GDK – Capítulo 443

0

Capítulo 443: Barrera de la debilidad


El Cañón Tarrag de la Alianza Mercantil Brut era un área restringida. Cualquier hombre común sólo podía soñar con entrar en ese lugar. Al igual que en el Bosque Oscuro del Imperio Lancelot, sólo los aventureros más audaces se atrevían a adentrarse en sus profundidades.

Debido a los comportamientos anormales de las bestias mágicas en el cañón hace algún tiempo, muchos viajeros ansiosos han sido expulsados. Con la adición de las advertencias del magus sagrado de trueno Reynold Dila de la Alianza Mercantil Brut, todos se mantuvieron alejados de allí.

Los seguidores del Manto Oscuro bajo Cecilia se aventuraron en el Cañón Tarrag con ella y Han Shuo al frente. No descubrieron ni rastro de una sola alma que alguna vez haya puesto un pie allí. El Cañón estaba extrañamente tranquilo.

Las colinas del cañón eran mucho más desiguales en comparación con el Bosque Oscuro del Imperio Lancelot, con un pantano en cada grieta.

“En los últimos días, innumerables fuerzas han enviado su gente para darle un vistazo a la actividad dentro del Cañón Tarrag. Pero las bestias mágicas que residen aquí parecen haberse vuelto locas y con eso, cada vez más violentas, causando innumerables muertes y alejando a muchos más de aquí”, Cecilia gimió con irritación, su voz era casi temblorosa mientras se arrastraba.

Detrás de ella había doce miembros del Manto Oscuro directamente bajo su control. Usualmente, llevaba a esos doce miembros con ella a donde sea que fuera. Entre ellos había magos, espadachines, caballeros, bandidos y arqueros. Juntos, formaban un equipo completo.

Esos doce subordinados dignos fueron seleccionados cuidadosamente por la propia Cecilia. A lo largo de los años, trabajando juntos, habían forjado una cierta armonía que sólo los equipos más sincronizados podrían emular e incluso en la mayoría de los momentos difíciles, surgían vencedores. Además, con la adición del formidable Han Shuo no se podía negar el poder que poseía ese equipo.

“Señora, ¿por qué no ha habido ningún rastro de intervención humana en todo el camino hasta aquí?”  El bandido Ticaru pregunto solemne con precaución mientras él examinaba el área.

A través del viaje, Ticaru estaba centrado sólo en recorrer el lugar, sin diferencia con un mono, mientras exploraba en todas las direcciones, brindándole al grupo información oportuna. A pesar de haber viajado en lo más profundo del cañón durante la mitad del día, no habían encontrado ni un solo equipo de aventureros, ni absolutamente a nadie entrando en el Cañón Tarrag. La situación era desconcertante.

De acuerdo a los exploradores del Manto Oscuro, varios aventureros, en los últimos días, habían ingresado al Cañón. Tendría sentido haber encontrado por lo menos algunos de ellos.

“No tengo idea. Quizás se han aventurado mucho más en lo profundo del cañón. Tal vez deberíamos acelerar nuestro ritmo”, Cecilia respondió sin pensarlo mucho. Su mirada, intencionalmente o no, aterrizó sobre Han Shuo, quien caminaba detrás de ellos.

Desde que ingresaron en el Cañón Tarrag, él había permanecido en silencio. Simplemente los había seguido de cerca por detrás y de vez en cuando, estudiaba un enorme libro de magia. No parecía preocupado en lo más mínimo por el peligroso esfuerzo de descender en el lugar.

Y de hecho, eso era simplemente el caso.

Justo cuando ella lo despertó en su habitación secreta, este comenzó a ahondar en el enigma que era la Barrera de la debilidad y quedó perplejo con ciertas dificultades de la magia. Continuamente retiró los tomos mágicos de su anillo espacial y estudió reflexionando sobre el tema asiduamente.

