GDK – Capítulo 452

0

Capítulo 452: Cuchillas demoníacas


El bastón celeste se materializo en la mano de Tiana e inmediatamente, el elemento agua vino a la vida en la región que recién había recuperado la presencia de elementos. El aire seco ahora estaba lleno de humedad, mientras la manta de niebla que estaba alrededor de Tiana crecía más gruesa.

“Reynold, hazte cargo de esos fuera del perímetro. Ustedes dos estén cerca para tomar los Cristales del Origen. Yo desplegare magia desde los costados para apoyarlos”. Tiana directamente se eligió como la líder, mientras el bastón en su mano comenzó a absorber rápidamente el rico elemento agua en la región.

“¡Vamos!” grito el viejo monstruo Stratholme en voz baja. Una espada larga simple y sin adornos del ancho de dos dedos cayó en sus manos. Inmediatamente después de hablar, voló cientos de metros al frente, cargando directamente hacia los humanoides, quienes estaban realizando alguna especie de ceremonia retorcida.

Han Shuo estaba desarmado. Cuando vio que Stratholme se movió de repente, él se redujo a una nube de luz negra y lo siguió de cerca. Mientras estaba en el aire, las diez uñas de sus dedos crecieron rápidamente. Dentro de un parpadeo, estas eran de un metro de largo. Sus aterradoras uñas destellaban con el brillo incisivo del filo de un cuchillo.

‘Cuchillas Demoníacas’ era un arte demoníaco que sólo podía ser practicado por alguien que había alcanzado el Reino Carnal sólo cuando el cuerpo del practicante demoníaco pudiera acelerar el repentino crecimiento de garras demoníacas. Naturalmente, aquellos en las sectas demoníacas no llamarían a sus propias uñas sin importar lo largas que fueran ‘garras’, por ello estas fueron renombradas como ‘Cuchillas Demoníacas’.

Después de que las uñas de un metro fueran inundadas con yuan demoníaco, las Cuchillas Demoníacas verdaderamente se asemejarían a las cuchillas afiladas, incluso en ocasiones serían más afiladas que algunas armas regulares de grado A.

Cuando Stratholme el viejo monstruo finalmente encontró el tiempo para dar un vistazo hacia atrás, quedo sorprendido por el bizarro cambio en las dos manos de Han Shuo, preguntándose, ¿este chico es humano? ¿Cómo son sus uñas tan afiladas como los más afilados cuchillos?

Buzz… Buzz…

Los humanoides en el medio de la procesión inmediatamente sintieron un peligro entrante. Estos dejaron salir un ruido perforador de oídos que resonó a través del cielo. Para aquel que no fuera un experto verdadero como Han Shuo y los otros tres, alguien como Cecilia, ese zumbido por sí solo podría causar que sus tímpanos se rompieran.

“Yo iré a la derecha y tú toma la izquierda. ¡Vamos a movernos!” Stratholme el viejo monstruo grito en voz alta. Una insana luz gris apareció en su guapo rostro. Antes de que Han Shuo pudiera contestar, la velocidad del viejo monstruo se multiplico abruptamente y corrió a través de la superficie del vasto lago en un instante, dirigiéndose a la isla cubierta de humanoides.

Con un movimiento de la espada larga en la mano de Stratholme, un aura de pelea sin color y forma emergió como un volcán. Los cuerpos de una docena o más de humanoides cercanos a él exploto violentamente, esparciéndose en pedazos a sólo tres metros de este.

Para los espadachines y caballeros, incluso aunque estos poseían aura de pelea, esta llevaría diferentes colores. Desde el aura de pelea en azul pálido de un aprendiz de espadachín hasta el aura de pelea dorada de un maestro de la espada sagrado, todas estas variaban en colores. La leyenda decía que sólo un experto que hubiera roto a través del espadachín divino podía poseer un aura de pelea sin color y forma. Ese Stratholme ante sus ojos era evidentemente uno de los nombrados expertos en el nivel de maestro de la espada divino.

