GDK – Capítulo 400

0

Capítulo 400: Tigre caído en la pradera


«¿Qué ocurrió?” Han Shuo estuvo de cierta forma incrédulo. Trunks actualmente tenía la fuerza de un gran maestro de la espada y quizás en todo el Valle del Sol, solo el berserker tres veces enloquecido Laureton podía vencerlo en batalla. Sin embargo, incluso este no tenía el poder de matarlo por sí mismo.

Trunks era un hombre cauteloso quien también estaba muy familiarizado con el terreno cerca al Valle del Sol. Él no debería haber encontrado ningún problema, pero ahora que de repente había desaparecido realmente sorprendió a Han Shuo.

«Después de regresar del lugar de Janet, no ha habido rastro de él durante cuatro días seguidos. Incluso cuando no había misiones, él nunca había estado ausente por tanto tiempo. E incluso si no regresaba, él debería haber dejado un mensaje, pero en esa ocasión no había habido novedades. Nosotros enviamos personas para preguntarle a Janet y nos enteramos de que Trunks en efecto se había retirado de su lugar. Él llevo a una docena de hermanos junto a él, tampoco hay rastros de ellos”. El dragón oscuro Gilbert le explicó a Han Shuo con un rostro triste.

Frunciendo sus cejas, Han Shuo reflexionó durante un tiempo antes de preguntar, «¿Trunks ha tenido disputas con algún poder recientemente?»

«Hace diez días, nosotros emboscamos al grupo de bandidos del Carnicero junto con Janet bajo su liderazgo. Trunks y Janet incluso mataron al Carnicero Gustav. Su grupo de bandidos puede ser considerado como eliminado del Valle del Sol. Aparte de eso, no tuvimos ninguna otra disputa con otras fuerzas”. Fue Grant quien habló. Como un viejo amigo de Trunks, estaba muy preocupado por la seguridad de este. Como el Valle del Sol estaba en un área situada en el centro de tres países, a lo largo de los años, se había convertido en un área especial donde se podían reunir los bienes más abundantes de los tres países. Han Shuo le había dado a Trunks el capital para crear la banda de mercenarios Destructor del Alma con la intención original de precisamente apoderarse del Valle del Sol. De lo contrario, él no le habría dado a este una Píldora del Renacimiento para la reforma de Trunks.

En esos días, el grupo de mercenarios Destructor del Alma había crecido gradualmente en escala, convirtiéndose en uno de los poderes dentro del Valle del Sol. Trunks teniendo de repente un accidente ya había afectado el desarrollo del grupo de mercenarios Destructor del Alma que no era un resultado que Han Shuo estuviera dispuesto de ver. Mientras escuchaba a Gilbert y Grant narrar lo que había sucedido, había estado completamente en silencio.

«Honorable Maestro, ¿tú crees que algo le ha sucedido a Trunks?» Gilbert no pudo evitar preguntar al ver que permaneció en silencio.

«¡Tonterías!» Han Shuo infelizmente lo reprendió. Pensó un poco antes de decir, «Nosotros temporalmente no conocemos la situación de Trunks, por lo que no deberían actuar precipitadamente. No asumas ninguna misión por el momento, esperemos a que la cuestión se solucione primero”.

«Maestro, hemos estado buscando a Trunks por días pero no hay noticias de él. ¿Seguimos buscando?” Gilbert se rascó su cabeza angustiado, mientras le preguntaba.

«Chicos reúnanse todos, creo que nos hemos metido en un gran problema en esta ocasión. Actualmente, en el Valle del Sol, el número de poderes que se atreven a tocar a la banda de mercenarios Destructor del Alma puede contarse con los dedos. Como algo malo le sucedió a Trunks, creo que los Destructores del Alma son los siguientes en la lista». Tomando una respiración profunda, Han Shuo le dijo al dragón oscuro y Grant.

«Cierto, ¿por qué no veo el grupo de Odysseus?» Han Shuo no pudo evitar preguntar sorprendido cuando descubrió que el pequeño grupo de Odysseus no estaba allí.

