GDK – Capítulo 418

0

Capítulo 418 – Conversaciones a tres bandos


“¡Saquen a ese mocoso Bryan aquí!” Un hombre delgado de mediana edad resoplo y gritó, arrastrando a Fanny a regañadientes mientras irrumpían en el castillo.

Los guardias apostados a lo largo del camino fuertemente custodiado parecían reconocer a ese hombre delgado de mediana edad. Todo el mundo frunció el ceño y estaba preocupado, pero sorprendentemente ninguno de ellos se atrevió a detenerlo.

Debido a la asombrosa habilidad de Han Shuo durante los últimos tres días, había ganado un estatus exquisitamente alto. Incluso en Ciudad Ossen, era extremadamente raro encontrar a alguien que se atreviera a abusar de un noble tan desenfrenadamente. Algunos soldados que no pudieron identificar a ese hombre estaban extremadamente furiosos, pero de pronto se calmaron después de que los veteranos les explicaran a fondo, su expresión se llenó de indicios de reverencia cuando volvieron a mirar a ese hombre.

Las fuertes maldiciones eran claramente audibles desde la sala de reuniones en el tercer piso del castillo donde Han Shuo y su grupo estaban reunidos. El viejo Hahn, Boris, Eevee, el maestro de la espada sagrado Karel, el magus sagrado Sabakas, así como Amyes y los otros del Manto Oscuro sonrieron amargamente cuando escucharon esa voz.

Lawrence, Amyes y aquellos que sabían lo que estaba pasando, de pronto miraron a Han Shuo con ojos brillantes. Emily estuvo aún más incómoda. Nadie sabía que resultado impredecible traería la llegada de ese loco.

“¿Por qué viene ese tipo?» La expresión del viejo Hahn repentinamente cambió, y poco después miró atónito a Han Shuo quien estaba sonriendo irónicamente y preguntó inquisitivamente: «¿Por qué tienes animosidad con él?»

Han Shuo se rascó la cabeza torpemente, su era rostro amargo mientras explicaba, “Yo no tengo ninguna animosidad con él. Olvídalo, vamos a tratar con las cosas a medida que sucedan. Iré a echar un vistazo».

“¡Bryan, ese loco no puede ser provocado, debes tratar con él con precaución!” Justo cuando Han Shuo se levantaba de su asiento y salía, Lawrence habló de pronto con una expresión extraña.

“¡Tomaré nota de eso!” Han Shuo respondió y se dirigió directamente hacia la salida.

Lawrence estaba familiarizado con el temperamento de Han Shuo, pero no se sentía completamente seguro, así que se levantó y lo siguió. Aquellos que se sentaron alrededor de la mesa eran todos personas de estatus. Algunos estaban bastante familiarizados con Firenze. Cuando vieron a Lawrence levantarse y marcharse, duraron por un momento antes de seguir su ejemplo, dejando solamente al magus sagrado espacial Sabakas y al maestro de la espada sagrado en la habitación.

En todo el Imperio Lancelot, se podía decir que la única persona sobre la que el Duque Ashburn y el Príncipe Mayor Charles estaban preocupados era el dios de la guerra de la frontera sur, Firenze. En el Imperio Lancelot, la única persona que podía defender la frontera sur de los sanguinarios orcos no era otro que ese hombre.

Los ciudadanos dentro de las docenas de ciudades de la frontera sur eran extremadamente valientes. En los muchos años de batalla con el Imperio Orco, cada soldado y caballero ha sido templado para volverse extremadamente fuerte y poderoso. El regimiento y la legión de caballeros más fuertes dentro del Imperio Lancelot estaban todos en la frontera sur. Pero sin el liderazgo de ese hombre, la gran frontera sur se habría convertido en la tierra de los orcos y el Imperio Lancelot también sería invadido por los bestiales orcos.

Podría decirse que no importa quién finalmente ganara la guerra civil, el estado de Firenze en la frontera sur no se vería afectado. Eso era debido a que, a parte de ese loco, nadie más podía estabilizar la situación en la frontera sur. Basados en eso, se había convertido en el que tenía la mayor libertad para actuar como quisiera.