Si no fuera por la poderosa consciencia de Han Shuo y su impecable atención en los movimientos de los ataques del viejo monstruo, quizás no habría notado tan fácilmente la intimidante aura de pelea sin color y forma condensada en su espada larga. Sin ningún color como indicador, el oponente lo tendría difícil para ser capaz de decir que tan horripilante era el aura de pelea y eso seguramente dejaría a cualquier oponente suyo con un dolor de cabeza.

‘¡Absolutamente maravilloso! ¡En efecto era verdad, un experto del nivel semidiós! No era sorpresa que el maestro de la espada sagrado Karel y Dempus sufrieran semejante derrota aplastante’. Han Shuo pensó interiormente, habiendo atestiguado el ataque de Stratholme.

Incluso mientras lo observaba, sus propios movimientos no eran para nada lentos. Para el momento en que Stratholme barrió su espada larga, él había aterrizado en medio de otro grupo de humanoides. Cientos de humanoides con piel verde, con colas como pitones y uno o dos cuernos en sus cabezas, fríamente centraron las miradas de sus ojos verdes en él. Una docena o más de esos humanoides ya estaban cargando hacia él.

“Hmph, justo a tiempo para probar mi nuevo arte demoníaco de Cuchillas Demoníacas en ustedes tontos”, Han Shuo dijo para sí mismo en voz baja, susurrando. Sus dos manos con cuchillas se movieron brevemente con un movimiento entrecruzado. Deslumbrantes luces destellaron una tras otra mientras él avanzaba hacia adelante, riendo sombríamente.

Los pocos humanoides que habían intentado acercarse a él ahora estaban cortados en tiras, sus cuerpos fueron reducidos a un desastre equivalente a los vegetales cortados. Algunos de esos humanoides incluso mantenían sus posiciones corriendo, pero sus cabezas y la mitad de sus cuerpos cayeron a un lado limpiamente.

Incluso más humanoides se convirtieron en extremidades cortadas y cadáveres en un destello. Quizás Han Shuo había agitado sus Cuchillas Demoníacas demasiado rápido o quizás estas eran excesivamente afiladas, pero no hubo ni un sólo chillido de esos humanoides, ni siquiera una expresión de dolor en sus rostros.

Como si un arma incisiva e incorpórea estuviera dando vueltas incesantemente alrededor de su cuerpo a una alta velocidad que era imposible de ver, Han Shuo avanzo hacia el centro de la isla y los humanoides quienes estaban cargando hacia él desde todos lados simplemente eran cortados en pedazos. Ninguno de ellos pudo acercarse a más de tres metros de él.

Reynold el magus sagrado de trueno quien recién estaba liberando una magia de trueno a gran escala, ‘Relámpago Omnipresente’ revelo una expresión bastante fea. Bajo su voz exclamo, “Que joven tan aterrador. ¡No es de extrañar que Ciudad Brettel sea tan descarada!”

Sólo entonces, un denso elemento de trueno convergió de los alrededores. El brillante cielo claro se volcó en cientos, quizás miles de relámpagos del grueso del brazo de un niño. Acompañado por el feroz retumbar del trueno, los relámpagos se enredaron en el aire como dragones antes de golpear en la isla en medio del lago.

¡Al final, Han Shuo finalmente fue testigo de la severidad de un hechizo mágico lanzado por un mago de rango sagrado!”

Cientos de miles de relámpagos golpearon como una tormenta eléctrica en el brillante cielo claro. Grupos de relámpagos de diferentes diámetros llenaban el cielo. A pesar de que el objetivo de Reynold era únicamente la isla en medio del lago, el área de alcance de ese ‘Relámpago Omnipresente’ claramente era bastante amplia.

Mientras los truenos y rayos bombardeaban el suelo bajo ellos, el profundo lago azul se transformó en un océano de chispas eléctricas. La tranquilidad del lago fue completamente alterada por el retumbar. Uno tras otro, chorros de agua mezclados con el poder del relámpago se dispararon al cielo. Los pilares de agua eran extremadamente lodosos, obviamente lanzados desde el fondo del lago por el trueno.

