GDK – Capítulo 422

0

Capítulo 422: Cristal resuelto negro


La brillantez parecida a listones envolvió estrechamente todo el cuerpo de Han Shuo, pero este no tenía la sensación de estar restringido.

Las hebras de luz entraron lentamente en su piel, causando que una sensación refrescante fluyera por todo su cuerpo, como si hubiera entrado en un lago helado y refrescante.

Cuando el pequeño esqueleto vio a Han Shuo siendo envuelto por la fruta negra después de recibirla de él, extendió sus manos blancas como la nieve que sostenían algunos minerales del tamaño de pulgares en sus palmas. El Ojo Demonio Púrpura del pequeño esqueleto brillaba intensamente, como si estuviera reflexionando sobre algo.

Después de quedar en blanco por un momento, juntó las palmas y comenzó a frotarlas una contra la otra. A medida que un sonido de crujidos que perforaba los oídos fue emitido desde sus palmas, una densa aura mortal de pronto emanó de ellas, y los sonidos de crujidos se detuvieron abruptamente.

Granos de partículas de arena de color blanco grisáceo salieron lentamente de entre las palmas del pequeño esqueleto. Rápidamente corrió al lado de Han Shuo, rociando las partículas como de arena en el cuerpo de este.

Mientras los finos granos caían en su cuerpo, estos de repente brillaban como estrellas en la noche, emitiendo una vista extraña pero hermosa. Sin embargo, cuando las finas partículas aterrizaron en su cuerpo, desaparecieron sin dejar rastro, como agua que fluía hacia el mar y no se podían ver más destellos.

El Ojo de Demonio Púrpura del pequeño esqueleto en realidad exudaba un sereno color denso que se movía sin parar mientras giraba alrededor de Han Shuo, quien estaba encerrado por la fruta negra. Roció las partículas en sus manos incluso a través del cuerpo de este, asegurándose de no perder ni un lugar.

Al principio, Han Shuo tenía una sensación de flojera y pereza, como si estuviera sumergido en una refrescante piscina de agua, causándole estar lánguido y algo somnoliento.

Sin embargo, cuando las finas partículas aterrizaron en su cuerpo, las áreas donde las partículas aterrizaban tuvieron un repentino dolor ardiente y punzante. Las partículas parecidas a hilos parecían tener espiritualidad mientras se asimilaban lentamente en sus huesos.

Han Shuo, que al principio se sentía lánguido y cómodo, repentinamente sintió que su cuerpo se volvía increíblemente pesado. Donde quiera que caían los finos granos, los huesos circundantes se sentían como si estuvieran hechos de plomo. Se dio cuenta de que la pesada sensación no era una ilusión, sino que realmente estaba sucediendo.

Hizo una inspección interna usando su conciencia, y claramente vio motas de luz similares a la luz de las estrellas fusionándose lentamente en su esqueleto, reforzando gradualmente sus huesos y haciendo que se fortalecieran. Eso se sintió similar a la primera vez que Han Shuo sintió que había renacido.

Gradualmente, las numerosas hebras de luz de la fruta ingresaron completamente en su cuerpo. El pequeño esqueleto había dejado de moverse a su alrededor. Las finas partículas de arena de sus manos habían fluido en el esqueleto de Han Shuo como agua, fusionándose con el resplandor de la fruta, mejorando cada centímetro de sus huesos.

A lo largo del proceso, los huesos de Han Shuo dolían como si estuvieran siendo perforados por muchas agujas finas. Sin embargo, habiendo practicado sus artes demoníacas hasta ese nivel, había soportado toda clase de dolor. Cuando lo comparaba con la ocasión en que su cráneo se abrió, donde sintió un dolor aterrador como si su cerebro hubiera sido cortado en muchas partes, el dolor actual era fácilmente soportado por él.

Por tanto, no reveló ningún signo de ser incapaz de soportar a lo largo del proceso, ni siquiera gimió. Estaba callado, como si se hubiera quedado dormido.

