Capítulo 467: ¿Uniéndose para rodearme?


Como la Iglesia de la Luz, el Santuario del Hielo era una de esas famosas organizaciones religiosas en el Continente Profundo. El Santuario del Hielo adoraba a la Diosa del Hielo. A pesar de que su influencia no era tan extensa como la de la Iglesia de la Luz, no era pasa ser subestimada.

El Santuario del Hielo era la religión base del Imperio Kasi y sus cuarteles generales también estaban localizados en la cima de las montañas heladas de ese imperio. Inesperadamente, Tiana no era sólo la protectora del Imperio Kasi, también resultaba ser del Santuario del Hielo y era incluso su Nieve Celestial.

Han Shuo aprendió secretos de Corey que incluso Cándido del Manto Oscuro no tenía idea. Al parecer ese Santuario del Hielo era bastante misterioso.

Al menos, Han Shuo finalmente entendió el por qué Tiana había planeado en su contra. Era debido a que la Iglesia de la Luz y el Santuario del Hielo siempre habían cooperado cercanamente. Como la Nieve Celestial del Santuario del Hielo, era un asunto claro que Tiana los atrapara para la Iglesia de la Luz.

El grupo del Santuario del Hielo, liderado por Corey el Hielo Celestial, estaban en gran alerta mientras miraban a Han Shuo. Entre ellos, Corey era el más fuerte, teniendo la fuerza aproximada de Han Shuo, en cuanto a los otros cinco, basado en el aura helada que emitían, estos poseían de cerca la fuerza de expertos del reino sagrado.

La fuerza de ese grupo sin embargo, no era para ser subestimada. Sin importar la nación, ellos representaban una fuerza que nadie se atrevería a subestimar. Para ser tan atrevidos de entrar en la segunda capa del mundo subterráneo y masacrar a los dragones oscuros en su propio territorio, ciertamente tendrían que poseer un cierto nivel de poder para triunfar.

Fue en ese momento en que Han Shuo comenzó a entender por qué Lawrence estaba tan feliz de descubrir que Han Shuo poseía la fuerza de un semidiós. El Imperio Oden tenía la Iglesia de la Luz. El Imperio Kasi tenía el Santuario del Hielo. Semejantes organizaciones religiosas generalmente poseerían expertos aterradores. Quizás la razón por la cual el Imperio Lancelot no se había atrevido a entrar en guerra por tantos años era que ellos eran carentes de esas existencias.

Poco después, otra pregunta se alzó en el corazón de Han Shuo. La fuerza que demostraba el Imperio Kasi aplastaba completamente a la del Imperio Lancelot. ¿Pero porque por tantos años, el Imperio Kasi no había infringido en el Imperio Lancelot? Al confiar en su Hielo Celestial y Nieve Celestial, antes de que Han Shuo se convirtiera en un semidiós, ¿quién en el Imperio Lancelot podría detenerlos?

Aparte de eso, la Alianza Mercantil Brut y el Imperio Angela ambos eran apoyados por poderosos expertos. Incluso los siete grandes ducados tenían a Stratholme el viejo monstruo, otra existencia semidiós. ¿Cómo fue que por tantos años el Imperio Lancelot permaneció a salvo y seguro?

“¿Cuáles son tus intenciones?” el Hielo Celestial nuevamente le grito, mientras Han Shuo estaba concentrado en sus pensamientos. ¡Él había desenvainado una espada larga que helaba los huesos en su mano!

Han Shuo inmediatamente volvió a sus sentidos y giró su cabeza para mirar al dragón oscuro Gilbert. Todo lo que vio fue que a Gilbert le estaban lloviendo con maldiciones de un pequeño y lamentable viejo atrapado en la jaula de Corey. El viejo parecía ser el abuelo de Gilbert, el patriarca de los dragones oscuros – Gilges. Aunque hablaba con un tono desagradable y gruñón, su mirada ansiosa mostraba que estaba preocupado.

Gilbert hizo oídos sordos a el continuo abuso de su abuelo, en su lugar miro a Corey el Hielo Celestial con sus ojos llenos de un tremendo odio. Incluso sin practicar el Camino Demoníaco de Asesinato de Dioses, el intento asesino que venía de su cuerpo aún era increíblemente denso. Era un deseo de sangre por destruirlo todo a pesar de las consecuencias.

