Capítulo 474: Una decisión cruel


Como ambos estaban localizados en el Bosque Oscuro, la distancia entre la villa de los trols del bosque y el lugar extremo de fuego no era muy larga. Han Shuo inmediatamente tomo acción para implementar la sugerencia del zombi élite de fuego.

“¡Gilbert, transfórmate en tú forma de dragón!” Él instruyó al ansioso dragón oscuro.

Sin la más mínima vacilación, Gilbert dejo salir un rugido y se alzó en el cielo. Su cuerpo se extendió y se expandió rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos, su cuerpo humanoide se transformó en un enorme dragón oscuro con un cuerpo de treinta metros de largo.

Con las dos manos de Elizabeth atascadas en la Jaula de Jade Helado, Han Shuo la sujeto de los hombros y se alzó en el cielo junto con la jaula. El serpenteante cuerpo de Gilbert se zambullo, justo a tiempo para atrapar a Han Shuo en su espalda.

“¡Wooo… Frio! ¡Tan frio!” Cuando la Jaula de Jade Helado hizo contacto con su espalda, la energía congelante automáticamente fluyo en su cuerpo, causando que su cuerpo de dragón se estremeciera ligeramente.

Han Shuo arrugo sus cejas. Después, flexiono sus músculos y alzo a Elizabeth en el aire con la jaula. Aunque al hacer eso significaría que él tendría que gastar algo más de yuan demoníaco, él podía estar seguro que la Jaula de Jade Helado no estuviera en contacto directo con el cuerpo de Gilbert.

“Vuela bajo y deja que el zombi élite de fuego suba. ¡Luego vuela inmediatamente hacia la región donde nos encontramos con el Señor de las Llamas!” Han Shuo instruyo a Gilbert mientras mantenía a Elizabeth y la jaula alzados.

“¡Entendido!” El dragón oscuro dio una curva y bajo, causando una turbulencia de viento helado y copos de nieve que aterrizaron en el suelo.

El zombi élite de fuego quien había estado esperando, repentinamente se lanzó a si mismo al cielo después de acelerar y aterrizo firmemente en la espalda de Gilbert. Dio otros dos pasos a la Jaula de Jade Helado y continúo liberando llamas en la jaula, calentando a los dragones oscuros cuyos cuerpos nuevamente comenzaban a congelarse.

Con todo en su sitio, el dragón oscuro Gilbert identifico la dirección y voló hacia el lugar extremo de fuego tan rápido como pudo.

De pie en Gilbert, Han Shuo miro el suelo bajo él mientras la villa de los trols del bosque estaba llena de una atmósfera ártica. Los pequeños lagos que eran su fuente de agua se congelaron ante sus ojos. Todos los trols del bosque estaban aterrados, temblando mientras escapaban de ese mundo de hielo y nieve con todas sus fuerzas.

Muchos trols del bosque guerreros, cargaban a sus niños congelados, llorando y de luto. Algunos de los viejos trols del bosque estaban tirados en el suelo, sus frágiles cuerpos ahora se encontraban inmóviles y sin ningún rastro de vida. Antes de que el zombi élite de fuego pudiera ir a su rescate, estos habían dejado el mundo por el resto de la eternidad.

Mirando los cientos de trols del bosque muertos, el corazón de Han Shuo estaba lleno de remordimiento. Se dio cuenta de que esa catástrofe que cayó en los trols del bosque había sido su culpa. De esos leales y verdaderos trols del bosque que le habían servido a lo largo de los años, una trágica porción de viejos, jóvenes, enfermos e incapacitados perdieron sus vidas en ese frio congelante.

¡Santuario del Hielo! ¡No habrá reconciliación entre nosotros!

Han Shuo rugió hacia el cielo. El yuan demoníaco en su cuerpo fluyo incesantemente hacia los brazos de Elizabeth y se transformó en una energía caliente para resistir la arremetida del frio.

Aunque la distancia de la villa de los trols del bosque al lugar extremo de fuego no era muy grande, Han Shuo y el zombi élite de fuego sintieron que el viaje era interminable. Como Han Shuo tenía una tremenda reserva de yuan demoníaco, él aún podía luchar.

El zombi élite de fuego, sin embargo, comenzó a revelar los síntomas obvios de la debilidad y fatiga. Han Shuo podía decir de la fuerte luz roja del Loto de Fuego.

