GDK – Capítulo 419

0

Capítulo 419: Estoy dispuesta


Tal como estaban las cosas, simplemente ya no se podía ocultar. Han Shuo no esperaba que en semejante momento tan crucial, ellos en realidad estuvieran en una situación similar.

Los ojos de Emily se humedecieron. Siendo expuesta frente a tanta gente, estaba completamente fuera de sus expectativas. En ese momento, la sensación de amargura, miseria, impotencia, miedo y muchos otros sentimientos la invadieron, causando que su corazón quedara gravemente herido. Las lágrimas corrían incontrolablemente por su tierno rostro.

«¡Es verdad!” Inesperadamente, Han Shuo respondió fríamente antes de que Emily pudiera responder.

Cuando todas las miradas se giraron hacia este, soltó la mano de Phoebe, quien tenía el rostro pálido mientras lo miraba, caminando directamente hacia la llorosa Emily sosteniendo su mano con fuerza frente a todos. Su rostro estaba sombrío mientras lentamente observaba a todos y decía, «Lo que él dijo es verdad, Emily es mi mujer. Sin embargo, yo fui quien la persiguió amargamente, ¡no tiene nada que ver con nadie más!»

El rostro del viejo Hahn se puso cenizo, mirando enojado a Han Shuo y Emily mientras decía, «¡Bien, muy bien, yo nunca pensé que nuestra familia Betteridge realmente produciría semejante escándalo!»

«¡Yo me disculpo en nombre de mi hermana! Sin embargo, si alguien quiere intimidarla, ¡tendría que ver si yo estoy de acuerdo!” Después de un breve sobresaltó, Amyes resistió el impulso de interrogar a Emily y en cambio se burló mientras miraba a todos.

Como el hermano de sangre de Emily, la cantidad de amor que le demostraba era algo que sólo ellos conocían. En un momento tan crucial, permaneció de su lado sin la menor vacilación. Viéndola tratando de ocultar sus lágrimas, Amyes, que era el Dios de la Muerte a los ojos de los nobles del imperio, estaba enojado de forma similar.

“¡Bryan, mira que bien lo has hecho!” el maestro de la espada sagrado Karel miró fríamente a Han Shuo mientras gritaba con enojo.

En un destello, la mirada de todos volvió a encontrar en Han Shuo. Sólo recuperaron sus sentidos en ese momento. El principal culpable debía ser él. Todo tipo de críticas y miradas enojadas aterrizaron sobre este.

Enfrentándose a la ira de todos, Han Shuo tenía una expresión sombría mientras miraba a todo el mundo dijo, «Este es nuestro problema y no parece estar relacionado con ustedes. Quien sienta que puede usar el poder en sus manos para ejercer presión en mí, deberíamos esperar y ver qué ocurre».

«¡Mocoso, tienes agallas!” Firenze estaba tan enojado que se rio, señalando a Han Shuo mientras decía, «Mientras que dejes inmediatamente a esas dos mujeres y sólo te concentres en mi hija, yo puedo tratar los asuntos anteriores como pasados. Mientras tú me sigas de regreso a la frontera sur, no importa cuán caótico sea el Imperio Lancelot, puedo garantizar que estarás libre de preocupaciones».

Firenze hizo una pausa por un momento antes de continuar, «Si no, nosotros lucharemos hasta nuestras muertes. ¡Veamos quién todavía se reirá al final!»

«¡Padre!” En este momento, Fanny también tenía una expresión angustiada mientras ella no pudo evitar gritar en voz alta. No esperaba que las cosas se desarrollaran de esa manera. Sin embargo, ella también era incapaz de controlar el temperamento de Firenze y simplemente era incapaz de saber cuando se volvería loco. Actualmente, Emily, Phoebe, ella misma, así como Han Shuo, estaban extremadamente avergonzados.

Lo que originalmente era el asunto personal de Han Shuo ahora era como una plática a tres bandas. Fanny había esperado culparse a sí misma, pensando internamente, «Bryan definitivamente me odiara. Ah, ¿qué debería hacer ahora?»

