GDK – Capítulo 442

0

Capítulo 442: Complaciente


Después de haber pasado aproximadamente tres años, la Cecilia de apariencia hermosa había aprendido a vivir con un poco más de tranquilidad y calma en su vida, mientras perdía un poco de su arrogancia e irritabilidad. Lo que permanecía igual era su bella apariencia y temperamento de grandeza.

Hoy en día, Han Shuo era más tolerante con Cecilia de lo que solía ser. Eso se debió en parte a su abuelo Sabakas, quien desplegó personalmente una matriz de transporte para Ciudad Brettel, además de su cambio de actitud al no ser tan sarcástica todo el tiempo. Por tanto, él no continuó su burla y ridículo hacia ella cuando se reunió con ésta de nuevo.

“He concluido mi entrenamiento y vine a la Ciudad Tariq por algunos asuntos personales. ¡Mucho tiempo sin verte! ¿Cómo está tú abuelo?” Él le preguntó, ya que aún mantenía cierto respeto hacia el magus sagrado espacial Sabakas.

Cecilia reveló una ligera sonrisa cuando lo escuchó preguntar por su abuelo y respondió, “gracias por tu preocupación, mi abuelo está bien”. Mirando a su alrededor, ella notó que él viajaba solo y continuó, “ven, entremos para discutir”.

De la actitud de Cecilia, Han Shuo podía decir que no tenía prejuicios en su contra, como solía ser en el pasado. Ese era un buen desarrollo a sus ojos. Dada su fuerza y estatus actuales, no habría sentido el mínimo temor al enfrentarse al magus sagrado espacial Sabakas y mucho menos a Cecilia, quien se convirtió en uno de los tres pesos pesados confiando en este.

Sin embargo, dado que todos allí eran miembros del Manto Oscuro, al servicio del Imperio Lancelot y se podía decir que Sabakas se preocupaba por él, sería ideal que se llevara bien con Cecilia. A ninguna de las partes le iría bien si realmente surgiera una disputa.

Por tanto, cuando se dio cuenta de que el acercamiento de Cecilia hacia él había cambiado, felizmente fue detrás de ella y entró en la sección interior de la mansión.

Cuando entró, sintió como si el cielo y la tierra hubieran girado y el espacio se hubiera puesto boca abajo. Para cuando recobró el sentido, se dio cuenta de que había llegado a un patio sereno y armonioso. Aparte de Cecilia, había algunos otros miembros del Manto Oscuro en ese patio. Parecían ser sus subordinados. Todos y cada uno de ellos estaban sentados en taburetes redondos de piedra y discutían algo.

“Permíteme presentarte ante todos, este es Lord Bryan, un enviado del Cuarto Sol Oscuro del Manto Oscuro. Deben haber escuchado de él antes”, Cecilia les dijo a los otros miembros. Tan pronto como ella entró al lugar, la ligera sonrisa que estaba en su rostro desapareció inmediatamente y fue reemplazada por un rostro solemne con un tono de voz que sólo un superior manejaba.

Sin embargo, antes de que los miembros fueran a saludarlo, el propio Han Shuo fue sacudido. Sorprendido le preguntó a Cecilia, “¿desde cuándo me convertí en un Cuarto Sol Oscuro?”

“La última vez, durante la guerra civil de Ciudad Ossen, ayudaste a Su Majestad el Rey a aplastar a los rebeldes y además, lograste repeler a dos expertos enemigos de grado sagrado. Esas contribuciones fueron citadas como las razones de tu promoción. Oh, cierto, desapareciste tres años para entrenar, así que tal vez no estuviste informado sobre eso. Puedes actualizar tu placa de identificación cuando regreses a la sede del Manto Oscuro”, Cecilia explicó con seriedad para Han Shuo. Ella no parecía estar bromeando.

¡Cuarto Sol Oscuro! En una organización tan grande y poderosa como el Manto Oscuro, se podía decir que cada promoción era una hazaña extremadamente difícil. Él nunca hubiera anticipado que escalaría tan rápido a esa posición. Eso también significaba que a lo largo de toda la organización del Manto Oscuro, sólo los tres pesos pesados podrían atarlo.