“¡Ninguna en verdad!” Han Shuo gruño fríamente. Abrió su mano. Cinco rayos oscuros salieron de las puntas de sus dedos hacia la jaula de blanco puro que apresaba a todo el clan de los dragones oscuros.

En contra de las expectativas de Han Shuo, Corey, quien estaba justo a un lado de la jaula, no intercepto el ataque, más bien resoplo mientras lo miraba desdeñosamente. Los otros cinco pusieron la misma expresión. Esa expresión mostrada en sus ojos irrito a Han Shuo.

Sin embargo, muy pronto descubrió porque esas personas tenían semejantes rostros desdeñosos. Sin que Corey o los otros cinco lo obstruyeran, los cinco rayos de luz aterrizaron directamente en la inmaculada jaula blanca, haciendo algunos sonidos de “dong dong”, pero permaneció intacta ante su bombardeo.

Han Shuo estaba perplejo. Él tenía muy claro que tan aterradora la fuerza del impacto que contenían esos cinco rayos. Incluso el hierro y la roca, sin importar que duro fuera sería pulverizado cuando se encontrara con esas fuerzas. Aun así, después de tomar un golpe directo de Han Shuo, la jaula se las arregló para salir sin rasguños. Esto obviamente estaba más allá de sus expectativas.

“Esta jaula esta bendecida por la Diosa del Hielo. ¡Si pudieras dañarla, nosotros daríamos la vuelta y nos retiraríamos!” El Hielo Celestial Corey resoplo incesantemente hacia Han Shuo. Entonces, giró la espada larga helada en su mano para señalarlo, diciendo, “¡Un enemigo, al parecer!”

Cuando Corey dijo esas palabras, los otros cinco en su grupo dejaron la jaula simultáneamente, pareciendo despreocupados de que se rompiera. Uno tras otro, dispersaron heladas y desagradables expresiones, como si se prepararan para dejar tanto a Han Shuo como al dragón oscuro Gilbert atrás.

De su delegación de seis, el Hielo Celestial Corey era el más poderoso. De la presencia que venía de él, parecía ser un espadachín mágico. La espada larga en su mano contenía una enorme aura helada, que estaba mezclada con una pura y helada energía divina, llevando una asombrosa similitud con la energía sagrada encontrada en los caballeros del templo de la Iglesia de la Luz.

Las así llamadas religiones eran así. Estas siempre intercambiarían plegarias a sus respectivos dioses por algo de energía divina. Incluso cuando fuera meramente una parte de energía divina era más que suficiente para que ellos trascendieran sus propias limitaciones y ganaran fuerza inimaginable para un hombre común.

Cuando él noto que los seis tipos del Santuario del Hielo trataban de rodearlo lentamente, Han Shuo no pudo evitar fruncir sus cejas. Si hubiera sido sólo el Hielo Celestial Corey, él no habría tenido miedo, después de todo él tenía una confianza extrema en él. Sin embargo, si esos cinco expertos del grado sagrado estaban en la escena, él sentiría que de alguna forma tendría dificultades para manejarlos a todos juntos.

Especialmente, entre los cinco, dos eran magus sagrados de agua. En ese momento, ellos ya habían comenzado a cantar sus hechizos. Repentinamente, toda la segunda capa del mundo subterráneo parecía haberse transformado en un mundo de hielo y nieve. Un frio que helaba los huesos lleno toda la región.

“¡Amigo, no importa quien seas, no pienses que podrás dejar este lugar en este día!” Corey avanzo hacia Han Shuo un paso a la vez mientras los encantamientos de sus subordinados humeaban a través del aire. La espada larga en su mano gradualmente se cubrió con una capa de escarcha destellante como diamantes, conteniendo una incomparable aura helada.

“¿Uniéndose para rodearme? ¡Jajaja, ser rodeado es la última cosa a la que le temo!” Han Shuo repentinamente ya no se encontraba ansioso. Riendo malévolamente, el saco el bastón esquelético de sus manos y siguió con cantos de hechizos de necromancia. Criaturas no muertas aparecieron a su alrededor una tras otra.

Antes de que Corey pudiera acercarse a él, cada espacio vació a su alrededor comenzó a llenarse hasta que ninguno quedo, todos ocupados por numerosas y apretadas criaturas no muertas.

