GDK – Capítulo 437

0

Capítulo 437: Cambios


Tres años no era ninguno ni largo ni corto, pero era suficiente para que una ciudad se transformara mucho. La originalmente pobre Ciudad Brettel se había convertido desde hacía tiempo en una ciudad próspera que residía en la parte oriental del Imperio Lancelot.

Con Ciudad Brettel como su centro, las cinco minas circundantes fundaron muchos talleres de armamento y equipos de protección. Varios tipos de armas para civiles y militares fueron forjadas en esas cinco minas. No sólo era la producción más que suficiente para satisfacer la demanda de soldados y civiles en Brettel, también se exportaron a los siete grandes ducados y a todas las ciudades importantes del Imperio Lancelot.

Mientras caminaba por las calles con Gilbert, Han Shuo contempló el flujo interminable de personas y la deslumbrante línea de tiendas que se amontonaban en ambos lados de la calle. Encontró difícil imaginar que esa era la ruinosa ciudad de no hace mucho tiempo.

Esa vez, cuando Han Shuo y Gilbert regresaron a Ciudad Brettel, no utilizaron la matriz de transporte del Cementerio de la Muerte. En cambio, fueron allí a través de la matriz de transporte en Ciudad Zajoski. Quería probar la matriz de transporte de Ciudad Brettel y comprobar si era buena. En cuanto a los resultados, estaba muy satisfecho.

«Maestro, la matriz de transporte mágico de hace un momento, el magus espacial sagrado Sabakas vino personalmente a Ciudad Brettel para desplegarla. Se puede conectar con cualquier ciudad dentro del Imperio Lancelot. Por derecho, podríamos usar la matriz de transporte del Cementerio de la Muerte para venir a Ciudad Brettel. ¿Pero por qué debes tomar la ruta más larga?” El dragón oscuro Gilbert le preguntó a Han Shuo.

«No por mucho. Es sólo que sé lo importante que es una matriz de transporte mágico a gran escala para Ciudad Brettel, así que quería comprobarla personalmente. Jeje, sé que el rápido crecimiento de Ciudad Brettel es inseparable de la existencia de esta matriz de transporte», respondió Han Shuo con una ligera sonrisa.

«Maestro, tienes mucha razón en ese aspecto. Esa matriz de transporte realmente hizo una gran diferencia. Después de la ayuda vigorosa de Su Majestad el Rey y el respaldo del gremio de mercaderes de la señorita Phoebe, todo tipo de talentos han estado llegando a Ciudad Brettel a través de ella. Los soldados dentro de la ciudad son capaces y fuertes. Cada vez que un grupo de los siete grandes ducados intentaba invadir, fueron derrotados por las fuerzas en Brettel en cada ocasión. La seguridad aquí ha sido garantizada», le explicó Gilbert lentamente a Han Shuo a su lado.

Después de llegar a la ciudad, Han Shuo liberó los doce demonios místicos y los hizo moverse por toda Ciudad Brettel, abarcando toda la escena de la actual ciudad de una vez. Tenía una completa nueva comprensión de esta, tres años después.

A los cuatro lados de la muralla de la ciudad se erigieron cañones de cristal mágico, junto con todo tipo de equipos destructivos de gran escala que eran claramente visibles por todas partes. El foso que rodeaba las puertas de la ciudad se había vuelto más profundo y podía defenderse contra el asalto de un regimiento de caballería. Algunas vallas afiladas se instalaron en la parte superior de la muralla. No era fácil para nadie el entrometerse.

Algunas torres mágicas puntiagudas se erguían en lo alto de las murallas de la ciudad. Elementos mágicos densos y gruesos permanecían constantemente alrededor de cada torre. Ese tipo de torre mágica podría ser alimentada directamente por el núcleo de una criatura mágica, y también podía ser operada con la fuerza mental de un mago, teniendo en cuenta el elemento mágico que se encuentra en todo el continente, utilizándolo como un ataque.

En comparación con los cañones de cristal mágico, esas torres mágicas eran de una clase mejor cuando se trataba de flexibilidad y poder destructivo. Ahora que se habían establecido dos torres mágicas por todas y cada una de las cuatro puertas de la ciudad, Han Shuo casi podía imaginar la expresión en los rostros de los invasores cuando las miraban.

