GDK – Capítulo 457

0

Capítulo 457: Truco


Ningún ser menos poderoso que Han Shuo podía eludir su consciencia, permitiéndole tener un panorama general de la situación en Ciudad Sandro.

Ese lugar en verdad valía el ser la ciudad más cercana a la Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz. A través de su consciencia, descubrió que había una abundancia de seguidores de la Iglesia de la Luz llevando energía sagrada en sus cuerpos, toda la Ciudad Sandro rebosaba con iglesias, numerosas torres mágicas fueron alzadas y la energía sagrada se impregnaba en cada esquina de la ciudad.

Por donde quiera que la consciencia pasaba, todos y cada uno de los expertos en las proximidades aparecerían en su percepción. Sintió que un magus sagrado de luz estaba presente en la ciudad. No sólo eso, había toda clase de seguidores de la Iglesia que ocupaban cada grieta en la ciudad, entre los cuales un asombroso número eran poderosos expertos.

Mientras él extendía lentamente su poder de percepción, sintió ondas de energía sagrada chocando desde la Montaña Sagrada no lejos de la ciudad. La energía divina estaba forzando a las personas a postrarse en sus rodillas e inducia una tranquilidad en la mente, he incluso aquellos de mal carácter parecían significativamente dispuestos a servir.

Incluso para el Han Shuo sediento de sangre, bajo los efectos de esa energía sagrada, sintió que si él se rindiera y se arrepentía, sería absuelto de sus crímenes. Una chispa de energía que penetro en lo profundo de su alma llego entonces. Esa energía capaz de penetrar el alma poseía una intensa clase de propiedad seductora, una que podía convertir a la gente permanentemente en esclavos obedientes.

Han Shuo libero un ligero gruñido. Inmediatamente, su consciencia que estaba vagando en Ciudad Sandro, dejo de expandirse, retrocediendo en su lugar. También escondió la presencia saliendo de su cuerpo.

La energía divina transmitida de la cima de la Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz, hacia ciertos devotos, quizás concedía una enorme energía sagrada. Sin embargo, para cualquier persona ordinaria, esa clase de energía llevaba un enorme poder de atracción, las personas serían atraídas a lanzarse en el abrazo de la Iglesia, ofreciendo su firme convicción al Dios de la Luz.

Como el hereje que la Iglesia de la Luz deseaba eliminar, Han Shuo indudablemente entendió que significaba para una persona común cuando era expuesta a esa clase de energía divina con un poder de atracción añadido a sus almas. Semejantes prácticas de la Iglesia de la Luz obviamente no tenían relación con las prácticas transparentes que predicaban.

Después de retirar su consciencia, la sofocante presencia que lo había estado rodeando todo el tiempo no desapareció. Comenzando desde el Cañón Tarrag, los tres habían viajado a través de numerosas ciudades. Aun así, la marca en el alma del rey de seis cuernos de la Raza Alma, nunca había cesado.

Y en ese momento, esa asfixiante presión había crecido incluso más fuerte. Han Shuo pudo sentir criaturas de la Raza Alma acercándose rápidamente.

¡Ding!

Un agudo tintineo sonó en sus oídos. Era la advertencia temprana de su formación mágica, solo audible para él.

“¡Bryan!” ladro Stratholme el viejo monstruo. A juzgar por su voz, su cuerpo se debió haberse recuperado lo suficiente.

“¡En un segundo!” grito Han Shuo, desarmando la formación mágica a su alrededor. Luego abrió la puerta para salir junto a Stratholme y Tiana.

“¡Casi está aquí!” Había un rastro de una indudable angustia en el rostro del viejo monstruo. A pesar de sus preparaciones, cuando llego la hora de confrontar a ese aterrador rey tribal de seis cuernos, el viejo monstruo no pudo evitar su pesimismo sobre lo que ocurriría en el futuro.

“Necesitamos llegar de inmediato a las proximidades de la Montaña Sagrada. Cuando casi este aquí, inmediatamente irrumpiremos y esperaremos a que aparezca el rey de seis cuernos. Sólo cuando ambos lados peleen y estén lastimados tendremos una oportunidad”. Tiana permaneció incluso más agraciada y suntuosa, pero la mirada de su rostro crecía pesadamente, indicando que igual que Stratholme ella también estaba invadida con temor.

“Muy bien, entonces. Movámonos”, Han Shuo respondió concisamente.

Ninguno de los otros dos dijo nada más. Con Tiana mostrando el camino, el trío dejo calladamente Ciudad Sandro.

La Montaña Sagrada de la Iglesia de la Luz era tan alta que penetraba a través de las nubes. Los tres llegaron al pie de la montaña. Cuando observaron, parecía que incluso el domo azul del cielo era empujado por la Montaña Sagrada. Una sensación de paz y tranquilidad tocaba sus corazones.

“La Montaña Sagrada tiene 9763 metros de altura, con la Ciudad de la Luz localizada en la cima. Dentro se encuentran los más poderosos expertos de la Iglesia de la Luz protegiendo el lugar. Primero podemos infiltrarnos a medio camino de la montaña. Después, cuando el rey de seis cuernos casi llegue, correremos para entrar en la montaña”, Tiana le explico a Han Shuo y Stratholme cuando llegaron al pie de la montaña. Parecía muy familiarizada con la Montaña Sagrada.

Han Shuo y el viejo monstruo asintieron simultáneamente y Tiana no necesito explicar más. Procedió a dirigir a los dos volando a la mitad de la montaña.