«Ellos están en una misión y temporalmente no han regresado al Valle del Sol. Todavía deberían estar en el Imperio Orco en este momento». Gilbert respondió rápidamente.

«Bien, Gilbert, sígueme afuera, el resto permanezca en el valle. Lo mejor es llamar a los hermanos de afuera para que regresen. Vigilen este lugar cuidadosamente”. Han Shuo lanzó una mirada a Gilbert antes de salir directamente.

Lania la hidra, estaba en forma humana cuando Gilbert la llevo casualmente a su abrazó. Ella no pudo evitar hablar cuando escuchó las palabras de Han Shuo, «¡Maestro, yo también puedo ser de ayuda!».

La raza de la hidra era también de una de naturaleza lasciva, no diferente de la raza de los dragones oscuros del mundo subterráneo. En el viaje anterior a las profundidades del Bosque Oscuro, esa hidra había intentado matar secretamente a Han Shuo y Gilbert, lo que había convenido inesperadamente a Gilbert. La hidra y él combatieron a muerte, eso evoluciono en una guerra de sexo y el dragón oscuro había usado el método demoníaco que Han Shuo le había enseñado para someterla.

La fuerza actual de la hidra Lania estaba obviamente por debajo de la de Gilbert. Como alguien quien se entregaba al deseo sexual, después de que ella fue conquistada por este, sin darse cuenta se convirtió en la sumisa de la relación. Gilbert era la mascota mágica de Han Shuo, por lo que la hidra naturalmente se dirigió a él como maestro.

Frunciendo sus cejas, Han Shuo pensó por un tiempo. Luego miró a la hidra y dijo, «Quédate aquí por ahora. Sería malo si no hay un experto que supervise este lugar».

«Mhm, tú te quedas aquí». Gilbert miró a la hidra y la reprendió, «Lo que dice el maestro se hace. A partir de ahora, a ti no se te permite objetar».

Lania sonrió suavemente de una manera coqueta y aduladora, y se rio, «de acuerdo, me quedaré aquí y protegeré este lugar para ustedes».

Al ver que Han Shuo no tenía su anterior apariencia despiadada, la hidra Lania se relajó lentamente, su habla y comportamiento ya no eran tan precavidos como antes.

Han Shuo no dijo nada más. Le echó un vistazo al dragón Gilbert y saltó en el aire. Este se transformó justo a los pies del primero para atraparlo con precisión y voló alto en el cielo.

«¡¿Maestro, hacia dónde?!” Después de que Gilbert llevo a Han Shuo en lo alto del cielo, inadvertidamente le preguntó.

“A ninguna parte. ¡Solo llévame a una gran altura y detente allí!” Han Shuo le instruyo. Los doce demonios místicos flotaron uno por uno, volando hacia las direcciones de los grandes poderes en el Valle del Sol.

El Valle del Sol era sólo una gran área, no había muchas personas que tuvieran las agallas para atacar a Trunks, solo aquellos que tenían miedo de que él fuera una amenaza para su estado. Han Shuo no necesitaba pensar para saber que la desaparición de Trunks ciertamente tenía que ver con esas personas.

Tenía sentido cuando uno pensaba sobre ello. La banda de mercenarios Destructor del Alma se había expandido gradualmente hasta el punto en que tenía el poder de controlar el Valle del Sol. Para los otros poderes, Trunks sin duda se había convertido en la espina en sus carnes. Ellos estarían muy dispuestos a erradicar la banda de mercenarios Destructor del Alma.

Los doce demonios místicos se extendieron y se desplazaron en todas las direcciones del Valle del Sol, hacia la banda mercenaria Cairo, la banda mercenaria Hoz Arcoíris, la familia Menlo, la tribu Orca Katar e incluso el grupo de bandidos de Janet, junto con algunos otros pequeños poderes. Cada poder fue visitado por un demonio místico.

