GDK – Capítulo 458

0

Capítulo 458: Dominio de la divinidad


Han Shuo y Stratholme el viejo monstruo se miraron entre sí. Se dieron cuenta de que La Santidad que Tiana había mencionado, estaba de pie frente a ellos.

Ese experto que poseía la fuerza de un dios. Tan pronto como ella llego, ambos parecían estar envueltos por una fangosa y pantanosa energía. ¡Simplemente agitar sus dedos probaba ser un reto!

¡Dominio de la Divinidad!

Una mirada de un aturdimiento aterrador apareció en los ojos de ambos. Esa clase de energía que causaba el deseo de arrodillarse y adorar en sus corazones e incluso era difícil el moverse de la cabeza a los pies, semejante poder que sólo un verdadero dios podía poseer como la leyenda decía, ¡una energía que incapacitaba a los meros mortales que se acercaran para enfrentarla!

“¡Santidad!” Las dos existencias semidioses de la Iglesia de la Luz se postraron simultáneamente, llevando una expresión respetuosa en lo más profundo de sus corazones.

“¡Su Santidad!” Incluso Tiana representaba un comportamiento solemne con una expresión grave.

Sin embargo, Han Shuo y Stratholme eran incapaces de ver claramente la apariencia del ser que recién había llegado. Pero esa aura sagrada omnipresente, no obstante era impresionante. Parecía haber una hermosa canción exaltando al Dios de la Luz mezclada con el aura sagrada que estaba reverberando en las profundidades de sus almas.

Esa voz llevaba un poder oculto que podía llamar a los prejuicios y emociones de alguien mientras cantaba las alabanzas. Han Shuo gradualmente perdió la fuerza en sus manos y pies, mientras pensaba que estaba dispuesto a lanzarse a sí mismo al abrazo del Dios de la Luz y desde ese momento servirle por siempre a Él con la máxima dignidad.

‘¡No es bueno!’ Han Shuo se estremeció y volvió a sus sentidos.

Por ahora, estaba completamente seguro de que el poder sagrado que había sentido previamente venir de la Montaña Sagrada originalmente era de esa Santidad de la Iglesia de la Luz. Fue únicamente debido a la gran distancia y la amplia dispersión del poder sagrado de la Santidad para cubrir toda la Ciudad Sandro que él no había sentido mucha molestia la última vez.

Quizás el aura sagrada era naturalmente liberada y no estaba apuntada a Han Shuo y Stratholme, pero debido a su poderosa existencia como un dios y a la enorme cercanía con ellos que encontraron particularmente difícil el resistirse y gradualmente desear el entregar sus corazones y almas.

Todos esos años de practicar las artes demoníacas habían templado su voluntad y le habían dado una soberbia tenacidad a diferencia de cualquier otro, sumergió su consciencia en el lugar del Filo Cazador de Demonios, el cual aún continuaba hibernando en su cuerpo. Estimulaba constantemente su consciencia usando el ilimitado deseo despiadado de destruir que el Filo Cazador de Demonios emitía, por ello su consciencia había estado invariablemente sobria y calmada todo el tiempo y no se hundió en el Dominio de la Divinidad.

“¡Limpiar!” El viejo monstruo desenvaino su espada larga. El aura de pelea sin forma reverberaba dentro de la espada golpeando y produciendo un sonido peculiar que él usaba para resistir la corrosiva influencia de la energía divina.

Stratholme tenía una expresión grave nunca antes vista. Sus cejas estaban fuertemente unidas y su aliento parecía de alguna forma irregular. ¡Obviamente ejerció toda su fuerza para resistir!

Buzz… Buzz…

Ese fuerte y claro zumbido que venia del rey de seis cuernos de la Raza Alma, parecía haber envuelto de pronto por completo la Montaña Sagrada. Una helada y desolada aura que no portaba ni un sólo rastro de humanidad, como si cuchillas de hielo indestructibles llenaran cada espacio de la región.