Ssssss…

Una criatura se acercaba desde lejos. Ticaru el bandido arrugó sus cejas y saltó de un árbol grande directamente hacia otro. Se agarró a la rama de un esbelto sauce y continuó hacia la fuente del ruido para descubrir lo que estaba ocurriendo.

“Parece como si estuvieran viniendo algunas bestias mágicas. Debemos ser cuidadosos, las grandes hordas de criaturas mágicas son difíciles de manejar. ¡Espero que esta vez no seamos tan desafortunados!” Cecilia les dijo a sus subordinados mientras sacaba un báculo especialmente diseñado para los sacerdotes.

Han Shuo, quien estaba sumido en profundos pensamientos sobre cómo la Barrera de la Debilidad hacia que en los enemigos creciera la debilidad física y mental, había escuchado el ruido del ‘Sssss’ acercándose mucho antes que el resto. Sin la necesidad de que los demonios místicos se dispersen en cada dirección, logró detectar varios cientos de bestias mágicas acercándose cada vez más a ellos con su conciencia. Esos cientos de bestias mágicas que se acercaban eran de rangos variados, en su mayoría clasificadas en rango tres o cuatro. Los más poderosos eran sólo tres bestias mágicas de rango uno. Había una ausencia de criaturas mágicas de rango súper presentes en la ola, por lo tanto, él no sentía la obligación de preocuparse por su parte.

El bandido, que antes se había alejado más allá de los sauces, acababa de saltar de una rama en el aire y aterrizó firmemente ante Cecilia. “Las bestias se acercan por cientos. ¡Parecen estar viniendo por nosotros!” Ticaru reporto en voz baja.

“Prepárense para la batalla. ¡Estas bestias mágicas no deberían ser demasiado difíciles de manejar!” Cecilia ordeno con decisión. Poco después, comenzaron a establecer barreras de trampas. Los arqueros, magos y espadachines asumieron sus posiciones, con los magos y arqueros en medio, mientras sacaban sus armas, defendiendo el terreno.

Sentado en el centro, Han Shuo frunció el ceño y dejó temporalmente su monstruoso libro. Miró a Cecilia, quien estaba instruyendo a sus subordinados para desplegar las barreras defensivas y preguntó, sonriendo débilmente, “¿Necesitas ayuda?”

“¡Gracias, pero podemos manejar esto por ahora!” Cecilia respondió, confiando en que podría lidiar con ese grupo de bestias mágicas.

Han Shuo asintió con su cabeza y sin hablar más, continuó estudiando el libro mágico en su mano, titulado ‘Magia de Necromancia’, tratando de darle sentido a las maravillas y al despliegue de la Barrera de la Debilidad.

Esta no sólo podía hacer que todos los que entraban se sintieran frágiles y fatigados, sino que también tenía efectos paralizantes e incapacitantes en su alma. Eso se debía a que estaba ensamblado por dos segmentos de conjuros, uno dirigido al cuerpo físico del enemigo y el otro a su alma.

Sin embargo, para desatar completamente la verdadera ira de la Barrera de la Debilidad, uno debía dominar un equilibrio de poder perfecto en contra de la carne y el alma. El fracaso en la carne o el alma significaría un fracaso completo. Han Shuo había practicado durante mucho tiempo, pero todavía no lo había captado. Era incapaz de armar perfectamente los dos encantamientos y por lo tanto, fue incapaz de entregar una verdadera Barrera de la Debilidad.

Se dio cuenta, leyendo el libro de que el punto crucial de cada ser vivo era su alma. Arruinar el alma sería, a su vez, arruinar el cuerpo de alguien. Si uno se sintiera mentalmente desgastado y débil, su cuerpo lo reflejaría y comenzaría a carecer de fuerza. Con ese razonamiento, concluyó que el punto de ataque era paralizar el alma. Tan pronto como el alma se percibe a sí misma como débil, el cuerpo físico también se debilitará. Han Shuo supo entonces que estaba progresando en la dirección correcta, pero necesitaba un momento para digerir toda esa información y verdaderamente dominarla. Atormentó su cerebro, esperando ver la luz.