Con la existencia de esos doce demonios místicos, Han Shuo tenía todo el Valle del Sol y sus principales fuerzas bajo su supervisión. Como el Valle del Sol era tan grande, las personas que habían puesto sus manos en Trunks definitivamente se revelarían, estaba cien por ciento seguro sobre eso. En lo profundo del bosque, había una cueva extremadamente secreta rodeada y fuertemente oculta por gruesas ramas de árboles. La cueva en sí era muy estrecha y difícil de moverse en ella.

Sin embargo, desde las profundidades de esa cueva se hizo eco de los gritos miserables de Trunks. Tanto sus manos como sus pies estaban sujetos por gruesas esposas negras mientras que una larga y delgada cadena de hierro atravesaba su hombro.

El archimago de trueno Asa quien seguía a Florida de la banda de mercenarios Hoz Arcoíris, estaba mirándolo ferozmente. Mientras agitaba el bastón mágico en su mano, rayos de relámpagos golpearon el cuerpo de Trunks como serpientes eléctricas, agregando muchas cicatrices negras en el cuerpo ya gravemente herido de este.

«Trunks, tú también tendrás un día similar. Cuando tú mataste a mi padre Gustav, ¿no pensaste que semejante día sería llegaría?». El archimago de trueno Asa miró a Trunks con un profundo odio. Él maliciosamente susurró un hechizo mientras atacaba eufóricamente con rayos el cuerpo del último.

«Maldito perro viejo. Ahh…” Cuando Trunks gritó en agonía, un rayo golpeó directamente su boca, dejando una cicatriz negra en sus labios. Dos hilos de sangre gotearon lentamente por las comisuras de esta.

El cuerpo entero de Trunks estaba cubierto de cortes, magulladuras y fuertemente aprisionado. En los alrededores había varios expertos que fueron enviados por varios poderes para vigilarlo. De hecho, Asa guardaba un profundo rencor hacia él, por lo que secretamente había ido a desquitarse. Si no fuera por el entendimiento tácito entre los expertos de los otros poderes, podría haber asesinado implacablemente a Trunks el día que fue capturado.

Trunks miró a Asa quien continuamente lo golpeaba con rayos, su corazón también estaba llenó con un odio sin fin. Nunca había esperado que el archimago de trueno que siempre seguía a Florida fuera el hijo del Carnicero Gustav. No era de extrañar que la relación entre el Carnicero y la banda mercenaria Hoz Arcoíris fuera tan amistosa. Resultó que era por eso que Florida le consideraba tan altamente.

«Je, je, aunque no puedo matarte, yo te torturare lentamente. La banda de mercenarios Destructor del Alma se ha desarrollado rápidamente en los últimos dos años, pero ¿y qué? Jaja, en dos días, serán exterminados por nuestras fuerzas aliadas. Después de que los Destructores del Alma hayan sido terminados, pelaré tu piel poco a poco mientras aún estés vivo”.

“Ja, incluso si quieres venganza, nunca tendrás esa oportunidad. Annie, a quien consideras tu hermana, je, no sólo fue Florida quien la monto, incluso yo y mi padre hemos jugado con ella. ¿Qué puedes hacer al respecto? ¿No eres como un perro encadenado por mí? Jaja…” Asa se había vuelto loco mientras gritaba en voz alta, golpeando con un rayo tras otro.

«¡Ahhhh… Yo los asesinare bestias, yo juro que lo haré!” Trunks ya no pudo reprimir su furia y aulló miserablemente cuando escuchó la narración. Las cadenas de todo su cuerpo resonaron con sonidos metálicos mientras este parecía como si realmente se estuviera volviendo loco.


¡¡¡400!!! Por fin n_n llegamos al capítulo 400 de GDK parecía inalcanzable en su momento, comencé en el 22 así que pueden imaginarse n_n como siempre un agradecimiento a todos (saben que soy egocéntrico y me alimento de su cariño XD), y sólo queda decir que seguiremos n_n que habrá GDK hasta que terminemos (esperemos que lo logremos, ¬_¬ no voy a aprender chino)