Han Shuo entendió en su corazón que la razón por la que pudo convertirse en un enviado del Cuarto Sol tan rápidamente, fue debido en parte a sus logros en la guerra civil, pero más significativamente, por sus buenas relaciones con Lawrence y el juicio de la vieja vidente la Señora Grace de él.

“¡Oh! ¡No me extraña!” Exclamó Han Shuo sonriendo.

“¡Saludos, mi Señor!” Después de la presentación de Cecilia, todos los miembros del Manto Oscuro en ese lugar tenían rostros de adulación o de envidia. Todos y cada uno de ellos saludaron e inclinaron sus cabezas hacia él.

“De acuerdo, es suficiente. Siéntense chicos”, dijo Cecilia mientras agitaba su mano. Cuando vio que la gente volvió rápidamente a sus asientos, señaló un lugar a su lado y le dijo a Han Shuo, “Lord Bryan, aquí está tu asiento”.

Este se sentó allí sin dudarlo. Sabía que el Manto Oscuro era una organización estricta y prestaba mucha atención en dónde se sienta una persona. La mayoría de las veces, los asientos estarían ordenados por sus rangos. En la sucursal de Ciudad Tariq, Cecilia era por derecho el miembro mejor calificado allí y justo debajo de ella estaba el rango de Cuarto Sol Oscuro que él poseía. Así que, naturalmente, su asiento estaba justo a su lado.

“Oh cierto, ¿hay algo de lo que tengas que preguntar, dado que has visitado esta sucursal?” Cecilia de repente le pregunto a Han Shuo después de tomar su asiento.

Asintiendo con su cabeza, Han Shuo respondió, “escuché que el caballero sagrado Blount de la Iglesia de la Luz reside actualmente en Ciudad Tariq, así que vine aquí buscándolo. Si alguien sabe dónde se esconde, espero que me lo puedan decir”.

Cuando él habló, sus ojos se movieron a través de todos los que estaban sentados allí. Involuntariamente sus miradas emitieron la sensación como si él estuviera mirando hacia abajo sobre hormigas débiles y diminutas. De pronto, todos los miembros del Manto Oscuro presentes sintieron que Han Shuo era realmente la persona a cargo allí.

Como la persona responsable de ciertos asuntos para el Imperio y uno de los tres pesos pesados, Cecilia inesperadamente, parecía un subordinado bajo sus órdenes. Esa sensación era extremadamente extraña, pero al mismo tiempo, extremadamente natural.

Incluso la misma Cecilia sintió ese sentimiento inexplicablemente extraño. Todo lo que él hizo fue simplemente sentarse y hablar. No hizo ningún movimiento inusual cuando habló, pero inevitablemente se convirtió en el centro de atención para todos. No tenía nada que ver con su estatus o su rango en el Manto Oscuro.

“Señor, sé que el caballero sagrado Blount había sido visto en Ciudad Tariq hace aproximadamente medio mes, pero no tengo idea de si todavía está aquí”. Un miembro del Manto Oscuro se levantó de su taburete y le respondió respetuosamente a Han Shuo.

“Gracias. ¿Sabes por qué vino a Ciudad Tariq?” Han Shuo pregunto con una pequeña sonrisa.

“¡Creo que lo sé!” Cuando ese miembro del Manto Oscuro mostró un rostro oscurecido, Cecilia repentinamente giro la cabeza y le dijo a Han Shuo. “Debe estar relacionado con la razón por la que vine aquí”.

“¿Oh? ¿Qué es?” Han Shuo arrugó sus cejas y preguntó atentamente.

“Fuera de Ciudad Tariq, hay un cañón llamado Tarrag. El Cañón Tarrag es similar al Bosque Oscuro del Imperio Lancelot, un lugar exótico donde las bestias mágicas corren desenfrenadamente. Todo este tiempo, el Cañón Tarrag había sido considerado un área prohibida por la Alianza Mercantil Brut. Aparte de algunos verdaderos expertos, una persona promedio nunca se atrevería a aventurarse en el”.

