GDK – Capítulo 405

0

Capítulo 405: Incapaz de escapar


No sólo el pequeño esqueleto tenía inteligencia, también era un poco siniestro y despiadado. Eso realmente causó que Han Shuo sintiera un conflicto.

Sin embargo, de lo que podía estar seguro, era de que el pequeño esqueleto actual era capaz de sobrevivir mejor en el inframundo. En ese reino lleno de masacre e invasiones, era lo suficientemente fuerte como para dejarlo sentirse tranquilo.

Con el jefe de la Casa de Menlo muerto, la fuerza de voluntad que Florida apenas había mantenido finalmente colapsó. Ya no se atrevió a seguir en el aire, gritando desesperadamente a sus hombres que se retiraran y volaran hacia Laureton.

“¡Jeje, tú todavía estás pensando en escapar!” La fría risa de Han Shuo se levantó de pronto. Emitiendo una orden, el dragón oscuro Gilbert, la hidra Lania y el pequeño esqueleto se reunieron abruptamente a su lado y lucharon hacia su camino hasta Florida.

Todavía había alrededor de veinte expertos de la banda mercenaria Hoz Arcoíris rodeandolo. Una vez que Florida se reuniera con Laureton, matarlo se volvería extremadamente difícil. En esa ocasión, Han Shuo estaba resuelto en matarlo, para evitar dejarle interminables problemas a Trunks.

Antes, cuando Han Shuo, solo se dirigía a Florida con un intento asesino, los expertos que lo rodeaban descartaban todo para atacarlo. A pesar de que había matado a un número de expertos en el camino, todavía era incapaz de terminar con Florida como quería.

Sin embargo, con la adición de dos criaturas mágicas de súper rango y el pequeño esqueleto, los expertos alrededor de este no pudieron amenazarlos. Han Shuo sólo necesitaba mantener sus ojos en Florida. El resto naturalmente fue eliminado por el pequeño esqueleto y los demás.

Lluvia de fuego, conos de hielo, cuchillas de viento, rayos y otros hechizos fueron imprudentemente dirigidos hacia Han Shuo y los demás. Debido a esa lluvia de magia, el cielo oscuro se volvió de repente colorido, como si un grupo de bellos fuegos artificiales estuviera floreciendo con glamour.

La energía demoníaca yuan de Han Shuo circuló, una delgada capa protectora similar al ala de una cigarra rodeó su cuerpo. En la superficie exterior, se formó un gran escudo de hueso con unas salvajes espinas de hueso. La mayoría de los hechizos fueron bloqueados por el escudo. Gilbert y Lania hicieron uso de esa oportunidad para liberar ataques de toxinas y una lluvia torrencial.

Teniendo la turbia capa protectora, Han Shuo destello entre la multitud. Después de cambiar continuamente varias veces, ya había llegado frente a Florida.

Un denso estallido de lanzas de hueso repentinamente salió disparado desde Han Shuo. El grupo de personas que se estaba defendiendo contra los ataques de Gilbert y Lania se puso aún más nervioso. En ese momento, el Filo Cazador de Demonios en las manos de este volvió a desaparecer silenciosamente y gradualmente se cerró desde un ángulo oculto.

El pequeño esqueleto, quien cabalgaba sobre el demonio de hueso, inesperadamente había llegado detrás del grupo de Florida. Levantó imponentemente su lanza de hueso de tres metros de largo y la empujó hacia Florida y los otros quienes acababan de reaccionar. El rico qi de muerte llevó una frialdad y desolación que no existía en ese mundo.

“¡De… Detrás!” El grupo de personas de Florida reaccionó con una relativa rapidez. Una vez que sintieron el violento viento desde atrás, se dieron cuenta del peligro atrás de ellos.