En la parte superior de las cuatro puertas de la ciudad había soldados con armaduras y armas brillantes. Él podía decir que no eran comunes sólo por el brillo de sus armas y armaduras. Los soldados totalmente equipados tenían una mirada firme, obviamente eran guerreros con sangre de hierro que habían sido nutridos por la guerra. El comportamiento que dieron le dijo que muchos debían haber muerto por sus manos.

Después de que las criaturas místicas hicieron algunas rondas, las escenas de algunos distritos de la ciudad cayeron sobre los ojos de Han Shuo. Caminó hombro a hombro con Gilbert todo el camino hasta la mansión del señor de la ciudad. Mientras escuchaba las descripciones de este, él tenía una tranquila y calmada expresión sonriente en su rostro, ya que estaba muy satisfecho con la situación actual de Brettel.

Finalmente llegaron a la mansión del señor de la ciudad. La gran y maravillosa mansión estaba llena de una grandeza prestigiosa en comparación con su estado previo. Las paredes de la mansión se habían ampliado y erigido mucho más alto que antes. Han Shuo sólo echó un vistazo, y estaba claro para él que la mansión del señor de la ciudad actual había sido reconstruida una vez más. Parecía que innumerables monedas de oro debieron haber sido consumidas.

Aunque la mansión del señor de la ciudad había aumentado de tamaño, los guardias que vigilaban la puerta principal seguían siendo los mismos rostros familiares. Dos guardias de aspecto arrogante y enérgico, con la cabeza en alto, vigilando atentamente con sus ojos. Para cuando Han Shuo caminó hacia la entrada con una sonrisa, uno de los guardias de repente tembló, y quedo congelado al verlo.

El guardia se quedó en blanco por un momento, y de la nada, se arrodilló hacia Han Shuo con una rodilla e hizo una reverencia en señal de saludo. Con un tono extremadamente emocionado, gritó: «Lord Marques, ¿ha completado su entrenamiento?”

«Lor… Lord Marques, ¡oh Dios mío! ¡Lord Marques ha regresado a la ciudad!” El otro guardia también lo reconoció. Cuando escuchó las palabras de su colega, no pudo evitar girar la cabeza para echar un vistazo y descubrió que realmente había aparecido. Chilló salvajemente con alegría en el acto.

Con una sonrisa en su rostro, Han Shuo asintió con la cabeza y dijo, «Sí, Drucker. Regrese”.

El guardia que se llamaba Drucker fue originalmente del primer grupo de soldados en Ciudad Brettel. En ese momento, él era extremadamente desnutrido y delgado como un bambú. Pero ahora, su cuerpo era alto y robusto, lleno de una imponente y solemne calidad de los pies a la cabeza. Era una persona diferente en comparación con lo que solía ser, independientemente de cómo lo vieran.

«Lord Marques, ¡todavía recuerda mi nombre! ¡Oh mi! Estoy muy emocionado ahora. ¡Mi Lord, realmente eres un Señor brillante y maravilloso!” Cuando Drucker escuchó que Han Shuo pronunció su nombre correctamente, se puso tan emotivo que comenzó a hablar incoherentemente.

«¡Muy bien, muy bien, voy a entrar!» Después de que viera como la voz de Drucker se volvía más y más fuerte a medida que se sentía más emocional, agitó su mano y caminó hacia la mansión.

«¡Lord Marques ha vuelto!, ¡Lord Marques está en casa!». Otro guardia inmediatamente lanzó un fuerte grito tan pronto como lo vio entrar en la mansión.

Después del anuncio de ese guardia, la mansión del señor de la ciudad de repente se volvió frenética. Se escucharon todo tipo de sonidos clamorosos desde dentro. Fuera de casa, unos pocos caballos salieron de pronto, dirigiéndose hacia algunas direcciones separadas con gran prisa. Dentro de la mansión, el viejo mayordomo Kallas salió apresuradamente para saludar a Han Shuo. También parecía bastante emocional.

La última vez durante los disturbios civiles en la Ciudad Ossen, Han Shuo le notificó a Kallas de antemano, por lo que trajo un grupo de sirvientes para escapar del calor. Para cuando la tranquilidad había sido restablecida en Ciudad Ossen, él no continuó quedándose en la ciudad, sino que llegó a Ciudad Brettel sin dudarlo y comenzó a encargarse de todo por Han Shuo en la mansión del señor de la ciudad.

