GDK – Capítulo 427

0

Capítulo 427: Uno contra cien


Una vez que Blount terminó de hablar, Dempus escolto al Gran Duque Ashburn, Charles y los expertos que los protegían, retirándose apuradamente.

Blount y Kosse formaron un grupo con algunos Caballeros del Templo y sacerdotes blancos de la Iglesia de la Luz y fueron en la dirección opuesta a ellos.

La suposición de Blount era absolutamente correcta. Actualmente, Han Shuo había recordado firmemente el aura sagrada en su cuerpo. El zombi élite de tierra que lesionó fue un punto doloroso para Han Shuo. Antes de entrar en el camino demoníaco, había considerado a Blount como su objetivo, sin dejar a este se fuera de vista.

Como era de esperar, cuando Blount, Kosse y los demás miembros de la Iglesia de la Luz partieron, el Han Shuo como demonio que estaba volando, en realidad estaba apuntando hacia él, perseverando en perseguirlo.

Dempus y los otros que originalmente planeaban escapar rápidamente de repente se dieron cuenta de que el objetivo de Han Shuo era de hecho Blount e inmediatamente dejaron escapar suspiros de alivio. Bajo la orden de Ashburn, cambiaron de dirección nuevamente y volvieron en círculo hacia el centro del campo de batalla para continuar dirigiendo a sus tropas en la guerra en curso.

Han Shuo, quien se había hundido en el estado del camino demoníaco, era como un pilar de relámpagos, provocando un sonido aterrador mientras cargaba en contra de Blount, Kosse y su grupo. A él no le importaban los destinos de Ashburn y los demás.

Firenze, que había estado observando la bola de cristal, dio un hmph frío y dijo, “Ashburn ha vuelto a cortejar la muerte. Hasta este punto, él todavía es incapaz de decir el resultado de la batalla”.

“¡Parece que Blount y los miembros de la Iglesia de la Luz están en problemas!” El estado de ánimo de Karel se había calmado, sonriendo mientras le decía a Sabakas.

“Sí, eso es correcto. Originalmente estaba preparado para ayudar a Bryan en cualquier momento. No esperaba que ese mocoso fuera tan milagroso. Parece que no tenemos que preocuparnos y sólo tenemos que tratar con Ashburn”. Sabakas de forma similar aflojó su respiración, su tono era relajado mientras respondía.

“¿Quiere decir que Bryan no debería tener ningún problema?” Fanny era la más preocupada sobre la seguridad de Han Shuo. Ella vaciló por un momento, pero todavía no se sentía muy segura.

“Chiquilla, son los que estaban siendo perseguidos por Bryan los que deberían estar preocupados. Creo que no hay necesidad de que nos preocupemos por ese mocoso. Muy bien, tranquilízate, no te preocupes por eso todo el día”. Firenze consoló a Fanny.

Emily y Phoebe tenían expresiones normales, sólo se sentían sorprendidas por su desempeño extremo. Desde que conocieron a Han Shuo, estas nunca lo habían visto sufrir una perdida. Él siempre les había dado una fuerza poderosa y por tanto, habían formado indistintamente una confianza ciega en lo profundo de sus corazones.

Fanny sin embargo era diferente de ellas. De las tres, Fanny fue la primera en conocer a Han Shuo. Cuando él todavía estaba en el departamento de necromancia y lejos de ser fuerte, ella incluso tuvo que dar un paso adelante y ayudarlo a resolver sus problemas. Esa impresión profundamente arraigada no era algo que pudiera alterarse en un corto tiempo. Aunque este era actualmente tan poderoso, todavía se preocupaba por él.

Mientras la multitud lo miraba con diferentes emociones, el Han Shuo como demonio ya había alcanzado a Blount y había comenzado a atacar a los seguidores de la Iglesia de la Luz.

Erguido en lo alto de la nube de sangre, levantó el Filo Cazador de Demonios dentro de la retorcida nube sangrienta. Esta emitía una espada de luz similar a un dragón y cada golpe contenía una fuerza ilimitada. Los magos de la Iglesia de la Luz continuamente tejían capas de barreras defensivas. Incluso el caballero sagrado Blount no se atrevía a soportar los golpes él mismo.

Un rayo rojo largo y estrecho los bombardeaba desde arriba. Era como el serpenteante y retorcido cuerpo de un dragón de cien metros de largo, conteniendo vastas cantidades de intento asesino, golpeando directamente la barrera mágica desplegada por Kosse y el grupo de magos.

Una pantalla giratoria de viento, un escudo de hielo resplandeciente y transparente, un muro de fuego ardiente y un magnífico escudo sagrado de luz tomaban forma uno tras otro sobre sus cabezas, formando una peculiar escena multicolor. Blount estaba a cargo de la última capa de defensa, ya que su aura de pelea contenía energía divina, se disparó desde su pica dorada en forma de una luz deslumbrante.

Esos seguidores de la Iglesia de la Luz concentraron su atención arriba en el cielo, como si estuvieran anticipando a un gran enemigo, ejerciendo toda su fuerza para hacer frente al ya inevitable ataque.

