Capítulo 446: Asesinando al enemigo


Incluso después de tres años, cuando la voz de Han Shuo sonó de nuevo, el caballero sagrado Blount pudo decir con exactitud quien era ese hombre cuya espalda estaba hacia él.

La humillante derrota de Blount en su batalla de hace años indudablemente dejo una profunda impresión en él. Para este, la pelea término de la forma más humillante, verdaderamente el momento más bajo de su vida. Por los tres años que le siguieron, él quien aún se recuperaba de sus heridas, no pudo evitar pensar en Han Shuo. Ahora que este estaba de pie justo frente a él una vez más, Blount un despiadado asesino con una aversión particular a los infieles, era incapaz de controlar su expresión.

“¡Tú!” grito con una voz empapada de odio. Blount sujeto fuertemente su brillante lanza dorada en la palma de su mano. Sus venas estaban saltadas. Su agarre creció más y más fuerte, haciendo pensar que estaba intentando romper la lanza en dos. Era obvio que tan profundamente estaba enraizado el odio en su corazón.

Han Shuo asintió en acuerdo. Llevando una sonrisa sombría en su rostro dijo, “¡Nos volvemos a encontrar!”

“Lord Blount ¿quién es ese chiquillo?” El mago hablador estaba confundido. No podía entender por qué un caballero sagrado como el propio Blount, uno con un estatus majestuoso dentro de la Iglesia de la Luz podría estar familiarizado con un mocoso obviamente inmaduro y sin experiencia.

“¿Ustedes… Ustedes dos se conocen?” murmuro Elizabeth quien estaba paralizada bajo los pies de Han Shuo y que a duras penas podría mover un dedo. Miro a Han Shuo, incrédula.

“¡Jajaja por supuesto!” Han Shuo respondió, sonriendo siniestramente. Sin girar su cabeza, agito su mano y palmeo a Elizabeth en el hombro. Repentinamente, la energía dentro de esta que aprisionaba su cuerpo desapareció. “Tú cuerpo del favor divino puede absorber la energía sagrada de sus cuerpos. ¡Qué intrigante! Hoy es tú día de suerte. Quizás puedas absorber la energía sagrada de un caballero sagrado. ¡Elizabeth, asegúrate de aprovechar la oportunidad!” Han Shuo le dijo a Elizabeth con un tono extraño mientras ella se levantaba detrás de él. La mirada de este estaba fija en Blount.

Elizabeth miro al caballero sagrado que lucía como si se estuviera enfrentando en contra de un gran rival. Un pensamiento de pronto se le ocurrió. Ella señalo a Han Shuo y dijo con un tono horrorizado, “tú, tú eres ese nigromante del Imperio Lancelot, ¿no es cierto? Escuche de ti antes. Tú solo derrotaste a Blount y sus hombres. ¡Oh mí! ¡En verdad eres tú!”

Elizabeth una infiel de la Iglesia de la Luz que había sido cazada incansablemente, seguramente se mantenía al tanto de las noticias. Y desde luego investigaría sobre aquellos que como a ella la Iglesia de la Luz los quería muertos. La batalla por Ciudad Ossen de hace tres años fue el contragolpe más grande que había sufrido la Iglesia de la Luz en años. Las noticias de ese evento, propagadas por ciertos grupos con diferentes intenciones, se habían extendido en muchos países.

La noticia de que el caballero sagrado, símbolo de la poderosa presencia de la Iglesia de la Luz sufrió una dolorosa derrota, se extendió como un incendio a lo largo y ancho, como si el hechizo mágico de necromancia Plaga hubiera sido lanzado. Para los herejes que sufriendo penurias debido a la Iglesia de la Luz esas noticias eran como música en sus oídos. Cualquier infiel con una pizca de competencia reconocería el nombre de ‘Bryan’.

