GDK – Capítulo 384

7

Capítulo 384: Comprensión en el inframundo


El vasto inframundo, eternamente de un gris monótono, varios tipos y variedades de criaturas no muertas enredadas en un combate sin fin, evadiendo todo signo de vida.

En ese lugar, no había día y noche alternativos, no tenía sentido del paso del tiempo, solo una quietud mortal y una frialdad sombría. En la tierra desolada bajo el cielo gris, las criaturas no muertas cumplían con las antiguas enseñanzas, luchando incesantemente por un territorio más extenso. Sin embargo, ellos no eran conscientes del motivo de todo eso.

Han Shuo siguió la conexión que tenía con el pequeño esqueleto, flotando como un espíritu en dirección del pequeño esqueleto. Como no había ningún concepto del tiempo, Han Shuo no sabía cuánto tiempo había estado en ese mundo. Mientras se dirigía hacia el pequeño esqueleto, Han Shuo se encontró con diferentes tipos de criaturas no muertas.

Muchas de las criaturas no muertas habían extendido sus afiladas garras hacia Han Shuo, intentando tragarse a un Han Shuo quién parecía débil. Enfrentando la magia Temblor del Alma de Han Shuo, las criaturas no muertas de bajo rango usualmente eran destruidas por la magia que atacaba directamente el alma.

En cuanto a criaturas no muertas de mayor rango, la conciencia de Han Shuo era capaz de sentir su existencia. Por medio de su capacidad de detección, Han Shuo fue capaz de determinar la fuerza de esas criaturas no muertas y evadir activamente a las antiguas criaturas no muertas, desviándose alrededor de sus territorios mientras continuaba en dirección del pequeño esqueleto.

Después de lo que pareció ser bastante tiempo, Han Shuo sintió la distancia entre el pequeño esqueleto y él se volvía cada vez más cercana. Además, con la conexión entre ellos dos, él se volvió consciente de que el pequeño esqueleto actualmente corría hacia él. Eso hizo que Han Shuo se sintiera tocado, moviéndose incluso sin ninguna orden, debido a su preocupación por él, el pequeño esqueleto había viajado desde muy lejos solo para encontrarlo.

En el inframundo donde el qi de muerte era incomparablemente rico, Han Shuo quien estaba en la forma de un fantasma, dosificaba constantemente su fuerza mental, intentando manipular el qi de muerte de ese mundo a través de sus poderes demoníacos. Gradualmente, Han Shuo descubrió algunos indicios.

La magia demoníaca era famosa por ser capaz de hacer vivir para siempre a alguien, mientras sus conciencias no se destruyeran por completo. En el reino demoníaco separado, las almas de los cultivadores se convertirían en conciencias, poseyendo muchos usos extraordinarios. Incluso si se destruyera el cuerpo corpóreo de un practicante demoníaco, siempre que su conciencia fuera lo suficientemente fuerte como para adherirse a otro cuerpo físico, el practicante podría usar ese nuevo cuerpo para practicar magia demoníaca una vez más. Ellos solo requerirían gastar algunos cien años para recuperar su fortaleza anterior.

Siendo transportado a ese extraño mundo, Han Shuo buscó la manera de regresar al Continente Profundo, así como usar esa hebra de conciencia para buscar una manera de aumentar su propia fuerza. Antes de que pudiera encontrar el método para regresar al Continente Profundo, Han Shuo primero necesitaba asegurarse de poder sobrevivir en ese mundo extraño.

Lentamente, la conciencia existente de Han Shuo tuvo una reacción extraña al qi de muerte. Mientras Han Shuo continuaba experimentando, él ahora era totalmente capaz de absorber y manipular el qi de muerte omnipresente en ese mundo, tanto que incluso pudo formar armas desde el qi de muerte para atacar a las criaturas no muertas que tenían malas intenciones.

