GDK – Capítulo 454

0

Capítulo 454: Saqueando tesoros


Cuando Han Shuo y Stratholme el viejo monstruo llegaron a la cima del altar, ninguno parecía tener ninguna vacilación en el asunto. Inmediatamente llevaron sus manos para tomar las doce esferas sostenidas por los carnosos tentáculos.

Sin necesidad de decirlo, Stratholme el viejo monstruo primero tomo la esfera con las luces radiantes de aura de pelea, mientras que Han Shuo apunto a la esfera que emanaba el aura pura de la muerte. Aparte de algún milagro, Han Shuo acababa de aterrizar justo donde se necesitaba, cerca del orbe que había estado mirando tan ansiosamente. Cuando él extendió su poderosa mano, sus uñas de un metro de largo se encogieron y desvanecieron bruscamente.

Justo antes de que su poderosa mano pudiera aterrizar en el orbe, ocurrió una anormalidad. Los doce tentáculos, que habían estado estáticos desde que se alzaron del altar, repentinamente comenzaron a agitarse frenéticamente. Para su sorpresa, él se las arregló para tomar nada más que el aire.

“¡¿Huh?!” Stratholme grito con sorpresa. Su cuerpo se agito a gran velocidad y capas de rastros fantasmales en sus manos podían verse. Sus ojos estaban fijos en el Cristal del Origen del Aura de Pelea sin abandonarlo ni un sólo momento.

Los doce tentáculos carnosos se sacudieron como si fueran un monstruo. Nubes una pesada niebla verde comenzaron a salir del medio del altar que en un instante se extendieron por toda la isla. Un escalofrió recorrió la espina de Han Shuo y él estaba seguro de que era algo muy malo.

Mientras tanto, los cuatro humanoides de cinco cuernos cubiertos de hielo por las hebras de aire de Tiana, dejaron salir sonidos de estallidos cuando sus pieles verdes hicieron contacto con la niebla.  Sus cuerpos tiesos comenzaron a temblar acompañados con sonidos de crujidos. Sus movimientos de forcejeos se volvieron más y más rápidos. Los dos líderes humanoides del altar les dispararon miradas heladas a Han Shuo y Stratholme respectivamente.

“¡Rápido! ¡Rompieron el sello!” advirtió Tiana ansiosamente, alzando su voz desde la distancia.

Han Shuo se recuperó de su trance y su yuan demoníaco comenzó a agitarse más rápido que nunca. El humanoide del altar cargo hacia Han Shuo y este último de pronto rugió.

Doce demonios místicos que se habían estado escondiéndose en los alrededores en un estado inmaterial repentinamente se solidificaron en cuerpos físicos. Todos y cada uno de ellos dejaron salir gritos malignos y horrorosos mientras se lanzaban hacia las doce esferas.

Han Shuo no le prestó atención al humanoide que se dirigía directamente hacia él, más bien acelero a su máxima velocidad y miro fijamente la esfera que desbordaba un aura pura de muerte.

Profundo dentro de su corazón se alzó una clase de sentimiento de no estar dispuesto. Aunque él tenía confianza en la velocidad de sus doce demonios místicos, la salida de la extraña esencia del altar junto a la niebla verde le dieron una palpitante desconfianza.

Por lo tanto no pudo poner toda su confianza en los doce demonios místicos. Él, también hizo un movimiento sin el menor signo de vacilación.

Buzz… Buzz…

Un zumbido insuperable sonó desde la mocosa boca en el centro del altar. Una espeluznante sensación que podía hacer que los pelos de uno se alzaran al máximo se disemino a través de la región en un segundo.

Ese zumbido era tan afilado como una espada y cargaba un insoportable poder de fuego que atacaba el alma. Comparado con el ataque al alma que el líder humanoide de cinco cuernos libero anteriormente, ¡este era diez veces más poderoso!

La conciencia de Han Shuo recibió un golpe antes de que fuera capaz de dispersarse completamente. El dolor punzante que le siguió excedió cualquier clase de dolor que Han Shuo hubiera sufrido en todos esos años.

