GDK – Capítulo 416

0

Capítulo 416: Todo está bajo control


Monte Ordas, Cuartel General del Manto Oscuro

La matriz de magia espacial de Sabakas conducía directamente al cuartel general del Manto Oscuro. Sin embargo, cuando Han Shuo y el resto llegaron, descubrieron que la situación dentro del cuartel general no era tan estable como habían pensado.

El Monte Ordas, que tenía las mejores defensas dentro de Ciudad Ossen, estaba teniendo una guerra civil. Toda clase de fuertes medidas defensivas habían sido dañadas. Un pequeño grupo de personal de alto rango quien estaba del lado del Príncipe Charles albergaba motivos ocultos mientras destruían las defensas del Manto Oscuro desde el interior.

De los once oficiales de alto rango en su reunión anterior, aparte de los tres jefes quienes creían firmemente en el juicio de los dos jefes mayores, cinco de ellos habían desertado secretamente hacia el príncipe Charles y se habían revelado en el momento más crucial. No sólo destruyeron las defensas dentro del cuartel general, sino que incluso se aliaron con las tropas del imperio para atacar el Manto Oscuro.

La repentina revuelta interna causó que el fuertemente custodiado Monte Ordas se convirtiera de manera similar en un campo de batalla. Cuando Han Shuo y el resto llegaron al cuartel general del Manto Oscuro a través de la matriz de transporte, pudieron escuchar numerosos gritos que indicaban que la situación allí tampoco era optimista.

El espacio parecía haber sido abierto por una cuchilla afilada mientras aparecía una abertura frente a Han Shuo y los demás. «¡Hay personas quienes desertaron! Quizás ellos piensen que Amyes y los otros dos han mantenido su posición por demasiado tiempo y sienten que ellos mismos deberían reemplazarlos», el magus sagrado espacial Sabakas dijo con una expresión irritada cuando apareció.

Bajo los efectos de su energía yuan demoníaca, las heridas de Han Shuo aún se reducían y se cerraban lentamente. Los demonios místicos atravesaron a través de los diversos pasadizos dentro del cuartel general del Manto Oscuro, proyectando lentamente la situación de allí en su mente.

Había un ejército de cinco mil hombres al pie del Monte Ordas que rodeaba completamente la sede de Manto Oscuro. Los cinco miembros de alto rango que se habían unido a las fuerzas de Charles y el Duque Ashburn, actualmente estaban atacando el cuartel general. Esa banda de cinco había destruido todas las defensas al principio y estaba muy familiarizada con el diseño del cuartel.

Bajo sus órdenes, la batalla avanzaba ordenadamente. Como la mano del Rey del Imperio Lancelot en la oscuridad, incluso con la aparición de cinco traidores, el Manto Oscuro todavía era capaz de resistir el ataque al aprovechar su ventaja geográfica sobre el enemigo. Estaba claro que los miembros quienes habían permanecido en el cuartel general eran expertos genuinos.

Enfrentados con la traición de sus antiguos aliados, el odio en sus corazones no podía ser reprimido. Si no fuera por la abrumadora cantidad de enemigos, tal vez se habrían ido del Monte Ordas y cortarían a los cinco traidores en miles de pedazos.

«Solo hay cinco mil soldados al pie de la montaña, no es un número muy grande. ¡Con nuestra llegada, nosotros deberíamos poder eliminarlos fácilmente!” Después de haber analizado la situación a través de sus demonios místicos, Han Shuo frunció el ceño mientras le decía a Sabakas.

Sabakas estaba atónito y asombrado por la capacidad de Han Shuo para evaluar la situación general. Como un maestro de la magia espacial, había ido a los alrededores para observar la situación mientras regresaba a fin de comprender las fuerzas que rodean el Monte Ordas. No esperaba que Han Shuo quien acababa de llegar realmente también resolviera la situación de los alrededores. Había escuchado mucho, de los milagros de este por los demás, pero era claramente escéptico sin presenciarlo él mismo. Actualmente, cuando escuchó la declaración y lo miró más de cerca, notó que las heridas sangrantes en su rostro se habían cicatrizado completamente sin dejar rastros.