Los hombres de la Iglesia que rodeaban a Han Shuo y a Elizabeth se volvieron pálidos una vez que escucharon las palabras de esta. Los tres Caballeros del Templo más cerca de Han Shuo y que fueron los primeros en cargar hacia Elizabeth, antes de que este hiciera un movimiento inconscientemente dieron unos pasos hacia atrás, distanciándose de él y regresando al círculo.

“Él… En realidad es él…” el mago de la Iglesia de la Luz que le pregunto dudoso a Blount, murmuro para sí mismo mientras lo miraba aterrorizado. Su voz se desvaneció, como si estuviera asustado de atraer la atención de Han Shuo.

“¡Prepárense para moverse! Olviden a Elizabeth. ¡Apunten cada ataque sobre él!” Blount grito. Inmediatamente después de eso miro a Han Shuo y dijo, “tres años han pasado. ¡No creo que en esta ocasión seas capaz de lastimarme nuevamente!”

Tan pronto como dijo esas palabras, una enorme aura sagrada escapo de su cuerpo. El aura divina y su aura de pelea dorada se fusionaron con perfección. Los músculos de su cuerpo de repente dejaron salir gloriosos rayos dorados, dándole la apariencia de un hombre bañado en oro, un hombre de oro un espectáculo verdaderamente asombroso en el más literal sentido de la palabra.

Las pupilas de Han Shuo brillaron. A través del aura de Blount él podía sentir que tan poderoso era. Descubrió que en esos tres cortos años, la fuerza de este había mejorado en algunos grados. Su aura debía haberse duplicado por alguna transformación milagrosa.

“En esta ocasión, no te voy a lastimar nuevamente”. Han Shuo miro a Blount con unos ojos helados y continuo palabra por palabra, “¡Te… Voy… A… Matar!”

Él sonrió ferozmente mientras su puño apretado se disparó hacia Blount.

Mientras la lanza dorada en la mano de este se blandía con capaz tras capaz de luz dorada, Han Shuo uso su puño derecho como un martillo. Una radiante y cataclísmica energía se coagulo en su palma. Un estridente destello de luz roja se disparó violentamente de su puño. Después de que la luz se apagó, un puño rojo escarlata de la magnitud de una colina apareció en el aire, descendiendo rápidamente en Blount.

Este tenía un gran temor. Podía sentir el poder destructivo contenido dentro del golpe. La energía que él había reunido en esos últimos tres años, broto en la lanza dorada en su mano, convirtiéndola en un sol dorado. Él arrojo la lanza hacia el puño rojo escarlata gigante golpeando hacia el. Mientras la lanza dorada volaba a gran velocidad, un coro alabando al Dios de la Luz podía escucharse levemente.

Cuando la lanza dorada apuñalo el puño escarlata, un ensordecedor temblor estallo. El brillo sobre sus cabezas fue suficiente para cegar momentáneamente a cada espectador a excepción de ellos dos. La inmensa fluctuación de energía comenzó a soplar violentamente en cada dirección. Elizabeth y los miembros de la Iglesia de la Luz se agacharon para refugiarse.

Fue en ese momento que las criaturas no muertas que habían estado rodeándolos silenciosamente parecían haber recibido el llamado para movilizarse y atacar. Varios miembros de la Iglesia fueron tomados con la guardia baja e inmediatamente fueron ahogados por las criaturas no muertas. En medio de sus aterrorizantes aullidos, los escalofriantes sonidos de criaturas no muertas masticando los huesos humanos podían ser escuchados.

Sólo Elizabeth estaba excluida de los ataques de las criaturas. Pero escuchando a los hombres de la Iglesia de la Luz siendo comidos vivos por los no muertos, no pudo evitar estremecerse. Estaba mortalmente asustada mientras miraba hacia Han Shuo y pensó en su corazón que el en efecto era ¡el hereje más grande!

La risa loca de este retumbaba como una tormenta. “¡Blount, oh Blount parece que a pesar de tus esfuerzos para volverte fuerte, morirás aquí! ¡Nadie podrá salvarte este día!”