Hebras de corrientes eléctricas fluyeron por el gran lago. Peces y camarones, que no eran considerados criaturas mágicas, flotaban en la superficie con sus estómagos hacia el cielo, muertos sin lugar a dudas.

Si las simples orillas tenían semejantes vistas tan horribles, entonces seguramente esos humanoides en la isla, los verdaderos blancos estarían sufriendo incluso más devastación. Pesados relámpagos aterrizaron en la isla, densamente agrupados. Todos y cada uno de esos humanoides colapsaron en el suelo, dejando salir un espeso humo negro.

De los humanoides con menos de tres cuernos en sus cabezas, ninguno había sobrevivido al ataque de la magia de trueno.

Aquellos con tres cuernos estaban temblando hasta la locura y debieron sufrir bastantes heridas extensas. Sólo los humanoides de cuatro cuernos emergieron sin ningún rasguño. Cada uno de ellos tenía sus ojos centrados firmemente en Stratholme y Han Shuo, listos para unirse y atacar.

Los líderes humanoides de cinco cuernos se las habían arreglado no sólo para desviar todos los rayos, sino también antes de que los rayos incluso se acercaran a ellos, estos desaparecieron debido a la energía que ellos emitían, sin causarles daño en absoluto. De los cuatro líderes, dos permanecían en sus posiciones para proceder con la ceremonia, mientras los otros dos lentamente se alzaron en el cielo y avanzaban hacia Han Shuo y Stratholme.

Para ambos, como las fuerzas principales de asalto, esa clase de magia de trueno de gran cobertura difícilmente tenía algún efecto adverso en ellos. Continuaron cargando hacia el altar.

Los humanoides con uno o dos cuernos no tenían oportunidad de atacar a Stratholme y eran masacrados bajo los dos ataques. Y mientras aquellos con tres cuernos podían con su alta velocidad de movimiento y mejores defensas corporales, estos eran apenas suficientes para resistirlos por un tiempo, aún incapaces de contener el paso de ambos mientras cargaban al frente.

Sin embargo, los humanoides de cuatro cuernos eran capaces de pelear. Más o menos una docena de humanoides se cerraron en ambos por separado. Incluso con la incisiva espada larga y las Cuchillas Demoníacas manejadas respectivamente por Stratholme y Han Shuo, ellos sólo podían dejar rastros de sangre y no podían sobrepasar a los humanoides como antes.

Los humanoides de cuatro cuernos eran a pesar de sus fuerzas, de cierta forma inferiores a un maestro de la espada sagrado, estos no eran meros obstáculos. Rodeados por poderosos humanoides amenazantes de cuatro cuernos, incluso Han Shuo y Stratholme retrocedieron.

Pero incluso más aterradores eran los dos líderes con cinco cuernos que estaban descendiendo del altar. Han Shuo tuvo una gran apreciación de la fuerza de esos dos humanoides jefes. Sus fríos ojos verdes carecían de la emoción que cualquier ser mortal podría mostrar. Incluso mientras se acercaban, una clase de aura salvaje y destructiva convergía en sus cuerpos.

“Hermana Mayor Tiana, ¿puedes hacerlo ahora?” Stratholme el viejo monstruo grito.

“Aguanta allí por dos minutos. ¡Estará listo muy pronto!”. Tiana respondió desde una gran distancia.

Han Shuo sintió que la temperatura estaba cayendo rápidamente en el área. El vasto lago, el cual aún estaba brotando momentos antes, en realidad se convirtió en una delgada capa de hielo en algún punto. Los relámpagos aún se lanzaban en ese momento pero sorprendentemente eran incapaces de romper la delgada capa de hielo. El hecho aún más aterrador era que la temperatura de los alrededores aún estaba cayendo. No parecía haber un solo rastro de calor entre el cielo y la tierra, sólo una frialdad escalofriante.