Que ese tesoro del atributo fuego nutrido por el lugar extremo de fuego, contenía una incomparablemente enorme energía de fuego. Mientras el zombi élite de fuego pudiera apoyarlo con su fuerza, él siempre podría hacer uso de la energía almacenada en el Loto de Fuego. Sin embargo, no había pasado mucho tiempo desde que el zombi élite de fuego nació. Ya era bastante difícil para él el sostenerse hasta entonces dada su fuerza actual.

¡Más significativamente, era la energía del frio extremo lo que el zombi élite de fuego había resistido todo ese tiempo! Como se decía, el fuego y el hielo no se mezclan. Por tanto, cuando resistía la energía helada, la antítesis del fuego, el zombi élite de fuego necesitaba gastar más energía de la usual. Añadiendo a eso, algunos expertos del Santuario del Hielo unidos para asaltar a Jaula de Jade Helado con aire frío así que el zombi élite de fuego revelaría más rápidamente signos de debilidad.

A miles de millas de distancia en el Santuario del Hielo…

Mientras tanto, un grupo de expertos del Santuario del Hielo liderados por el Hielo Celestial Corey parecían calmados y tranquilos. Corey el Hielo Celestial, en particular incluso revelo una sonrisa helada como si pensara que la victoria estaba dentro de su agarre. Parecía absolutamente contento con su operación de esa ocasión.

¡Humph! Simplemente un pobre señor de la ciudad. ¡Cómo se atreve a ir cabeza a cabeza con el Santuario del Hielo! Corey se burló en su corazón mientras estaba congelado en hielo. Él ya había descubierto la identidad de Han Shuo. Poco después, con una confianza extrema dijo, “en sólo un poco tiempo, nosotros congelaremos a todos hasta la muerte. ¡Todo el mundo continué!”

“Descanse tranquilo Lord Corey. ¡Con nuestra cooperación, todos ellos ciertamente están condenados!” dijo un magus de rango sagrado.

“Lord Corey es verdaderamente perspicaz. En esta ocasión, ese Bryan no será capaz de escapar de la calamidad. ¡Cuando él muera en una escultura de hielo, estoy seguro de que la Iglesia de la Luz estará muy agradecida con nuestra ayuda!” Otro magus sagrado también encontró tiempo libre para hablar y tomar la oportunidad de alabar al Hielo Celestial Corey.

“Nosotros no queremos la gratitud de la Iglesia de la Luz. ¡Humph, nosotros el Santuario del Hielo seremos la religión número uno en el continente! ¡Al asesinar a Bryan, quien ellos no fueron capaces de manejar, incidentalmente podremos demostrárselo!” Corey proclamo.

“Lord Corey tiene razón. Nosotros el Santuario del Hielo, como los mensajeros de la Diosa del Hielo en el Continente Profundo, no estaremos siempre presionados bajo la Iglesia de la Luz” el magus inmediatamente corrigió su anterior comentario.

“Muy bien. ¡Vamos a presionar con más fuerza y congelemos a todos hasta la muerte en un chorro de energía!” Corey grito y no continuó dando más palabras superfluas.

Los otros pocos que no hablaron simultáneamente respondieron en aceptación. Poco después, el aire helado rodeo sus cuerpos. Hebras de un aura excesivamente helada pasaron a través de una misteriosa matriz que después fueron trasmitidas al Bosque Oscuro a miles de millas de distancia.

“¡Padre, yo, yo no puedo aguantar por mucho tiempo!” el zombi élite de fuego, quien había estado enviando continuamente llamas del Loto de Fuego, repentinamente le transmitió a Han Shuo.

Han Shuo sintió la repentina alza de aire helado emanado de la Jaula de Jade Helado. Él también sintió que se estaba volviendo más difícil el resistir mientras él infundía incesantemente yuan demoníaco a las dos manos de Elizabeth.

En ese momento, las llamas en el Loto de Fuego ya no eran brillantes y radiantes. Con la energía yuan de fuego en el zombi élite de fuego siendo consumida poco a poco, a lo largo del tiempo, fue drenada hasta el punto del completo agotamiento. Las dos manos de Elizabeth se volvieron púrpuras por el frio. Su Cuerpo del Favor Divino no pudo resistir el asalto de semejante cantidad tan enorme de energía helada. Los pocos ciclones en su cuerpo gradualmente interrumpieron su conversión de energía.