Mientras se desarrollaba tal conflicto civil, si ese hombre lo deseaba, podía declarar la independencia de la frontera sur del Imperio Lancelot y convertirse en el verdadero monarca de esta.

“¿Dónde está ese pequeño bastardo?, ¡sal ahora mismo!” Firenze gritaba mientras caminaba. Aunque había numerosos soldados densamente apiñados en los alrededores, nadie se atrevía a obstruirlo y en su lugar tomaron la iniciativa de abrirle un camino.

“¡Padre!” Fanny, quien estaba siendo sujetada por Firenze, estaba sonrojada como si se avergonzara tener semejante padre.

“Tú mantente fuera de esto. Este pequeño bastardo es un mujeriego a tan temprana edad. Yo definitivamente debo darle una lección este día. No me importa que sea el señor de Ciudad Brettel. Si él me molesta, yo declarare la guerra en su contra. El Imperio Lancelot ya está en desorden de todos modos, ¡no importaría si yo agrego algo de aceite al fuego!” Firenze gritó con rabia mientras arrastraba a Fanny al segundo piso.

Al inicio, Firenze estuvo bastante complacido cuando Fanny habló sobre el estatus de Bryan. Él también había oído hablar de algunos de sus logros. Sintió que cumplía con sus expectativas y era adecuado. Fanny, casándose con él tampoco lo avergonzaría.

Sin embargo, Firenze estaba descontento de que Bryan lo dejara plantado en varias ocasiones. En esa ocasión había llegado a Ciudad Ossen, pero este todavía no tomó la iniciativa de presentar sus respetos. Eso causo que él se sintiera enojado. Sin embargo, todavía pudo aceptarlo de mala gana ya que entendía que Ciudad Ossen no estaba en una buena situación. Pero así, cuando comenzó a usar su propio poder para averiguar más acerca de Han Shuo, de pronto se dio cuenta de que Hera en realidad pareja de Phoebe del Gremio de Comerciantes Boozt.

Esa noticia fue impactante para Firenze, que estaba muy lejos de Ciudad Ossen. Cuando se dio cuenta de ese asunto, Firenze inmediatamente pensó que Han Shuo había engañado los sentimientos de su hija. Casi había cargado en contra de la mansión de Han Shuo y causado una escena. Sin embargo, se las arregló para resistir el impulso y en su lugar fue a interrogar a Fanny.

Descubrió que ella no sólo sabía sobre los actos pecaminosos de Han Shuo, sino que todavía le dijo tímidamente que estaba bien con eso. Los pensamientos conformistas de Fanny casi hicieron que Firenze se desmayara de ira. Cuando valientemente dijo que, aparte de Phoebe, él todavía tenía otra mujer llamada Emily, ¡Firenze verdaderamente exploto! Sin decir una palabra, inmediatamente arrastró a Fanny para encontrar a Han Shuo y dejar las cosas en claro.

“Uh, soy Bryan» Un ansioso pero indefenso Han Shuo estaba de pie en los escalones de piedra que conectaban el segundo piso con el tercer piso mientras miraba a Firenze, cuya tez estaba roja por la ira.

“Tú todavía tienes las agallas para salir, no está mal, no está mal» Firenze rechinó los dientes, casualmente le arrebató una pica a un guardia que estaba a su lado y la arrojó hacia Han Shuo.

La deslumbrante pica era como un rayo de plata y estuvo frente a Han Shuo en un abrir y cerrar de ojos.

Firenze era un comandante excepcional y personalmente era un Jinete Cielo. Su ataque estaba lleno de aura de pelea y no debía ser menospreciado.

Han Shuo sabía que Firenze no dejaría las cosas fácilmente. Levantó su mano izquierda y el Filo Cazador de Demonios emergió de su palma y golpeó la punta de la pica con un ruido metálico, causando que la pica se rompiera en pedazos. “¡Padre! ¡Tú dijiste que hablarías sobre eso!” Fanny gritó mientras trataba de detener a Firenze con ambas manos mientras miraba impotente a Han Shuo.

“¿No estamos hablando ahora? De lo contrario, ¡¿Por qué vendría aquí yo solo?! Este tipo pudo matar a Leah Cain solo y hay tantos viejos pedos aquí que lo protegen. Si esto no se llama hablar, ¡no sé lo que es!” Firenze miró a Fanny y la regañó ligeramente, “¡Chiquilla, déjame ir todavía tengo más cosas para hablar con él!”