“Aproximadamente hace tres meses, algunos expertos que estaban cultivando en el Cañón Tarrag, afirmaron que habían sido atacados por algunas bestias mágicas poderosas y fueron expulsados de este. Es de conocimiento común que la mayoría de las bestias mágicas de súper rango viven solas y es raro encontrar a las que viven en manadas. Eso llamó la atención de muchas fuerzas diferentes. Vine aquí específicamente para investigar sobre esto”, Cecilia le explicó a Han Shuo.

Con un rostro dubitativo y las cejas fruncidas, Han Shuo miró a Cecilia y preguntó, “¿qué tiene eso que ver con Blount? ¿Podría ser que vino a investigarlo también?”

“No. Blount y sus miembros de la Iglesia de la Luz parecen estar buscando a alguien. Esa persona debe ser un gran hereje que la Iglesia de la Luz determinó, de lo contrario no lo habrían enviado a participar personalmente en la campaña. La persona también parece estar al tanto del extraño fenómeno en el Cañón Tarrag. Así que sin otro lugar para escapar, esa persona empujó su suerte y entro en el. Probablemente esperando que su peculiaridad cause que Blount y su grupo abandonen su persecución”.

“Sin embargo, la Iglesia de la Luz siempre se consideró a sí misma como la portavoz de Dios en este mundo y naturalmente no le prestaría atención a las monstruosidades en el Cañón Tarrag. Después de que descubrieron que el gran hereje ingresó, ellos se abrieron paso hace medio mes. Pero desde entonces, no hubo más noticias al respecto”, Cecilia explicó lentamente mientras miraba a Han Shuo.

“¡Así que eso es lo que ocurre!” Han Shuo se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo e inmediatamente le dijo alegremente a Cecilia, “gracias por la información. Muy bien, he terminado aquí. Ustedes pueden continuar sus discusiones. Voy a hacer un viaje al Cañón Tarrag”.

“Mi Señor, por favor tenga cuidado. Ese es un lugar extremadamente implacable. Hemos vivido en Ciudad Tariq durante muchos años y somos conscientes de los misterios que rodean ese lugar. Incluso el magus sagrado del rayo Reynold Dila de la Alianza Mercantil Brut quedó varado allí durante mucho tiempo. Después de que Reynold Dila se enteró del comportamiento anormal de las criaturas, incluso le prohibió a algunos aventureros entrar en ese lugar. ¡Él, mejor que nadie debería saber sobre los peligros ocultos allí!” El miembro del Manto Oscuro que le dio la información sobre el caballero sagrado Blount en ese momento, advirtió apresuradamente.

“Gracias por recordármelo. ¡Tendré cuidado!” Han Shuo le dio las gracias con una sonrisa, aunque no se lo tomó en serio.

Estando ahora en el Reino Carnal, tenía la confianza para derrotar a cualquier experto del rango sagrado. En las artes demoníacas, romper en el siguiente reino siempre significaba que la fuerza aumentaba en muchos pliegues. Si tuviera que luchar en contra del caballero sagrado Blount y el magus sagrado de tierra Dempus otra vez, tenía la certeza absoluta de que podía matarlos.

En ese momento, los expertos de rango sagrado ya no eran adversarios formidables contra él quien acababa de ingresar al Reino Carnal.  Incluso para una existencia semidiós como el Antiguo Rey Lagarto, Han Shuo, que acaba de sufrir un aumento de confianza sin precedentes, tendría el descaro de luchar directamente en su contra.  Él creía que no había muchas cosas en la existencia del Continente Profundo que pudieran dañarlo y por lo tanto no tenía el más mínimo temor por el Cañón Tarrag.

“Bryan, ¿vas a ir al Cañón Tarrag?” Cecilia de repente pregunto.

Asintiendo con su cabeza, Han Shuo respondió, “Si, voy a ir allí para encontrarme con Blount. Ese tipo lastimo a mi amigo la última vez que nos reunimos. No le permitiré vivir en este mundo por más tiempo”.