Ese sonido de zumbido del rey de la Raza Alma que originalmente era extremadamente desagradable en los oídos de ambos, repentinamente se volvió incomparablemente placentero. Fue gracias a la repentina llegada de ese zumbido, que el tentador poder divino descargado por la Santidad, ¡pareció haber sido desgarrado por una afilada espada, arrasándolo completamente!

“¡Qué aterradora energía!” El viejo monstruo grito con sorpresa con un miedo ligado a su corazón después de dejar salir un suspiro de alivio.

“Intercepten primero a los atacantes. ¡En cuanto a esos dos, nos encargaremos de ellos después de que la Raza Alma se retire!” Un gentil, bello y dulce grito, repentinamente sonó desde fuera de la boca de la cueva separada por la gruesa capa de hielo.

“¡Si, Santidad!” Incluyendo a Tiana, las tres existencias semidioses respondieron al mismo tiempo.

¡Whoosh! El rey de seis cuernos de la Raza Alma de piel verde y cola como pitón fue el primero en llegar frente a la boca de la cueva. Justo después de eso, cuatro expertos de cinco cuernos de la misma raza se mostraron y se colocaron de pie detrás de su rey.

Sin ningún intercambio o incluso ninguna acción innecesaria, las cinco personas de la raza alma, inmediatamente hicieron un movimiento y atacaron a las pocas personas que bloqueaban la cueva.

La silueta de una persona en un vestido tan blanco como la nieve repentinamente apareció. La Santidad, vestía un atuendo de Sacerdote Blanco, cuando ella giró su atención para repeler al rey de seis cuernos, Han Shuo y Stratholme finamente pudieron ver la apariencia de la Santidad que habían escuchado pero no pudieron ver.

Era una hermosa chica de apariencia joven. Tenía una sonrisa dulce y pura en su rostro. Solamente por su apariencia, ella daba cierta apariencia de una implacablemente pura y sagrada calidad. Además de ese extremadamente refinado temperamento que ella emitía naturalmente, esa joven parecía haber nacido para difundir la gloria del Dios de la Luz.

Hermosa, sagrada y majestuosa eran las sensaciones más intuitivas que Han Shuo tuvo por ella, lo que lo hizo momentáneamente arrojar el sentimiento de disgusto que tenía por la Iglesia de la Luz. Fue como si a través de esa hermosa joven tuviera todas las características deseables de una mujer. Sólo la palabra ‘perfecta’ era adecuada y apropiada para describir su apariencia inmaculada.

Esa joven salió y agraciadamente llego ante el rey tribal de seis cuernos, sosteniendo el Santo Grial que chispeaba una destellante luz sagrada. Había agua sagrada fluyendo dentro de este.

Para proceder, ella giro el Santo Grial en su mano. Una enorme fuerza con un peso parecido a una montaña pareció haber envuelto al rey de seis cuernos. Desde la perspectiva de Han Shuo y Stratholme, el cuerpo del rey de seis cuernos se estaba balanceando visiblemente con el Santo Grial.

Un zumbido maligno pronto resonó desde la boca del rey tribal de seis cuernos. Fue como si un dragón celestial ascendiera al cielo, su enorme cola se disparó a la velocidad de la luz, hacia el Santo Grial sostenido por la Santidad.

“¡Dong!” Un aterrador sonido parecía haber envuelto completamente la Montaña Sagrada. Temblores difíciles de ver a simple vista se dispararon. Como si fuera bombardeada por enormes explosivos, rocas despedazadas del tamaño de un puño llovieron hacia abajo desde la cima, desprendiéndose de la montaña.

La Montaña Sagrada se sacudió, como si un terremoto ocurriera en esa montaña de más de 9000 metros como el epicentro. Han Shuo y Stratholme, apresados en la cueva, sus cuerpos se sacudieron con el temblor.