‘¡La profecía de Grace es correcta! La aparición de una persona tan asombrosa en el imperio definitivamente traerá un nuevo amanecer para el futuro del Imperio Lancelot. Parece que deberíamos tener una salida de esta desagradable situación’. Pensó Sabakas.

“Esos hombres son soldados del Imperio Lancelot y no tienen otra opción que atacar el Monte Ordas debido a las órdenes de Charles y Ashburn. Como soldados que sólo saben obedecer órdenes de un superior, no tienen la culpa. Está recae en aquellos quienes les dan esas órdenes», dijo el maestro de la espada sagrado Karel antes de mirar a Han Shuo y continuar, «¡Por lo tanto, esos hombres que son la columna vertebral de la fortaleza del Imperio Lancelot, no pueden ser sacrificados inocentemente!».

Mientras los demonios místicos examinaban los alrededores, Han Shuo se dio cuenta de que no había magos de luz que pudieran amenazar a su ejército de no muertos dentro de las fuerzas que rodeaban el Monte Ordas. Planeó invocar a su ejército y combinarlo con la magia espacial de Sabakas para resolver la amenaza en una sola vez, pero no esperaba que esa idea fuera rechazada por Karel.

Aunque el alma de Han Shuo había descendido al Imperio Lancelot, él no se consideraba a sí mismo como un ciudadano del imperio. Hizo una propuesta semejante porque no le dio mucha importancia a la vida de esas personas. Por otra parte, el maestro de la espada sagrado Karel quien había asumido la responsabilidad del futuro del Imperio Lancelot desde el inicio, obviamente no estuvo de acuerdo en dejar morir a esos soldados inocentes trágicamente por una magia aterradora.

«Primero busquemos a Cándido y al resto antes de pensar en otros planes», dijo Sabakas calmadamente.

«No hay necesidad de eso. ¡Ellos se están acercando!” Han Shuo respondió.

No mucho después de que completara su sentencia, los tres jefes del Manto Oscuro y los miembros restantes de alto rango que apoyaban la decisión de Sabakas llegaron a esa área.

«Abuelo, nosotros sentimos una perturbación en la matriz de transporte y vimos tu llegada usando el espejo mágico” Cecilia tenía una expresión solemne mientras hablaba.

Emily también estaba entre las personas que acababan de llegar. Estaba claro que su atención estaba en el cuerpo de Han Shuo desde el inicio. Las manchas de sangre en su cuerpo todavía estaban pegajosas y había dos pequeñas heridas en su pecho que no habían cicatrizado completamente.

Sin tener que pensar más, Emily supo que estaba herido. Sus ojos se enrojecieron repentinamente, deseando ignorar todo y apoyarse en él como Phoebe lo hacía, tratar personalmente sus heridas y preguntarle sobre estas.

Desafortunadamente, era muy consciente de su estado y entendió que hacerlo solo le causaría más problemas a Han Shuo. En semejantes circunstancias, lo único que Emily podía hacer era contener la preocupación en su corazón y sólo expresar secretamente su interés y preocupación a través de su mirada.

En ese grupo, la persona que más le importaba a Han Shuo era Emily. Cuando llegó al cuartel general del Manto Oscuro y descubrió que estaba rodeado de enemigos, inmediatamente comenzó a usar sus demonios místicos para buscarla. Sólo se tranquilizó verdaderamente cuando descubrió que estaba sana y salva.

Han Shuo había notado su preocupación a través de sus ojos enrojecidos y no pudo evitar sentir calor en su corazón. Justo en ese momento, Phoebe escribió la palabra “silencio” en la mano de este antes de forcejear para librarse de su fuerte apretón y caminar hacia Emily.

