GDK – Capítulo 402

0

Capítulo 402: Cortando la lengua


Una criatura de 2,5 metros de altura que estaba hecha de huesos blancos que se balanceaban en desorden desde el esqueleto lentamente hacia su camino hacia adelante.

Esa criatura estaba formada puramente de huesos que eran tan afilados como lanzas. Los huesos se desplegaban como pétalos florecientes, obstruyendo completamente el estrecho pasaje. Con cada paso, una densa aura de muerte asaltaba los sentidos, como advirtiendo a todo mundo que no pertenecía a ese mundo.

Como una criatura no muerta de alto rango, el demonio de hueso tenía que soportar las restricciones del contrato para entrar en ese mundo. Trajo con él la aura mortal del inframundo, desolación y el odio hacia las criaturas en ese mundo. Como poseía una alta inteligencia, podía sentir el miedo de las criaturas frente a él.

Cuando alcanzo la entrada del pasaje, el poder del contrato le ordenó que se detuviera. Su intención original de matar a las criaturas del frente fue abruptamente forzada a su fin. Cuando este llegó, él ya había luchado furiosamente en contra del contrato del lanzador y entendió que el lanzador era capaz de arruinar su fuerza, por lo que ya no se resistió.

Cuando todos dentro de la cueva miraron hacia Asa, naturalmente vieron venir a ese enorme demonio de hueso bloqueando completamente la salida. Detrás de las lanzas oscilantes afiladas del demonio de hueso se escuchaba el constante eco de pesadas pisadas, como golpes de tambores retumbando en sus corazones con pánico.

En el lapso de unas respiraciones, algunas bolas de fuegos fantasmales se encendían detrás del demonio de hueso, apareciendo como pequeñas linternas que lentamente se iban acercando con las pisadas. Cuando los fuegos fantasmales alcanzaron al demonio de hueso, todo el mundo pudo ver las sombras de algunos caballeros enormes bajo la luz de los fuegos fantasmagóricos mientras bloqueaban firmemente la salida.

En ese punto, todos en la cueva de la montaña sabían que la única forma de salir estaba sellada. Si ellos querían irse, el único método era matar al demonio de hueso y a los caballeros malvados. Sin embargo, ¿quién sabría si habría innumerables criaturas no muertas además del demonio de hueso y los caballeros malvados?

Dentro de la estrecha cueva de la montaña, si realmente hubiera un gran número de criaturas no muertas, ya que no tenían un mago de la luz, simplemente sería más difícil salir vivo que alcanzar el cielo. Mientras los cerebros de esas personas rápidamente giraron y vieron que esas criaturas no muertas no tenían intención de entrar a la cueva, sus ansiosos corazones se calmaron temporalmente. Sus ojos no pudieron evitar girarse hacia Han Shuo nuevamente.

En ese momento, había cortado todas las cadenas de Trunks y había aplicado varias medicinas coloridas en su cuerpo. Incluso las heridas podridas llenas de pus fueron limpiadas. Durante ese proceso, el rostro oscurecido de este se veía aterrador.

“Conde Bryan, este no es asunto suyo. Al salvar a Trunks, usted se convertirá en el enemigo de nuestros tres poderes en el Valle del Sol. ¡Debería considerarlo cuidadosamente!” Trulla tartamudeó por un momento, antes de reunir su coraje para hablarle a Han Shuo bajo la intensa mirada de todos.

Han Shuo no respondió, ¡ni siquiera giró la cabeza para mirar a Trulla!

Mientras el colocaba su mano derecha sobre la espalda de Trunks, rayos negros de luz ingresaron al cuerpo de este desde un ángulo oculto. El Trunks inconsciente sólo pudo sentir que su vitalidad decadente una vez más regresaba poco a poco.

Gradualmente incluso sintió un hilo de fuerza. Abrigando un profundo odio hasta los huesos, él gritó bruscamente en su condición debilitada, “¡Asa, te voy a matar! ¡No te dejaré, incluso si yo muero!”

El archimago de trueno Asa escuchó claramente el subconsciente grito débil de Trunks. Su rostro inmediatamente se puso pálido tan blanco como un papel, sus dedos sujetaron con fuerza el bastón mágico. Sus ojos parpadearon mientras se giraba para mirar hacia atrás. Sin embargo, cuando vio los ardientes ojos del demonio de hueso y los caballeros malvados montados en sus caballos de guerra que escupían fuego, rápidamente volvió la cabeza hacia atrás.

Después de que la luz se disparara, Trunks recuperó lentamente su conciencia. A medida que su fuerza y vitalidad se recuperaban gradualmente, abrió los ojos con dificultad. La primer cosa que entró en sus ojos fue el rostro terriblemente sombrío de Han Shuo.

Sin embargo, cuando él vio el rostro aterrador y sombrío de Han Shuo, estuvo extremadamente emocionado. Su boca se detuvo en una sonrisa silenciosa e irónica, sus labios secos se movieron lentamente, “¿Bryan, tú viniste?”

Asintiendo con su cabeza, Han Shuo suspiró suavemente y dijo, “Yo llegué un poco tarde, tú ya estás herido de gravedad”.