Después de un momento, Kallas, el viejo mayordomo, llegó al frente de la puerta. Tan pronto como llegó, hizo una reverencia de saludo a Han Shuo y le dio la bienvenida, «bienvenido a casa, Lord Marques».

«Jeje. Bien, bien. Hablemos dentro», respondió Han Shuo con una sonrisa.

Mientras se dirigía hacia el interior, Kallas, organizó incesantemente a los sirvientes para que prepararan todo lo necesario para un banquete. Al pasar, le explicó a Han Shuo: «Mi Señor, durante los tres años que estuvo lejos para practicar, Lord Jack se convirtió en Vizconde, Lord Dorcas se convirtió en Conde, y algunos otros también fueron llevados a la nobleza. A los pocos señores que originalmente se alojaron temporalmente en la mansión del señor de la ciudad, les fueron entregadas mansiones por Su Majestad, ya que todos eran nobles. Sin embargo, estas mansiones no están lejos. He instruido a las personas para invitarlos aquí. Creo que todos estarán aquí en un momento».

En tres años pueden cambiar muchas cosas. Lawrence obviamente, sabía cómo ganarse el favor de Han Shuo. Por tanto, Jack, Dorcas y algunos otros que tenían una relación cercana con él, a cada uno le fue otorgada la nobleza. Con eso, debido a esta, naturalmente no necesitaban continuar quedándose en la mansión del señor de la ciudad. Además, esas personas también tenían padres y familiares.

Han Shuo asintió y sonrió mientras respondía, «Su Majestad nos trata muy bien».

«Sí. Ciudad Brettel pudo desarrollarse tan rápido gracias al máximo apoyo de Su Majestad. Pero dicho eso, el gobierno de Lord Jack y Lord Dorcas también fueron inseparables. Los dos Lords son personajes geniales. Sólo con ellos a cargo del ejército y la administración, Ciudad Brettel tuvo un progreso impresionante todo el camino”. Kallas no se olvidó de elogiar a Jack y Dorcas.

Han Shuo había aprendido todo eso de la boca de Gilbert y tenía algún conocimiento de los logros de ambos. Con los dos ejerciendo la autoridad en Ciudad Brettel, uno literario y otro militar,

El hecho de que le entregara a Jack los asuntos del gobierno y las finanzas hizo que la economía de Ciudad Brettel y todos los sectores crecieran más y más prósperos. Y Dorcas que ostentaba el poder militar, no sólo arregló que Ciudad Brettel fuera invulnerable a los ataques, incluso se lanzó enérgicamente a la ofensiva en contra de los siete grandes ducados y saqueó muchos bienes de ellos.

Por supuesto, antes de que oficialmente comenzara a entrenar, Han Shuo le contó a Dorcas ciertas cosas sobre los siete grandes ducados a través de Jack. Con respecto a Helen Tina del Ducado Helon y Burt Zili del Ducado Boulet, ese último que la Iglesia de la Calamidad controlaba en secreto, Dorcas sabía que estaba pasando.

También fue gracias a la ayuda de Helen Tina y Burt Zili en la oscuridad que Dorcas pudo atacar tan hábil y fácilmente a los siete grandes ducados. Sin olvidar que él podía retirarse fácilmente después del saqueo.

La existencia de los dos que abrigan intenciones maliciosas, hizo que los siete grandes ducados no pudieran formar una verdadera alianza y sólo podían mirar impotentes a medida que Ciudad Brettel se hacía cada vez más poderosa. Los caballos de guerra adquiridos en dos países hicieron que Ciudad Brettel poseyera un verdadero regimiento de caballeros. Equipado con armas finamente hechas, armaduras y equipo de protección, el regimiento de caballeros liderado por Dorcas se convirtió en las tropas más terroríficas entre los siete grandes ducados.