“Entonces bien, ¿sería demasiado pedirte que entres al Cañón Tarrag con nosotros? Nos estamos preparando para descubrir los secretos del cañón. Todos somos miembros del Manto Oscuro, sirviendo al Imperio Lancelot. Yendo allí contigo nos da un mejor sentido de seguridad. Además, podremos seguir ayudándote a buscar noticias referentes a la localización del caballero sagrado Blount. ¿Qué dices?” Cecilia miro a Han Shuo con una mirada suplicante mientras solicitaba su aprobación.

Su salvaje e impresionante actuación en Ciudad Ossen la última ocasión dejo una profunda impresión en su corazón. A pesar de que después del evento, él aclaro que la razón de su dramático incremento de fuerza fue debido a que tomo prestada algo de energía de otras personas, pero con esa clase de inmensa fuerza hizo que Cecilia sintiera que era sólo una excusa hecha para ser modesto.

Una vez que regreso de sus tres años de entrenamiento, inmediatamente dijo con una confianza incomparable que quería matar al caballero sagrado Blount. Incluso sin darle muchos pensamientos, ella podía decir que la fuerza de Han Shuo debió avanzar mucho más. De lo contrario, no habría dicho semejantes declaraciones.

Para tener semejante experto como él acompañándolos al Cañón Tarrag, añadiría una enorme cantidad de seguridad para Cecilia y su grupo.

Pero ahora, dado su estatus y fuerza actual, incluso el Rey del Imperio Lancelot tendría que ganar meticulosamente su favor y atraerlo, por ello si Cecilia buscaba molestarlo, por supuesto necesitaba ser encantadora, en lugar de incluirlo y arrogantemente darle ordenes como antes.

Después de mirar a Cecilia quien estaba en una expresión de súplica y los recientemente brillantes ojos de los miembros del Manto Oscuro, él vacilo por un momento, pero finalmente asintió y dijo, “¡Esta bien!”

Con la existencia de sus demonios místicos, no necesitaba en absoluto de la ayuda de los miembros del Manto Oscuro para explorar después de entrar en el Cañón Tarrag. Los miembros actualmente eran de poco uso para él. Pero aun así, era un compañero miembro del Manto Oscuro. Incluyendo el hecho de que él había obtenido la información que requería de ellos. Han Shuo encontraba vergonzoso el rechazar la invitación, por lo que de mala gana acepto la misión.

“Gracias. Aún nos encontramos en la fase de preparación y partiremos al Cañón Tarrag mañana temprano. Emm, si estás cansado, puedo mostrarte donde puedes descansar”, Cecilia rápidamente le agradeció con una sonrisa muy ligera en su hermoso rostro.

“Bien. Por favor prepara una habitación secreta para mí. ¡Descansare por un tiempo!” Han Shuo con mucho gusto acepto. Después de que la hostilidad entre ambos fue extinguida, la apariencia atractiva de Cecilia de pronto se sintió mucho más placentera para sus ojos. Pensando en la pasada arrogante Cecilia y comparándola con su actual actitud relajada, Han Shuo tuvo una sensación de satisfacción.

“¡Sígueme!” Cecilia camino hacia la escalera y después subió. Cuando él piso el interior, tuvo la sensación de mareo a través de que la tierra y el cielo giraran de nuevo. Lo siguiente que supo, fue que se encontró en una habitación hecha de piedra. “Descansa. ¡Me iré y me alistare!” Cecilia dijo sonriente. Tan pronto como su adorable cuerpo se movió hacia atrás, ella desapareció completamente de la habitación.

En esa rama del Manto Oscuro de Ciudad Tariq, eran capaces de utilizar algunas asombrosas magias espaciales de refracción. Aunque él no podía entenderlas, aun así podría destruir la barrera en términos de fuerza bruta. Después de llegar a la habitación, utilizo algunas piedras encontradas allí, y algunas maderas talladas con algunos símbolos peculiares, desplegó una matriz mágica de forma lúgubre alrededor de la habitación y finalmente saco el bastón esquelético.