“¡Síganme! Debemos encontrar un lugar para escondernos. Hay muchos expertos de la Iglesia de la Luz en la cima de la montaña. Dos de ellos son tan poderosos como nosotros. Uno es un magus divino de luz y el otro un caballero divino. Además de eso, hay una antigua Santidad. Sólo dios sabe desde cuando ha estado en los alrededores. ¡Si nuestra presencia fuera expuesta, seríamos eliminados por la Iglesia de la Luz incluso antes de que el rey de seis cuernos llegue!” Tiana le explico a ambos mientras volaban por la Montaña Sagrada.

Los tres eran seres con fuerzas de semidioses. Incluso cuando llegaran a los más de 9000 metros de la montaña, los tres se las arreglarían para volar.

Dado que llegaron a los cuarteles generales de la Iglesia de la Luz, Han Shuo recogió su consciencia y observo los alrededores solamente con sus ojos desnudos. De lo que observo, descubrió que desde el comienzo del pie de la montaña, estructuras de la Iglesia de la Luz cubrían toda la superficie. Decenas de miles de los seguidores de la Iglesia de la Luz vivían en esa elevada y enorme montaña.

“¡Por aquí!” Tiana grito, liderándolos hacia un risco en el medio de la Montaña Sagrada.

Detrás de ese risco había una cueva oscura. Después de que Tiana llevo a ambos para que aterrizaran en el precipicio, caminaron hasta allí.

Tan pronto como entraron en la cueva, Han Shuo encontró que la cueva en realidad no era tan oscura como parecía desde el exterior, por el contrario había unas cuantas lámparas mágicas. La caverna era extremadamente espaciosa, sin lugar a dudas excavada por el hombre.

“¿Huh? Hermana mayor Tiana, ¿has estado aquí antes?” Stratholme el viejo monstruo pregunto, asombrado.

“No, pero sentí que el lugar estaba deshabitado. Muy bien, nos quedaremos aquí hasta que llegue el momento. ¡Erm, déjenme desplegar algunos hechizos y formar una barrera para cubrir nuestras presencias!” Tiana respondió casi impulsivamente.

Ni Han Shuo o Stratholme la cuestionaron más. Tiana estaba de pie en la única entrada y salida de la caverna, saco su bastón celeste y recito lentamente encantamientos mágicos.

Abruptamente hizo una pausa en su encantamiento y escapo de la cueva como un rayo. Justo después de su salida, finalmente completo la frase final de su encantamiento. En un instante, el elemento agua a su máxima intensidad envolvió la única boca de la cueva. El energizado elemento agua se solidifico rápidamente. Antes de que Han Shuo o Stratholme pudieran reaccionar, un trozo de hielo de un metro de grueso sellaba la salida.

Las expresiones en los rostros de ambos dieron un giro. Stratholme estaba furioso y grito, “Hermana mayor Tiana, ¿qué significa esto?”

Dos presencias divinas descendieron de la cima de la Montaña Sagrada. Después de algunas respiraciones, llegaron junto a Tiana justo fuera de la cueva. Separados por el sólido hielo cristalino, Han Shuo pudo ver que uno de ellos vestía con un traje de Sacerdote de la Luz y el otro llevaba un atuendo de caballero divino. Ambos lucían muy jóvenes.

El dúo que descendió de la cima de la montaña a máxima velocidad y no hizo ningún esfuerzo en esconder las aterradoras presencias que salían de sus cuerpos. Por tanto, él inmediatamente tuvo la certeza de que eran el magus divino de luz y el caballero sagrado que Tiana anteriormente había mencionado. ¡Ambos eran seres semidioses!

“Tiana, lo has hecho bien. Podrás fusionarte fácilmente con tu Cristal del Origen en la cima de la Montaña Sagrada. ¡Nuestra Santidad te protegerá de la persecución de ese humanoide!” dijo el caballero divino de apariencia joven con una tierna sonrisa en su rostro.

“Bergson, ese joven Bryan es el gran hereje que has estado cazando. Has con él lo que desees. En cuanto a Stratholme, mientras entregue el Cristal del Origen del Aura de Pelea, lo dejaremos ir. ¡No tiene ningún conflicto con nuestra Iglesia de la Luz!” Tiana se sintió de cierta forma molesta en su corazón y rogó por el viejo monstruo.

“Lo siento, no soy el que decide ese asunto. Dejemos esa discusión hasta que se lo reportemos a La Santidad”, el caballero divino llamado Bergson se encogió de hombros, después sonrió y dijo, “¡sin embargo, si Stratholme está dispuesto a jurar lealtad y devoción al Dios de la Luz, entonces seguramente no habrá ningún problema!”

Repentinamente, ambos sintieron bocanadas de una intensa energía divina que envolvieron todos los alrededores de la cueva en un tiempo desconocido. Además del hecho de que Tiana había congelado su única ruta de escape, la situación parecía que no podía ser peor.

“¡Hermana mayor Tiana, nunca espere esto de ti!” Stratholme el viejo monstruo quien estaba atrapado en la cueva miro fijamente a Tiana. Su voz, aunque tranquila, llevaba una furia distintiva.

“Stratholme, lo siento, pero Bergson y yo somos muy buenos amigos. ¡Mientras entregues el cristal del aura de pelea, encontrare la manera de dejarte salir de la Montaña Sagrada con vida!” No había ni un rastro de remordimiento en el rostro de Tiana y ella se mantuvo agraciada y balanceada.

La aterradora presencia se acercaba rápidamente. Aunque ellos estaban separados por capas de barreras, Han Shuo y Stratholme aun así pudieron escuchar el extraño sonido de zumbido.

Al mismo tiempo, una hermosa y tierna melodía soplo de la cima de la Montaña Sagrada. Una oleada de energía sagrada poseída únicamente por los dioses cayó de la cima en un instante.