Cuando el pequeño esqueleto mató a Adam Menlo anteriormente, como Han Shuo no atacó ferozmente al grupo de Florida mientras observaba atentamente con sorpresa, estos también tuvieron tiempo de ver todo el proceso. El pequeño esqueleto que fue capaz de matar a Adam Menlo quien montaba el roc de alas doradas era definitivamente tan peligroso para Florida como el propio Han Shuo. Por tanto, inmediatamente gritó en voz alta una vez que lo vio atacar por detrás de ellos.

Con el estado actual de la situación, era claro que la cantidad de personas que ayudaban a Florida no era suficiente. Con Gilbert y Lania atacando desde los lados, el autoritario Han Shuo atacando desde el frente y de repente apareciendo una potencia de otro mundo detrás de ellos.

Si ellos se enfocaran en un lado, no serían capaces de resistir al otro. Frente a las oleadas de ataques simultáneos, Florida de repente sintió una intensa inquietud dentro de su corazón. Miró a Han Shuo quien estaba burlándose mientras mataba a su camino, de repente se dio cuenta de que el arma de este había desaparecido. Inmediatamente se aterrorizó cuando se dio cuenta de eso.

Desafortunadamente, su realización fue demasiado tarde. El grupo de expertos que había estado distribuyendo sus esfuerzos para lidiar con las tres criaturas estaba momentáneamente demasiado ocupado para asistir a Florida. Cuando ellos escucharon un grito agudo, se dieron cuenta de que había un mal giro de acontecimientos.

Florida, quien se estaba esforzando por mantener su defensiva de hechizos de luz y rayos en su pico, no pudo detener el Filo Cazador de Demonios. Sus barreras de relámpago y magia se rompieron en pequeñas manchas como de vidrio. El Filo Cazador de Demonios atravesó la barrera y apuñalo a través del cuello, dejando atrás un agujero sangriento.

El odio en los ojos de este se rescindió gradualmente. Sin el apoyo de energía mental, el cuerpo de Florida cayó bruscamente. Un líder de los cuatro grandes poderes en el Valle del Sol finalmente murió por la mano de Han Shuo.

Cuando los expertos de la banda mercenaria Hoz Arcoíris que habían estado rodeándolo vieron a Han Shuo aprovechando la oportunidad para matarlo, una sensación de desesperación e impotencia surgió en sus corazones. En ese momento, los ataques del pequeño esqueleto, Gilbert y los demás cayeron como lluvia torrencial, tomando inmediatamente otras diez vidas.

Después de que Florida murió, la primera ola de expertos ya no tenía un líder. Las decenas de expertos restantes comenzaron desesperadamente a retirarse pero continuaron siendo asesinados por el grupo de Han Shuo. Antes de que pudieran alcanzar a Laureton, otras veinte personas extrañas habían muerto.

De los trescientos expertos y las muchas criaturas mágicas voladoras que habían participado en la batalla, solo diecinueve personas y once bestias mágicas habían regresado al área de Laureton con vida. Adam Menlo y Florida de la banda mercenaria Hoz Arcoíris ambos desaparecieron para siempre de la lucha por el poder dentro del Valle del Sol.

“Ja. ¡Laureton, ha pasado un tiempo!” Persiguiendo a los mercenarios enemigos, Han Shuo se colocó arrogantemente en el cielo, saludando burlonamente a Laureton.

En ambos lados de Han Shuo se encontraban las dos criaturas mágicas de súper rango y el pequeño esqueleto. Varios cientos de gárgolas eran como guardias mientras ellas aleteaban silenciosamente detrás de él. Habiendo calculado su altitud, no temía que se dispararan flechas desde abajo.

Laureton levantó la cabeza para mirar al cielo. Al ver a Han Shuo mirándolo burlonamente, toda clase de sentimientos aparecieron repentinamente en su corazón. Los cadáveres de Florida y Adam Menlo fueron colocados al lado de Laureton. Con los otros dos líderes de los tres poderes muertos, debiera estar feliz. Pero mientras miraba a Han Shuo, sólo podía sentirse cada vez más nervioso.