Al principio, Han Shuo solo podía condensar el qi de muerte en forma de flechas y controlar las flechas con su conciencia. Eso solo amenazaba a los esqueletos guerreros y zombis de bajo rango y ni siquiera era comparable al simple hechizo de lanza de hueso. A medida que la conciencia de Han Shuo comprendía gradualmente los usos del qi de muerte, ahora podía utilizar completamente su conciencia para condensar formidables ataques siempre que se le diera tiempo. La fuerza de esos ataques podía incluso superar el Temblor del Alma de Han Shuo.

A medida que los días pasaron, la conciencia de Han Shuo pudo condensar gradualmente el qi de muerte para dar lugar a usos más inteligentes. Han Shuo incluso experimentó con algunos restos esqueléticos de excelente calidad, condensando el qi de muerte dentro de los huesos y forjando un cuerpo esquelético para él.

Contenido dentro del esqueleto blanco puro estaba el qi de muerte condensado por la conciencia de Han Shuo. Bajo la imprudente supresión de la conciencia de Han Shuo, el qi de muerte se convirtió en manchas cristalinas escondidas dentro de los huesos. Sin embargo, la calidad de los restos de un esqueleto guerrero ordinario no era mucha. Cuando Han Shuo trató de condensar aún más qi de muerte dentro de los huesos, estos no fueron capaces de resistir el qi de muerte y por ello explotaron.

Utilizando los restos de esqueleto brillantes como jade, Han Shuo fue capaz de intimidar a muchas criaturas no muertas que intentaron atacarlo. Incluso algunos caballeros malvados de alto rango que vieron el enorme esqueleto de Han Shuo que brillaba con una luz blanca se retiraron con temor.

Los caballeros malvados claramente tomaron al esqueleto como de jade de Han Shuo como un rey esqueleto que estaba en la cima de las criaturas no muertas. Los reyes esqueletos así como los dragones de hueso eran las existencias principales entre las criaturas no muertas. El cuerpo de un rey esqueleto contenía un qi de muerte incomparablemente rico y poseía una fuerza aterradora. Las débiles criaturas no muertas simplemente no eran su partido.

Sin embargo, Han Shuo sabía que usando puramente qi de muerte para condensar un cuerpo esquelético definitivamente palidecería en contraste con el cuerpo de un rey esqueleto e incluso sería mucho más débil que los huesos de un demonio de hueso. Aún así, Han Shuo no se desanimó, continuo profundizando silenciosamente en los usos de su conciencia en ese mundo mientras buscaba la forma de regresar al Continente Profundo. También sintió que la distancia entre el pequeño esqueleto y él se volvía cada vez más cercana.

Cuando Han Shuo atravesó un valle cubierto de un rico qi de muerte, su conciencia detectó repentinamente algunas auras formidables. Esas auras eran anormalmente caóticas e inestables, como si estuvieran inmersas en una gran batalla. En los alrededores había muchas criaturas no muertas de bajo rango luchando unas en contra de otras, claramente se originaban de diferentes facciones.

Mirando el valle cubierto desde lejos, Han Shuo notó nubes de un qi azul denso dentro del rico qi de muerte. Esas espirales de qi azul se elevaron, difundiéndose lentamente desde el interior del valle. Algunas de las criaturas no muertas de bajo rango que estaban luchando extendieron sus cuellos para absorber las nubes azules de gas como si fuera un exquisito banquete.

En ese inframundo desolado, rara vez aparecían colores que no fueran monocromos. En el período de tiempo en que Han Shuo había estado en ese mundo, esa era la primera vez que vio la existencia de un color azul. Eso hizo que Han Shuo se sintiera asombrado, mientras miraba hacia la magnífica batalla. Cuando sintió el combate entre las pocas auras dentro del valle, Han Shuo tuvo algunas sospechas de la escena interior.

Mientras Han Shuo estaba desconcertado, el denso qi azul se había extendido lentamente al área donde estaba Han Shuo. Las virutas de qi azul entraron en la conciencia de Han Shuo, la energía mental que se había consumido parecía reponerse, recuperándose poco por poco.