Sin embargo, ellos hasta ese punto, sólo habían hecho la mitad del camino hasta sus destinos. A la velocidad del dragón oscuro Gilbert, aún necesitaban casi diez minutos para alcanzar el lugar extremo de fuego. Si las circunstancias continuaban, Han Shuo calculo que antes de alcanzar el lugar extremo de fuego, el zombi élite de fuego sucumbiría y sería herido seriamente, mientras Elizabeth y todos los dragones oscuros en la jaula serían congelados hasta la muerte.

Han Shuo se volvió extremadamente ansioso. Que lástima que el mismo ya hubiera descubierto que era excepcionalmente duro mantenerse y absolutamente no tenía una mano extra para apoyar en cualquier aspecto. Si él fuera a desplegar el Arte de los Nueve Cielos Demoníacos a su máximo, él podría ser mucho más rápido que Gilbert. Desafortunadamente, en el presente necesitaba sostener la Jaula de Jade Helado en alto mientras resistía incesantemente el asalto del aire helado con su yuan demoníaco, así que sus manos estaban atadas.

La parte más profunda de su corazón estaba atiborrada con una emoción desesperanzada. Han Shuo atormento cada pulgada de su cerebro pero no pudo encontrar un camino.

“¡Gilbert acelera! ¡Si no nos llevas al lugar extremo de fuego en cinco minutos, tú abuelo y toda la gente de tú clan perecerá debido a ti!” Han Shuo estaba al final de su ingenio y sólo podía decirle a Gilbert las circunstancias en que estaban.

Él había preparado su mente en secreto para que cuando el tiempo empeorara, cortaría las dos manos de Elizabeth y se rendiría con la raza de los dragones oscuros. Aunque no estaba dispuesto a abandonarlos, él realmente no pudo encontrar una mejor alternativa.

Cuando Han Shuo termino esas palabras, Gilbert dejo salir un aullido miserable. Cuando su lastimero aullido sonó, las venas y arterias en su cuerpo de dragón repentinamente se rompieron, causando que sangre fresca brotara fuera de su cuerpo y cayera como finas gotas de lluvia.

Al mismo tiempo, la velocidad tan rápida como el rayo de Gilbert repentinamente se duplico. Como un rayo negro cruzando a través del cielo, él voló directamente hacia el lugar extremo de fuego.

“¡No!” el patriarca de los dragones oscuros Gilges bramo hasta quedar ronco. Él hizo un gran esfuerzo para mover su rígido cuerpo, con sus dos manos sujetando las heladas columnas árticas y grito, “¡pequeño rufián, detente ahora! ¡Alto! Nosotros ya no tenemos esperanzas. ¡Tú eres la única esperanza de los dragones oscuros, tú no debes morir!”

Como el maestro de Gilbert, Han Shuo podía sentir claramente que su fuerza vital lentamente se drenaba. Con el grito de su abuelo, se dio cuenta de lo que Gilbert estaba haciendo – ¡activo su potencial completo a cambio de su vitalidad, para salvar a la raza de los dragones oscuros!

“¡Gilbert! ¡Detente!“ Han Shuo repentinamente grito.

Elizabeth y la raza de los dragones oscuros no eran tan cercanos para él como lo era Gilbert. Él podía observar a la docena o más de dragones oscuros congelarse hasta su muerte, o cortar las manos de Elizabeth sin la menor vacilación, ¡pero él no podía mirar a Gilbert morir por sobregirar su vitalidad!

Aun así, hacia los gritos de ambos, el dragón oscuro Gilbert se hizo de oídos sordos y voló al lugar extremo de fuego con todas sus fuerzas. En las pupilas del tamaño de linternas de Gilbert, sólo una resolución de salvar a su clase que incluso la muerte no podría detener podía verse.

“¡Gilbert, si no te detienes, inmediatamente me haré a un lado!” Han Shuo gritó dolorosamente y con enojo estampo su pie en su espalda. Él podía sentir la vitalidad de Gilbert desvaneciéndose.

El enorme cuerpo de Gilbert tembló. “¡Maestro te lo suplico, por favor concédeme esto!” Sintiendo la furia de Han Shuo, él finalmente hablo. Su simple y honesta voz ya no contenía un rastro de su desaliñada actitud, más bien era solemne y seria.