El dúo, uno en literatura y otro en el ejército, estrechamente unieron el poder sobre la ciudad. Además, Dick del Manto Oscuro, con el respaldo de enormes fondos, lideraba las fuerzas del Manto Oscuro para cubrir a los siete grandes ducados como una telaraña. Proporcionaba una inteligencia precisa y amplia para el dúo. Con los tres trabajando juntos, Ciudad Brettel no sólo fue invulnerable a los ataques mientras se expandía constantemente, sino que también se convirtió en una mega ciudad verdaderamente segura y formidable.

«A través de Ciudad Brettel, muchos bienes de los siete grandes ducados circulan al Imperio Lancelot, mientras que algunos bienes del Imperio Lancelot también se abrieron camino a los siete grandes ducados. Una gran cantidad de aristócratas en los siete grandes ducados respaldan la cultura de nuestro Imperio Lancelot”.

“Jeje, aunque somos un enemigo hostil con los siete grandes ducados, los mercaderes, sin embargo, colocan las ganancias antes que cualquier otra cosa. Ciudad Brettel siempre trata a los comerciantes con los brazos abiertos, por tanto, muchos comerciantes de los siete grandes ducados simplemente no se preocupan por las limitaciones de los Grandes Duques y trabajan continuamente con nosotros para hacer circular productos y suministros…” Las explicaciones de Kallas y la comprensión de la situación eran diferentes del énfasis de Gilbert en los puntos principales, él explicó en detalle sobre la economía y la política para Han Shuo.

«¡Jaja, Bryan! ¡Ese maldito sinvergüenza finalmente regresó!” Un grito fuerte y claro vino del exterior. Jack se rio cuando llevaba a una joven dama tímida mientras entraba con un amplio vigor.

Habían pasado tres años y el pequeño gordito Jack, se convirtió en el gran gordo Jack. Su peso aumentó en paralelo a su grandeza. Debido a su poder sobre Ciudad Brettel y la gran estima de Su majestad el Rey, la cobardía y timidez Jack habían desaparecido hacía tiempo. El Jack de ahora tenía un aura imponente en su cuerpo, característica de personas que ocupan posiciones de liderazgo.

Han Shuo había sido amigo de Jack durante muchos años. Tan pronto como escuchó la risa familiar de este, un sentimiento confortablemente cálido se elevó en su corazón y caminó con satisfacción hacia él. Mientras miraba su traje bien confeccionado de nobleza, le sonrió gritando, «¡Jeje, el pequeño gordito ahora se ha convertido en el gran gordo! No está mal. ¡Parece que ciertamente comiste bien durante los últimos tres años!”

«¡Piérdete! Tú mocoso, ¿cómo podrías mantenerte a un lado sin hacer nada por tu propia ciudad? y nos entregaste todas las cosas para hacerlas, ¡me he cansado tanto! Ahora que has vuelto, no sólo no me consolaste, incluso dijiste que engorde. ¡¿Dónde está tu humanidad?!” Jack maldijo sonriendo después de mirar enojado a Han Shuo.

“¿Quién es?” Han Shuo pregunto con una sonrisa después de lanzarle una mirada a la joven tímida junto a Jack.

«Esta es Jessica. ¡Ya te he mencionado antes sobre ella!” Jack la presentó con orgullo y le guiñó un ojo a Han Shuo.

«¡Oh! ¡Ahora lo recuerdo! ¡Jeje, encantado de conocerte!” Han Shuo recordó que la razón por la que Jack quería quedarse en Ciudad Brettel, fue por esa chica llamada Jessica. Ahora que vio que él obtuvo la belleza que quería, realmente se sentía feliz por Jack.

Cuando Jessica se enfrentó a Han Shuo, obviamente fue algo reservada. Ella tímida y respetuosamente saludó a Han Shuo y con una voz algo asustada dijo: «¡Saludos a Lord Marques!»

«¡Mi Señor, finalmente has regresado!” Dorcas caminó hacia él desde el exterior. No hubo muchos cambios comparados con el Dorcas más joven, sólo que ahora se podían ver más marcas de dificultades en su rostro, y era obvio que él era más firme y experimentado.

Dick, Faulke y algunos líderes de la región montañosa llegaron en sucesión, y todos se reunieron. Con el mayordomo Kallas ocupándose de ellos, entraron al salón de banquetes y bebieron todo lo que quisieron. Los pocos personajes que estaban a cargo de todo en la ciudad, le explicaron la situación de Han Shuo una vez más.