Finalmente, un poderoso ataque derribó ruidosamente todas las barreras combinadas desplegadas por los miembros de la Iglesia de la Luz.

Se rompieron en pequeños pedazos, como las estrellas en la Vía Láctea, haciendo que las luces multicolores se dispararan en todas direcciones con un tintineo que estallaba los tímpanos. La enorme energía contenía una crueldad sin igual, destruyendo fácilmente seis barreras de múltiples elementos en un instante.

Las barreras mágicas hechas con toda la fuerza de esos magos eran como papel al enfrentarse a la fuerza destructiva. Estas parecían ser demolidas al instante, simplemente causando que el ataque destructivo se detuviera por un momento.

El implacable ataque continuó, causando que otras ocho barreras mágicas se rompieran en una variedad de luces de colores. Sólo cuando alcanzó el ‘Escudo de Luz’ desplegado por el arma divina ‘Revelación’ del Arzobispo Kosse, hubo una explosión aterradora y la fuerza del golpe fue realmente disminuida.

“¡Deng, deng, deng!”

El Arzobispo Rojo Kosse que había concentrado enérgicamente su fuerza mental para desplegar el Escudo de Luz, no pudo resistir el retroceder tres pasos antes de caer sobre su trasero. Su cerebro zumbaba y no pudo evitar escupir una bocanada de sangre.

“¡Lord Blount, date prisa!” Kosse tomó aliento y gritó, mientras su cerebro repentinamente sufría nuevamente una ola de dolor.

“Grieta” Con el crujido de un huevo rompiéndose, el Escudo de Luz que desplegó Kosse se rompió, y el feroz ataque continuó en su camino hacia abajo.

El caballero sagrado Blount gritó en voz alta, levantando la brillante pica dorada hacia el cielo. El aura sagrada brotó de su cuerpo y se fusionó con la pica dorada en su mano, formando una luz dorada que se disparó hacia el ataque de Han Shuo.

Temblor…

Una serie de truenos amortiguados podía escucharse repentinamente desde el cielo despejado mientras el dorado y el rojo se entrelazaban entre sí, formando una vista espectacular. Sin embargo, la aterradora energía transmitida desde los dos ataques estalló como un torrente, causando que múltiples desgarros espaciales aparecieran.

Blount emitió un gemido ahogado mientras una aterradora energía surgía repentinamente en su cuerpo. La armadura dorada en este emitía un dulce tintineo mientras que de pronto sentía como si sus órganos internos fueran aplastados por un enorme martillo, causando que se tambaleara mientras la sangre fluía de su boca y nariz.

“¡Blount está lastimado! ¡Qué ataque tan aterrador!” Gritó Karel, su expresión estaba llena de una alegría inexplicable.

A través de la bola de cristal en la mano de Sabakas, Lawrence y los otros vieron claramente la situación, especialmente cómo la sangre fluía de la boca y la nariz de Blount. Aquellos con ojos agudos incluso notaron el breve tambaleo en él.

En contraste con el maltratado y exhausto Blount, Han Shuo que acababa de recibir el Filo Cazador de Demonios en la palma de su mano, todavía portaba una apariencia malévola. Sus pupilas escarlata estaban llenas de locura y su expresión insensible lo hizo parecer como una máquina esculpida para la masacre.

Además de respirar pesadamente de manera continua, no había cambios en su apariencia externa. No había signos de fatiga, sólo que la nube de sangre se encogió ligeramente, como si fuera dispersada por la turbulenta energía liberada durante la batalla.

“Demente, Bryan realmente está demente”. ¡De hecho lastimo al caballero sagrado de la Iglesia de la Luz!” Cecilia, uno de los tres pesos pesados del Manto Oscuro, había estado monitoreando en silencio los últimos acontecimientos, pero no pudo resistirse a gritar de emoción.

Ella quien pasó años llevando a cabo misiones en países enemigos, era más familiar que nadie sobre la aterradora fuerza del caballero sagrado. En todo el Continente Profundo, el caballero sagrado de la Iglesia de la Luz era siempre la existencia más formidable. Cecilia, que había vagado por muchos países, había escuchado muchos rumores acerca de los caballeros sagrados y sabía cuán formidables eran esos expertos que habían obtenido una bendición divina.

¡Sin embargo, semejante existencia que desdeñaba a los expertos de varios países que ahora estaba herido por un joven!

Si ese asunto se extendía, Han Shuo se convertiría inmediatamente en una leyenda en el Continente Profundo, superando fácilmente las filas de los mejores expertos dentro del continente.

Para ella, la actuación de Han Shuo ese dia sólo podría describirse como escandalosa. También desde ese momento abandonó por completo cualquier intención de competir con él.

A pesar de que era la nieta de Sabakas, a pesar de que era una de los tres pesos pesados del Manto Oscuro, a pesar de que siempre creyó que cualquier joven era inferior a ella.

Sin embargo, la impresionante actuación de Han Shuo en ese momento anuló por completo sus pensamientos y la hizo darse cuenta de lo impotente que era para competir con él.

“¡Basado en ese ataque, el nombre de Bryan se extenderá ampliamente por el Continente Profundo!” El magus sagrado espacial Sabakas tenía una expresión serena mientras remarcaba definitivamente mirando al inflexible Han Shuo dentro de la bola de cristal.