El viejo Hahn, Amyes y el resto recién acababan de llegar al lado de Han Shuo cuando escucharon el «tantos viejos pedos» de Firenze. El viejo Hahn estaba furioso, señalando a Firenze mientras gritaba enojado, “Tú lunático, ¿a quién estas llamando viejo pedo?”

“¡No dije que eras tú!” Firenze resopló fríamente.

El rostro del viejo Hahn se relajó. Justo cuando decidió no seguir adelante con eso, se enojó con lo que dijo Firenze a continuación.

“¡Me dirijo a todos ustedes! ¡Incluyendo al viejo pedo Karel que aún está dentro! ¡No creas que no sabría que estás aquí sólo porque te quedas dentro!” Firenze se burló cuando vio la expresión del viejo Hahn relajarse antes de continuar resueltamente su oración.

Han Shuo estaba aturdido y miraba fijamente a Firenze. Pensaba en su corazón que ese hombre realmente tenía una personalidad única. Parecía que la persona que se atrevió a golpear al Gran Duque Ashburn dentro del salón principal no era una persona común.

“Maldita sea, tú perro rabioso, ¿yo cuando te ofendí?” El viejo Hahn rara vez se enojaba en sus últimos años. Sin embargo, estaba tan enojado tan pronto como se encontró con Firenze quien lanzó un comentario vulgar.

“¡Tú hija en ley sedujo al hombre de mi hija! ¡Y la aprendiz de Karel también arrebató el hombre de mi hija! Maldita sea, ¡¿Es que todos ustedes me intimidad porque estoy lejos en la frontera sur?!” Firenze en efecto era un loco, como lo describió el viejo Hahn, maldiciendo a cualquiera que tuviera en sus manos.

Cuando dijo eso, el hermoso rostro de Emily se volvió mortalmente blanco. Han Shuo también se estremeció interiormente, pensando para sí mismo que la situación iba cuesta abajo.

Efectivamente, la expresión del viejo Hahn se hundió repentinamente. Le lanzo a Firenze una fría y helada mirada y preguntó, “¿Qué quieres decir? ¡Por favor aclárame eso! Si te atreves a calumniar al azar el nombre y la reputación de mi familia, yo perseguiré esto con toda mi vida».

El maestro de la espada sagrado Karel y Sabakas habían salido en un momento desconocido y también escucharon la conversación. El primero fulminó con la mirada a Firenze y gritó en voz alta, “¿Qué diablos quieres? ¡El imperio está en caos y no tenemos tiempo para tus tonterías!”

“Este mocoso está en una relación con Phoebe y Emily, pero todavía se atrevió a perseguir a mi hija. ¿Qué no lo saben todos ustedes?” Firenze no temía la furia del viejo Hahn y Karel. Se burló mientras hacía una pausa, como si no hubiera causado suficiente caos. Después añadió con frialdad, «definitivamente continuaré con este asunto hasta el final. Mientras no esté resuelto, la lucha civil dentro del imperio no tiene nada que ver conmigo. Ustedes hagan lo que quieran, quien viva o muera no es de mi incumbencia. Hmph, incluso si el Imperio Lancelot está acabado, no dejaré que nadie intimide a mi hija. ¡Si los pocos de ustedes quieren jugar, los acompañaré hasta el final!»

Cuando él terminó, la mirada de todos estaba en Han Shuo, Fanny, Emily y Phoebe. Las expresiones del viejo Hahn y Karel se volvieron cenizas. Por un lado, quedaron estupefactos por la repentina revelación, y por el otro se sorprendieron por las palabras imprudentes de Firenze.

Para el viejo Hahn, toda su vida estuvo dedicada al Imperio Lancelot. Para ellos, lo único que realmente les importaba era el futuro del mismo. Nunca podrían ser como el lunático Firenze e ignorar la supervivencia del Imperio Lancelot.

“Emily, ¿es verdad lo que dijo?» El viejo Hahn estaba de cierta forma avergonzado mientras le preguntaba a Emily, quien parecia que empezaría a llorar.