El pequeño esqueleto quien estaba a su lado, lo miró aturdido, como si la expresión de Han Shuo fuera extremadamente extraña.

Después de una cantidad indefinida de tiempo, Han Shuo sintió que el dolor en todo su cuerpo disminuía, permitiéndole ser capaz de ignorarlo. Justo en ese momento, exhaló y abrió sus ojos. Cuando miró hacia abajo, se dio cuenta de que ya se había recuperado completamente, y ya no había nada anormal en su cuerpo.

Trono su cuello, movió los brazos, flexionando sus músculos y huesos. De pronto tuvo una expresión extraña. Eso fue porque de repente sintió que su peso corporal se había multiplicado una decena. ¡Eso era realmente inconcebible!

Esa fruta de aspecto ordinario había fortalecido sus huesos y aumentado su densidad, haciendo que su durabilidad se volviera extremadamente asombrosa. Mientras sus huesos se estaban fortaleciendo, su peso había aumentado junto a esto. Aunque estaba mentalmente preparado y comprendía que habría cambios en su cuerpo, cuando los cambios fueron más allá de sus expectativas, Han Shuo estuvo extremadamente sorprendió.

“¿Qué tipo de fruta es esta? ¿Cuáles son sus usos?” Un sorprendido Han Shuo se quedó en blanco por un momento antes de preguntarle al pequeño esqueleto.

‘Lo llamamos “cristal negro resuelto”. Al igual que la gema brillante serena que habías tomado anteriormente, son objetos extremadamente milagrosos de mi mundo. La gema brillante serena puede fortalecer el alma de uno, causando que sea más pura, el cristal negro resuelto fortalece los huesos y puede hacerlos mucho más duros’.

‘Un cristal resuelto negro como ese puede fortalecer el cuerpo de un caballero malvado varias veces. Anteriormente yo había consumido uno y sufrí terriblemente. Sin embargo, después de absorber la energía del cristal resuelto negro, pude detectar que mis huesos se volvieron mucho más sólidos’. El pequeño esqueleto le explicó a Han Shuo, deteniéndose por un momento antes de suspirar con admiración, ‘Padre, ¡eres realmente asombroso! ¡En realidad no tenías rastros de que le temieras al dolor!’

Resultaba que la fruta era algo tan precioso como la gema brillante serena. ¡No extrañaba que hubiera tenido un efecto tan milagroso! Durante la visita anterior de Han Shuo al inframundo, había visto con sus propios ojos cómo las criaturas no muertas luchaban desesperadamente por una gema brillante serena. Por lo tanto, sabía que ese cristal resuelto negro definitivamente también era un objeto muy codiciado por el que lucharían todas las criaturas no muertas.

El pequeño esqueleto en realidad no había conservado un tesoro tan valioso para mejorar su propia fuerza y en su lugar se lo regaló a Han Shuo sin la menor vacilación. Eso hizo que este se sintiera extremadamente conmovido. Cuando miró el pequeño esqueleto de aspecto ordinario y estaba a punto de elogiarlo, repentinamente pensó en otro asunto.

En el pasado, cada vez que le ocurrían cambios al cuerpo de Han Shuo, el tiempo pasaba involuntariamente. No sabía si había pasado mucho tiempo en esa ocasión cuando usó el cristal resuelto negro para fortalecer sus huesos. Como Ciudad Ossen estaba actualmente en sus momentos más caóticos, el tiempo era la cosa más preciada. Como alguien quien podía observar toda la situación de forma remota, él era alguien que no podía faltar en ese momento crítico.

“¿Cuánto tiempo ha pasado?” Las cejas de Han Shuo se arrugaron mientras le preguntaba apurado al pequeño esqueleto.

‘¡No tengo idea!’, respondió el pequeño esqueleto calmadamente.