Mientras tanto, los cuatro líderes de la Raza Alma que llegaron junto al rey de seis cuernos, tenían sus despiadados ojos verdes centrados en Tiana y las otras dos existencias semidioses. Comenzaron a atacar al trío casi exactamente cuando el rey hizo su movimiento. Los cuernos en sus cabezas comenzaron a irradiar con una nefasta luz verde. Han Shuo que ya había tenido un bocado de esa incomodidad, inmediatamente entendió que era otro ataque al alma.

“Debemos encontrar una forma para irnos. ¡Si no podemos irnos en este momento, entonces no tendremos otra oportunidad!” Stratholme le dijo apurado a Han Shuo mientras sus ojos seguían de cerca la batalla capaz de sacudir el mundo desde la gruesa capa de hielo.

¿Cómo podría Han Shuo no saber qué tan desfavorable era la situación? Esa cueva era resguardada con una capa de energía divina de esa Santidad. Incluso las rocas sólidas estaban llenas de energía divina. La barrera de hielo desplegada en la entrada por Tiana, también estaba reforzada por la energía divina de la Santidad. Incluso Han Shuo sentía como si llegara al final de su ingenio.

No había alternativas. ¡Entonces debía intentarlo con el zombi élite dorado! Después de llegar a esa decisión, inmediatamente invoco la zombi élite de metal. El zombi destellaba con rayos dorados desde su cabeza hasta sus pies apareciendo desde el inframundo. Después de que Han Shuo ordeno, intento excavar para abrir un túnel por medio de su habilidad para manipular el metal y la roca.

¡Dang! ¡Dang! Un extraño sonido repentinamente sonó bajo sus pies. Han Shuo giró su atención y vio que el zombi élite de metal se encogió de hombros impotente y le transmitió, “las rocas aquí están mezcladas con impurezas extrañas. Sus atributos han cambiado. ¡No puedo abrir un camino!”

“¡Esa maldita Tiana!” Han Shuo maldijo y su mirada se volvió algo fea.

Al parecer sin importar el momento, él no debía revelar su carta secreta de triunfo. La última vez cuando escaparon del rey de la Raza Alma, Tiana vio que él hizo uso del zombi élite de tierra para excavar un túnel con el fin de escapar. En esa ocasión, ella ciertamente le dijo a la Iglesia de la Luz sobre lo milagroso de él, por tanto la Santidad de la Iglesia de la Luz inyecto energía divina dentro de las rocas.

Con su ruta de escape bloqueada, ellos obviamente no les darían ninguna oportunidad de retirarse con rollos de magia espacial. Bajo los efectos del Dominio de la Divinidad, incluso un magus sagrado espacial no sería capaz de marcharse fácilmente usando las leyes espaciales, dejando impotentes a Han Shuo y Stratholme quienes meramente tenían rollos de magia espacial.

“¿Puedes hacerlo?” Cuando Stratholme vio que el guerrero zombi de Han Shuo no tenía efecto y escucho como maldecía a Tiana, inmediatamente entendió que ocurría. Su corazón se hundió y tuvo sentimientos de impotencia.

Sacudiendo su cabeza, Han Shuo respondió con una sonrisa amarga, “Tiana nos vendió. ¡Incluso mi carta de triunfo fue bloqueada!”

Mientras hablaba, tenía una firme expresión en sus ojos. Comenzó a considerar internamente si debería desplegar el Desmontaje de Sangre Demoníaca para escapar. Hacer eso quizás le causaría el quedar seriamente herido, pero era su única forma de salir.

“Padre, tú quieres abrir esta cueva ¿no es así?” en ese momento el zombi élite de metal repentinamente le transmitió.

“¡Si, pero al parecer ahora ya no hay esperanza!” Han Shuo respondió sin pensar, todavía considerando si debería desplegar inmediatamente la técnica demoníaca de escape.

Justo después de que terminara esas palabras, el zombi élite de metal repentinamente saco el tesoro de atributo metal que obtuvo del lugar extremo de metal – El Bastón Dorado. ¡Mientras Han Shuo no estaba prestando atención, ese valioso tesoro de atributo metal lentamente creció insanamente, convirtiéndose en un enorme pilar que destellaba con una luz dorada!