“¡No estoy muerto, así que no es demasiado tarde! Mientras yo no esté muerto, todavía tengo esperanza de venganza. Incluso si mis brazos y piernas son cortados, al menos todavía tendría dientes, ¡¡quiero devorar a estas bestias!!” La voz de Trunks no era fuerte, pero la enemistad causaba que todos sintieran un frío interminable.

A un lado, Asa sintió un escalofrío desde el fondo de su corazón. Sus ojos rápidamente miraron alrededor y miraron hacia Trulla poco después. Por otro lado, Trulla estaba comunicándose silenciosamente con la gente de la banda mercenaria Cairo. La brecha entre los tres poderes se redujo sin saberlo, mientras ellos sabían claramente lo que se debía hacer cuando se enfrentaba a un enemigo común.

Han Shuo fue indiferente a sus acciones, solo tenía sus ojos puestos en Trunks. Solo después de que Trunks terminó de hablar, respondió, “No te preocupes, has comido una Píldora del Renacimiento, incluso si tus tendones son cortados, yo aún puedo curarte hasta tu estado anterior”.

“¡Gilbert, ven aquí y ayúdame a cuidar bien de Trunks!” Han Shuo gritó hacia el área detrás de Trunks. Un sonido retumbante pudo ser escuchado desde el subsuelo y, un momento después el dragón oscuro Gilbert apareció.

Cuando el demonio místico vio a Trunks sufriendo semejante tortura inhumana, Han Shuo inmediatamente le había ordenado a Gilbert que se acercara desde el subsuelo a la mayor velocidad posible, mientras invocaba a las criaturas no muertas para sellar la única salida de la cueva. Cuando Han Shuo se dirigió a la ubicación de Trunks, el dragón oscuro Gilbert todavía estaba en el pasaje subterráneo, por tanto, él iban unos minutos más lento.

Después de que apareció, él le echó un vistazo a Trunks y sus ojos se volvieron inyectados de sangre. Inmediatamente rugió con rabia, “¡Quiero comérmelos a todos!”

En ese período de tiempo, Gilbert siempre se había quedado junto a Trunks, sin saberlo dio lugar a que su amistad se alzara. Trunks era una persona de buen carácter que lo trataba con una generosidad extraordinaria. En cuanto al dragón oscuro, aparte de algunos puntos malos, estaba muy centrado. Cuando vio a Trunks siendo torturado hasta el punto de ser irreconocible, no pudo reprimir la ira en su corazón.

Deteniendo a Gilbert con una mano, Han Shuo le instruyó con frialdad, “Cuida de Trunks. En cuanto a estas personas en la cueva de la montaña, solo déjamelas a mí”.

“Maestro, yo quiero asesinarlos, también quiero vengar a Trunks”. El dragón oscuro Gilbert simplemente no pudo soportar ver el miserable estado de Trunks. Incluso había un rastro de sollozos en su voz. Eso era el resultado de la excesiva irá y dolor de este.

“¡Descansa tranquilo, habrá una oportunidad, tú y Trunks tendrán esa oportunidad!” Han Shuo prometió solemnemente y nuevamente le instruyó, “¡Cuida bien a Trunks, no lo dejes sufrir más daño!”

Conteniendo las lágrimas que casi habían fluido, la voz de Gilbert estaba repleta de emociones mientras asentía con su cabeza. Sosteniendo un balde de agua limpia, ayudó a Trunks a limpiar el hedor de sus heridas. No pudo evitar gritar con sollozos, “Maldita sea, ¿cómo pudiste ser tan descuidado, tú tonto…?”

Para Trunks, el dolor ya había adormecido sus sentidos. Sin embargo, cuando vio al dragón oscuro expresar sus sentimientos de irá hasta el punto de llorar y a Han Shuo reprimiendo enérgicamente su irá lo que le causo parecer siniestro y aterrador, algo cálido emergió lentamente con la energía demoníaca yuan que él había transferido a su cuerpo, nutriendo su cuerpo herido.

“Tú, ¿qué es lo que quieres? Nosotros, nosotros no te tememos. ¡Es mejor si lo consideras con claridad!” Viendo a Han Shuo aproximarse firmemente con una expresión sombría después de que la lesión de Trunks se estabilizo, Asa gritó, pareciendo feroz mientras era cobarde en su corazón.

Sin desperdiciar ni una palabra, Han Shuo de pronto se transformó en una franja de color sangre, cargando al centro de esa gente como un rayo y lanzando golpes y patadas. Los sonidos de huesos rompiéndose resonaron a través de la cueva de la montaña, haciendo que el cuero cabelludo se estremeciera.

En semejante área tan estrecha, las artes demoníacas de este mostraron sus ventajas. A medida que los ataques frenéticos y violentos caían, simplemente no había nadie que fuera capaz de resistir su asalto. La gente más fuerte allí era el maestro de la espada Trulla y el archimago de trueno Asa, quienes simplemente no eran una amenaza para el actual Han Shuo.