“Sí, nosotros no nos hemos visto por un tiempo. Debería haber esperado que hubieras llegado desde hace mucho tiempo. ¡Además de ti, Trunks simplemente no tenía otras cartas!” Laureton suspiró antes de tomar una respiración profunda. Luego miró a Han Shuo y dijo, “Como están las cosas, no tengo otras cosas que decir. Es cierto. ¡Fui yo quien secuestró a Trunks, pero no me arrepiento!”

Con la situación actual dentro del Valle del Sol, si él no actuaba para tratar con Trunks, la banda mercenaria Destructor del Alma reemplazaría la posición de la banda de mercenarios Cairo tarde o temprano. Naturalmente, tenía que pensar en sus subordinados, por lo que lo que hizo era comprensible.

“De hecho, no hay mucho que decir. De este día en adelante, la banda de mercenarios Cairo será mi enemigo mortal. Laureton, haz tu mejor esfuerzo”. Han Shuo sonrió mientras miraba a Laureton. Le dio un último vistazo a los cadáveres de Florida y Adam Menlo y después se dirigió hacia la banda mercenaria Destructor del Alma.

La primera ola de ataques de esos poderes resultó en un precio devastador. Ellos no sólo perdieron a sus élites más capaces, incluso Florida y Adam Menlo fueron asesinados. En semejante situación, el grupo que se había formado a partir de los beneficios sería impotente en contra de la banda mercenaria Destructor del Alma.

Los humanos siempre eran egoístas. Con Florida y Adam Menlo muertos, Han Shuo estaba casi seguro de que la banda mercenaria Hoz Arcoíris y la Casa de Menlo romperían inmediatamente en el caos, especialmente la banda mercenaria Hoz Arcoíris de Florida definitivamente caería en un período de guerra civil o se separaría.

En ese caso, la amenaza del grupo para la banda mercenaria Destructor del Alma disminuirá sustancialmente. Han Shuo solo necesitaba observar mientras se derrumbaban. Por tanto, se fue despreocupadamente.

Las cosas de hecho se desarrollaron como había predicho. Después de que se retiró, la gente de la banda mercenaria Hoz Arcoíris y la Casa de Menlo se hundieron inmediatamente en una lucha.

En particular, la banda mercenaria Hoz Arcoíris se había dividido inmediatamente en unos pocos grupos más pequeños. Solo una pequeña porción se esforzó por vengarse. La mayoría restante abogó por abandonar ese lugar lo antes posible. La Casa de Menlo estaba un poco mejor desde que Adam Menlo después de todo, era su mayor. Como la mayoría de la autoridad dentro de la Casa de Menlo estaba en manos de sus parientes, la mayoría gritaba con pesar sobre primero vengarse por él antes de decidir sobre otros asuntos.

Las peleas repentinas perturbaron los pensamientos de Laureton. Al mirar a la banda mercenaria Hoz Arcoíris, que ya estaba preparada para partir, y a los aterrados líderes de los pequeños poderes, repentinamente tuvo una sensación de impotencia.

Tantas criaturas mágicas voladoras habían sido asesinadas. Querer confiar en las criaturas para entrar en la banda mercenaria Destructor del Alma era completamente imposible. Con la existencia de anillos espaciales, intentar matar de hambre a la banda de mercenarios Destructor del Alma con un asedio también era imposible. La única forma de atacar era de frente. Sin embargo, ese método tendría un gran costo que simplemente ellos no podrían pagar.

En ese momento, no tenía confianza en la victoria. Mientras miraba a la gente de la banda mercenaria Hoz Arcoíris y la Casa de Menlo discutiendo interminablemente, de repente se sintió algo impotente.

“Jefe, ¿deberíamos aprovechar esta oportunidad para eliminar a los dos grupos?” Mientras Laureton se sentía exasperado, Harris se acercó de pronto y bajó la voz mientras hacía una sugerencia maliciosa.

