al barranco, Han Shuo miro la multitud de criaturas vivientes no humanas. Por un momento, él no pudo pensar en donde ponerlos.

“¡Nosotros deseamos vengar a Gilbert! ¡Desde este día en adelante, el Santuario del Hielo será el enemigo jurado de nosotros los dragones oscuros!” Un robusto pero de apariencia tosca dragón oscuro, inmediatamente dejo salir un bramido de rabia cuando vio el cuerpo de Gilbert bañado en su propia sangre.

Durante la emocionante gran batalla en el valle, el magma en el lugar extremo de fuego violentamente se disparó por todas partes, causando otra erupción volcánica en el pequeño barranco. Entre ellos, el magma enriquecido con una enorme cantidad de energía yuan de fuego, sumergió el cadáver de Gilbert. La carcasa sin vida de Gilbert, después de arder en el magma, fue ahora reducido a una masa lamentable, su piel y carne se había vaporizado. Todo lo que permanecía era un esqueleto colosal, un núcleo de cristal de bestia mágica y dos ojos.

Mirando los restos esqueléticos de Gilbert, incluso con los medios de resucitarlo, Han Shuo no pudo contener su enojo y rugió al cielo con una furia abrazadora, “¡Es cierto! ¡Debemos tomar venganza!”

En ese momento, el patriarca de los dragones oscuros Gilges voló a los restos de Gilbert y cuidadosamente recogió el núcleo de cristal y sus dos ojos, guardándolos como un tesoro.

Después de ese grito furioso, Han Shuo invocó al zombi de élite de tierra. Usando su don, el colosal esqueleto del dragón oscuro Gilbert fue enterrado profundamente bajo el suelo así que un día en el futuro, podría ser usado para reconstruir su cuerpo físico.

“¡Voy a ir a la sociedad humana!” la Emperatriz de las Llamas dijo resueltamente mientras miraba a Han Shuo.

Cuando él estaba a punto de aceptar, su consciencia repentinamente sintió un odio sin fin viniendo del Cañón Tarrag. Tomo una sacudida en su corazón e inmediatamente volvió a sus sentidos. Cuando él libero completamente su consciencia para lidiar con el Santuario del Hielo, el rey tribal de seis cuernos de la Raza Alma había descubierto su rastro.

Sintiéndose aprensivo, él rápidamente ocultó su consciencia.

Abruptamente, una idea cruzo su mente y sus ojos brillaron. Después de poco tiempo, las esquinas de sus labios se curvaron y revelaron la sonrisa más siniestra. Descubrió la manera de lidiar con el Santuario del Hielo.

“Oi, tú joven, ¿no dijiste que me llevarías al mundo humano?” La dama gorda nuevamente apuro a Han Shuo sin el menor escrúpulo.

“¡Elizabeth!” Han Shuo grito.

“Si maestro, ¿alguna orden?” El cuerpo de Elizabeth ya se había recuperado. Después de sufrir a través de un dolor inolvidable, su cuerpo ahora era abundante con energía divina que venía de Hielo Celestial Corey y los otros. La energía divina, sin la interferencia de Corey y los otros, pudo ser absorbida lentamente por el Cuerpo del Favor Divino de Elizabeth.

Como decía el dicho, lo que no te mata te hace más fuerte. En esta ocasión, no sólo la mujer gorda evoluciono de un Señor de las Llamas para convertirse en una Emperatriz de las Llamas, Elizabeth también obtuvo un montón de ganancias. Una vez que su cuerpo absorbió completamente la energía divina, su fuerza con seguridad dio un paso más adelante.

“Muéstrale el Imperio Lancelot. Erm, si ella se aburre, sólo llévala a Ciudad Brettel. ¿Lo entiendes?” Han Shuo instruyo a Elizabeth con ojos entrecerrados.

Ella entendió sus deseos. Asintió respetuosamente y respondió, “descanse tranquilo, maestro. Haré que ella disfrute al máximo”.

“Muy bien, muy bien, vamos”, la mujer gorda dijo impaciente, esperando partir y tomo al zombi élite de fuego con ella.

“¡Espera!” Cuando Han Shuo vio que la Emperatriz estaba sujetando la mano del zombi élite de fuego y no lo dejo ir, rápidamente grito, “él no puede vivir contigo”

“¿Por qué no? Esté es mi hijo, ¿por qué no puede ir conmigo?” La gorda de alguna manera se disgustó y gruño con sus ojos resplandecientes mirando a Han Shuo.

“¡Él también es mi hijo!” Han Shuo respondió apuradamente.

Gilges incluido, toda la raza de los dragones oscuros y Elizabeth, todos tenían una extraña mirada en sus rostros después de lo que él dijo.

Después de otro grito, Han Shuo forzó una sonrisa y dijo, “es mejor si él me sigue”. Esa forma de hablar, sonaba justo como una pareja divorciada peleando por los derechos de custodia en sus hijos.

La Emperatriz de las Llamas estaba furiosa. Justo cuando estaba a punto de decir algo, el zombi élite de fuego tiro de las esquinas de su ropa y se comunicó telepáticamente con ella.

La emoción en su rostro era indefinida, pero se volvió aliviada después de poco tiempo. Ella miro a Han Shuo y dijo, “¡Cuida bien de nuestro hijo por mí!” Inmediatamente después sujeto a Elizabeth y voló lejos del Bosque Oscuro.

Han Shuo estaba sin palabras.