Incapaz de soportar el dolor en su consciencia, él casi se desmayó y su visión se volvió borrosa. En sólo un segundo, una tierra fantástica apareció en su mente, sus manos y pies se volvieron helados y tiesos.

La conciencia de Han Shuo recibió un enorme daño. Su cuerpo cayó involuntariamente a través del aire.

Repentinamente, su consciencia aún alucinando, sintió doce pequeñas y consecutivas puñaladas de dolor. Desde luego, relativamente para el perforante zumbido en su consciencia, esa clase de dolor era totalmente insignificante.

Sin embargo, fue precisamente gracias a esas doce puñaladas de dolor proyectadas en su consciencia que él que había entrado en la tierra de fantasía debido a su desmayo, despertó. Su cuerpo no continúo cayendo indefenso hacia el suelo.

¡Al siguiente momento, se dio cuenta de que los doce demonios místicos que el dolorosamente había refinado tenían sus almas completamente aniquiladas!

El horrible zumbido estaba mezclado con la energía que atacaba el alma. ¡Dado que incluso su consciencia pudo sufrir un enorme daño, los doce demonios místicos refinados de su esencia de sangre claramente nunca podrían sobrevivir!

Después de haber recuperado en sentido, detuvo la caída de su cuerpo. Él de pronto encontró que justo a su lado había tres esferas emanando diferentes energías.

Una era el Cristal del Origen que contenía el aura pura de la muerte, otro el Cristal del Origen que contenía el elemento puro de la oscuridad. ¡La última esfera estaba brillando con la energía de la destrucción!

Quizás fue debido a que esas tres esferas eran la clase de tesoros que sólo un poder maligno estaría dispuesto a reunir. Cuando el espantoso zumbido comenzó, los doce tentáculos convulsionaron locamente y dejaron de moverse. Incluso cuando la consciencia de Han Shuo había sufrido un terrible golpe y casi cayó, al aferrarse a su determinación, él llego a esas tres esferas.

Desde luego, los doce demonios místicos habían jugado un papel también. De no haber sido por la muerte de los doce demonios místicos reflejando su dolor hacia su anfitrión, ¡este indudablemente habría caído en la gigantesca boca grotesca en el centro del altar!

Sin ninguna vacilación y con una gran dificultad, Han Shuo resistió la molestia en su cerebro, saco el Filo Cazador de Demonios que aún se encontraba en estado de hibernación e hizo uso de su filo para cortar los tres tentáculos. Subsecuentemente, su anillo espacial destello y los tres orbes entraron en el, junto con los tentáculos que los sujetaban.

Después de haber tenido éxito en recoger los tres Cristales del Origen, él se sintió de cierta forma más liberado del pesar de haber perdido sus doce demonios místicos. Con un vistazo, la mirada de Han Shuo cayó en el Cristal del Origen de Fuego a diez metros de él. Justo cuando estaba a punto de hacer un movimiento para tomarlo, escucho el grito del viejo monstruo, “¡Date prisa! ¡Salgamos a aquí!”

Ese grito de advertencia de Stratholme fue dado específicamente para Han Shuo. Él inmediatamente giro su cabeza para verlo y de pronto descubrió que su capa gris plateada estaba bañada con sangre fresca roja oscura en su color. Sus siete aperturas fluían incesantemente con sangre. Aparentemente la sangre fresca en su nueva capa era la suya.

El comportamiento fascinante y encantador que usualmente llevaba Stratholme se desvaneció. Su apariencia humillada hizo que Han Shuo de alguna manera sintiera miedo. Él ni siquiera había lidiado con la sangre fresca en su cuerpo, sino que tenía una mirada asustada en su rostro, mirando hacia la desagradable boca que había sido alimentada constantemente con cristales de bestias mágicas y corazones.

Siguiendo la línea de visión de Stratholme, no pudo evitar mirar abajo también.

Todo lo que él vio dentro fue una enorme cabeza verde cubierta de un grueso pus, forzando lentamente para salir. Han Shuo podía decir que era la cabeza de otro humanoide de piel verde. Éste tenía un cráneo que era más grande que los de aquellos líderes humanoides.

Sin embargo era más importante que ¡tenía seis cuernos en su cabeza!