Mientras él lentamente envolvía su cabeza alrededor de todo aquello, cientos de bestias mágicas del Cañón Tarrag salieron corriendo. Parecían ser capaces de detectar el aroma de los humanos. Sus pupilas eran de un rojo escarlata mientras rugían violentamente, atacando directamente a Cecilia y su gente.

“¡Estas bestias están locas!” Cecilia grito. El bastón mágico que estaba agitando disparó luces plateadas que salpicaron en los cinco espadachines en la línea frontal, dándoles fuerza y potenciando sus poderes.

Múltiples encantamientos sonaron a un lado de Cecilia mientras el mago de fuego, el mago de trueno y el mago de agua cantaban. Las Serpientes de Fuego se deslizaron con vigor, luces estroboscópicas bombardearon el cielo y las raíces de los árboles salieron disparadas del suelo como estacas puntiagudas, todas dirigidas hacia la manada de bestias mágicas que se precipitaban hacia ellos.

Cuando los hechizos cayeron, los estragos afectaron a la manada de bestias. Muchas criaturas de rango inferior inmediatamente perdieron toda su capacidad de combate cuando fueron golpeadas por la ola de magia. Sólo algunas bestias mágicas de primer, segundo y tercer rango pudieron resistir esa ola de ataques mágicos, debido a sus cuerpos elásticos y continuaron su avance.

Dos arqueros liberaron torrentes de flechas con una admirable compostura. Después de atravesar por el vasto cielo, una tras otra, las flechas aterrizaron en las bestias con un silbido, matando a cada una de ellas. Ni una sola falla.

Bajo el ataque de doble capa de los magos y arqueros, un tercio de las bestias mágicas había colapsado para siempre antes de que pudieran acercarse. Algunas de las criaturas mágicas más poderosas que estaban más cerca del área podían liberar magia y un fluido venenoso. Criaturas como Águilas Heladas y Medusas comenzaron a lanzar algo de escarcha y veneno.

Cecilia incesantemente realizo todo tipo de hechizos auxiliares sobre sus compañeros, mientras que los tres magos desplegaban barreras para bloquear los ataques entrantes. Las trampas que se colocaron de antemano también se desplegaron y las bestias mágicas cayeron en un charco de sangre una tras otra.

Debía decirse que Cecilia y los miembros del Manto Oscuro a su lado tenían una gran relación y coordinación entre ellos. En los últimos diez días, debido a la cooperación del equipo, una gran mayoría de las bestias mágicas fueron asesinadas con hechizos o flechas antes de poder acercarse a ellos. Y si alguna de esas criaturas lograba acercarse, se encontrarían con cinco espadachines inquebrantables defendiendo al frente, listos para reflejar a cualquier enemigo que se acercara en un momento dado. Parecía que esa batalla realmente no era un gran problema para Cecilia y su equipo.

En ese momento, Han Shuo miró las bestias mágicas, todavía cargando ferozmente, sin miedo de la muerte. Él parecía haber tenido algún tipo de epifanía y con urgencia cantó un encantamiento. El escalofriante elemento de la muerte que flotaba en el aire repentinamente convergió y formó un anillo alrededor de la manada de bestias mágicas.

De pronto, las criaturas mágicas de alto rango que estaban cargando se volvieron extrañamente perezosas. Era como si hubieran sido golpeadas de forma colectiva por un poderoso anestésico, reduciendo a la mitad su velocidad.

“¡Lo hice!” Han Shuo jadeó con orgullo y asombro. Se sorprendió al ver que las criaturas mágicas dentro de la Barrera de la Debilidad se volvían tan aletargadas.

De pronto, sintió una presencia enormemente poderosa acercarse furtivamente hacia ellos. Entrecerró los ojos, espiándola.