“¡Lord Blount, Lord Blount está herido!” Contrario a la sorpresa que sintieron Sabakas y los demás, los seguidores de la Iglesia de la Luz del lado de Blount estaban todos envueltos en miedo. Esos seguidores repetían continuamente esa oración, pensando que la lesión de Blount significaba que la misión había fallado completamente.

¡Su moral, a raíz de esas palabras continuamente repetidas, se hundió al nivel más bajo!

“Cállate. Aquellos quienes estén vivos continúen desplegando barreras mágicas. La próxima ola de ataques está llegando. ¡Tontos, si quieren vivir, comiencen a moverse inmediatamente!” El Blount, generalmente inmutable, de pronto pareció perder el control, incapaz de contenerse para no gritar enojado.

Los seguidores de la Iglesia de la Luz no tuvieron tiempo para pensar sobre el cambio en el tono de este, en ese momento la gruesa nube de sangre sobre sus cabezas nuevamente había comenzado a agitarse violentamente.

¡Estaba claro en sus corazones que esa era la señal de que el demonio de arriba estaba tomando acción!

“¡Tos, tos!” El Arzobispo Rojo Kosse tosió violentamente por un corto tiempo antes de temblar y ponerse de pie, sosteniendo el arma divina “Revelación” mientras continuaba su encantamiento. Él fue el primero en volver a desplegar una barrera mágica.

El corazón de Kosse estaba lleno de amargura. Incluso con su sabiduría y conocimientos excepcionales, no podía entender cómo la fuerza de Han Shuo podía aumentar tan dramáticamente en tan poco tiempo. Hace sólo unos días, Blount pudo herirlo gravemente. Sin embargo, la fuerza que reveló ese día no podía describirse simplemente como aterradora. Kosse, quien originalmente pensó que la victoria sobre Ciudad Ossen estaba asegurada, ahora sentía que no sólo no había ninguna certeza de éxito, sino que su corazón también estaba lleno de una aterradora sensación de desaliento.

‘¡Ese demonio, yo debería haberlo destruido la primera vez que lo conocí!’ Kosse suspiró con pesar en su corazón.

Cuando comenzó su hechizo, los magos de la Iglesia de la Luz que aún tenían la fuerza para hacerlo, de forma similar, continuaron cantando encantamientos por el bien de su propia supervivencia, siguieron haciendo lo que ya estaban haciendo.

La aterradora velocidad de Han Shuo cuando voló anteriormente los hizo darse cuenta de que si no funcionaban como uno, simplemente no podrían escapar de él ya que su velocidad era más rápida que sus habilidades de levitación.

No sabían si sus barreras mágicas serían útiles como anteriormente, pero para sobrevivir un poco más, no tenían otra opción que hacer lo que Blount y Kosse ordenaban.

Los hechos demostraron que sus acciones eran correctas.

El siguiente golpe de Han Shuo llegó como se esperaba, pero su poder era obviamente mucho más débil que el golpe anterior. Sin embargo, aún rompió las barreras desplegadas por esos magos, una vez más noqueando al Arzobispo Rojo Kosse. Blount, quien defendía de la misma manera, fue golpeado directamente en contra del suelo en medio de brillantes luces doradas.

Aunque la magnitud de ese ataque era mucho más débil, su letalidad fue más grande que el golpe anterior.

El previo ataque sin precedentes no mató a ningún seguidor de la Iglesia de la Luz, ya que fue bloqueado por las barreras y por Blount.

Sin embargo, aunque el segundo ataque de Han Shuo era más débil, los seguidores de la Iglesia de la Luz resultaron gravemente heridos por el primer ataque, causando que el segundo conjunto de barreras desplegadas no fuera tan robusto y perfecto como el primero. Como resultado, el Arzobispo Rojo Kosse fue noqueado y el cuerpo de Blount fue aplastado en el suelo.

Además, más de veinte Caballeros del Templo y sacerdotes blancos fueron inmediatamente cortados en pedazos por la espada de luz de color rojo sangre.

Como el segundo ataque fue mucho más débil, el tiempo de preparación necesario para el ataque también fue mucho más corto. Antes de que pudieran reaccionar, la espada de color rojo sangre ya no se reunió y en su lugar se dispersó alrededor de la gruesa nube de sangre, seguida rápidamente por un débil martilleo y antes de que esos hombres pudieran reaccionar, formo una lluvia de sangre que caía hacia abajo, causando incesantes gritos sangrientos que podían ser escuchados desde abajo.

Mientras todos se defendían por sí mismos, una luz roja como la sangre, del grosor de un brazo apuñaló repentinamente al desvanecido Arzobispo Rojo Kosse. El arma divina ‘Revelación’ en su mano repentinamente destello brillantemente, y una despiadada aura emanó de pronto de su cuerpo.

Cuando los miembros de la Iglesia de la Luz recuperaron sus sentidos, de repente notaron que Kosse sangraba por sus siete orificios y había perdido todo signo de vida. El arma divina ‘Revelación’ que sostenía fuertemente en su mano también se había vuelto opaca y deslucida.