Han Shuo recuperó sus sentidos poco después. El Cementerio de la Muerte era lo mismo que el inframundo donde no existía el concepto del tiempo. Este estaba encapsulado por una poderosa barrera. Ni la luz del sol ni la luz de la luna podían penetrarla, por tanto naturalmente era imposible derivar el tiempo del ascenso y la puesta del sol y la luna.

Pensando en la inminente batalla principal, Han Shuo inmediatamente entró en pánico. No se atrevió a continuar quedándose en el Cementerio de la Muerte. Después de enviar al pequeño esqueleto de regreso al inframundo, se apresuró a permanecer en el centro de la matriz de transporte mágico del Cementerio de la Muerte.

De repente, los sonidos de los caballos pisoteando, magia explotando y los miserables aullidos de los guerreros en las puertas de la muerte se precipitaron a sus oídos. La fuente de esos sonidos no estaba tan lejos.

¡Efectivamente, la batalla ya había comenzado! Han Shuo inmediatamente recuperó sus sentidos, recogiendo la matriz mágica. Todo tipo de imágenes se proyectaban en su cerebro, permitiéndole observar claramente todo lo que estaba sucediendo.

Mientras estuviera dentro de Ciudad Ossen, los demonios místicos podrían transmitir cada escena de esta a su cerebro. Sin embargo, si estaba demasiado lejos de la ciudad, la conexión entre él y los demonios místicos sería demasiado débil para apoyar la transferencia de información. Además, el Cementerio de la Muerte tenía una barrera peculiar, por lo tanto, Han Shuo naturalmente no fue capaz de conocer los sucesos dentro Ciudad Ossen mientras estaba allí.

Sin embargo, una vez que volvió a través de la matriz de transporte, su conexión con los doce demonios místicos se restableció inmediatamente, lo que le permitió tener la capacidad de controlar toda la situación nuevamente.

A través del punto de vista de los demonios místicos, vio que se estaban librando feroces batallas en varios espacios amplios alrededor del castillo. Los poderes encabezados por Firenze, Karel y Lawrence luchaban implacablemente con Ashburn y las tropas del príncipe Charles, con muertes ocurriendo a cada momento.

Ese castillo fue utilizado originalmente para el almacenamiento de suministros militares y simplemente ocurrió que no había residentes en los alrededores. Estos eran simplemente vastos espacios abiertos, permitiendo a las dos partes tener la ubicación perfecta para la batalla.

Final de la Primera Parte del capítulo.

Todos a quienes miraba estaban involucrados en una vigorosa batalla. Cada parcela de tierra dentro del radio de unos pocos kilómetros del castillo estaba densamente poblada por tropas luchando. Además del distrito norte de la ciudad, los demonios místicos ubicados en los diferentes distritos observaron que los otros, incluido el palacio imperial, también estaban envueltos en las llamas de la batalla.

Sin embargo, comparados con la gran batalla en curso en el distrito norte de la ciudad, las batallas en los otros distritos eran claramente de una escala menor. Eso se debió a que, encabezadas por Lawrence, las figuras de alto rango que podrían amenazar a Charles estaban actualmente reunidas en el distrito norte.

Era desconocido si había un acuerdo tácito, ninguno de los expertos de rango sagrado participó en la batalla. Karel y Sabakas en el lado de Lawrence, Dempus y el caballero sagrado del lado de Charles, todos observaban desde la retaguardia mientras sus tropas se lanzaban a la batalla.

Tanto Lawrence como Charles conocían la increíble letalidad de los expertos en el rango sagrado, especialmente la de los magus sagrados. Un solo hechizo de magia prohibida era suficiente para cambiar el rumbo de la batalla. Sin embargo, cada reino dentro del Continente Profundo tenía un acuerdo tácito, de que los magus sagrados no usarían magia prohibida en una batalla ordinaria.

Con la magia prohibida no permitida en contra de enemigos extranjeros, naturalmente no se debía usar durante un conflicto interno. Aunque Ciudad Ossen era bastante grande, si realmente la bombardearan con unos pocos hechizos mágicos prohibidos, la capital del Imperio Lancelot, desaparecería del continente, con incontables bajas entre los residentes.