Han Shuo estaba incesantemente sorprendido. Originalmente, él solo permitió que el denso qi azul que lo tocó se filtrara en su cuerpo. Sin embargo, cuando Han Shuo sintió los beneficios que el qi azul le daba a la fuerza mental de su conciencia, inmediatamente comenzó a operar su conciencia, analizando el qi azul dentro del valle y usando la fuerza de su conciencia para atraer lentamente el qi azul hacia sí mismo.

En ese período de tiempo, Han Shuo pasó cada día investigando cómo utilizar la fuerza de su conciencia para manipular el rico qi de muerte que estaba en todas partes en ese mundo. Hacia ese qi azul que era de una naturaleza completamente diferente, pero tenía las mismas características que el qi en el inframundo, Han Shuo encontró muy rápidamente el truco para succionar el qi azul.

Mientras Han Shuo hacía todo lo posible para operar su conciencia, una gran parte del qi de muerte que se difundió desde el corazón del valle fue sometido a la atracción de la conciencia de Han Shuo, entrando lentamente en él. La originalmente exhausta fuerza mental de Han Shuo se recuperó gradualmente después de la absorción del qi azul.

Las numerosas criaturas no muertas de los alrededores del valle todavía estaban inmersas en una intensa batalla. La tierra gris estaba cubierta de huesos rotos y carne podrida. Bajo las órdenes de sus respectivos maestros, esas criaturas no muertas de bajo rango lucharon imprudentemente entre sí, sin embargo, no se olvidaron de absorber avariciosamente los filamentos del denso y flotante qi azul.

Con un momento de esfuerzo, Han Shuo utilizó su conciencia para absorber grandes cantidades de qi azul, recuperando el 80% de su fuerza mental. Ya no había más qi azul extendiéndose desde el corazón del valle y el qi azul que estaba más lejos o bien había sido absorbido por las numerosas criaturas no muertas o había desaparecido.

En la forma de un esqueleto blanco puro, Han Shuo estaba de pie en una zona muy alejada del valle. Después de vacilar por un momento, él dé pronto se dirigió al corazón del valle. Al mismo tiempo, Han Shuo pudo sentir que el pequeño esqueleto se acercaba cada vez más y más.

Han Shuo sintió desde la nube densa de qi azul que se impregnaba que debía haber un elemento misterioso en el corazón del valle. Un objeto que podía hacer crecer la fuerza mental de alguien raramente aparecía en el Continente Profundo. Han Shuo nunca habría pensado que en ese otro mundo extranjero eternamente desolado en realidad tendría un objeto tan extraordinario.

Lo que hizo a Han Shuo más aprensivo era que cuando Han Shuo absorbió el denso qi azul, en realidad había una poco clara sensación familiar. Al principio, Han Shuo no reaccionó, solo reaccionó y solo dejó de absorber después de que el denso qi azul ya no se extendió desde el interior del valle.

Aparentemente cuando estuvo anteriormente debajo del Cementerio de la Muerte, Han Shuo había absorbido alguna clase de energía especial que hizo que su fuerza mental creciera sustancialmente. La sensación que tuvo cuando absorbió esa energía era similar a cuando estaba absorbiendo el qi azul denso. Sin embargo, antes esa energía fue ilimitada, permitiéndole directamente a Han Shuo poseer la fuerza mental de un gran magus. Cuando el acabo de absorber el denso qi azul, sintió que estaba corto de energía pero definitivamente tenía un aura similar.

“¿Quién sabría que objeto estaba dentro del valle que era capaz de emitir semejante misterioso qi azul?”

Fue precisamente esa sospecha lo que llevó a Han Shuo a decidir el ir al valle e investigar, a pesar de que sentía algunas criaturas no muertas que podían amenazar su existencia.

El cuerpo de esqueleto blanco como el jade, era más grande que los esqueletos guerreros normales. Con aproximadamente 1,8m de altura, en la actualidad se dirigió hacia la fuente de la batalla. A lo largo del camino, muchos esqueletos guerreros y zombis de bajo rango inmediatamente dividieron una porción de sus fuerzas para atacar el cuerpo condensado de Han Shuo cuando ellos notaron que se acercaba otra facción enemiga.