Mirando a Harris antes de mirar en la dirección en que Han Shuo se había retirado, sonrió amargamente y dijo, “Ese tipo definitivamente desea que lo hagamos. Si tuviéramos que pelear con esas otras dos partes, estaría siguiendo sus deseos. Una vez que los tres grupos agoten su poder y energía, el maestro del Valle del Sol realmente sera la banda mercenaria Destructor del Alma”.

Harris quedó perplejo por un momento. Procesó las palabras de Laureton por un momento antes de asentir y decir, “El jefe es aún más clarividente. En cualquier caso, con las muertes de Florida y Adam Menlo, nosotros tenemos dos enemigos menos. La actual banda mercenaria Hoz Arcoíris y la Casa de Menlo ya no son enemigos a los que temer”.

“Eso también es la verdad. Sin embargo, si no podemos eliminar la banda mercenaria Destructor del Alma ahora, su reputación aumentará enormemente. En el futuro, aparte de nuestra banda de mercenarios Cairo, ya no habrá ningún poder que pueda sacudir su posición. ¡No estoy seguro de si esto es fortuna o una desgracia!” Laureton respondió dolorosamente.

Justo cuando Laureton y Harris discutían en voz baja, algunos de los líderes de las bandas de mercenarios más pequeños habían caminado juntos. Uno de ellos miró melancólico a Laureton y dijo, “Jefe Laureton, ahora que la situación se ha vuelto así, creo que ya no tenemos la oportunidad de destruir a la banda mercenaria Destructor del Alma”.

“Si la banda de mercenarios Cairo quiere que encabecemos el ataque y esencialmente arrojemos nuestras vidas, me disculpo. Nosotros no estamos dispuestos a cambiar el precio de la vida de nuestros hermanos por los beneficios que nos brindan. ¡Basándome en la situación actual, yo siento que deberíamos dispersarnos!”

“Estoy de acuerdo. Ese lugar es muy difícil de atacar. Sin la ayuda de criaturas mágicas voladoras, simplemente no tenemos ninguna posibilidad de ganar”,  gritó un líder de otra pequeña banda de mercenarios.

Parecía que no eran sólo uno o dos de ellos quienes tenían tales pensamientos. Todos los que habían caminado juntos probablemente ya habían planeado irse.

‘¡Un grupo de tipos miopes!’ Laureton los maldijo interiormente. Después de guardar silencio por un momento, él dijo, “Considera esto cuidadosamente. Si no somos capaces de eliminar a la banda mercenaria Destructor del Alma ahora, todos los que participaron en ese ataque sufrirán una calamidad. Nuestra banda mercenaria Cairo tiene una fuerza suficiente y no le teme a la venganza de Trunks. En cuanto a ustedes chicos, eso podría convertirse en una cuestión problemática”.

“Jefe Laureton no necesita recordarnos eso. Nosotros naturalmente, también pensamos en ello”. Esa persona respondió.

“Entonces haz lo que quieras. En cualquier caso, yo ya les recordé chicos. Cuando llegue el momento en que Trunks los busque a todos en venganza, ¡no vengan a buscarme!” Laureton resopló con frialdad y desdeñó el seguir hablando con ellos. Esas personas se miraron unas a otras, simultáneamente se despidieron antes de llevar a sus miembros a retirarse. La mayoría de la banda mercenaria Hoz Arcoíris había perdido su fe en Laureton una vez que Florida murió. Ya se habían ido sin siquiera avisarle.

De las seis mil personas que habían ido para atacar a la banda mercenaria Destructor del Alma, solo alrededor de tres mil todavía estaban vivos. Si ellos querían atacar la base sin criaturas mágicas voladoras, no sería sólo un problema el número de bajas. ¡En cambio, la pregunta sería si serían capaces de eliminar a la banda mercenaria Destructor del Alma después de sufrir grandes bajas!