Capítulo 463: Un gran regalo


Excepto por todo lo relacionado con el Cristal del Origen, Han Shuo le contó toda la historia de su encuentro con el viejo monstruo y Tiana en el Cañón Tarrag. Incluso el incidente en la Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz localizada en el Imperio Oden fue revelado.

Cándido era todo oídos mientras él describía los acontecimientos desde el inicio hasta el final y sus cejas se unieron con firmeza.

“Señor Cándido, sobre esos verdaderos poderes del Continente Profundo y la gente de la Raza Alma, ¿tienes algo de conocimiento de ellos?” La razón por la que Han Shuo revelo todo era para preguntarle a Cándido si él estaba consciente de sus existencias.

“Tiana es la protectora del Imperio Kasi. En ese imperio, Tiana es un ser sagrado. Ella es un personaje de la misma era que él magus oscuro divino Ayermike Cotton de nuestro Imperio Lancelot. ¡Verdaderamente no esperaba que aún siguiera con vida!” Cándido exclamo.

¿Ayermike Cotton? ¡¿Un personaje de su época?! Han Shuo se sobresaltó.

Ayermike Cotton era uno de los personajes con más reputación en la historia del Imperio Lancelot. Fue gracias a su existencia que el Imperio Lancelot estaba establecido y poseía semejante poder tan fuerte e influencia en los días actuales.

¡Sin embargo, Ayermike Cotton el magus oscuro divino fue un personaje de hace 500 años! Habiendo aprendido eso de Cándido, él entonces se dio cuenta de que tanto había vivido Tiana en realidad. ¡No era de extrañar que incluso Stratholme el antediluviano viejo monstruo que había vivido a través de dos dinastías se refiriera a ella como ‘hermana mayor’!

“Además de Tiana, sobre esos de la Iglesia de la Luz y la Raza Alma, ¿su señoría conoce sus orígenes?” Han Shuo pregunto mientras miraba fijamente a Cándido.

“Ese caballero divino y magus de luz divino de la Iglesia de la Luz que mencionaste, he leído un poco sobre ellos en los registros antiguos. Ambos son existencias famosas en la Iglesia de la Luz por sus fuerzas hace algunos cientos de años. Todo el mundo asumió que ambos murieron de vejez. Inesperadamente viven hasta los días presentes”.

“En cuanto a la Santidad y esos de la Raza Alma del Cañón Tarrag, no tengo idea. De no ser por ti diciéndome estas noticias, quizás yo nunca habría aprendido de semejantes personajes del Continente Profundo. Estos seres están más allá de cualquier cosa que pueda imaginar”, Cándido se lamentó mientras sacudía repetidamente su cabeza y suspiraba.

Aunque el conocimiento de Cándido era bastante limitado, Han Shuo aprendió por lo menos, el origen de Tiana y que ella era la protectora del Imperio Kasi.

“Bryan, ¿tú quieres decir que ya tienes la fuerza de Stratholme y Tiana?” Después de un largo tiempo, Cándido repentinamente pregunto mientras lo miraba fijamente.

Sólo entonces, Han Shuo menciono que combatió hombro a hombro con Stratholme el viejo monstruo y revelo el encuentro con la Raza Alma. Cándido pronto descubrió un pequeño detalle – ¡Han Shuo y Stratholme eran seres de la misma clase!

No había nada que valiera la pena esconder, así que Han Shuo asintió y tranquilamente lo admitió, “Creo que ahora poseo la así llamada fuerza de un semidiós”.

“¡Increíble, verdaderamente increíble!” Cándido hablo algo incoherente y murmuro, “la Señora Grace es verdaderamente milagrosa. No es de extrañar que dijera que tú podrías traerle al Imperio Lancelot un nuevo futuro. Con la presencia de una existencia como la tuya, cualquier nación puede crecer enormemente”.