De entre todos los de allí, Elizabeth era la más tranquila. Los discípulos de la Iglesia de la Luz estaban rodeados por multitudes y multitudes de criaturas no muertas invocadas por Han Shuo. Las criaturas no la atacaban y en ese tiempo se las había arreglado para recuperarse de su ceguera temporal y nuevamente pudo ver. Se giró hacia la dirección de la voz de Han Shuo.

Sin embargo, todo lo que vio fue una extraña bandera de luz cerrándose en Blount, formada por el puño escarlata. Han Shuo aullaba con risas, a duras penas podía ver como se movia rápidamente alrededor de Blount. El incesante flujo de puños martillantés daba una clara indicación de que Blount no estaba bien.

El caballero sagrado carecía de cualquier fuerza para resistirse y sólo pudo tratar de mantener su lugar y defenderse firmemente.

Incluso en su estado dorado y ese con enorme poder, gruño con angustia justo mientras estaba bajo el bombardeo a alta velocidad de Han Shuo. Rastros de una fresca sangre roja oscura caían de sus fosas nasales y de las esquinas de su boca, manchando su armadura dorada. Ni una pizca de aquel vigor arrogante y compuesto podía encontrarse por ninguna parte.

Lo que hizo que Elizabeth quedara aún más asombrada era que Han Shuo quien deberia parecer que estaba ejerciendo mucha fuerza. Por el contrario, lucia como si pudiera hacer eso hasta en sus sueños, tomándose su tiempo para atormentar a Blount.

El cuerpo de este estaba convulsionando en respuesta, su lanza se agitaba en el aire, mientras hilos de energía saltaban como hormigas de fuego, el poder en sus manos se debilitaba segundo a segundo y por tanto la velocidad con la que blandía su lanza dorada se hacía más y más lenta.

¡Peng! Un golpe rompió a través de las capas de sombras de la lanza y Han Shuo tranquilamente retiró su puño. Los movimientos de las manos de caballero sagrado Blount repentinamente se congelaron. Una serie de crujidos y sonidos de fracturas se emitieron de su cuerpo. Él quedo de pie en blanco antes de colapsar en el suelo.

Bajo la atónita mirada de Elizabeth, desde el suelo en el que Blount cayó, un guerrero zombi de apariencia simple emergió. El zombi tenía una inusual armadura gris tierra. El duro suelo era como agua para él, parecía ascender del suelo sin ninguna resistencia.

¡Ruido Sordo! ¡Ruido Sordo! ¡Ruido Sordo! Cuando el guerrero zombi de apariencia extraña floto completamente de la tierra, pisoteo sobre el cuerpo de Blount en una furiosa masacre. Sangre fresca se derramo incontrolablemente por todo el cuerpo mientras la fuerza vital se consumía poco a poco.

“Hey, Elizabeth, ¡qué tal si te apuras y absorbes la energía divina de su cuerpo antes de que este muerto!” Elizabeth aún seguía en su asombro, pero al escuchar eso ella estuvo más allá del regocijo.

“¿Para mí? ¿En verdad?”, ella exclamo como si estuviera en éxtasis, su voz todavía temblaba. Miro a Han Shuo desde la distancia con una placentera incredulidad.

“Por supuesto. ¡Sólo absorbiendo la energía divina de este caballero sagrado calificaras para ser mi esclava!” Han Shuo dijo sonriendo.

“¿Es… Esclava?” Elizabeth estaba nuevamente asombrada. Su cerebro era lento para comprender todo lo que estaba escuchando.

“¿Quién te mando a mi puerta para provocarme en primer lugar? ¡Date prisa y decide! Muere o sírveme. ¡Haz tú propia decisión!” Han Shuo gruño fríamente.

Después de tres segundos de silencio, Elizabeth alzo su mano para declarar su posición. “¡Estoy dispuesta a ser tú esclava!” ella exclamo antes de arrojarse hacia el moribundo Blount.