«Bryan, ya que las cosas han alcanzado esta etapa, ¿no deberías darnos una explicación?” El rostro del viejo Hahn estaba pálido mientras miraba con enojo a Han Shuo.

Mirando a la llorosa Emily, mirando a la angustiada Fanny y mirando a la aterrorizada Phoebe, Han Shuo tomo una respiración profunda. Mientras todos miraban atentamente, dijo, «Ya les he descrito la secuencia de eventos a ustedes tres. Las tres ya deberían tener claro que fue lo que sucedió. Como están las cosas, no tengo nada más que decir, todas ustedes saben cómo me siento con respecto a cada una de ustedes”.

“Justo ahora, les daré a todas ustedes una opción. También deberían darse esta opción. Si ustedes están dispuestas a estar conmigo, sólo necesitan asentir en acuerdo. Enfrentaré cualquier dificultad que surja con ustedes. Mientras estén dispuestas a estar conmigo, les prometo que las trataré bien en el futuro, y definitivamente no dejaré que nadie las intimide”.

“Si no pueden aceptar eso, pueden tomarlo como algo que yo les debo en esta vida. Nuestra relación en esta vida terminará aquí y, a partir de este día, ¡ya no tendremos ninguna conexión emocional!»

«¡Mocoso!, ¡¿Qué tonterías estás diciendo?! ¿Podría ser que hasta este momento todavía quieres tenerlas a todas?” Firenze enfureció, se alzó las mangas con la intención de castigar a Han Shuo.

La expresión de Han Shuo se oscureció mientras miraba fijamente a Firenze con enojo, «¿Qué tiene esto que ver contigo? La persona con quien yo me quiero casar no eres tú, ¿por qué tendrías tanto que decir?»

“Maldita sea, tu mocoso apestoso tienes semejante temperamento. No hay nadie más dentro del Imperio Lancelot que se atreva a hablarme así. Deberías echarle un vistazo a tu…” Firenze gritó en voz alta mientras se preparaba para cargar en contra de Han Shuo.

«¡Padre, tú no necesitas preocuparte por mis asuntos!” Fanny sujeto a Firenze y gritó en voz alta.

«Estoy dispuesta. No me importa ninguna otra cosa. ¡Mientras tú me quieras, yo te seguiré!” Emily, quien tenía lágrimas rodando por su rostro fue la primera en declarar su posición mientras sollozaba. Ella ya estaba dispuesta a renunciar a todo.

Emily sujeto la mano de Han Shuo con fuerza. Debido a que estaba usando fuerza, las yemas de sus dedos incluso habían penetrado su piel. Parecía querer ganar fuerza y coraje a través de ese método.

«Hermano, lo siento. Yo lo amo. Lamento causarte problemas, ¡pero soy incapaz de dejarlo!” Las lágrimas de Emily rodaron por su rostro mientras hablaba mirando a Amyes.

Amyes tembló, de repente recordando su miseria cuando ellos eran más jóvenes y cómo confiaron el uno en el otro durante muchos años…

«Tonta, ¿por qué estás diciendo todo esto? ¡No importa qué, yo siempre estaré de tu lado!” Amyes tenía una expresión de cariño mientras sonreía y le contestaba gentilmente a Emily.

Se dice que un hermano mayor es como un padre. Amyes siempre había tratado a Emily de esa manera. Cuando ellos eran más jóvenes, sus padres habían muerto y fue él quien había trabajado duro para criarla. Todo lo que tenían los dos hasta ese día había sido el resultado de arriesgar sus vidas y sus esfuerzos. En el corazón de Amyes, la persona más importante en ese mundo era su hermana. Había casado Emily con la familia Betteridge, pero su marido había muerto repentinamente en el campo de batalla incluso antes de que hubieran consumado su matrimonio. Todos esos años, se había convertido en una viuda que era difícil de aceptar.