“Podría o no, eso no lo sé, pero ahora sé que Stratholme no aparecerá en los siete grandes ducados por un buen tiempo y la Alianza Mercantil Brut recién ha perdido a su magus sagrado de trueno Reynold. Dado que las bestias mágicas del Cañón Tarrag rondaron por todas sus calles perturbando a los residentes, además del grupo de la Raza Alma de origen desconocido, considero que no tendrán la capacidad de lidiar con otros asuntos”.

“Ahora es el mejor momento para que nuestro Imperio Lancelot envié tropas y derribe a los siete grandes ducados. ¡Es ahora o nunca!” Han Shuo le explico ambiciosamente a Cándido.

“Bryan, ve a encontrarte con Su Majestad. ¡Creo que Su Majestad te apoyara completamente!” Cándido lo apuro. Parecía que también tenía una picazón por el asunto.

Han Shuo asintió. Después de comprobar su identidad como un Enviado del Cuarto Sol Oscuro con Cándido, y sin avisarle a Emily, él se dirigió directamente al palacio imperial por medio de las matrices de transporte de los cuarteles del Manto Oscuro.

“Bryan, tú bufón, desapareciste repentinamente por tres años. ¡Finalmente has regresado!”

Lawrence, el rey del Imperio Lancelot, personalmente fue a recibir a Han Shuo cuando escucho que él había solicitado reunirse con él y rio de corazón tan pronto como lo vio.

Comparado con hace tres años, el Lawrence de ahora tenía una mayor conducta imponente de un monarca que sostenía el poder de dictar las vidas y muertes de otros. Lucia incluso más maduro y experimentado. Incluso intencionalmente mantenía una barba sobre su originalmente limpia barbilla. Sus ojos transmitían sabiduría y prudencia.

“¡Su Majestad, largo tiempo sin verlo!” Han Shuo dio un paso al frente con una ligera sonrisa. Inclinándose ante Lawrence, continúo, “¡Su Majestad, tengamos una charla a solas!”

Lawrence sacudió su mano hacia sus guardaespaldas imperiales y los envió lejos, “¡Todos pueden retirarse!” Después de eso, condujo a Han Shuo de regreso al gran salón, riendo a carcajadas dijo, “así que en realidad seguimos siendo buenos amigos lejos del ojo público. ¿Cómo es que has recordado visitarme en esta ocasión?”

“¡Vine aquí con la intención de presentarte un gran regalo!” Han Shuo sonrió.

“¿Oh? ¿Un gran regalo?” Lawrence pregunto fascinado.

“¡Los siete grandes ducados!” Han Shuo proclamo.

El cuerpo de Lawrence se sacudió. Sus ojos explotaron con helados rayos que uno no se atrevería a ver directamente. Con emoción en su voz, pregunto, “Bryan, ¿tienes confianza sobre esto?”

Han Shuo asintió y nuevamente revelo lo que le dijo a Cándido.

Para el momento en que completo su historia, Lawrence tembló desde su cabeza hacia abajo. Se apoyó con firmeza en Han Shuo con sus dos manos, sus feroces ojos ardían en él y con una voz sorprendida pregunto, “Bry… Bryan, ¿quieres decir… Quieres decir que ahora posees la fuerza de un semidiós?”

“¡Es correcto!” Han Shuo afirmo.

“¡Bien! ¡Bien! ¡Bien!” Lawrence aulló con una risa con su rostro hacia el cielo. Luego continúo con una amplia sonrisa, “¡después del honorable Ayermike Cotton, finalmente nuestro Imperio Lancelot nuevamente fue bendecido con un ser semidiós! ¡Jaja, desde ahora, nadie se atreverá a ser indiferente a las poderosas existencias de mi Imperio Lancelot!”

“No celebres tan pronto. Como recién te dije, una existencia semidiós no es la cima de la fuerza en el continente. Además, no soy el único con la fuerza de un semidiós. Tiana del Imperio Kasi es otra. ¡En los cuarteles de la Iglesia de la Luz en el Imperio Oden, hay más de una existencia semidiós!” Han Shuo mojo a Lawrence con agua helada cuando vio que estaba tan emocionado que casi se volvía loco y temía que dependiera mucho de él.