Después de que termino su encantamiento, cerró sus ojos. Su alma atravesó capa tras capa de túneles de espacio tiempo y emergió en la desolada tierra de las almas fallecidas.

En la cima de una montaña rocosa, el zombi élite de tierra, zombi élite de madera, zombi élite de fuego, zombi élite de metal y el zombi élite de agua estaba alineados en forma de arco. En el centro de los cinco zombis, rocas estaban dispersas a lo largo del suelo y la arena estaba sobre estas. Cinco coloridos rayos marrones tierra, madera verdosa, rojo ardiente, dorado amarillento y blanco acuoso se dispararon violentamente en cada dirección. Indicios de una rugiente energía caótica fueron liberados de los cuerpos de los cinco zombis de élite. El marrón tierra, rojo ardiente y dorado amarillento se combinaron entre si de una forma extraña.

Cada vez que la energía de los tres colores se mezclaba y convergía, eso formaría espantosos sonidos retumbantes y fomentarían la energía caótica de la región central, alimentando la formidable fuerza de esa Gran formación de los Zombis Divinos y los Cinco Elementos. Unas series de explosiones vinieron del centro e incluso la enorme y majestuosa montaña parecía estar temblando incontrolablemente.

Los cinco zombis elementales – metal, madera, agua, fuego y tierra existían en cada plano de existencia. Estos cinco, como fueron nutridos y formados por los Cinco Elementos, podían manipularlos habilidosamente. La Gran formación de los Zombis Divinos y los Cinco Elementos podía fusionar los poderes de los Cinco Elementos, incrementando enormemente la fuerza de los cinco zombis.

En el centro donde la fusión de la energía ocurría, la energía caótica se disparaba por todas partes en cada dirección. Sin embargo, es ese momento sólo el zombi élite de tierra, zombi élite de fuego y zombi élite de metal podían fusionar sus poderes. En cuanto a los otros dos estos no podían fundir sus poderes con los tres en ese momento.

Cabalgando el Demonio de Hueso, el pequeño esqueleto estaba de pie orgullosamente en el espacio vació sobre la montaña. Estaba actuando como si fuera un general, revisando cuidadosamente a sus soldados mientras los miraba practicar la Gran formación de los Zombis Divinos y los Cinco Elementos, monitoreando constantemente cualquier variación en la energía caótica que los cinco producían. Ocasionalmente intervendría y suprimiría la energía que se disparaba hacia el suelo con el fin de evitar que su palacio localizado no muy lejos colapsara por el terremoto.

Una conexión espiritual de pronto llego al alma del pequeño esqueleto, y su ojo púrpura de demonio repentinamente brillo. Miro al distorsionado espacio vació frente a él, que sólo parecía como ondas de agua, capa tras capa mientras se agitaban cuando ondulaban. De allí, una poderosa alma emergió.

“Padre, ¿por qué has venido?” El pequeño esqueleto de alguna forma estaba sorprendido mientras le preguntaba a Han Shuo, cuyo espíritu recién había descendido.

“Vine a ver como les está yendo en la práctica”. Han Shuo desplegó su conciencia para cubrir a los cinco zombis bajo él, quienes practicaban incansablemente la Gran formación de los Zombis Divinos y los Cinco Elementos y observo los cambios en la energía caótica del centro.

“Pequeño Tierra, Pequeño Dorado, Pequeño Fuego pueden fusionar su energía. Sólo Pequeño Agua y Pequeño Madera no lo pueden lograr. Padre ¿has venido a decirles que es lo que deben hacer?” El pequeño esqueleto le dijo a Han Shuo.

“No, la Gran formación de los Zombis Divinos y los Cinco Elementos fue impresa en lo profundo de sus almas en el momento en que nacieron. Los Cinco Elementos son habilidades innatas en ellos, y soy incapaz de guiarlos. Sólo lo pueden lograr a través de su propia practica y comprensión” Han Shuo respondió. Después de algunos pensamientos, con su atención centrada en el zombi élite de agua y el zombi élite de madera, dijo, “esos dos deben averiguar la técnica después de gastar mucho tiempo. ¡Quizás es debido a que aún no han evolucionado hasta cierta etapa!”