Ésa era precisamente la razón por la cual tanto el magus sagrado espacial Sabakas y el magus sagrado de tierra Dempus habían estado mirando sin levantar un dedo durante esa guerra. Ninguno de los dos se atrevía a utilizar la magia prohibida en el ejército contrario que era del mismo imperio.

Firenze era el comandante de la guerra. En un alto mirador en el centro del castillo, rugía sin parar mientras varios oficiales en armadura bajo su mando ordenaban metódicamente a sus tropas de acuerdo con sus órdenes y atacaban a las tropas de Ashburn y Charles desde todas las direcciones.

Han Shuo observó la situación general a través de sus demonios místicos. De repente se dio cuenta de que bajo el rugido sin fin de Firenze, las tropas de su Legión Aullante parecían dispersas al azar, pero formaban indistintamente varias formaciones peculiares que dividían al ejército de Ashburn y Charles en varios pedazos grandes, y rodeaban silenciosamente a cada uno de ellos. .

Solamente él, que podía ver la situación general a través de sus demonios místicos, pudo ver claramente esa extraña transformación. Los soldados y generales participantes nunca podrían notar los silenciosos cambios en la batalla sin pasar por alto nada.

La Legión Aullante, que Firenze había traído, tenía el mismo diseño pintado en su armadura. Esos soldados provenían de la frontera sur y tenían muchos años de experiencia luchando contra los brutales Orcos. Todas sus armas habían sido rociadas con demasiada sangre. Todos y cada uno de ellos se veían valientes y tenían una expresión fría. Su fuerza de lucha era más temible que la de los Caballeros Redbud que Han Shuo había visto anteriormente.

La fuerza de combate de los guardias de Ciudad Ossen también se clasificaba entre las mejores. Sin embargo, cuando enfrentaban a la Legión Aullante de Firenze, claramente estaban siendo reprimidos. Fuera de estar un poco mejor equipados, su experiencia de batalla, coordinación de tropas y fuerza individual eran muy inferiores a la Legión Aullante.

Han Shuo repentinamente se dio cuenta de que la Legión Aullante y los guardias del norte de la ciudad estaban ganando gradualmente la delantera bajo las aparentemente locas ordenes de Firenze. Sin saberlo, estaban marchitando lentamente a las tropas de Ashburn y Charles.

¡Ese loco que pudo mantenerse erguido en la frontera sur durante tantos años, impidiendo que los bárbaros Orcos penetraran en la línea de defensa, definitivamente tenía una reputación bien merecida! Han Shuo estaba asombrado y profundamente convencido de las notables habilidades de mando de Firenze.

“¡Firenze! Esos hombres son soldados del Imperio Lancelot. Son inocentes y no tienen más remedio que luchar simplemente por las órdenes de Charles y Ashburn. ¡Si todos son asesinados, será la pérdida del Imperio Lancelot!” El maestro de la espada sagrado Karel estaba furioso mientras miraba a Firenze.

Karel le daba la mayor prioridad al futuro del Imperio Lancelot. Cuando vio que bajo las órdenes de Firenze, el distrito norte de la ciudad se había convertido completamente en una zona de guerra, con cadáveres por todas partes, cadáveres que pertenecían a soldados leales y fieles del Imperio Lancelot. Sin embargo, debido a que estaban bajo un comandante diferente, no tenían más remedio que matarse los unos a los otros sin piedad. La pérdida de la propia gente del imperio era claramente lo que no quería ver y por lo tanto, continuamente hizo una protesta.

Incluso el jefe anciano de Manto Oscuro, Sabakas sintió una pena interminable al ver incrementarse las pérdidas. Vaciló por un momento antes de gritar, “¡Firenze! ¡Al ritmo que vas, incluso si ganamos la guerra, la fuerza del imperio se verá enormemente debilitada! “

Firenze no se conmovió y continúo gritando órdenes a sus oficiales. Cuando vio que Sabakas y Karel seguían clamando, de repente miró a Karel y dijo, “Durante la guerra civil de cualquier país del continente, ¿cuál de estas no terminó en ríos de sangre? Además de derrotar a su ejército, ¿crees que puedes hacer que Ashburn ceda sólo con palabras?”