En sólo unos minutos, los quince expertos de los tres grandes poderes dentro de la cueva de la montaña que mantenían cautivo a Trunks no sólo tenían los huesos rotos sino también sus tendones cortados. Semejante lesión en los espadachines y los caballeros quienes cultivaban el aura de pelea significaba que ellos se habían vuelto totalmente inútiles. Para los magos como Asa, Han Shuo les cortó sus lenguas además de aquellas heridas, por tanto ellos nunca más volverían a lanzar ninguna magia.

“Yo no te mataré. Cuando Trunks se recupere, él lentamente te despellejará vivo. Solo de esa manera se puede compensar el daño que sufrió”. Mirando la paralizada masa de carne recostada en el suelo, mientras Asa escupía sangre constantemente debido a que su lengua había sido cortada, Han Shuo pronunció calmadamente su destino.

Con sus tendones cortados y sus huesos rotos, Asa no pudo ni siquiera dejar escapar un aullido trágico, sus ojos se llenaron de desesperación y arrepentimiento. Se arrepintió de no haber matado a Trunks antes, lamentó no tirar todo al viento para asesinar a Han Shuo la primera vez que llegó al Valle del Sol.

La voz ahogada del dragón oscuro Gilbert gradualmente volvió a la normalidad a la luz del sufrimiento de los perpetradores. El debilitado cuerpo de Trunks también recuperó lentamente algo de fuerza. Con el apoyo del dragón oscuro y la energía demoníaca yuan de Han Shuo, incluso pudo levantarse con cierta dificultad.

Trunks miró el estado miserable de Asa, de pronto soltó una risa loca. Su risa como de búho estaba llena de un resentimiento sin fin y una satisfacción indescriptible.

Mientras reía locamente como un diablo, el dolor y la presión de los últimos días parecían haberse liberado junto a su risa. Miró fijamente a Asa mientras se reía por el contenido de su corazón, con sus ojos llenos de un profundo resentimiento que envolvía a este como una prisión helada, causando que sintiera un escalofrío que penetraba sus huesos.

Asa entendió que esa ocasión en manos de Trunks, el sufrimiento que tendría que soportar sería mucho más extremo. Él había liberado su irá tanto como quiso en el cuerpo del último, no tenía dudas de que una vez que recuperara su fuerza, lo torturaría hasta su muerte. Con su cuerpo completamente incapacitado y su lengua cortada, el corazón de Asa estaba llenó sólo de desesperación. Desafortunadamente para él, ni siquiera podría suplicar por su muerte en su situación actual y sólo podría esperar el sufrimiento interminable que llegaría.

Después de un largo tiempo, la salvaje risa de Trunks finalmente disminuyó. Se rio hasta el punto de que sus lágrimas fluyeron. Después de que sus emociones se calmaron, permaneció en silencio por un momento antes de hablar en un tono mucho más bajo, “Bryan, en esta ocasión Laureton, Florida y Adam Menlo se aliaron; de lo contrario, yo definitivamente habría escapado”.

Habiendo llegado a las filas de un gran maestro de la espada, dentro del Valle del Sol, solo el tres veces enloquecido Laureton era capaz de luchar en forma pareja con él. Era debido a esa confianza que Trunks se atrevía a actuar sin miedo. Desafortunadamente, había subestimado el desprecio y la desvergüenza de los demás y había sido capturado vivo en una emboscada.

“No digas más, yo ya lo sé. ¡Ninguno de ellos escapará a tu venganza, yo te lo prometo!” Han Shuo tomo una respiración profunda y le prometió con calma a Trunks.

“Bryan, ¡nunca podría haber esperado que Laureton hiciera un movimiento tan rápidamente! Justo la noche anterior, todavía estaba bebiendo y charlando conmigo. ¡Ja, yo realmente fui demasiado ingenuo para pasarlo por alto!” La sonrisa de Trunks era de auto burla, pero su voz estaba llena de odio hacia Laureton.

“Laureton… Laureton…” Han Shuo murmuró dos veces, sus ojos gradualmente se volvieron fríos.

“Maestro, el cuerpo de Trunks todavía está muy mal, no debería quedarse mucho en este lugar, ¡debemos irnos de inmediatamente!” El dragón oscuro Gilbert se limpió las lágrimas de las esquinas de sus ojos. Sin preocuparse por la suciedad y el hedor feo del cuerpo de Trunks, lo apoyó con su cuerpo.

Han Shuo asintió calmadamente en acuerdo. El demonio de hueso que bloqueaba la entrada de la cueva de repente salió, con unos pocos guerreros zombis siguiéndolo por detrás. A la orden de Han Shuo, ellos recogieron todos los cuerpos del suelo.

Durante ese proceso, Han Shuo le ordenó al demonio de hueso que proporcionara una docena de huesos. Cada guerrero zombi utilizó la agudeza de los huesos para perforar las piernas de esa gente, como si perforara un pescado a la parrilla, aumentando su dolor. “¡Vamos!” Han Shuo exclamó, siguiendo con un encantamiento. Las criaturas no muertas en las profundidades del pasaje desaparecieron, haciendo que el pasaje pareciera más ancho.