Los humanoides de cinco cuernos ya poseían la fuerza equivalente a semidioses, entonces que tan poderoso debía ser ese humanoide de seis cuernos, ¡Han Shuo no se atrevía a imaginarlo!

Incluso con la sensible habilidad de su consciencia, él no pudo sentir la presencia que emergía de ese humanoide. ¡Basado en el entendimiento de Han Shuo por las artes demoníacas, estaba seguro de que ese humanoide poseía una fuerza más allá de cualquiera en la región!

No era de extrañar que Stratholme el viejo monstruo estuviera asustado y quisiera retirarse. ¡Estaba aterrado de que ese humanoide que estaba a punto de alzarse tuviera la fuerza de un verdadero dios!

“¡Corre!” Tiana grito con el máximo de su fuerza. Han Shuo sintió que ella inmediatamente había puesto sus palabras en acción. ¡Su presencia se volvió más y más lejana de esa región!

“¡Corre!” el viejo monstruo grito nuevamente. Se giró en un parpadeo a los Cristales del Origen restantes que casi estaban a su alcance y se marchó a una velocidad incluso más rápida que cuando llego.

Dado que su cuerpo estaba actualmente seriamente herido y que aún era capaz de desplegar su habilidad con una velocidad mayor que cuando entro, eso era suficiente para mostrar que él forzó su energía para escapar.

“¡Mi… Mi Cristal del Origen de Trueno!” El gemido irreconciliable de Reynold vino desde la distancia. Estaba saltando de arriba hacia abajo como si hubiera perdido su mente. Sin embargo, Stratholme el viejo monstruo no era alguien muy amable y no se detendría ni por un momento para ayudar a Reynold a tomar el Cristal del Origen de Trueno no muy lejos de él.

En ese punto, Han Shuo no vacilo. Justo cuando el viejo monstruo hizo su movimiento, él también reunió toda la energía dentro de su cuerpo para escapar. Le dio una última mirada de lamento a las esferas restantes antes de finalmente retirarse.

De las doce esferas, él había obtenido tres. Sin embargo, los orbes que contenían el aura de pelea y el elemento puro de agua, estaban perdidas. El viejo monstruo parecía haber tenido éxito al recogerlas. Siete Cristales del Origen, incluyendo el Cristales del Origen del Trueno, se encontraban inmóviles como antes.

¡Sin embargo, ninguno de los dos se atrevía a permanecer más para recogerlos!

Inusualmente, en lugar de perseguirlos cuando escapaban, los humanoides de cinco cuernos se reunieron en la enorme boca donde el aterrador humanoide de seis cuernos estaba luchando para liberarse. Todos juntos se unieron para estirar la enorme boca, ayudando al humanoide de seis cuernos a liberarse.

“¡Mi… Mi… Mi Cristal del Origen!” el magus sagrado de trueno Reynold de la Alianza Mercantil Brut murmuro alarmado mientras miraba el Cristal del Origen de Trueno en la distancia, mientras saltaba.

“Si aún no te vas a ir, entonces debería morir aquí” dijo Stratholme del viejo monstruo quien estaba escupiendo sangre después de llegar junto a Reynold. Después de darle esa alerta final, se escurrió hacia el exterior sin darle otra mirada a Reynold.

“Mi… Mi… Cristal del Origen…” Repentinamente, Reynold ya no saltaba con furia, más bien parecía que miraba aturdido, boquiabierto y en blanco hacia el Cristal del Origen que emitía el aura elemental pura. Han Shuo había viajado la distancia de un kilómetro y llego a un lado de Reynold. Le dio una mirada a este, que tenía una expresión estupefacta y en blanco, pero no dijo ni una palabra. Rápidamente se disparó para seguir por detrás a Stratholme.

Reynold era un magus sagrado de trueno de la Alianza Mercantil Brut. Han Shuo tenía una impresión poco favorable hacia la Alianza. Reynold, quien había participado activamente en los asuntos de gobierno de la Alianza Mercantil Brut, quizás incluso había asaltado en secreto a Ciudad Brettel en el pasado. Más importante que eso, era inevitable que los dos se enfrentaran en el futuro. En ese punto a Han Shuo no le podía importar menos si Reynold vivía o moría.