“Hmph, con el caballero sagrado y el magus sagrado de tierra Dempus allí, sin mencionar todo tipo de expertos a su alrededor, ¡incluso un experto semi-divino podría no ser suficiente para asesinarlos! ¿No creo que tengas un plan mejor?”

“¡Ustedes dos escuchen! Este asunto sólo puede resolverse rápidamente derramando sangre. Cuanto más se prolonga una guerra civil, peor será para el imperio. Maldita sea, mis hombres también están siendo asesinados, ¿pero me estoy quejando? ¿De qué sirve ser tan emocional? Bueno, si no les gustan mis métodos, puedo hacerme a un lado y no hacer nada. Veamos si ustedes pueden convencer a los dos zorros del otro lado para que abandonen el trono con palabras. ¿Estás dispuesto a tomar el control de toda la batalla?”

Firenze habló sin restricciones, bombardeando a los dos expertos de rango sagrado como artillería y dejándolos sin palabras y sin poder encontrar ningún motivo para replicar.

Firenze siempre había sido arrogante y vanidoso. En otras ocasiones, tal vez aún mostraría algo de respeto por Sabakas. Sin embargo, durante un estado de guerra, se convertiría inmediatamente en un verdadero loco. Con el fin de lograr la victoria, incluso se atrevería a violar las órdenes de Su Majestad sin dudar. Por tanto, no hacía falta decir que no se inmutó ante el consejo de los dos expertos de rango sagrado.

Después de su lengua llena de vulgaridad, ya no les prestó atención y continuo aullando órdenes a sus oficiales, transmitiendo información del campo de batalla a sus tropas. Su Legión Aullante tomó lenta y silenciosamente el control del campo de batalla, rodeando encubiertamente a las tropas de Ashburn sin que nadie lo notara.

Los dos maestros de rango sagrado hicieron la vista gorda y sólo pudieron suspirar. Aunque se sintieron agraviados, no había otra manera. No eran buenos para comandar una guerra a gran escala. Además, sin Firenze y su Legión Aullante, esa batalla sería simplemente imposible de ganar.

Además, lo que dijo tenía sentido. El que vacilaba perdía. Desafortunadamente, el actual Imperio Lancelot sólo sería capaz de resolver rápidamente su confusión a través de una batalla llena de sangre. De lo contrario, si alguno de los bandos escapara de Ciudad Ossen y ocupara otras ciudades, la batalla continuaría derramándose por estas, lo cual sería un golpe destructivo para el Imperio Lancelot.

Por lo tanto, a pesar de que los dos expertos de rango sagrado fueron reprendidos y maldecidos por Firenze, sólo pudieron tragarse sus agravios y ya no se atrevieron a contradecirlo, a fin de evitar que ese tipo siguiera comportándose de forma alocada.

Habiendo recibido imágenes de cada lugar, Han Shuo no pudo evitar soltar un suspiro de alivio. No se quedó en la cueva que cavó más tiempo, inmediatamente salió volando y se dirigió hacia el castillo.

“¡Whoosh whoosh!” Varias flechas de largo alcance se deslizaron a través del cielo mientras perforaban hacia Han Shuo.

Él quedo sorprendió. Miró hacia abajo y vio a algunos soldados de la Legión Aullante, sus expresiones eran frías mientras le lanzaban miradas mortales. Estos inesperadamente vieron desde lejos y le dispararon flechas.

La evaluación de este sobre la Legión Aullante se elevó aun más. Lanzó un hechizo y un capullo blanco como la nieve apareció en el aire. El escudo de hueso bloqueó todas las flechas y Han Shuo resultó ileso. Para entonces, ya había llegado al centro del castillo donde estaba Firenze.