Cándido y Amyes saludaron respetuosamente a Sabakas antes de que el último describiera inmediatamente la situación diciendo, «Fue debido a nuestra negligencia lo que causó esta revuelta interna. Afortunadamente, el verdadero poder en el Manto Oscuro siempre ha estado en las manos de nosotros tres. Por tanto, aunque hubo un gran daño en el cuartel general desde el inicio, los tres fuimos capaces de estabilizar la situación».

A medida que las cosas habían llegado a semejante punto, Amyes, Cándido y los otros claramente conocían la situación actual. Cándido tenía un rostro triste mientras continuaba después de Amyes, «Esos traidores eran los principales responsables de reunir y enviar noticias del palacio de Su Majestad. Las noticias del fallecimiento de Su Majestad no se filtró en absoluto y fue precisamente porque no hicimos ninguna preparación previa que estamos en una situación tan pasiva».

«¡Todos ellos deben morir!” Lawrence gritó palabra por palabra.

Lawrence, quien ya estaba afligido, actualmente tenía una expresión helada en su rostro. El soporte y el apoyo devotos de Uhtred durante ese período de tiempo habían causado que él tuviera sentimientos profundos hacia este. Como una persona obstinada, sabía claramente que la repentina muerte tenía una conexión innegable con Charles y Ashburn.

«De las cuatro puertas de Ciudad Ossen, la puerta norte está bajo la supervisión del Conde Boris. Creo que actualmente, sólo la pared norte es un poco más segura». Amyes dijo con una expresión pesada.

Lawrence asintió y dijo calmadamente, «Lo mejor es resolver la rebelión dentro de la Ciudad Ossen. Me temo que una vez que nosotros dejemos la ciudad, Charles y Ashburn podrán distorsionar la verdad. Yo definitivamente no quiero ver que esta rebelión de como resultado una guerra a gran escala. En esa situación, incluso si ganáramos la guerra, ¡el Imperio Lancelot se vería muy debilitado!»

«Es correcto. Lo mejor es resolver los asuntos dentro de Ciudad Ossen. Sin embargo, me temo que eso también es lo que quieren Ashburn y Charles. Actualmente, hay enemigos poderosos fuera del Imperio Lancelot. Si este se hunde en una guerra civil debido a que los príncipes luchan por el trono, creo que el Imperio Lancelot seguramente se dirigirá hacia su destrucción”. Karel estuvo totalmente de acuerdo con la sugerencia de Lawrence e inmediatamente declaró su postura en el asunto.

«En ese caso, la forma más rápida de terminar con la rebelión es eliminando a Charles y Ashburn. El enemigo será como una serpiente sin cabeza una vez ellos mueran. Sin embargo, este asunto no será fácil de llevar a cabo, ya que seguramente habrán considerado eso y tomaron precauciones. Yo creo que deben haber numerosos expertos protegiéndolos». Lawrence continuó.

“Vamos a no discutir esto temporalmente. Él viejo Hahn y el resto están en el muro norte. Además de él, también hay algunos Marqueses bajo tu padre que aún están vivos. Todos ellos están dentro del castillo junto al muro norte. Ashburn y sus hombres aún no han atacado verdaderamente por el momento. Nosotros podemos hacer de ese lugar nuestro campamento base. ¡Podemos discutir los detalles después de que lleguemos!” Han Shuo habló repentinamente.

Lawrence se sorprendió cuando escuchó las palabras de este y preguntó, «¿Todos ellos están allí?»

Han Shuo asintió afirmativamente y dijo, «Es correcto. Además de ellos, el segundo príncipe, el príncipe más joven y sus hombres que han sobrevivido están todos allí. Actualmente, aparte del muro norte, toda Ciudad Ossen está llena de soldados y caballeros bajo el Duque Ashburn y el príncipe mayor Charles. Sólo esa ubicación es temporalmente segura».

Los doce demonios místicos se dispersaron por cada esquina de Ciudad Ossen, patrullando y examinando constantemente toda la ciudad. Nadie conocía la situación dentro de esta mejor que Han Shuo. Estaba calmado y concentrado, como si todo estuviera bajo su control.