“Ese podría ser el caso. De los cinco, Pequeño Tierra fue el primero en aparecer. Pequeño Fuego y Pequeño Dorado tienen cosas que pueden usar para ayudarse. Esas dos cosas parecen estar ayudándolos a evolucionar más rápido. Ese podría ser el por qué los tres pudieron dominar como fusionar su energía tan rápidamente. Pequeño Agua y Pequeño Madera sólo parecen tardar y no tengo nada que pueda ayudarlos a evolucionar rápidamente, por lo tanto hasta ahora ¡ellos no pueden usar apropiadamente sus habilidades innatas!” El pequeño esqueleto le dijo a Han Shuo.

“Oh cierto, ¿qué hay de las Perlas del Alma del Árbol del Alma? ¿Lo has intentado? ¿Qué tal fueron los resultados?” La razón por la cual pudo hacer un rompimiento al Reino Carnal fue gracias a la eficacia de una Perla del Alma. Por lo que cuando él recordó lo maravilloso del Árbol del Alma, no pudo evitar preguntarle al pequeño esqueleto.

“Por supuesto. Ellos tomaron una Perla del Alma del árbol. Y en efecto es beneficiosa para incrementar nuestra sabiduría. Es sólo que el Árbol del Alma necesita un largo tiempo para madurar una fruta, por lo que temporalmente está fuera de servicio el uso de las perlas necesarias para ayudar a Pequeño Agua y Pequeño Madera a que evolucionen rápidamente”, el pequeño esqueleto respondió de cierta manera impotente, al no saber como ayudarlos.

“Bien, parece que debo intentar buscar una forma de refinar algunas píldoras medicinales. Para evolucionar naturalmente así tomaria un enorme tiempo”, Han Shuo respondió después de pensar por un momento.

“Padre, con sólo un tercio de su energía fusionada, esta Gran formación de los Zombis Divinos y los Cinco Elementos ya es suficientemente aterradora en poder. ¡Incluso para el poderoso Dragón de Hueso, creo que sólo sería su aniquilación una vez que este atrapado allí!” Respondió el pequeño esqueleto.

“Sí, conozco el poder. Pero una vez que los cinco poderes estén combinados, sus fuerzas serán incluso más aterradoras. Además, mientras los cinco evolucionen y se vuelvan más fuertes, el poder de la formación también aumentara su fuerza. ¡Espero ver que sorpresas más me darán!”

“Padre, no te decepcionaran”.

“Muy bien, tengo que irme. Cuídalos y no dejes que ningún contratiempo ocurra. También, pon un poco más de atención cuando practiquen la formación. No deben ser temerarios o descuidados en sus prácticas”.

“¡Entendido!”

Después de ver que el pequeño esqueleto entendió sus instrucciones, Han Shuo no permaneció en el inframundo. Recupero su alma hacia donde estaba antes y regreso al Continente Profundo.

Sintiendo por un momento, vio que aún tenía algo de tiempo para matar. Decidió continuar su meticuloso estudio de las tres barreras de necromancia que encontró en el Cementerio de la Muerte – La Barrera del Miedo, La Barrera de la Debilidad y la Barrera del Envejecimiento. De hecho, actualmente había hecho algunos progresos durante su estudio intensivo y gano algo de iluminación y entendimiento hacia el tema.

Fue precisamente a su hábito de estudiar todo el tiempo que él pudo progresar tan rápidamente, y alcanzar alturas sustanciales en ambos campos.

Cada vez que profundizaba en resolver un problema difícil, el tiempo siempre pasaría rápidamente sin que supiera. Repentinamente, sintió que la formación desplegada a su alrededor tembló ligeramente, sacándolo de su meditación.

“Bryan, ya podemos salir”. La voz de Cecilia repentinamente llego a sus oídos.

“¡Está bien!” Él se levantó, retirando convenientemente las rocas y la madera a su alrededor, caminando fuera de la habitación.