Después de una pequeña pausa, continúo con una voz profunda, “Maestro, estoy honrado de haber tenido el privilegio de seguirte. ¡Por muchos años, durante mis días contigo, yo fui muy feliz! ¡Es verdad! Adiós maestro. ¡Incluso en la muerte, yo nunca olvidare todas las alegrías y diversión que tuve contigo!”

Como él volaba rápidamente, su vitalidad también se drenaba rápidamente.

Han Shuo entendió que Gilbert estaba ofreciendo su vida a cambio de salvar a la raza de los dragones oscuros.

Incluso aunque él sentía una pena indescriptible en su corazón cuando el sintió que Gilbert perdía su vitalidad, deseando inmediatamente cortar las manos de Elizabeth y abandonar a los dragones oscuros, la plegaria de Gilbert era incomparablemente firme y resuelta, simplemente sin cabida para que él la rechazara.

Sabía que él no podía negar ese deseo de Gilbert, por tanto ya no lo detuvo.

Mientras el decaído tono de la despedida de Gilbert resonaba en sus oídos, escena tras escena se reproducía en la mente de Han Shuo…

“No vaciles, piénsalo. Si me convierto en tú sirviente, puedo ayudarte a asesinar gente, quemar cosas y volar a donde sea y derribar a tus enemigos. Como mi maestro, tú sólo necesitas darme tesoros y bellezas para disfrutar. Que buen negocio es ese”.

“¡Puedo comprometerme si tú no tienes tesoros, pero debo tener bellezas para dormir, o no lo haré!”

Cuando se encontró por primera vez con Gilbert, antes de convertirse en su mascota mágica, Gilbert tenía algunas peticiones graciosas…

“Uh… Mi poderoso, guapo, asombroso, noble maestro, ¿qué… Qué quieres hacer? ¿Estás planeando golpear a tu lindo, más leal, más honesto y más humilde Gilbert? Um…”

“¡No! ¡Absolutamente no! ¡No puedo pelear con mi maestro junto a ustedes chicos! ¡No, incluso si yo muero!”

En el terreno prohibido, enfrentándose ante él quien entro en el estado demoníaco, Gilbert se quedó de pie tontamente, sin saber que hacer y quedo en blanco ante él y espero a que su espada de cien metros de largo cayera en él como un tonto…

Cuando esos fragmentos de escenas de sus pasadas interacciones con Gilbert se reprodujeron en su mente una y otra vez, inadvertidamente las lágrimas comenzaron a fluir de los lados de los ojos de Han Shuo.

“¡Nooo!” Gilges hizo un largo bramido y colapsó por la pena.

Aparte de Gilges, todos y cada uno de los dragones oscuros restantes miraban hacia Gilbert bajo ellos con incredulidad. Recordaban que ese travieso dragón oscuro que nunca cesaba de crear problemas en el valle, siempre rompía la tranquilidad y siempre fantaseaba con dejar su hogar. Cuando ellos miraron nuevamente a ese Gilbert, quien ofreció su vida a cambio de las de ellos, no podían asociar a ambos sin importar como.

Finalmente, con el incremento de la velocidad de vuelo, el precio fue la propia vida de Gilbert, antes de que el zombi élite de fuego agotara completamente toda su energía, el enorme cuerpo de Gilbert empapado de sangre, descendió en la quebrada donde el lugar extremo de fuego estaba localizado.

También en ese momento, Han Shuo entendió que la condición de Gilbert había pasado el punto de no regreso. Toda su fuerza vital había sido drenada en el proceso.

“¡Abuelo, cuídate! Maestro, gracias. ¡Yo siempre te recordaré!” Gilbert dijo esas últimas palabras después de descender en el barranco. Su gran cabeza de dragón cayó. Ni un rastro de vida podía sentirse en su cuerpo.

Los ojos de Han Shuo rebosaban con lágrimas cálidas. De pie en su cuerpo de dragón, las últimas palabras de Gilbert hacían eco en sus oídos. Su mente estaba llena con todos los recuerdos que él tuvo con Gilbert…

“¡Padre, conserva su alma!” En ese momento, desde el distante inframundo, el ansioso mensaje del pequeño esqueleto repentinamente llego.