En el camino, la conciencia de Han Shuo comenzó a manipular el qi de muerte. Cuando los esqueletos guerreros y los guerreros zombis se amontonaron, un rayo de luz blanco grisáceo con forma de media luna condensado puramente de qi de muerte repentinamente salió disparado desde el frente de su gran cuerpo de esqueleto.

Más de diez esqueletos guerreros y zombis que fueron los primeros en reunirse fueron golpeados por el haz condensado de luz, sus frágiles almas fueron incapaces de soportar el poder, colapsando en sucesión y se disiparon. Con una ola de crujidos, los huesos de los esqueletos guerreros se desmoronaron, los guerreros zombis también se convirtieron en montones de carne podrida y cayeron.

Un rayo condensado de luz desde el qi de muerte pasó como un relámpago, más de diez esqueletos guerreros y guerreros zombis se derrumbaron. Otro grupo de esqueletos guerreros y guerreros zombis que tenían la intención de ir se detuvo por un momento. Bajo la poderosa fuerza que Han Shuo deliberadamente libero, se dieron cuenta de que ese guerrero esqueleto era mucho más grande, sus huesos eran más brillantes y translúcidos, diferentes de sus propios cuerpos.

De esas criaturas no muertas de bajo rango, muchas de ellas nunca habían visto a un rey esqueleto. Sin embargo, desde el momento en que nacieron, había una huella de esa criatura no muerta de alto rango en sus almas. Cuando examinaron cuidadosamente el cuerpo que Han Shuo condensó, confundieron a Han Shuo como el rey esqueleto en la cima de todas las criaturas no muertas.

Un camino apareció de pronto voluntariamente. Esas criaturas no muertas todavía peleaban entre sí, pero ninguna criatura no muerta se atrevió a interceptar a Han Shuo, como si ignoraran la existencia de Han Shuo.

Sin embargo, Han Shuo sabía que esá era su reacción instintiva hacia las criaturas no muertas de alto rango. El camino formado voluntariamente conducía directamente a las profundidades del valle. Esas criaturas no muertas de bajo rango sabían que el objetivo de Han Shuo eran las profundidades del valle. Ellas esperaban proveer un pasaje claro.

“Clang… Clang…”

La conciencia de Han Shuo controlaba ese cuerpo de esqueleto condensado, dirigiéndose hacia el valle paso a paso. Las criaturas no muertas de los alrededores todavía luchaban furiosamente, pero ninguna criatura no muerta se puso en el camino de Han Shuo.

En el centro del valle, las pocas criaturas no muertas formidables todavía luchaban entre sí. Han Shuo fue capaz de sentir su vasta fuerza. Cuando él entró en el valle, Han Shuo redujo gradualmente la velocidad de sus pasos, comenzando a evaluar cuidadosamente la situación, preparándose para partir inmediatamente en una situación desfavorable.

Los alrededores estaban llenos aun de más criaturas no muertas que luchaban incesantemente. Allí había muchos guerreros de odio y algunos caballeros malvados mezclados con las criaturas no muertas, Han Shuo sabía que ya se estaba acercando a su objetivo. Han Shuo deliberadamente liberó una postura inquebrantable al pasar a través de esas criaturas no muertas de mayor rango, finalmente entrando al corazón del valle. Una fuente clara, de tono negro tinta entró inmediatamente en la vista de Han Shuo, una planta de aspecto siniestro flotaba en la fuente. Tenía muchas ramas extendidas que parecían amenazantes pero endiabladamente hermosas como flores devoradoras de hombres. Sus ramas y hojas parecían innumerables manos marchitas, conteniendo una nube de humo azul. Dentro del humo azul, había una lágrima del tamaño de un globo ocular similar a un zafiro que disparaba una extraña luz resplandeciente.