“¡Lo sé, lo sé!” Lawrence dijo con una voz exaltada. “Desde luego que lo sé. Pero contigo en el Imperio Lancelot, me siento mucho más tranquilo en mi corazón. He tenido largos pensamientos de conquistar la Alianza Mercantil Brut y el Imperio Kasi, pero siempre los he dejado a un lado debido a toda clase de preocupaciones. ¡Pero ahora, nuestro Imperio Lancelot realmente puede flexionar sus músculos militares!”

“Muy bien. Sé que no harías nada tan apresurado. Hmm, puedes iniciar primero con los siete grandes ducados. De los siete, el Ducado Helon y el Ducado Boulet se han aliado en secreto conmigo desde hace tiempo. Mientras nosotros pongamos eso encubierto, sin Stratholme el viejo monstruo apareciendo para boicotearnos, el ataque a los siete grandes ducados definitivamente está en la bolsa”, Han Shuo dijo con una voz profunda.

“Muy bien, respaldare completamente tu campaña. Cualquier recurso militar o físico que requieras, dilo, ¿qué necesitas? ¡Dímelo y yo te proveeré con todos los recursos de mi reino!” Lawrence cortó directamente al punto. Parecía determinado a respaldar firmemente a Han Shuo.

“Francamente, la estrategia militar no es mi fuerte”, Han Shuo respondió con una sonrisa amarga. Después de pensarlo por un momento, continúo, “en cuanto al ataque a los siete grandes ducados, es mejor si sólo dejo que tú y tus hombres discutan y lidien con ello. Oh, por cierto, sería mejor que Dorcas sea elegido como el comandante para este asunto. Este tipo ha vagado por los siete grandes ducados en los pasados últimos años y por tanto está completamente familiarizado con la situación allí. Además, él tiene experiencia en la estrategia militar. ¡Confió en que el será un digno comandante!”

“¡No hay problemas, me encargare de hacer los arreglos! ¡Descansa tranquilo, sin el acecho de Stratholme en esta ocasión, los siete grandes ducados seguramente se rendirán ante el poderoso ejército de mi Imperio Lancelot!” Lawrence aseguro.

“Entonces está bien, tengo que decir que ya dije lo que debía decir. Creo que tú necesitas algo de tiempo para prepararte. ¡Tengo que retirarme! Yo tengo que hacer el tiempo para ver a mis señoras. ¡Si no las veo lo más pronto posible, estas seguramente comenzaran a quejarse!” Han Shuo le dijo sonriendo a Lawrence.

Después de recibir guiños significativos de Han Shuo, Lawrence empatizo y dijo, “Lo entiendo. ¡Jaja, adelante y paga tus ‘deudas’! Oh, cierto, tú mansión ha sido reconstruida y todos los sirvientes están allí. Incluso ahora y entonces, Phoebe, Fanny y los otros se quedan allí por algunos días. ¡No olvides que tú todavía tienes un hogar en Ciudad Ossen!”

Anteriormente, durante el levantamiento de Ciudad Ossen, en una noche, muchas mansiones de los nobles fueron destruidas en pilas de humo. La mansión que él recibió como un conde no fue una excepción a ese pesado daño. Originalmente, Han Shuo pensó que la mansión fue completamente arruinada. Al parecer Lawrence en efecto se preocupaba mucho por él, tanto como para reconstruir completamente su casa.

“¡Gracias, Su Majestad!” Han Shuo respondió. Sin decir nada más, dejo el palacio.

“¡Un experto semidiós! La Señora Grace es en efecto una vidente admirable. ¡Bryan, oh Bryan, tú verdaderamente eres mi estrella de la suerte!” Lawrence murmuro suavemente después de que este se marchó.