Comenzando desde los más bajos esqueletos guerreros y necrófagos, hasta los caballeros malvados, demonios de hueso y señores de las momias, una completa gama de no muertos fue invocada. Entre todos estos,  había un puñado de zombis totalmente desconocidos cada uno llevando armaduras de apariencia extraña. Entre esos estaba el zombi élite de metal sujetando el bastón dorado que destellaba con rayos dorados, mientras el zombi élite de fuego llevaba el Loto de Fuego que pulsaba con llamas.

“¡Tú, tú en realidad eres un maldito nigromante!” Corey fue sacudido, de alguna forma aturdido por las incontables criaturas no muertas que Han Shuo invoco.

“Jejeje. ¿Y que si eres un nigromante? Tenemos aprisionada a toda la tribu de dragones oscuros en nuestras manos. Con solamente un enorme equipo de criaturas no muertas de bajo nivel, ¿exactamente qué piensas que puedes hacernos?” Corey estaba muy confiado, obviamente sin ver a esas criaturas no muertas como una amenaza.

“¿Débiles?” Han Shuo resoplo. Poco después, él interiormente le dio una orden a los cinco zombis de élite. ‘Encuentren una oportunidad para formar la Formación No Muerta de los Cinco Elementos’.

(Nota: La “Gran Formación de los Zombis Divinos y los Cinco Elementos” ahora será renombrada a “Formación No Muerta de los Cinco Elementos”)

Como el pequeño esqueleto estaba ocupado fusionando su alma con el Cristal del Origen que contenía el elemento puro de la muerte, no apareció en esa ocasión. Pero con los cinco zombis élite, además de los tres caballeros malvados y el señor de las momias, Han Shuo tenía confianza de que pudieran mantenerse ante los seis del Santuario del Hielo.

Pero habiendo dicho eso, como una garantía de seguridad, Han Shuo dejo que los zombis élite se prepararan para desplegar la Formación No Muerta de los Cinco Elementos. A pesar que los cinco zombis élite aún no podían fusionar completamente sus energías, basado en lo que el pequeño esqueleto le dijo anteriormente, Han Shuo noto que incluso la actual Formación No Muerta de los Cinco Elementos a medio completar aún liberaba un formidable poder de fuego.

“¡Maestro, quiero venganza, quiero matarlos!” el dragón oscuro Gilbert rugió con rabia.

“¿Con qué? ¿Sólo contigo?” Corey resoplo en el tono más despectivo posible. Después de eso, con una aversión en sus ojos, rugió, “¡Limpien a estas asquerosas criaturas de necromancia por mí!”

Ante las palabras del Hielo Celestial, aquellos detrás de él que habían estado cantando cesaron abruptamente. Poco después, la región entera se transformó a la perfección en un mundo de hielo y nieve. Vientos frígidos de aire engulleron a todo el valle. Enormes estalactitas y granizos del tamaño de molinillos cayendo desde el cielo, directamente en los no muertos que se reunían en el cañón.

¡La liberación mágica de un magus de nivel sagrado era en efecto aterradora e incluso más cuando era desplegada por dos magus simultáneamente!

Todo el cañón se convirtió en una horrible escena de estalactitas y granizos cayendo desde cada dirección. De la tremenda cantidad de criaturas no muertas que Han Shuo invoco, los rangos bajos como esqueletos guerreros y necrófagos, fueron aplastados unos tras otros.

En nada de tiempo, varios miles de criaturas no muertas fueron machacados en el suelo por las estalactitas y el granizo. Pero con las criaturas no muertas con el nivel de los guerreros de odio y superiores, sus resistentes cuerpos eran capaces de resistir el ataque. Naturalmente, el demonio de hueso y el señor de las momias, criaturas de semejantes niveles no tenían ni un rasguño.

El aura que hacía temblar los huesos se extendió para cubrir todo el gran cañón, causando que incluso los dragones oscuros encerrados en la jaula temblaran y crujieran. Pero tan lejos como a los no muertos les preocupaba, las bajas temperaturas nunca serian una amenaza para ellos. Bajo el torrente de estalactitas y granizo, las criaturas no muertas restantes, estaban alineadas para lanzar un ataque hacia Corey y su grupo.