Amyes entendía claramente el dolor que Emily soportó en todos esos años. Se culpaba a sí mismo y siempre deseó que ella luchara por su felicidad una vez más. Sin embargo, simplemente no tenía a nadie que ella deseara. Él no pensaba que la situación actual fuera ideal, pero tampoco estaba del todo mal. Sin pensarlo, naturalmente le dio la mayor importancia a la felicidad de su hermana.

“¡Gracias hermano!” Emily lloró mientras expresaba su agradecimiento. Poco después, miró hacia el viejo Hahn, que tenía una expresión extraña y dijo, «Padre, durante todos estos años, he sido muy feliz viviendo en la familia Betteridge. Yo verdaderamente te he mirado a ti como mi padre. Yo también sé que me amas enormemente. Estoy extremadamente agradecida contigo y sé que mis acciones podrían manchar el nombre de la familia Betteridge. Lo siento, realmente lo siento, por favor perdóname. Padre, tú siempre serás mi padre».

El viejo Hahn se sobresaltó y miró inexpresivamente a Emily. Después de un buen rato, suspiró. No dijo nada, su expresión era desolada mientras caminaba de regreso a la sala de reuniones en el tercer piso.

«Yo también estoy dispuesta. No deseo mucho. ¡Padre, yo te lo ruego no te preocupes por mis asuntos!” Fanny tenía un agarre mortal sobre Firenze como si temiera que estuviera tan furioso que no le hiciera caso. Continuó bruscamente, «¡Si no me lo prometes, yo me iré de casa otra vez y nunca más serás capaz de volver a verme!»

Firenze quien gritaba en voz alta que quería matar a Han Shuo, de pronto se quedó atónito, su expresión se enrojeció mientras lo señalaba y resoplaba mientras decía, «Qué hay de bueno sobre ese mocoso. Hay tantos hombres buenos dentro del Imperio Lancelot. ¿Por qué debes insistir en estar con un tipo a medio corazón? Debido a él, ¿tú de verdad estás pensando en abandonar a tu familia?»

«Padre, eres increíble en la guerra pero tú nunca entenderías lo que es el amor verdadero. Mi madre te había esperado durante toda su vida, siempre preocupada de que te ocurriera algo en el campo de batalla. Cuando estaba enferma, tú todavía luchabas a más de mil millas de distancia. Incluso cuando madre murió tristemente por su enfermedad, tú no estuviste presente a su lado”.

“Tú ya arruinaste la felicidad en su vida. ¿No me digas que también quieres destruir mi felicidad?” Fanny estaba de cierta forma histérica cuando ella que Firenze quitaba su mano y cargaba en contra de Han Shuo y repentinamente gritó.

Firenze que había luchado por liberarse de Fanny con gran dificultad de repente detuvo su camino. Su rostro estaba distorsionado y su aliento errático, mostrando signos de una bestia que quería escapar.

Todo el mundo se sobresaltó. Algunos miraban nerviosamente a Firenze, temerosos de que él actuara imprudentemente. La reputación de esa persona siempre había sido que él no se comportaba como una persona común. Por tanto, todos tenían una razón para creer que se volvería loco.

Incluso Han Shuo estaba algo temeroso, aumentando secretamente su vigilancia. Sintió que si Firenze se atrevía a atacarlo temerariamente, el preventivamente lo noquearía y lo amarraría, para evitar su fluctuante energía exuberante. Luego le explicaría a Fanny después de eso.

Bajo la atenta mirada de todos, el rostro distorsionado de Firenze se calmó gradualmente. Sin embargo, su expresión todavía era oscura y atemorizante. Después de un largo rato, se dio la vuelta para mirar a Fanny y por primera vez habló en un tono tranquilo desde que llego y preguntó, «Muchacha, ¿tú estás verdaderamente segura?»

Fanny inmediatamente asintió con su cabeza, con una expresión firme mientras respondía, «Padre, estoy segura».

«Mocoso, ¿eres capaz de darle felicidad a Fanny?” Firenze repentinamente miró a Han Shuo y le preguntó palabra por palabra.

«Mientras yo esté vivo, ¡nadie podrá intimidarla!” Han Shuo alzo su mano y se comprometió mientras tenía una expresión serena.